Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El intervencionismo militar español. ¡Menudo lavado de cara!

Jueves.29 de agosto de 2019 1448 visitas Sin comentarios
Segunda parte: Destapando la olla #TITRE

Juan Carlos Rois
Tortuga.

Como hemos dicho en la primera entrega, este gasto militar se encuentra en su mayoría escondido por diversos vericuetos y argucias que tienen como finalidad hacerlo invisible, incontrolado y digerible.

Nada como destapar la olla para saber cuál es el guiso, pues a veces los vapores engañan. Y en este caso, cuando levantamos la tapadera nos encontramos con una ingente cantidad económica oculta y no sometida a los mínimos controles.
Ello sirve, además, para hacer con este pastuzal lo que se quiera. Porque, otro rasgo más del mismo es que no sólo sirve para financiar las “operaciones” en el exterior, sino que ha sido usado de forma habitual por nuestras flamantes Fuerzas Armadas, precisamente gracias a su ausencia de filtros y controles suficientes, para financiar de tapadillo aquello que los “ajustados” presupuestos de Defensa no permitían cubrir, principalmente y la operatividad militar y el mantenimiento del armamento y material, que se encuentran infradotado en los presupuestos del Ministerio de Defensa.

Así se lo confirmó a un servidor en su día el que fue mucho tiempo atrás Director General de Armamento y Material (DGAM) en el Ministerio de Defensa, que algo debe saber del trapicheo, Don José Julio Rodríguez Fernández. Dicho sea de paso, Don José Julio pasó a ser más tarde Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) con la ministra Carmen Chacón y más tarde aún, tras su paso por Defensa, vino a ser conocido como Julio-Rodríguez-el-de-Podemos.

Pero no sólo es la confessio del ex-DGAM y ex-JEMAD. También el Informe de fiscalización ya citado del Tribunal de Cuentas señala, si leemos entre renglones torcidos, cómo el uso de las partidas destinadas a operaciones en el exterior por parte de los diversos cuerpos del ejército, dada la caótica situación de control, el despropósito de órganos de contratación que se solapan (83 órganos en 2009 y 91 órganos en 2010 para el ejército de tierra), y la indisciplina militar en el correcto uso de la contabilidad, ha dado lugar a que una gran parte de estas partidas se destinaran a usos peregrinos. Por ejemplo, de forma fragmentada y contraria a la ley, a la compra de combustible que no puede asegurarse que acabara en dichas operaciones, o a la ejecución de una cosa que se llama “SECOMSAT/potenciación de capacidades Gateway básico en bases de Torre Bermeja y de Torrejón” que teóricamente se ejecutó en un único día y que según hemos podido conocer, consiste en adquirir un sistema de comunicaciones por satélites; o la adquisición de un horno de gas para la manutención de los soldaditos de la base de Torrejón, entre otras simpáticas adquisiciones (zapatillas de deporte, contratos de obras y reparaciones menores en acuartelamientos, acondicionamiento de galería de tiro de la base de Getafe, reparación de motores fueraborda, otros repuestos del ejército de tierra, reparaciones y puesta a punto de naves, vehículos, etcétera) que difícilmente pueden calificarse como gastos referidos a operaciones en el exterior.

Debemos añadir que, parece ser, no se han respetado, nos dice el Tribunal de Cuentas, ni los procedimientos legales de adjudicación de contratos en lo que se refiere a la publicidad de las ofertas, y se ha abusado de la modalidad de ofertas negociadas sin publicidad, se han fraccionado indebidamente contratos mayores para poder acudir a contratos simplificados por contenidos menores y, en fin, se ha hecho de la capa un sayo.

A ello se une una especie de “encomienda de gestión” efectuada a diversas empresas militares para el mantenimiento de las unidades (por ejemplo, encomiendas a Navantia o INDRA que de paso han servido para inyectarle dinero a estas empresas); encomiendas que tampoco están lo suficientemente desglosado como para asegurar que se trata de gasto destinado directamente a operaciones en el exterior y no a otra cosa.

De modo que, destapada la olla, parecer que contiene un pufo. El pufo de constituir este gasto un culo de saco que sirve para un roto y para un descosido, con el que el ejército financia una parte no despreciable de su operatividad y mantenimiento, las cuales, por este empeño de nuestros avezados políticos en ocultar el gasto militar, no se consigna en los presupuestos generales del estado con el propósito de aparentar que el gasto militar es menor del que es en realidad.

Ahora bien, siempre podremos decir que garantizar la operatividad de las Fuerzas Armadas “aquí” y distraer partidas para arreglar los cachivaches necesitados de reparación, sirve además para promover la injerencia militar “acullá” y, cual pescadilla que se muerde la cola, que hacer ejercicios militares en escenarios reales de guerra “allende”, sirve para fortalecer las destrezas de nuestro aparato militar «aquende» (amén de para exhibir nuestro material militar y poderlo vender, otro de los grandes argumentos de nuestro militarismo y de su enorme e inmoral negocio), con lo que bien aplicado queda hacer trampas y utilizar subterfugios legales con el gasto incontrolado en operaciones en el exterior. De modo que volvamos a tapar la olla para que no huela mucho.

A ) Escenarios y misiones.

Hemos dicho más arriba que en total llevamos 90 misiones internacionales desde 1989 a la fecha, y de ellas 18 están actualmente vigentes y quién sabe las sorpresas que nos deparará el destino.

En la tabla 1 que acompañamos a este escrito desglosamos el histórico de operaciones militares, lo cual nos permitirá juzgar el dónde y barruntarnos el para qué de dichas operaciones, aspectos en los que profundizaremos en otras entregas.

Ahí va la tabla 1.



Como se ve, he utilizado una última columna de las de la tabla para destacar, en colores cada vez más desvaídos (por aquello de la cada vez más etérea diferenciación ideológica de cada interfecto) quién ha sido el gobernante (ciertamente todos ellos con ínfulas regias y personalidades singulares a su modo) bajo cuya “regencia” califal se han aprobado las diversas actuaciones, de modo que nos sale que bajo FG, el primero de la saga, el ejército español se involucró en 21 escenarios bélicos, y en 23 bajo el adusto Aznar, más otros 23 con el Bambi Zapatero y 22 más con el correcaminos Rajoy, más otro más (de momento) con el efímero y ofuscado Sánchez.

Es de observar que FG tuvo preferencia por las operaciones bajo paraguas ONU (9 de las 21, seguido de la UE y la OTAN con 4 cada una), mientras que Aznar la tuvo por las operaciones OTAN (8 de sus 23, seguido de operaciones propias de España y la OSCE con 4 cada una). A su vez Zapatero prefirió el mandato UE (8 de sus 23 seguido de la ONU 7) y Rajoy se apoyó también en la bandera UE (8 de sus 22, seguido de la ONU).
Podemos ver esta distribución en el cuadro siguiente (Cuadro 2)

Todo ello, y al margen de la preferencia de cada presidencia, nos habla además de la tremenda continuidad en esta política intervencionista que nos convierte en un país agresivo donde los haya y que convierte a una gran parte de nuestra política internacional y de “asuntos exteriores” (con más de 900 millones al menos destinados a ello cada año de media y ahora muy por encima de los 1.100) en aportar los mamporreros que aportan músculo para garantizar nuestro insostenible estatus quo Norte/Sur.

Otra evidencia más de que la llamada “política de estado” en materia de defensa consiste en un continuismo acrítico de la política intervencionista y militarista pactada por la derecha y la socialdemocracia del PSOE, uno de los ejes del régimen, entre los partidos políticos “de Estado” (así se llaman ellos), seguida de un fatalista, resignado o solidario (según los casos en que podamos encuadrar a las demás “ofertas” parlamentarias) consentimiento acrítico por parte de las restantes fuerzas partidarias, que no son capaces (o no quieren) presentar una alternativa a esta política militarista quintaesencia del régimen.

España, además, ha participado bajo cualquier banderín de enganche, a toque de corneta, actuando bajo diversos “mandatos”, como podemos ver en el cuadro 3.

Cuadro 3.

Según este cuadro, España, sobre todo, ha participado en operaciones de la OTAN (no podemos ocultar la adhesión férrea de nuestra casta política y los nuevos partidos al otanismo), que ocupan nada menos que el 26% del total de operaciones militares en las que hemos o estamos participando, seguido de la UE (porque también estamos en primera fila en construir militarismo europeo) crecientemente intervencionista, con un 24%, y de la ONU (ya que también nos sentimos muy solidarios, salvo cuando se trata de rescatar refugiados u otras menudencias), con un 22%.

Destaca también el alto grado de operaciones militares made in spain en las que vamos por libre, nada menos que 13 operaciones, especialmente enfocadas a lo que nuestra doctrina de seguridad avanzada, de la que hemos hablado en otro trabajo elaborado para esta página, considera como nuestra “frontera de seguridad” en el Sahel y el África subsahariana, donde, además, conservamos abrumadores intereses económicos y esperamos pingües beneficios.

Podemos comprobar, al respecto, el mapa que el Cuartel General del Ejército de Tierra aportó a las Jornadas «El ejército de tierra y los retos del futuro» celebrado en los días 25 y 26 de marzo de 2015 con el que se explicaba nuestra doctrina de fronteras de seguridad avanzada (Cuadro 4).

Cuadro 4.

Aunque nos referiremos más tarde a ello, un mapa de nuestra presencia militar en estos noventa escenarios militares de conflictos despeja la duda de nuestro papel mundial. Lo podemos ver en el cuadro 5, donde hemos pintado de rojo los lugares donde tenemos metidas las narices militares para pacificar el mundo y con unos barquitos de guerra los mares donde aseguramos la paz mundial.

Cuadro 5

Una elocuente muestra de nuestro quehacer como actores internacionales de primer orden: perpetuar, manu militari, los intereses de dominación-violencia que protagonizan las políticas del Norte rico frente al resto del planeta.


(Próxima entrega: 2. Destapando la Olla. B) Otras fuentes de Financiación).


Ver también:

El intervencionismo militar español: ¡Menudo lavado de cara! Primera parte: Las cifras brutas.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.