Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El gobierno cierra filas para que los guardias civiles de El Tarajal no lleguen a juicio

Viernes.4 de octubre de 2019 342 visitas - 1 comentario(s)
La abogacía del estado recurre el procesamiento de los 16 agentes por la muerte de quince personas ahogadas bajo sus balas de goma. #TITRE

Repugnante acción de los políticos en el poder en el reino de España, nada interesados en que se esclarezcan las circunstancias de la muerte de quince personas inocentes, ahogadas en una playa española bajo una lluvia de balas de goma procedentes de la guardia civil, y sí más que interesados en que "sus" agentes, no solo no sean condenados por dichas muertes, sino que ni siquiera se les llegue a juzgar. Lo dicho, mucho asco y mucha vergüenza pertenecer a una sociedad gobernada y "defendida" por gente así. Nota de Tortuga.


El Gobierno defiende a los guardias civiles procesados por la tragedia en El Tarajal y reclama su absolución

La Abogacía del Estado recurre el procesamiento de los 16 agentes. "No se produjo ningún fallecimiento en el lado español del mar", alega defendiendo que ningún migrante murió por la actuación de los guardias civiles.

PÚBLICO

La Abogacía del Estado ha salido en defensa de los 16 guardias civiles procesados por la muerte de 15 migrantes el 6 de febrero de 2014 en El Tarajal, Ceuta. El órgano dependiente del Ministerio de Justicia ha presentado un escrito donde recurre el procesamiento de los agentes y reclama que no sean juzgados, según ha adelantado este miércoles El Confidencial.

En el documento, la Abogacía del Estado alega que "no se produjo ningún fallecimiento en el lado español del mar", que ningún migrante murió por culpa de la actuación de los agentes y que los ahogados no presentaban lesiones.

"Los 23 inmigrantes que accedieron a la playa ceutí del Tarajal, bien por sus propios medios, bien auxiliados por los servicios marítimos, lo hicieron en perfecto estado de salud, y por ese motivo pudieron ser rechazados en frontera de manera inmediata; los buzos que peinaron la zona el día de los hechos y el día siguiente confirmaron que no se había producido ningún fallecimiento en el lado español", defiende el texto.

La jueza que decidió el procesamiento de los guardias civiles recordó en su auto que los investigados "dispararon pelotas de goma y botes de humo —con propósito disuasorio— desde la playa ceutí de El Tarajal al mar en el que una serie de personas intentaban alcanzar Ceuta". La magistrada fue clara y apuntó en su resolución que los agentes pudieron "contribuir, co-causalmente, a título de imprudencia, a la muerte por ahogamiento" y que "podían haber intervenido en su auxilio y se abstuvieron de hacerlo sin causa que justifique su omisión".

Ahora, la Abogacía del Estado critica la instrucción y defiende que los guardias civiles no están teniendo un proceso justo. La actuación de la jueza "ha generado una clara vulneración del derecho de defensa, en particular, el derecho básico y esencial que toda persona a quien se le atribuya un hecho punible merece", asegura el documento.

Además, los abogados del Estado consideran que "no se ha producido, y por tanto no consta, ninguna resolución posterior, casi seis años después del inicio de las actuaciones, que permita converger la existencia de presuntos hechos punibles o relevantes desde un punto de vista penal y la identidad de los presuntos responsables".

Por último, el escrito de la Abogacía compra el relato que entonces hizo el Gobierno del Partido Popular y defiende que los agentes se enfrentaron a una "avalancha" que trataba de llegar a Ceuta de "manera violenta". "Con fecha 6 de febrero de 2014, sobre las 5:45 horas, una avalancha de unas 200-300 personas de etnia subsahariana pretendía entrar de forma ilegal desde Marruecos a Ceuta (...). No lo hacía de manera pacífica, sino que lo hacía aprovechando la noche, en avalancha y de manera violenta, utilizando palos y lanzando piedras, desbordando el dispositivo marroquí, causando lesiones a varios agentes así como daños materiales en la garita".


Opinion · Posos de anarquía

La basura bajo la alfombra en El Tarajal

David Bollero

Rescate de cuerpos en la playa ceutí de El Tarajal. / EFE- Archivo

En plena precampaña electoral y con la escalada de tensión en Catalunya ante la inminente sentencia del juicio del ‘procés’, el Gobierno no se quiere echar encima a la Guardia Civil. ¿El precio a pagar? 15 inmigrantes que nadie reclama, que a casi nadie parece importar. 15 vidas humanas que se apagaron en la playa ceutí de El Tarajal en 2014… pero no en aguas españolas, según la Abogacía del Estado.

El Gobierno no quiere que sean juzgados los 16 guardia civiles procesados por la muerte de 15 migrantes en Ceuta. Los argumentos que esgrime son que «no se produjo ningún fallecimiento en el lado español del mar», así como que ningún migrante murió por culpa de la actuación de los agentes y que los ahogados no presentaban lesiones.

La realidad es que existen vídeos en el que se ve claramente cómo los guardias civiles disparan pelotas de goma a los migrantes que luchan a nado por llegar a la orilla. Lo cierto es que un testigo de los hechos, autor de uno de los vídeos, aseguró haber escuchado a los agentes gritar «¡Vamos, cabrones!» a los migrantes. La verdad es que un informe médico independiente concluyó que, efectivamente, tanto los migrantes muertos como los heridos presentaban lesiones compatibles con impactos de balas de goma, lo que podría haber tenido una relación directa con su muerte. Conclusión ésta última que sobra, porque aunque no hubieran sido alcanzados por ninguna bala de goma, ¿acaso no tiene algo que ver en su ahogamiento que mientras una persona agotada que apenas sabe nadar, muerta de miedo, sea acribillada a balazos de goma?

El PSOE tiene la misma catadura moral que el PP metiendo basura debajo de la alfombra. Las mentiras del que entonces era director general de la Guardia Civil Arsenio Fernández de Mesa y el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz debían haberles costado su carrera, pero esto es España y la mediocridad y los embustes cotizan al alza. Sus versiones contradictorias de los hechos se fueron sucediendo, así como los vídeos oficiales editados con los que trataron de ocultar la verdad.

La Guardia Civil también cambió sus versiones, llegando a admitir finalmente que no se solicitó autorización para hacer uso de material antidisturbios. Mi colega Jairo Vargas siguió muy de cerca el caso, enumerando la sucesión de mentiras. Mentiras, incluso, que cargaron contra los supervivientes, tratando de tacharlos de embusteros. Uno de estos migrantes aseguró que «la Guardia Civil disparaba a bocajarro»: «Gritábamos desde el agua, gritábamos por socorro, y entonces la Guardia Civil se acercaba. Y pensamos: ‘Está bien, vienen a salvarnos, van a recogernos del agua y van a ocuparse de salvarnos’. Pero me di cuenta que desde la embarcación estaban golpeando a los que estaban más cerca«.

El Gobierno, que cuanto más se acerca el 10N más se confude con el PSOE y sus intereses, ha olvidado cómo en 2014 desde Ferraz pedían la dimisión del director de la Guardia Civil y del delegado de Gobierno en Ceuta. Ha olvidado cómo, desde la oposición, el PSOE se preguntó «cuántos muertos más necesita el presidente» para dejar de apoyar a los «que deciden disparar pelotas de goma contra personas indefensas en vez de optar por rescatarlos».

Me revuelve el estómago asistir a esta inmundicia moral, a esos vaivenes humanitarios a los que nos va teniendo acostumbrad@s Pedro Sánchez, que mientras sonríe a los JFK actúa de manera muy similar a su predecesor. ¿Saben qué sucede? Que no hay mejor programa electoral, no hay campaña más certera que la de quien está en el Gobierno. Volver a meter la basura bajo la alfombra, situándose a la altura de PP o Vox, es la carta de presentación del PSOE para el 10N.

Público

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.