Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Un boicot de consumidores argentinos logra hacer bajar el precio del tomate un 300% en sólo una semana

Sábado.27 de octubre de 2007 1557 visitas Sin comentarios
Ahora a por más productos: las personas tenemos en nuestras manos más capacidad transformadora de la que pensamos #TITRE

Fuente

Fue tras una convocatoria para no comprarlo por su excesivo precio.

Celebran la baja del tomate y anunciarían nuevos boicot

El valor de ese producto se redujo 300 % en sólo una semana. Kirchner reivindicó los logros de la protesta. Las asociaciones de consumidores analizan extender la medida a la papa, la calabaza y el pollo.

Representantes de organizaciones de consumidores y de los supermercados chinos celebraron ayer por la mañana el "éxito" del boicot que organizaron contra la compra del tomate, medida que permitió bajar senciblemente el precio de ese producto.

Para eso, concretaron una "fiesta" en el barrio porteño de Villa Lugano, donde se concentraron directivos del Centro de Educación del Consumidor (CEC), de la Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios (ADECUA) y de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO).

A ellos se sumaron miembros de la Cámara de Supermercados de Residentes Chinos, y se concentraron en la esquina de las avenidas Escalada y Eva Perón, donde después de pronunciar discursos regalaron tomates a los vecinos.

La titular del CEC, Susana Andrade, destacó: "hemos logrado que en una semana el kilo del tomate baje de 18 a 6 pesos". Andrada atribuyó esa rebaja a "un logro de los consumidores del país, los representantes de supermercados chinos y toda la gente de los medios que ha permitido por primera vez en la Argentina copiar los modelos de otros lugares del mundo para protestar en forma pacífica y democrática" contra la inflación. La dirigente subrayó que "en el momento de decidir, los consumidores tenemos voz y voto" y prometió que cuando suban los precios de otros productos, se adoptará la misma medida.


¿Nuevos boicot?

Asociaciones de consumidores, supermercadistas chinos y pequeños y medianos comerciantes evaluarán este fin semana si el martes próximo inician un boicot contra la calabaza, la papa y el pollo, similar al que organizaron contra el tomate.

La medida sería evaluada tras el éxito del boicot contra el tomate que logró reducir 300 por ciento el precio de ese producto en solo una semana.

Así lo adelantó de Fedecamaras Rubén Manusovich, quien advirtió que "incluirán en el boicot todos los productos que suban de precio más de lo autorizado por el Gobierno".
"Estamos analizando para el martes próximo iniciar una campaña para que rebajen los precios de la calabaza, de la papa y del pollo, similar a la que hicimos esta semana contra el tomate y por la que logramos bajar 300 por ciento su precio", indicó Manusovich.

Tomando fuerzas tras el éxito del boicot al tomate, los supermercadistas chinos y pequeños y medianos comerciantes también van a "rechazar las mercaderías que vengan con precios por encima de los aumentos autorizados por el Gobierno".

"No descartamos generalizar el reclamo a todos esos productos hasta que bajen sus precios, como pasó con el tomate", advirtió el dirigente.

Según explicó, las asociaciones DEUCO y ADUC, el Centro de Educación al Consumidor (CEC), Fedecamaras y la Cámara de Autoservicios y Supermercados chinos (CASRECH) están "en diálogo permanente" para ir evaluando el movimiento de los precios de los productos de la canasta básica.

Además, aguardan que los hipermercados "aclaren cuáles serán los productos incluidos en la lista de 400 productos que reducirán 5 por ciento su precio", tal como lo acordaron con el Gobierno, y monitorearán si para confeccionar estas listas sellan convenios con las empresas distribuidoras.

De ser así, las entidades reclamarán que sumen a los pequeños y medianos comerciantes ya que "los mismos distribuidores de los hipermercados abastecen" este tipo de negocios. Manusovich también explicó que "la idea es que se unifique el criterio: si a unos le venden más barato, a otros también", y pidió que "se sumen al acuerdo los fabricantes de insumos y de productos, para compartir el esfuerzo".

Según dijo, la idea de las asociaciones es "acompañar al Gobierno en su lucha contra la inflación, utilizando medidas de fuerza como la del boicot, siguiendo el ejemplo de otros países". "Si el Presidente (Néstor Kirchner) nos convoca vamos a estar participando, porque no hay razones para que haya inflación salvo remarcación de precios de parte de los fabricantes que prefieren exportar a abastecer el mercado interno", arremetió el titular de Fedecamaras.

Pocas certezas

Por necesidad electoral, el Gobierno echó mano de todo su poder de fuego para convencer a supermercadistas, almaceneros y mayoristas de suscribir el enésimo acuerdo de rebaja de precios, que nuevamente deja más dudas que certezas.

A los empresarios no les quedó otra que aceptar, dispuestos a sacrificar por un par de meses algún punto de rentabilidad a cambio de evitar roces con un Gobierno que se va pero puede ser reemplazado, según indican las encuestas, por otro del mismo signo, en realidad del mismo "matrimonio".

Igual, admiten por lo bajo que este nuevo acuerdo es a plazo fijo, y vence el 10 de diciembre, porque apenas el sucesor, o sucesora, de Néstor Kirchner esté sentado en el Sillón de Rivadavia, habrá que "barajar y dar de nuevo".
Lo curioso es que esta vez los "hombres que forman los precios" no parecieron tan convencidos como en otras oportunidades de la conveniencia de suscribir este acuerdo, y algunos lo hicieron a regañadientes.

Firman convenio para bajar 7% los precios

El Gobierno firmó ayer un acuerdo con los almaceneros y autoservicios, como así también con distribudores mayoristas, para rebajar en un 7 por ciento los precios de los productos hasta diciembre próximo.
Durante el acto de firma del acuerdo, el presidente Néstor Kirchner destacó ayer la importancia del "boicot" que realizaron las asociaciones de consumidores a la compra de verduras y frutas como el tomate para que bajen los precios.

El listado de los productos que bajarán sus precios se dará a conocer el próximo martes, según afirmó Kirchner, quien además destacó la "responsabilidad" de las asociaciones de consumidores, y el boicot realizado en un marco de "racionalidad" para superar las expectativas inflacionarias.

En su mensaje, Kirchner remarcó que no hay control de precios sino "un seguimiento de precios, que lo estamos haciendo muy bien con gran colaboración de todos ustedes".
Por otra parte, Kirchner, en presencia del ministro de Economía, Miguel Peirano, y del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aseguró: "vamos a seguir apostando al crecimiento, a la inversión".

En ese contexto, el Presidente reiteró el pedido a los bancos para que presten dinero, a tasas más bajas, a los pequeños y medianos empresarios.
La firma del acuerdo se realizó en la Sala de Situación de Casa de Gobierno, donde participaron los miembros de la Federación de Entidades de Autoservicistas, Almaceneros, Supermercadistas y Polirrubros de Buenos Aires (FABA), del Centro Unión de Comerciantes Detallistas de Rosario, de la Asociación de Distribuidores Mayoristas (AMAYDI) y de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (CADAM).

Algunas de las firmas comprometidas en este acuerdo son las distribuidoras El Criollo, Pat-Calvo, Hermar, Ron, Negro, Vemat, Alnisar, así como los mayoristas Yaguar, Diarco, El Ciclón, Makro, Danisant, Nipon Perfumerías, Vital-Maycar y Maxiconsumo.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dijo ayer que "debe expandirse" el ejemplo de los supermercadistas que rebajaron los precios de productos de consumo masivo, tras el acuerdo firmado ayer con el Gobierno.

Poco antes del encuentro que mantendrá hoy el presidente Néstor Kirchner con almaceneros y mayoristas por el mismo tema, Fernández agregó que la medida apunta a "favorecer al consumidor en los últimos meses que quedan del año".