Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Los anarquistas no votan

Viernes.12 de junio de 2015 114 visitas - 2 comentario(s)
Acratosaurio Rex, en Alasbarricadas. #TITRE

Estos tiempos de elecciones me dejan un tanto melancólico, por las cosas que se oyen. Por ejemplo, eso de que “los anarquistas no votan”. Para mí eso es tan absurdo como decir que los anarquistas no beben alcohol. Qué sé yo, ser solidario, tener capacidad de respuesta colectiva, dominar el arte del consenso…, me parece (a mí al menos), mucho, muchísimo más importante que votar o no votar. Si a mí me diese un día por votar, creo que puedo asegurar que al rato seguiría siendo el mismo anarquista que soy ahora: uno bastante mediocre. Mientras que si dejase en la estacada al compañero que lucha y pide auxilio… Eso sí que me daría mal cuerpo.

¿Y qué es lo que puede hacer o dejar de hacer el o la anarquista? Bueno, si se observa a cualquier anarquista en su día a día, se comprueba que hace más o menos lo que cualquiera por ahí. A grandes rasgos y en hechos concretos, mírese cada cual en sus actos, y verá que –salvo algún hecho excepcional–, no es tanto de lo que puede presumir. De hecho, si se reflexiona un poco sobre lo que significa el Sistema, nos damos cuenta deseguida de que somos todos, yo, tú, ella, quienes lo hacemos existir, dándose así la paradoja, de que quienes se ven perjudicados por el tinglado, colaboran día a día en su mantenimiento: Un poner, los trabajadores hacen funcionar las fábricas, las mujeres las lavadoras, los presos las cárceles y los votantes el parlamento. Sin colaboración, todo cuanto nos rodea se vendría abajo.

Así que, hablar de coherencia en estas condiciones, es complicado. Bueno, hay gente que habla de la coherencia y todo eso de los principios para decir que “los anarquistas no votan”, con la esperanza mágica de que quienes votan dejen de serlo. Pero para mí la coherencia es una cuestión de uso personal, y no un instrumento para determinar el comportamiento ajeno. ¿Cómo explicarlo?

La coherencia no la proporciona un suceso puntual, si no un conjunto de causas y efectos que se compensan unos a otros. La coherencia no es algo que se muestre en dos personas de la misma manera. Si la coherencia fuese igual para todos, no habría ninguna duda, ya que todos los coherentes haríamos exactamente lo mismo. Pero como resulta que cada cual hace y deshace a su antojo, y no hay un congreso anarquista para establecer la lista de obligaciones negativas: no pagar impuestos, no cobrar pensiones, no aceptar tribunales, no encender la luz… Pues a la conclusión que llego es que lo que marca la coherencia es la aceptación personal de lo que es uno, el reconocimiento de los propios límites, y el deseo de traspasarlos.

Hay mil motivos para no votar, y podemos explicarlos: los anarquistas no votan; los millonarios tampoco. Lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de uno.

Fuente: http://www.alasbarricadas.org/notic...

  • Los anarquistas no votan

    13 de junio de 2015 22:02, por Álvaro

    No pasa nada por votar, pero entonces no eres anarquista, eres otra cosa. Que tampoco pasa nada por no ser anarquista.

    Anarquista = no votar

    Votar = no anarquista

    ¿Que has votado? Pues ya no eres anarquista, pero oye, que no pasa nada.

    • Los anarquistas son personas iguales a los demás

      14 de junio de 2015 11:12, por zero en conducta

      Hay gente que no sabe vivir sin una etiqueta que lo defina, y que uno se defina como anarquista no es garantía de nada, conozco alguno que dice que lo es, y su comportamiento es muy triste.
      Vale ya de decir a las personas lo que tienen que hacer, que cada cual haga lo que piense, y dejemos de desgastar la palabra revolución, que hace mas de un milenio que se emplea, y da un poco de risa.

      Que nos vaya bonito.