Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Un insumiso alicantino ante el 30 aniversario de la insumisión

Jueves.17 de enero de 2019 348 visitas - 1 comentario(s)
"A veces hace falta decir un NO mayúsculo, aunque sea una vez en la vida, para saber que eres tú". #TITRE

Antoni Biosca Bas

Este febrero de 2019 se celebra el 30 aniversario de la Insumisión, esto es, de la estrategia seguida por jóvenes antimilitaristas contra la conscripción militar, la "mili" obligatoria. Años más tarde, la mili obligatoria desaparecería y, aunque no era éste el fin buscado por los antimilitaristas, sí fue un efecto evidente fruto de la insumisión.

Ahora, muchos años más tarde, la Universitat d’Alacant recoge en su Archivo de la democracia documentación del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC). https://web.ua.es/es/actualidad-uni... . El material es histórico, pero el movimiento antimilitarista sigue vivo gracias a algunos incombustibles como Pablo. Según veo en los papeles, han pasado ya 25 años (!) desde mi declaración de insumisión. Aunque con el tiempo me descolgaría del antimilitarismo activo, me siguen quedando las ideas claras respecto al rechazo de la violencia como forma de resolver los conflictos humanos, necesarios por otra parte, y la confianza en la desobediencia civil como forma lícita y efectiva de luchar por la justicia.

Con el paso del tiempo, una de las cosas que mejor recuerdo de aquella época era la dificultad para tomar la decisión de hacerte insumiso, especialmente si estabas solo. Luego, ya en contacto con más objetores y gente cercana, todo era más fácil: charlas, amistades, consejos, preparación, complicidad, apoyos, etc. Pero el momento inicial de decir "no" y desobedecer conscientemente la ley conociendo y asumiendo todas sus consecuencias era, o para mí lo fue, muy difícil, ya que no conocía personalmente a nadie en esa situación. Recuerdo que me encerré solo en casa un fin de semana con el propósito de tener una decisión firme el domingo por la noche. Fueron 48 horas de reflexión. Y el único obstáculo era el miedo a las consecuencias que implicaba la decisión.

Y sin embargo, según recuerdo, ese "no" a obedecer una ley injusta, a pesar de los problemas que iba a implicar (no tanto como a otros, las cosas como son), me reactivó como persona. Esto no lo podía ver entonces, pero ahora sí que lo veo. A veces hace falta decir un NO mayúsculo, aunque sea una vez en la vida, para saber que eres tú. Un NO cuando todo está en contra de que digas que no y tienes miedo porque no sabes qué te va a pasar. El "gran no", que decía Kavafis, el "gran rifiuto" de Dante (ellos daban el valor a un sí valiente, aunque la idea es la misma). Mientras el ser humano tenga la capacidad de decir un NO mayúsculo e inesperado, las formas de dominación seguirán sabiéndose inseguras por intentar sujetar un ser que puede ser impredecible. No. La esencia de la rebeldía. La palabra más bella del diccionario.

Editado en: https://www.facebook.com/antoni.b.b...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Un insumiso alicantino ante el 30 aniversario de la insumisión

    19 de enero 00:58, por Alicia Raquel Villoldo de Botana

    Me gustó el testimonio y concuerdo con que en aquellos años era difícil tomar la decisión de ser objetor al servicio militar, pero mucho más arriesgado por sus consecuencias penales, era serlo al servicio social sustitutorio. A mi me tocó sobrellevarlo como madre pues mi hijo Santiago Botana Villoldo se declaró insumiso, contribuyendo a la desaparición de la mili obligatoria. Al principio, me costó elaborar su decisión, pero siempre lo apoyé. El relato de esas circunstancias y vicisitudes está contenido en mis inéditas Memorias: "El sueño del anarquista".
    Muchas gracias y felicitaciones al autor del reportaje.
    El fin de la militarización y las guerras siguen siendo un sueño por cuya realización hay que seguir luchando.

    Responde este comentario