Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Tortuga creará una comuna naturista y vegana en l’Illa de Tabarca

Lunes.28 de diciembre de 2015 764 visitas Sin comentarios
La nueva arcadia se denominará “CAI” (Comuna Antinacionalista Ilicitana). #TITRE

Después de complejas y prolijas lecturas de Pedro Rodrigo Olivo, Félix García Mora y un tal “Marat” entre otros, el Grup Antimilitarista Tortuga ha decidido dar fin a su andadura como colectivo grupal propiamente antimilitarista o antibelicista para constituirse en un embrión, una semilla, una simiente, un comienzo, un vivero de la nueva sociedad, el otro mundo posible.

Tras una larga y dilatada trayectoria los supervivientes de la singular singladura han acabado o terminado por darse cuenta, percatándose de que la actividad activista reactiva a reacción de las cosas de nada sirve, que es lo mismo que decir que no sirve de nada. Otrosí es infructuosa dadas las circunstancias o los contextos determinados.

En su lugar ensayarán o entablarán pruebas de la puesta en marcha de la sociedad alternativa, el socialismo autogestionario noviolento, la arcardia, la isla utopía, el walden de nuestros días, de nuestro tiempo, de hoy.

Los nuevos portavoces, voceros, del colectivo -el veterano Julio Almírez y el becario Luisma Jomáchacao- han afirmado ante los micrófonos de esta agencia que “se pueden decir muchas cosas, como decía Ortega, se puede decir todo y se puede decir nada. Nosotros y nosotras no optamos ni por lo uno ni por lo otro. O dicho de otra forma, que según se mire todo tiene sentido o no lo tiene. Ahí está el debate”.

¿Qué pretende Tortuga en este nuevo emprendimiento o proyecto que comienza? Nada más y nada menos que constituirse en irredenta comuna libertaria y liberal. Comuna por ser más de una persona, libertaria por la inspiración teórica de la polla records y liberal por todo lo demás. Parece broma pero no lo es -no lo es-, apuntan los portavoces encargados de representar la opinión del colectivo.

La nueva comunidad, eso sí, autogestionaria, es decir, que se gestiona por si sola, se instalará o ubicará en l’illa de Tabarca, actualmente usurpada por el término municipal de la tenebrosa ciudad de Alicante -municipio infelizmente conocido por el ruido de sus tardes-, pero isla vinculada a Santa Pola y a Elx desde tiempos de los ostrogodos o vándalos por lo menos, que sepamos. Desde hace mucho, vaya. Para ello utilizará, en régimen de okupación, que viene a ser una forma de morar sin cotizar los debidos pagos por usufructo, los chalets ilegales, fuera de la ley, que aún no han sido demolidos por la brigada de derribo. Una vez tales sean echados abajo en aplicación de las sentencias o “ukases” -séanos permitida la licencia- judiciales, Tortuga procederá a levantar otros nuevos con fondos, dinero se quiere decir, recaudado de la objeción fiscal. La nueva colonia, que tendrá una ideología o ideario vegetariano vegano; es decir no se comerá carne aunque sí jamón serrano y atún en las ensaladas y en los sandwiches vegetales, se denominará con la denominación o nomenclatura: “Paraíso mediterráneo revolucionario Sara Montiel”. Su razón, causa o porqué, hay. Quien la quiera saber o conocer, como lo que es la objeción fiscal, no se quede sin preguntar al contacto cibernético de internet del nuevo colectivo comunitario.

La comuna será también naturista. Es decir, que la naturaleza será importante en ella y las cosas se harán con naturalidad y de forma natural. Que se comerán alimentos sin aderezo básicamente, también sin aditivos, y que el cuerpo de cada cual podrá mostrarse tal cual siempre que sea pertinente y haya ocasión de ello.

En la denominación -que quiere también ser- taxonómica de Comuna Antinacionalista Ilicitana se alude al hecho de constituirse con más de una persona o ser humano -por ello lo de comuna como se reseñó o señaló antes-. También de no ser nacionalista. Esto quiere decir no amar o admirar especialmente a ningún nacionalismo o nacionalidad con todo lo que ello pueda o no implicar o dejar de implicar (no se quiere decir con ello que necesariamente se aborrezca de alguna concreta sensibilidad más o menos o no vinculada con lo nacional). Por último, o en ordinal final en esta enumeración, ilicitana se refiere a elx, elche, la elig de los fachas, la illici o ilici de los romanos, la heliké de los fenicios la ciudad conocida por el elche club de fútbol. Esa. Con tal término o vocablo, y a pesar de lo que pudiera parecer, los y las nuevos y nuevas comuneras y comuneros no queremos expresar una especial vinculación con una ciudad o municipio determinados. Más cuando en nuestro grupo hay miembros, personas pertenecientes, vinculadas con la horrísona alacant, hacia la cual expresamos respeto aunque sea a costa de sellar nuestras narices o aparatos nasales con ingentes resmas de brea y alquitrán. O sea, y a tenor de lo dicho, que el término “ilicitana” ha de leerse en sentido absolutamente neutro.

Como tal comuna comunal -que no comunista, no nos confundamos- inspirada lejanamente en la experiencia teórica de una gemela ubicada en Zamora, entre León y Salamanca, entendiendo de norte a sur, la CAI, para comenzar, abolirá o suprimirá el Trabajo, el Tiempo, la Democracia, el Hombre y sobre todo el Dinero, ese dios divino tras el cual todo dios va o corre a calzón quitado. ¿Cómo haremos tal cosa? Misterio es. Como lo de los dineros de la Objeción Fiscal para construir bungalows en Tabarca. Para aclarar cualquier duda si la hay o para enviar currículum para el proceso de selección de candidatas o candidatos a la experiencia contacte con Tortuga. Sayonara beibi.

Ha sido una nueva rayada de Cigala News.


Más inocentadas en Tortuga