Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Buenas, venimos a hablar sobre la independencia

Domingo.13 de octubre de 2019 937 visitas - 2 comentario(s)
Vicent Teulera, Tortuga. #TITRE

- Hola, buenas, venimos a hablar en representación de una parte importante de la población de Catalunya.
- Sí, dígannos.
- Miren, es que nos gustaría ser un estado independiente.
- Ningún problema, están ustedes en su derecho a aspirar a eso, siempre que lo hagan por vías legales y legítimas.
- Sí, de eso queríamos hablarles. Es que resulta que los partidos políticos que representamos esa aspiración hemos ganado las elecciones en Catalunya.
- Muy bien, pues gobiernen la comunidad autónoma.
- Ya, pero es que en nuestros programas electorales se planteaba la independencia, y si la gente nos ha votado...
- Esa no es la forma legal de conseguir eso.
- Tal vez podríamos mantener algún tipo de conversaciones para ver cómo hacemos...
- Estamos dispuestos a dialogar con ustedes de todo lo que quieran excepto de una posible independencia.
- En otros países con una situación similar se ha organizado un referéndum para conocer de forma inequívoca cual es la voluntad popular...
- Sí, pero en España tenemos una ley, según la cual para realizar cualquier tipo de consulta hay que obtener el permiso del gobierno central.
- Estupendo, pues aprovechamos para solicitar dicho permiso.
- Permiso denegado.
- Bueno, entonces podemos organizar una consulta informal y no vinculante, que al menos nos sirva para saber qué piensa la gente.
- Se lo prohibimos. Eso es contrario a la constitución.
- ¿Pone en algún sitio de la constitución que no se pueda preguntar a la gente a ver qué quiere?
- Es contrario a la constitución cualquier cosa que ponga en peligro la unidad de España.
- Bueno, pero si fuera el caso de que la mayoría de la población catalana no deseara formar parte de España debería haber alguna forma democrática para abordar eso, ¿no creen?
- La constitución no prevé ni permite ese caso.
- Pero la constitución se puede reformar. De hecho ustedes ya lo han hecho alguna que otra vez, y no precisamente para dar cauce a los deseos del pueblo.
- Para esto no se va a reformar.
- Pues no nos dejan otro camino que la desobediencia civil pacífica.
- ¡Rebelión!, ¡sedición!, ¡malversación! ¡A la cárcel!


Artículos de Vicent Teulera en Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • LAS PRESAS POLÍTICAS Y AL ANTIMILITARISMO

    18 de octubre 18:31, por Pedro Polo

    LAS PRESAS POLÍTICAS Y AL ANTIMILITARISMO
    Como aclara Ignacio Escolar en el artículo “Ni golpe de Estado, ni secesión, ni violencia organizada, ni rebelión”, la rebelión es un alzamiento armado, mientras que la sedición es un delito de desórdenes públicos que ni siquiera aparece en buena parte de las legislaciones europeas.
    (https://www.eldiario.es/escolar/gol...)
    Al margen de lo que cada cual opinemos sobre el nacionalismo, el independentismo o el derecho a la autodeterminación, desde el punto de vista de la noviolencia nadie debería ser condenada por expresar sus opiniones. Y, en cualquier caso, por “desórdenes públicos”, como puedan ser las consecuencias de una manifestación no precomunicada, nadie debería ir a la cárcel. Por eso, considero que la sentencia del procés no es una sentencia justa, ni democrática. Y por eso considero necesario que toda la sociedad democrática (y no sólo las partidarias y las adversarias políticas de las procesadas) deberíamos posicionarnos ante esta sentencia.
    Otro asunto es el derecho a convocar un referéndum o a participar en un referéndum convocado desde las instituciones. En varias ciudades y universidades de Madrid se han convocado en los últimos tiempos referéndums para que la sociedad opine si desea mantener indefinidamente una monarquía restaurada por el dictador Franco, o si, por el contrario queremos comenzar a construir un Estado republicano más humanista (y antiespecista) y democrático. Personalmente no aceptaría una III República donde no se permitieran los referéndums, o donde una persona pudiera ser condenada a 6 años de cárcel por manifestarse contra la guardia civil.
    Hace unos años también participé en un referéndum a favor del 0,7% del PNB de ayuda a los países empobrecidos, también fue un referéndum ilegal, la policía desmanteló algunas mesas, pero nadie fue ni detenido, ni procesado por sedición, ni condenado a 13 años de cárcel.
    He oído en un informativo de televisión que Ciudadanos pide que se tipifique como delito la convocatoria de referéndums. O sea que hasta ahora no es delito.
    Curiosamente lo que no me han permitido nunca en esta supuesta democracia es votar la Constitución de la que emanan las leyes. Tengo 56 años y creo que por rango de edad represento a más de 80 por ciento de la ciudadanía a quienes no se nos ha permitido nunca decidir ni la Constitución ni el modelo de Estado. Y cuando un parlamento autonómico ha permitido que su ciudadanía votara libremente, el gobierno central les ha enviado matones del resto del Estado que han apaleado a las pacíficas votantes. Que yo sepa ninguno de aquellos matones ha sido procesado.
    Entiendo que el principal motivo de la condena es la declaración unilateral de independencia. Un acto tan simbólico como irrealizable, que no tuvo ninguna consecuencia ni legal, ni jurídica, ni política. Fue una declaración de intenciones. Y, en una democracia, nadie debería ser condenado por expresar sus ideas. Como mucho habría bastado con pedir su dimisión, como ahora se ha hecho con Torrá.
    En los medios y en las redes leo continuamente que en España no hay presas políticas. Evidentemente desde el gobierno no se puede admitir que en una democracia haya presas políticas. Sin embargo en nuestra democracia postfranquista siempre ha habido presas políticas. En los años 90, miles de insumisos fueron encarcelados durante más de un año por desobediencia civil. Por negarnos a colaborar con instituciones militarizadas. Por pensar que la defensa de un Estado no debe centrarse en el control de las fronteras sino en garantizar los derechos humanos. Tuvimos juicios más o menos justos, pero (casi) todas las sentencias fueron injustas. Y digo casi, porque también hubo alguna absolución. Y el entonces ministro de Justicia (del PSOE) para rechazar estas absoluciones, identificó a los insumisos con los terroristas que asesinan niños. Siempre hemos tenido presas políticas y siempre hemos tenido gobiernos militaristas.
    Ahora los medios y las políticas criminalizan las protestas contra la sentencia injusta. Es verdad que está habiendo altercados, pero la mayoría de las protestas están siendo pacíficas y desde luego justificadas. Como dijo David Thoreau, “Bajo un gobierno que encarcela a alguien injustamente, el lugar que debe ocupar un hombre justo es también la cárcel”.
    Me he quedado anonadado cuando el conserje de mi colegio me ha dicho que había oído que ya habían enviado al ejército a sofocar las protestas. (Espero que sea un bulo)
    De momento en Madrid el gobierno municipal quiere gasear a las cotorras argentinas. Y, será paranoia, pero cuando oigo gasear me acuerdo de los crematorios donde fueron asesinadas millones de personas por ser homosexuales (y/o judías, y/o gitanas).
    Malos tiempos para el antimilitarismo.

    Responde este comentario

  • Buenas, venimos a hablar sobre la independencia

    4 de noviembre 21:53, por Diogenes

    —¡Hola! Soy nacionalista catalán. ¿Se puede?

    —Yo soy anarquista, adelante.

    —Gracias. Vengo a pedirte ayuda y apoyo en nuestra lucha.

    —¿Cuál es vuestra lucha?

    —La independencia del pueblo catalán.

    —¿Te refieres a la independencia del Estado español?

    —En efecto.

    —Pero, ¿independencia para qué?

    —Independencia del Estado represor español para crear una república independiente basada en la libertad.

    —¿Me estás diciendo que vuestra lucha es en pos de la creación de un nuevo Estado-nación?

    —En efecto.

    —Pues no cuentes conmigo.

    —¿Por qué? ¿No eres enemigo del Estado español? A ver si eres españolista...

    —Anarquistas no luchamos por crear nuevos estados, sino por abolir el sistema de Estado nación como autoridad. Somos enemigxs de todos los Estados-nación del mundo, somos internacionalistas, para nosotxs no hay diferencia entre seres humanos de Turquía o de Brasil.

    —Pero nuestro proyecto es social...

    —Y nacional. Es decir, vuestro proyecto es nacional socialista.

    —¡Me comparas con los nazis! ¡Yo soy antifascista!

    —Stalin también lo era.

    —¡Pero tenemos derecho a votar!

    —Con la misma lógica tienen derecho a votar quienes quieran imponer la pena de muerte, o la expulsión de inmigrantes. Votar es la dictadura de las mayorías.

    —!Votar es democracia¡ Y el pueblo catalán quiere votar.

    —Para anarquistas hay otra vía más allá de la votación cada cuatro años. ¿Qué haces el resto de días? Ahí está la clave. Nosotrxs trabajamos desde el barrio, desde el sindicato.

    —Eres un fascista. La prensa española es manipuladora.

    —Jamás. Soy anarquista, ya te lo he dicho. Toda la prensa del mundo es manipuladora, eres un poco ingenuo. Por cierto, ¿a qué partido votas?

    —Al partido de la llibertat del poble catalán, a "Junts per Catalunya".

    —¿Me estás diciendo que eres de un partido de derechas y luchas por la libertad?

    —También hay gente de izquierdas, ERC y la CUP: ¡Queremos votar! Para la llibertat es esencial crear un Estado independiente.

    —Entonces me tendrás enfrente, como cualquier defensor de cualquier Estado-nación del mundo, me tendrás enfrente.

    —¡Fascista!

    —Tú no sabes lo que es el fascismo, Hipócrita. Salud y anarquía.

    Responde este comentario