Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Un juez londinense considera inocentes a los que protestan contra una feria de armas por considerar que evitan un mal mayor

Martes.24 de mayo de 2016 169 visitas - 1 comentario(s)
Utopía Contagiosa. #TITRE

Esperanzadora nos resulta la noticia. Parece ser que un juez londinense ha considerado inocentes a unos pacifistas que protagonizaron acciones contra la feria armamentística londinense DSEI (Defence Security and Equipment International), al considerar que estaban evitando un crimen mayor.

Realmente, las ferias de armas, incluso el comercio de armas, son legales, pero no son legítimas bajo ningún punto de vista.

La última edición de DSEI tuvo lugar en Septiembre de 2015 y contó con 1.500 exhibidores

DSEI es un evento al que sólo se accede por invitación y en el que participan gobiernos, representantes de la industria de guerra y medios de comunicación especializados. Delegaciones de regímenes represivos y de países que violan los derechos humanos –como Arabia Saudí, Turquía e Israel– pasean por los pasillos de la feria revisando las últimas novedades en armamento. El objetivo de la feria no es sólo mostrar las últimas tecnologías de guerra, sino también facilitar nuevas ventas.

En el artículo que recomendamos, el autor, nos cuenta las cuitas durante varias ediciones de la feria y también las claves de sus exitosas acciones en 2015:

Esta fue la estrategia durante la semana de acciones autoorganizadas antes de que empezara DSEI en 2015. Comenzó el 7 de septiembre con un día de acción contra el comercio de armas con Israel. La primera acción fue el bloqueo durante varias horas de un vehículo con armas que se dirigía al Excel Centre. En los siguientes días hubo acciones que se centraron en grupos de fe contra la industria de guerra, el comercio de armas y el cambio climático, académicos en contra del comercio de armas y a favor de la libertad de movimiento de personas pero no de armas.

La semana concluyó con otro ‘Gran Día de Acción‘. Durante la semana de acción, la coalición Stop the Arms Fair y la Campaign Against Arms Trade, CAAT (la Campaña contra el comercio de armas), establecieron el marco general para el enfoque de cada día y apoyaron a los grupos con sus acciones, pero cada grupo se organizó de manera independiente para llevar a cabo las acciones.

Conectar el comercio de armas con otras luchas, como la solidaridad con Palestina, el cambio climático y los refugiados, permitió la participación de una gran variedad de grupos durante la semana de acción, construyendo alianzas entre distintos movimientos y mostrando el comercio de armas no como un problema aislado sino como parte de un problema global.

Al final de una acción de bloqueo de la carretera para que no llegaran los camiones que transportaban las armas a la feria, les detuvieron (3 personas), acusados de obstrucción deliberada de la carretera.

También resulta interesante su descripción de la manera de enfrentarse al juicio:

Tras el arresto sólo estuvimos detenidos unas horas hasta que nos liberaron con la orden de regresar al tribunal un mes más tarde.

La primera comparecencia ante el tribunal fue crucial ya que en ella podíamos declararnos culpables y pagar una multa o declararnos no culpables y enfrentarnos a un juicio. No estábamos sólo nosotros tres, nos acompañaban el resto de personas que habían sido detenidas durante la semana de acción contra el DSEI. Por un tiempo dudé sobre qué debía declarar, si culpable o no, ya que no me encontraba en situación de enfrentarme a un juicio largo y todo apuntaba a que las probabilidades de ganar el juicio eran escasas. Pero a la vez vi la oportunidad de aprender a utilizar el tribunal en una campaña, puesto que ya había sido detenido más veces pero nunca había ido a juicio. El hecho de que todas las demás personas tenían claro declararse no culpables me ayudó a tomar la decisión: se trataba de una acción conjunta e íbamos a tomar el juicio de la misma manera.

Es decir, el sistema les ofreció asumir la culpabilidad y pagar los daños con una multa. Sin embargo, decidieron llevar su actuación al tribunal y convertir su juicio en un juicio contra el comercio de armas.

A partir de ahí comenzó el trabajo para preparar el juicio: los abogados, los acusados, la gente que iba a ser testigo, la campaña económica de apoyo, etc:

La fecha inicial del juicio era febrero, pero se retrasó para abril, y en ese tiempo hubo mucho trabajo que hacer, sobre todo para los abogados y la abogada que preparaban el caso, pero también para quienes enfrentábamos el juicio. Nuestra labor era encontrar testigos que pudiesen aportar pruebas sobre las ilegalidades cometidas en DSEI, así como sobre el impacto más amplio del comercio de armas. También trabajamos para traer visibilidad al caso escribiendo una declaración de los acusados y acusadas y organizando una campaña de micromecenazgo y un evento de recaudación de fondos.

La sentencia:

Tras el juicio, que duró una semana, llegó el momento del veredicto. “La creencia de los acusados y acusadas de que se vendían armas de manera ilegal en DSEI ha sido corroborada por las pruebas aportadas por los testigos expertos”, dijo el juez. “Me han impresionado las pruebas que han aportado cada uno de los acusados y acusadas… sobre cómo llegaron a la conclusión de que el método de la acción directa que decidieron adoptar era la única manera efectiva que les quedaba para intentar prevenir la venta ilegal de armas que creían estaba ocurriendo en el DSEI de 2015… Creo que, en primer lugar, los acusados y acusadas estaban siendo completamente sinceros y sinceras sobre la venta ilegal de armas que seguramente estaba teniendo lugar en DSEI y, en segundo lugar, que su intervención era necesaria para intentar evitarlo”.

Aunque el margen de maniobra de un juez en el derecho anglosajón es muy diferente del de los encopetados jueces de estos lares, y aunque el principio de que la desobediencia noviolenta es una ultima ratio justificada cuando no hay otro medio eficaz (o cuando se han intentado todos los demás sin éxito) para evitar un mal mayor, es mucho más reconocido en el derecho anglosa

Felicidades, compañeros.

Pero la feria de armas continuará, y por ello:

El día del veredicto, CAAT hizo una llamada al compromiso para que la gente participe de acciones en 2017 que ya ha sido firmada por más de 500 personas, inspiradas por el veredicto del juicio.

Nuevamente, enhorabuena.

Fuente: http://www.utopiacontagiosa.org/201...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.