Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La cara oculta de las cárceles francesas

Sábado.27 de diciembre de 2008 402 visitas Sin comentarios
Un grupo de reclusos graba en secreto durante nueve meses un vídeo para denunciar el estado de las prisiones #TITRE

ANTONIO JIMÉNEZ BARCA - París

Hartos de ver en la tele de la celda documentales descafeinados sobre la cárcel, un grupo de reclusos de la prisión de Fleury-Mérogis (en el departamento de Essonne, próximo a París) ha grabado durante meses su propia y miserable vida con una minicámara introducida ilegalmente. Son dos horas y media de testimonio con las que, ahora, unos realizadores elegidos por los propios presos elaborarán otro documental.

"Lo que hay aquí de verdad es mierda; acabas volviéndote loco", dice un preso.

"Hay de todo: móviles y droga, y se pasa de celda en celda"

Casi cien internos se han suicidado en 2008 en los hacinados penales
El periódico Le Monde colgó ayer en su página web unos extractos de la grabación que bastan para hacerse una idea de la suciedad, la superpoblación, la miseria y el aburrimiento infinito que martirizan a estos hombres a cada minuto. También del estado en que se encuentran las cárceles francesas, algo denunciado repetidamente por los sindicatos de funcionarios y que se define con dos datos. Uno: están preparadas para recibir a 51.000 personas y acogen a 64.000. Dos: en este año, se han suicidado ya casi un centenar de presos.

Los presos de Fleury-Mérogis comienzan enseñando las duchas al aire libre, las que utilizan en verano cuando acaban de hacer deporte. Son un vertedero: hay colillas por todos lados, un balón de fútbol desinflado, una bolsa medio llena de pan de molde... Luego enseñan las que se usan en invierno: las paredes están verdes, cuajadas de moho, pegajosas, las instalaciones sucias, oscuras, el agua cae en un hilillo ridículo de un grifo medio estropeado...

Muchas de las celdas tienen las ventanas rotas. "Nos pelamos de frío, ahora, a un paso de Navidad, como los mendigos de la calle. Incluso ellos están mejor", dice uno de los autores del vídeo a Le Monde. Otra escena muestra cómo un preso coloca una toalla doblada en una cuerda para ganar un poco de intimidad en el cuarto de baño.
Pueden comprar latas y comida hecha en la cantina. Pero no está permitido tener cocinas en las celdas. Así que la dirección hace la vista gorda ante un ingenio que sirve para calentar: sobre una base de cuatro latas de coca-cola se coloca un infiernillo improvisado hecho a base de aceite y una placa eléctrica.

"Aquí hay de todo: móviles y droga", informa uno de los presos. Las escenas que servirán para el documental muestran luego cómo se las arreglan para pasarse todo ese material de una celda a otra a base de sábanas atadas que serpentean por las ventanas. El sistema tiene nombre: hacer el yoyó.

En dos horas y media sólo se incluye una escena violenta que dura 15 segundos: en una esquina del patio que es invisible para los guardianes, un grupo de presos arrincona a un recluso, y tras tirarlo al suelo, lo dejan casi inconsciente a base de patadas en la cabeza.
Fançois Bell, delegado regional del Observatorio Internacional de Prisiones, manifestó a Le Monde tras ver el vídeo: "En Fleury-Mérogis, como en otras prisiones, los lugares a los que no acceden los vigilantes son muy peligrosos. No pasa una semana sin que no se cuente una agresión".

Los presos periodistas de sí mismos han intentado desmitificar también la cárcel ante los jóvenes delincuentes que se creen que pasar por ahí fortalece: "Queremos enseñarles que lo que hay aquí de verdad es mierda y que acabas volviéndote loco". También tenían interés en desmentir cierto compañerismo o camaradería que también acompaña las tópicas descripciones de la vida en prisión. "La única ley que impera aquí es la ley del más fuerte, cada uno debe marcar su propio terreno", dicen.

Pero lo que de verdad les empujó a meter de matute una camarita y dedicarse a grabar (aparte de ganar algún dinero con el documental) es mostrar la cara oculta de la prisión. "Cuando se hacen reportajes, la Administración organiza las visitas y enseña sólo lo que está en buen estado. Nosotros hemos mostrado el otro lado del detenido".

Diario El País