Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Decenas de muertos y heridos en ataques de narcotraficantes brasileños a autobuses y puestos de policía

Sábado.30 de diciembre de 2006 2319 visitas Sin comentarios
Insurgente #TITRE

Ver impresionante y clarificadora entrevista a Marcola, líder de los narcos brasileños

Aporrea.- Rio de Janeiro 28 dic. - Al menos 16 personas murieron y otras 22 quedaron heridas en la madrugada de hoy en un total de doce ataques a autobuses y puestos de policía en Río de Janeiro, que fuentes oficiales atribuyeron a grupos de narcotraficantes.

En el hecho más grave, por lo menos siete pasajeros de un autobús murieron carbonizados luego de que una banda de pistoleros los asaltara y le prendiera fuego al vehículo.

Cerca de ocho puestos de policía fueron tiroteados y atacados con granadas en diferentes barrios de la ciudad, en hechos que dejaron dos policías, dos civiles y cinco delincuentes muertos.

Según el primer balance oficial de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Río de Janeiro, los ataques también dejaron 8 policías y 14 personas heridas, en su mayoría pasajeros que estaban en el autobús incendiado.

La policía informó de que, además de haber dado muerte a cinco de los pistoleros que atacaron los puestos policiales, arrestó a otros tres supuestamente vinculados al ataque al autobús y que no supieron explicar las quemaduras que tenían en las manos.

En la reacción, la policía se incautó de una granada, dos fusiles y dos pistolas.

Para el gobierno, una reacción desesperada al endurecimiento de la ley

El secretario de Seguridad Pública, Roberto Precioso, informó en rueda de prensa que la ofensiva criminal fue una reacción de los narcotraficantes a las últimas acciones de la policía contra el tráfico de drogas y a la posibilidad de que sea adoptado un nuevo y más severo régimen disciplinario en las prisiones.

"La reacción es contra el Estado, que ha combatido la criminalidad de manera efectiva. Los grupos criminales están sufriendo pérdidas financieras y están reaccionando", afirmó.

"El motivo de los ataques también serían los cambios en el sistema penitenciario. Ellos están haciendo presión para negociar con el gobierno concesiones y privilegios. El temor de ellos es que sea adoptado un régimen disciplinario más duro", aseguró.

Los ataques fueron ordenados desde las prisiones, desde donde se había caldeado el ambiente en los últimos días

Según Precioso, los ataques fueron ordenados desde las prisiones por los jefes de las bandas de traficantes de drogas, y las autoridades ya estaban prevenidas de que algo grave ocurriría.

"Si no hubiese sido porque la policía estaba preparada y reaccionó, el resultado habría sido peor", aseguró.

Precioso descartó todas las versiones, incluso de fuentes oficiales, de que los narcotraficantes estuviesen reaccionando a la expansión de los grupos paramilitares, supuestamente integrados por policías y que ya habrían desalojando a los vendedores de drogas de unas 80 favelas de la ciudad.

En carteles arrojados a la calle por los pistoleros, los atacantes acusaron a la gobernadora de Río de Janeiro, Rosinha Garotinho, de incentivar la creación de los grupos paramilitares.

Autoridades se pronuncian sobre ola de violencia en Río de Janeiro

Río de Janeiro, 28 dic (PL) Desconocemos cuál es la causa real de los ataques criminales ocurridos hoy en Río de Janeiro pero ninguna hipótesis será descartada en la investigación, aseguró esta noche el jefe de la Policía Civil, Ricardo Hallack.

La afirmación del funcionario tuvo en cuenta que actualmente circulan dos versiones sobre los incidentes de este jueves que dejaron hasta ahora 18 muertos, 22 heridos, 12 objetivos policiales atacados y cinco ómnibus quemados.

Por una parte, la estadual Secretaría de Seguridad Pública (SSP) plantea que son represalias de los delincuentes a las propuestas de cambio que tiene el futuro gobierno en la gestión de esa actividad.

La orden de atacar partió de presos que temen cambios en la administración penitenciaria a partir del 2007 y un endurecimiento del régimen disciplinario, dijo el secretario de Seguridad Roberto Precioso.

Añadió que las acciones no son organizadas por una sola facción, sino por grupos de criminales que se unieron en torno a intereses comunes para presionar al gobierno a negociar concesiones.

Sin embargo, panfletos distribuidos por los bandidos en algunos de los 12 puntos atacados este jueves señalan que se trata de una respuesta a la actuación de las llamadas "milicias" que están desplazando a los narcotraficantes de las favelas.

Actualmente, de las 712 favelas de Río de Janeiro, 92 están dominadas por esos grupos paramilitares irregulares integrados por ex policías, policías activos, bomberos, miembros de cuerpos privados de seguridad y hasta elementos de las fuerzas armadas.

En tanto, el comandante general de la Policía Militar, coronel Hudson de Aguiar, dijo que la inteligencia había alertado de ataques a unidades pero no imaginó que agredieran y quemaran ómnibus.

Aseveró que se están tomando todas las medidas preventivas para evitar nuevos ataques.

La SSP envió todas sus unidades a la calle y explicó que Río de Janeiro tendrá un refuerzo de más de 20 mil policías realizando vigilancia ostensiva desde ahora para garantizar la celebración del Año Nuevo, un feriado denominado aquí Réveillon.

Esa fuerza la componen 14 mil 234 policías militares y seis mil 500 policías civiles, sin contar con que pueden venir refuerzos.

Diez favelas de Río serán ocupadas en los próximos días para evitar confrontaciones y movimientos de los criminales, anunció la SSP.

También advirtió que las playas de Leme, Ipanema, Leblón y Copacabana, donde se celebrará el Año Nuevo con fuegos artificiales, serán protegidas por 185 carros, 28 motocicletas y todo-terrenos.

La Gobernadora de Río de Janeiro, Rosinha Matheus, dijo que el bandidaje intentó reeditar las olas de violencia que afectaron a Sao Paulo en mayo último, pero no lo conseguirá.

La idea de los bandidos era matar centenares de policías para obligar a las autoridades a implantar un régimen diferenciado en los presidios, pero no vamos a negociar con ellos, aseguró.

También se pronunció el gobernador electo, Sergio Cabral, que asume en enero, quien afirmó que no lo intimidan las acciones criminales ni las va a tolerar. Si hace falta, llamaremos a la Fuerza Nacional de Seguridad Pública pero impondremos orden, aseveró.

Aumentan muertos y buses quemados por violencia en Río de Janeiro

Río de Janeiro, 28 dic (PL) El número de muertos por la violencia criminal subió a 18 en las últimas horas y dos ómnibus más fueron incendiados esta tarde, según confirmó hoy la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Río de Janeiro.

El último deceso corresponde a un delincuente herido, lo que hizo subir las víctimas letales de 17 a 18 en las últimas horas.

También en la tarde fueron incendiados dos ómnibus más. Uno en el barrio de Mesquita, en Nova Iguacu (Baixada Fluminense) y otro en Atalaya, localidad de Niteroi.

En estas acciones no hubo víctimas porque los criminales pidieron a los pasajeros descender de los ómnibus antes de quemarlos, confirmaron los bomberos.

Esta situación fue diferente a la del primero de los cinco ómnibus quemados hoy, un transporte de la empresa Itapemirim que fue interceptado por bandidos armados en la Avenida Brasil cuando llevaba 28 pasajeros a Sao Paulo. Siete de ellos fueron carbonizados.

También se reportaron hasta el momento la muerte en combate de dos policías, dos civiles alcanzados por los tiroteos cuando estaban próximos a unidades de seguridad y siete criminales. La ola de ataques también ha dejado 22 heridos.

Los delincuentes han atacado hasta el momento delegaciones, carros y cabinas de guardia de la Policía Militar, así como buses del transporte interestatal e intermunicipal (urbanos).

Se registraron incidentes en una docena de puntos de la capital fluminense, desde la elegante barriada de Botafogo hasta la empobrecida región de la Baixada.

La fuerza pública envió todas sus unidades a la calle y explicó que Río de Janeiro tendrá un refuerzo de más de 20 mil policías realizando vigilancia ostensiva desde ahora para garantizar la celebración del Año Nuevo, un feriado prolongado aquí denominado Réveillon.

Esa fuerza la componen 14 mil 234 policías militares y seis mil 500 policías civiles, sin contar con que pueden venir refuerzos.

Diez favelas de Río serán ocupadas en los próximos días para evitar confrontaciones y movimientos de los criminales, anunció la SSP.

También advirtió que las playas de Leme, Ipanema, Leblón y Copacabana, donde se celebrará el Año Nuevo con fuegos artificiales, serán protegidas por 185 carros, 28 motocicletas y nueve todoterrenos.

La Gobernadora de Río de Janeiro, Rosinha Matheus, dijo que el bandidaje intentó reeditar las olas de violencia que afectaron a Sao Paulo en mayo último, pero no lo conseguirán.

La idea de los bandidos era matar centenares de policías para obligar a las autoridades a implantar un régimen diferenciado en los presidios, pero no vamos a negociar con ellos, aseguró.

También se pronunció el gobernador electo, Sergio Cabral, que asume en enero, quien afirmó que no lo intimidan las acciones criminales ni las va a tolerar. Si hace falta, llamaremos a la Fuerza Nacional de Seguridad Pública pero impondremos orden, aseveró.