Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La Guardia Indígena se moviliza en Colombia contra asesinatos de sus líderes

Domingo.3 de noviembre de 2019 358 visitas Sin comentarios
En Toribío, Cauca. #TITRE

Por Pablo Gómez Barrios

Alrededor de 1.500 guardias indígenas de una media docena de etnias se dieron cita el 11 y 12 de octubre pasado en el municipio de Toribio, situado en el departamento de Cauca, donde el conflicto armado no ha tenido ninguna tregua. En Toribio-Cauca, que ha sido el teatro de sangrientos enfrentamientos entre las fuerzas armadas y la guerrilla de las FARC, se llevó a cabo el Encuentro Nacional de Guardia Indígena “Tejiendo resistencia para la vida”, convocado por el Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC.

Esta crítica situación se presta a la violación de los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario de los grupos étnicos colombianos, en especial las comunidades indígenas y los somete a un estado de alta vulnerabilidad.

Las comunidades indígenas, campesinas y negras sufren todas las consecuencias de los sangrientos enfrentamientos de la guerra. A menudo se presentan casos de privaciones arbitrarias de la vida y la libertad, restricciones no razonables de la liberta de circulación, apropiación ilícita de bienes de consumo y uso desproporcionado del poder armado y de la fuerza que quedan en la impunidad.

El acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, trajo consigo una tregua para el municipio de Toribio, que cuenta con 29.000 habitantes, de los cuales 97% son indígenas. Pero el vacío dejado por las FARC fue llenado por disidentes de la guerrilla que rechazaron el acuerdo, rebeldes del Ejército de Liberación Nacional, ELN y narcotraficantes que se disputan el territorio y sus fuentes de ingresos ilícitas.

En apenas un mes, entre el primero de septiembre y el 7 de octubre, la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos identificó 9 homicidios de indígenas en el Cauca y denunció la intensificación de agresiones como la tortura, reclutamiento de menores, desplazamiento de poblaciones y atentados. Desde la firma del acuerdo de paz con las FARC, 486 líderes comunitarios o militantes de los derechos humanos y del medioambiente han sido asesinados y entre ellos 31 indígenas.

Parte de la propuesta desde los pueblos indígenas del Cauca es abrir el camino hacia una cultura de paz, desde el principio de guardia indígena, que consolide la vigencia de los derechos humanos y el respeto irrestricto de la normatividad humanitaria por parte de todo y cada uno de los partícipes de la guerra.

De la misma forma como los mayores y los espíritus han defendido y cuidado el territorio como una tarea ancestral, la Guardia Indígena tiene como objetivo seguir el camino de la vigilancia, control, alarma, protección y defensa de sus tierras en coordinación con las autoridades tradicionales y la comunidad, convirtiéndose así en los guardianes de sus propias vidas y defensores de sus derechos.

La Guardia Indígena se concibe como un organismo ancestral propio y como un instrumento de resistencia, unidad y autonomía en defensa del territorio y del plan de vida de las comunidades indígenas. No es una estructura policial, sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil. Depende directamente de las autoridades indígenas y surge para defenderse de todos los actores que agreden sus pueblos, pero solamente se defienden con su “chonta” o bastón de mando, lo que confieres un valor simbólico a la guardia.

Los guardias no reciben remuneración alguna, es un esfuerzo voluntario y consciente en defensa de su cosmovisión y de la pluriculturalidad. “Guardar, cuidar, defender, preservar, pervivir, soñar los propios sueños, oír las propias voces, reír las propias risas, cantar los propios cantos, llorar las propias lágrimas” es la razón de su existencia.

RCI/AFP/cric-colombia.org

Fuente: https://www.rcinet.ca/es/2019/10/15...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.