Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

En España ha muerto un preso cada dos días en el último mes y medio, informa la APFP

Viernes.8 de febrero de 2019 56 visitas Sin comentarios
Explica que la mayoría han sido suicidios y muertes por sobredosis #TITRE

Entre el 1 de diciembre y el 16 de enero se han registrado hasta 21 muertes de internos en las cárceles dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, según revela este sindicato.

Rosalina Moreno

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) ha informado que entre el 1 de diciembre y el 16 de enero se han registrado hasta 21 muertes de internos en las cárceles dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIIPP).

“Una cada dos días”, subraya en Confilegal su presidente, Francisco Llamazares.

Explica que la mayoría de ellas han sido suicidios y que otros mueren por sobredosis.

Y dice que “podría haber habido más muertos”, pero que gracias a la rápida intervención de los funcionarios de vigilancia y los servicios sanitarios de las prisiones se evitan “muchas”.

El presidente de la APFP critica que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y el Ministerio del Interior sean conocedores de esta situación, puesto que hay una estadística interna, pero no informen de ello. “¿Por qué? Ellos sabrán”, añade.

¿Se ha encontrado usted con algún interno muerto?

“A varios”, dice Llamazares. Cuenta que hace unos meses encontró a un recluso ahorcado en aislamiento.

A otro interno le salvó la vida. También estaba en aislamiento y se lo encontró colgado del cuello con una sábana. “Estaba en las últimas”, apunta Llamazares, y dice que buscó corriendo un cúter para cortarla.

“Si llego a pasar cinco minutos más tarde ya no lo cuenta”, añade. Tanto este suceso como el anterior sucedieron en la prisión de Navalcarnero (Madrid), donde Llamazares trabaja desde hace 9 años.

Se encarga del módulo 5, que alberga a los internos más peligrosos de la cárcel. “60 internos conflictivos con graves delitos y muchos años de condena en algunos casos”, dice.

En estos 30 años en la profesión “lo más fuerte” que ha visto fue al poco de empezar. Llamazares ha trabajado en cárceles de Cataluña, Sevilla, Villabona (Asturias), y en las madrileñas de Aranjuez y Navalcanero.

“Estando en Sevilla, un chaval que acababa de entrar a prisión, porque le había pegado un tiro al padre, que maltrataba a su madre, y se cortó la yugular”, relata.

“Cuando a la hora del cierre de internos después de la cena fui a cerrar el módulo, vi que había sangre. Abrimos la celda y aquello era impresionante. No se me olvida la imagen ni el sonido que producía el corte que tenía en el medio del cuello y la sangre que brotaba”, explica.

Tampoco se le borra la imagen de un preso en Estremera (Madrid) al que otro interno le atravesó el cuello con el palo de una escoba. La fotografía fue publicada por varios medios. Sucedió en septiembre de 2015.

LOS 21 INTERNOS MUERTOS ENTRE EL 1 DE DICIEMBRE Y EL 16 DE ENERO

Según informa la APFP, el pasado 1 de diciembre falleció un preso en la cárcel Campos del Río (Murcia II) y otro en Huelva; el 8 de diciembre, en Castellón (Comunidad Valenciana); el día 12, en Topas (Salamanca); el 22, en Teixeiro (Galicia); el 24, en Aranjuez (Madrid); el 26, en Soto del Real (Madrid); y el 29 uno en Aranjuez y otro en Picassent (Alicante).

En lo que va de año han contabilizado ya 11. El 2 de enero murió un recluso en Las Palmas II; el 3, en Almería, Puerto I (Cádiz), las Palmas I y El Dueso (Cantabria); el 6 de enero, en Asturias; el 7, en Burgos; el 8, en Aranjuez; el 11, en León; el 14 en Almería y en Aranjuez; y el 16, en Álava.

Llamazares afirma que “estas muertes podrían reducirse si se cubrieran la totalidad de las plazas vacantes que existen actualmente”.

Explica que a 30 de junio había 3.479 vacantes, según les informó la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias el pasado 30 de julio, a petición del sindicato al Portal Transparencia.

Según informa Llamazares, en las prisiones dependientes de la SGIIPP hay unos 50.400 reclusos, de los cuales 16.000 son extranjeros, y trabajan 22.570 funcionarios y unos 2.000 laborales.

Los sindicatos denuncian ese déficit de más de 3.400 plazas de efectivos que se han perdido en los últimos años, y dicen que para ser cubiertas haría falta una oferta de empleo extraordinaria para cubrirlas e “incrementar así la seguridad en las prisiones y paliar también el aumento de las agresiones a los funcionarios”.

Estas son las plazas que hay vacantes por centros penitenciarios, según los últimos datos publicados en el Portal Transparencia, a petición de la APFP:

Como ha publicado recientemente Confilegal, los sindicatos alertan que en España se registra una media de “un ataque al día” a funcionarios de prisiones con resultado de alguna lesión. Según los datos que manejan, entre 2011 y 2017 se han producido hasta 2.513 agresiones.

Una situación que el colectivo lleva denunciando desde 2017, y según ha denunciado Francisco Llamazares en este diario, todavía “no se han tomado medidas para combatir” este problema.

Otra de las medidas que reclama la APFP frente a esta problemática es el reconocimiento de agente de la autoridad a los funcionarios de prisiones y pistolas eléctricas ante “internos extremadamente peligrosos, como Fabrizio João Silva o Norbert Feher, más conocido como Igor el Ruso”.

Francisco Llamazares (APFP): ‘No se han tomado medidas para combatir las agresiones a funcionarios de prisiones; un día habrá una desgracia’
Los sindicatos alertan que en España se registra una media de “un ataque al día” a funcionarios de prisiones. Una situación que el colectivo lleva denunciando desde 2017.

DENUNCIA EL SISTEMA DE REPARTO DE MEDICACIÓN DURANTE LOS FINES DE SEMANA Y PUENTES

Francisco Llamazares recuerda que la APFP también lleva años denunciando el sistema de reparto de medicación en las prisiones “durante los fines de semana y puentes, cuando se suministra a los internos todas las pastillas de golpe para que ellos mismos se las administren, por la falta de profesionales sanitarios para cubrir estas necesidades”.

Según informa, algunos reclusos mueren de “sobredosis” por la ingesta masiva de medicación, que se están produciendo “en la gran mayoría de los casos por el reparto que se efectúa en fines de semana o puentes largos”.

Llamazares explica que “se está dando medicación para tres días en una sola entrega”, algo que considera “un riesgo, tanto para los internos, como para los propios funcionarios, al poner en peligro la salud de los reclusos y la seguridad interna de los centros”.

Dice que “esta situación provoca que se pongan en circulación muchos medicamentos entre personas potencialmente conflictivas, muchas de ellas con patologías psiquiátricas o psicológicas”.

El presidente de la APFP señala que “hay internos que normalmente hace buen uso de la medicación que se les da, pero otros la utilizan para venderla o trapichear con ella, produciéndose en algunos casos robos de medicamentos entre internos, unas situaciones que acaban provocando un conflicto”.

“Los que precisan de esas medicinas y no las toman, se alteran y se enfrentan en muchos casos a los funcionarios, agrediéndolos”, explica Llamazares.

La APFP exige que “de una vez por todas” el ministro del Interior, Fernando Grande–Marlaska, “afronte la problemática de Instituciones Penitenciarias y acometa las mejoras laborales y económicas que este colectivo lleva demandando desde hace más de un año, y que fueron prometidas por el Gobierno y por el ministro en su toma de posesión”.

¿Por qué hacen huelga los funcionarios de prisiones?

Los funcionarios de prisiones, que vigilan y custodian a más de 59.400 presos en España, están “hartos de su precaria situación laboral”.

“Mejoras que supondrían la prestación de un servicio más eficiente, seguro y adecuado al fin de las penas y medidas privativas de libertad que propugna nuestro ordenamiento jurídico”, destaca.

Llamazares señala que Grande-Marlaska, cuando tomó posesión, dijo que reconocía que los funcionarios de prisiones no tienen personal y necesitaban unas mejoras económicas por el duro trabajo que realizan. “Él mismo lo dijo. Quedó muy bien, lo reiteró varias veces al principio, pero, ¿dónde están?”, se pregunta.

Apunta que desde que los sindicatos empezaron con las movilizaciones el pasado noviembre, “no hay voluntad de diálogo por parte de Interior”, y dice que no hay dinero. Sin embargo, ven cómo lo hay para otras cuestiones y colectivos. “Para todo el mundo hay mejoras salariales, pero para el colectivo de prisiones, aun reconociendo la situación tan dura y tan difícil en la que estamos, no”, critica.

Fuente: https://confilegal.com/20190119-en-...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.