Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El director de un centro público que evaluaba la vacuna de la meningitis B recibió miles de euros de la farmacéutica que la produce

Miércoles.10 de julio de 2019 394 visitas Sin comentarios
La vacuna ha sido rechazada de momento y no será sufragada con fondos públicos, ya que cuesta 30 veces más de lo que Sanidad considera asumible. #TITRE

Raúl Rejón

El biólogo Julio Vázquez, investigador que ha dirigido hasta el 30 de junio el Centro Nacional de Microbiología (CNM), ha recibido más de 50.000 euros en honorarios de la farmacéutica GSK mientras coordinaba este organismo público implicado en la evaluación técnica de la vacunación frente a la meningitis B. GSK fabrica una vacuna contra esa infección, Bexsero.

Vázquez, a cargo de este centro del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) desde 2015, percibió 18.880 euros en 2016, 21.400 en 2017 y otros 11.731 en 2018, según los informes de transferencias de valor de la farmacéutica, cuando ya había sido nombrado director del Centro y GSK comercializaba en las farmacias su vacuna contra la meningitis B. La compañía no ha contestado a este medio a las preguntas sobre este asunto.

El Instituto ha destituido a Vázquez de su cargo "debido a la pérdida de confianza derivada del conocimiento de las transferencias de valor relacionadas con la industria farmacéutica", ha contestado un portavoz. El científico dejó de dirigir el centro de microbiología el 30 de junio y asegura a eldiario.es que "ya estaba previsto un relevo en el centro para 2019. Este asunto lo ha acelerado". Y luego añade que "en estos años me he dedicado a cualquier cosa excepto al meningo [el patógeno de la meningitis]".

Durante los años en los que Vázquez ha ingresado dinero de GSK al tiempo que coordinaba el CNM, Bexsero ha estado protagonizando un proceso conflictivo para ser o no incluido en el calendario oficial de vacunas, lo que implicaría su financiación pública.

El Consejo Interterritorial de Salud rechazó esa medida en abril pasado. Consideraba que para que tuviera una relación coste-beneficio adecuada, GSK debería vender cada dosis a una media de 3 euros. Actualmente se paga a más de 100 euros. Ante la negativa, los gobiernos autonómicos de Canarias y Castilla y León anunciaron que sus administraciones sí sufragarían el Bexsero.

Los pagos de GSK –que se conocen desde que Farmaindustria accedió a autorregularse y publicar diversos datos– aparecen bajo el epígrafe general de "servicios prestados". Ahí se incluyen los "honorarios" directos y los gastos derivados de esos servicios. No se especifican qué tareas desarrolló Vázquez para GSK que merecieran esas cantidades. El Instituto de Salud Carlos III asegura que "no tenía conocimiento de esas transferencias". Julio Váquez ha contestado que "básicamente se ha tratado de cursos de formación para el equipo médico interno de vacunas de GSK".

El ya exdirector es un experto en meningitis. De hecho, su puesto antes de dirigir el Centro estaba al frente del Laboratorio de Referencia Nacional de Meningococos. El Centro Nacional de Microbiología ha participado en las recomendaciones técnicas sobre la vacuna Bexsero y su posible inclusión en el calendario oficial. Vázquez "nunca participó en las deliberaciones de la ponencia de vacunas. Acudieron otros expertos, pertenecientes a los Centros Nacionales de Epidemiología y Microbiología", han querido aclarar en el ISCII. El biólogo reitera que no ha estado implicado en la materia y que, de hecho, apoya "totalmente el criterio que se aplicó para no incluir todavía Bexsero en el calendario".

Superventas

Bexsero es un superventas. Ha disparado los ingresos de GSK. Pero inicialmente no fue un proyecto desarrollado por esta farmacéutica. La británica se hizo con la línea de vacunas de la suiza Novartis por unos 7.000 millones de euros mediante un acuerdo de 2014 hecho efectivo en 2015. A cambio, Novartis se quedaba con los productos oncológicos de GSK por 14.000 millones. En el lote adquirido estaba la vacuna Bexsero para la meningitis B que había sido aprobada para su uso únicamente hospitalario por la Agencia Española del Medicamento en 2013.

En 2015 pasó a la cartera de GSK. En octubre de ese año, la Agencia modificó "las condiciones de prescripción" del suero: podía dispensarse en cualquier farmacia con receta médica. Las ventas de Bexsero se dispararon. En 2018, GSK facturó 675 millones de euros. 359 de ellos en Europa. En el primer trimestre de este año, la vacuna ha vendido por valor de 178 millones de euros (un 12% más que el año anterior), casi la mitad de ellos en Europa, según el anuncio de resultados de la compañía.

"Nunca pensé que fuera mejor no aceptar esas actividades" propuestas por la farmacéutica, argumenta a eldiario.es el doctor Vázquez una vez destituido. Tampoco informó a la institución científica en la que trabajaba de sus actividades. "No hay obligación de hacerlo y como los pagos aparecen en los listados de la empresa y en mi declaración, no sentí la necesidad". El Instituto explica ahora que ha solicitado "un informe para iniciar las actuaciones pertinentes y consultado al Comité de Integridad Científica del ISCIII". El investigador regresa a su puesto de profesor en investigación del organismo.

El Diario

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.