Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Tu silencio no te protegerá: Racismo en el movimiento feminista

Viernes.6 de abril de 2018 143 visitas - 1 comentario(s)
Afroféminas. #TITRE

La solidaridad entre las mujeres es vital para la liberación. Para que el movimiento feminista tenga éxito, los principios feministas deben aplicarse tanto de hecho como de palabra. Aunque la interseccionalidad se utiliza como una palabra de moda en el activismo contemporáneo, en muchos sentidos nos hemos desviado del propósito previsto de Crenshaw: llevar las voces marginadas de la periferia al centro del movimiento feminista destacando la coexistencia de las opresiones. Las mujeres blancas que se consideran progresistas se describen a sí mismas como feministas interseccionales pero hacen caso omiso de aquellas mujeres que tienen identidades marginadas de raza, clase y sexualidad. La interseccionalidad como adjetivo es diametralmente opuesta a la praxis interseccional. La teoría no surgió para ayudar a las mujeres blancas en su búsqueda de sus objetivos, fue desarrollada predominantemente por las feministas negras con el objetivo de dar voz a las mujeres racializadas.

Las feministas blancas de todas las tendencias están cayendo en la intersección de la raza. Las feministas progresistas a menudo no consideran el racismo en términos de poder estructural. Las feministas radicales no están dispuestas a aplicar los mismos principios de análisis estructural a la opresión enraizada en la raza como en el sexo.

Las mujeres blancas que se autoproclaman feministas tienen la costumbre de esperar que las mujeres negras o racializadas elijan entre las identidades de raza y sexo, para priorizar la misoginia desafiante sobre el racismo opuesto, en nombre de la hermandad. Los textos afrofeministas clásicos que datan de principios de los años setenta detallan este fenómeno, y poco de la dinámica interracial entre las mujeres ha cambiado desde su publicación. Lo que las mujeres blancas a menudo no consideran es que, para las mujeres de color, la raza y el sexo están inextricablemente vinculados en la forma en que experimentamos el mundo, en cómo nos encontramos dentro de las estructuras de poder. Sin embargo, la discusión de la raza a menudo se trata como una desviación de los problemas reales del feminismo (es decir, los que se relacionan directamente con las mujeres blancas), lo que implica que las mujeres racializadas son a lo sumo un subgrupo dentro del movimiento.

Independientemente de cómo se manifieste su política feminista, muchas mujeres blancas no aceptan tan fácilmente, ni siquiera reconocen, la cuestión de la raza. A través de la teoría feminista y el activismo, las mujeres desarrollan una comprensión estructural de la jerarquía patriarcal y dónde estamos posicionadas dentro de ese sistema. Técnicas como la concienciación y la organización colectiva han permitido a las mujeres conectar lo personal con lo político. Dentro del feminismo, las mujeres se vuelven completamente conscientes de cómo el patriarcado nos margina. Las mujeres blancas con razón se consideran pertenecientes a la clase oprimida en términos de sexo. Al ser conscientes de las implicaciones que conlleva la pertenencia a la clase dominante, las mujeres blancas están, por lo tanto, desconcertadas por la noción de ser la parte opresora en la jerarquía de la raza (hooks, 2000).

“Hablar sobre la raza divide a las mujeres”.

Una y otra vez, esta frase es utilizada por las mujeres blancas para circunnavegar cualquier discusión significativa de la raza, para evitar la posibilidad desagradable de tener que enfrentar el espectro de su propio racismo. Este argumento sugiere que el esfuerzo de las mujeres feministas estaría mejor concentrado en desafiar la opresión basada en el sexo en la exclusión de todas las demás manifestaciones de prejuicio. Al adoptar un enfoque tan estrecho del activismo, tales mujeres excluyen la posibilidad de atacar la causa raíz de la misoginia: el patriarcado capitalista de la supremacía blanca (hooks, 1984). El enfoque único en la misoginia es, en última instancia, ineficaz. El análisis estructural selectivo solo nos llevará donde estamos ahora. El racismo y el clasismo, como la misoginia, son pilares del patriarcado capitalista de la supremacía blanca, defendiendo y perpetuando las estructuras de poder dominantes. El patriarcado no puede ser desmantelado mientras que los otros vectores en la matriz de dominación (Hill Collins) permanecen en su lugar. Tal política y activismo carecen de la profundidad, el rigor y la coherencia ética necesarios para impulsar un cambio cultural hacia la liberación. También nos lleva a la pregunta: ¿qué tipo de feminismo mira, indiferente, cuando la injusticia prospera?

Hablar de raza no divide a las mujeres. Es el racismo lo que hace eso, específicamente, el racismo que las mujeres blancas dirigen hacia las mujeres de color, el racismo que las mujeres blancas observan y no pueden desafiar porque, en última instancia, se benefician de ello. Ya sea intencional o informalmente, ese racismo tiene el mismo resultado: mina por completo la posibilidad de solidaridad entre las mujeres de color y las mujeres blancas. La falta de voluntad de las mujeres blancas de explorar el tema de la raza, de reconocer las formas en que se benefician de la supremacía blanca, hace que la confianza mutua sea imposible.

“Pero las mujeres blancas no se benefician de la supremacía blanca”.

Argumentar que la misoginia es el principal agente en la opresión de todas las mujeres es suponer que la categoría de “mujer” se solapa completamente con lo “blanco” y la “clase media”, lo que evidentemente no es el caso. La jerarquía de la raza tiene tanto que ver con las experiencias vividas de las mujeres racializadas como la jerarquía de género. Cuando la mayoría de personas en empleos que pagan el salario mínimo nacional son mujeres, es evidente que la clase desempeña un papel fundamental en la vida de las mujeres de la clase trabajadora.

Con frecuencia, las mujeres blancas se quejan del progresismo: la tendencia de los hombres izquierdistas a permanecer misteriosamente incapaces de darse cuenta de cómo la jerarquía de la clase social se refleja en la del género. Esta es una crítica válida, una crítica necesaria. También es una crítica que es totalmente aplicable a las mujeres blancas, autoproclamadas feministas, reacias a involucrarse en políticas antirracistas. Incluso cuando experimentan clasismo y / o lesbofobia, las mujeres blancas continúan beneficiándose de su blancura.

Según la Sociedad Fawcett, la brecha salarial de género para los empleados a tiempo completo se encuentra en el 13,9%. A las personas BAME (negras y minoritarias) con GCSE se les paga un 11% menos que nuestras contrapartes blancas, un déficit que aumenta al 23% entre los graduados. Además, los graduados BAME tienen más del doble de probabilidades de estar desempleados que los graduados blancos. Las mujeres de color enfrentan una doble amenaza, nuestra mano de obra infravalorada por motivos de raza y sexo. Zora Neale Hurston una vez describió a las mujeres negras como la “mula del mundo”, una observación que es perfecta cuando se aplica a la brecha salarial. Las mujeres de BAME también son más propensas a que se les pregunte sobre nuestros planes relacionados con el matrimonio y el embarazo por futuros empleadores que las mujeres blancas. Las mujeres blancas son objetivadas por los hombres, como resultado de la misoginia. Las mujeres racializadas son objetivadas, adulteradas , fetichizadas y tratadas como salvajes hipersexuales por hombres, como resultado de la misoginia y el racismo. BAME y las mujeres migrantes también ” experimentan una tasa desproporcionada de homicidio doméstico “. (En España no existen este tipo de datos porque hay un enorme rechazo a hacer estudios vinculados a la raza, lo cual imposibilita políticas públicas adecuadas para nuestro colectivo)

Incluso si no estás preparada para escuchar lo que las mujeres racializadas tienen que decir sobre el racismo, los hechos y las cifras lo confirman.

“Las mujeres somos más fuertes cuando todos estamos juntas”

Sí. La hermandad es una fuerza poderosa y sustentadora. Pero esperar que las mujeres racializadas permanezcan en silencio sobre el tema de la raza en aras de la comodidad blanca no es hermandad, sino todo lo contrario. La hermandad no puede existir mientras las mujeres blancas continúen ignorando la jerarquía racial mientras esperan que las mujeres racializadas dediquemos nuestras energías únicamente para ayudarlas a ganar igualdad con los hombres blancos. Este paradigma es explotador, una manifestación tóxica del derecho blanco dentro del movimiento feminista .

Para que exista hermandad entre mujeres racializadas y mujeres blancas, debemos tener una conversación honesta sobre la raza dentro del movimiento feminista. El privilegio blanco debe ser reconocido y opuesto por las mujeres blancas. La blancura debe dejar de ser tratada como el estándar normativo de la feminidad dentro de la política feminista. La misma lógica que se aplica para criticar la misoginia debe aplicarse al desaprendizaje del racismo. Los problemas que enfrentan las mujeres racializadas deben considerarse una prioridad, no una distracción que debe abordarse después de la revolución. Las mujeres racializadas deben dejar de ser tratadas como un grupo para hacer bulto y, en cambio, deben reconocerse por lo que somos, lo que siempre hemos sido: esenciales para el movimiento feminista.

Todo esto es imprescindible si queremos lograr una verdadera solidaridad, y eso es posible. Tal como están las cosas, la responsabilidad recae sobre las mujeres blancas para alcanzar y reparar cualquier grieta que se produzca por motivos de raza. En última instancia, nos acercará más a la liberación.

Traducción para Afroféminas de un texto de Sister Outrider

Fuente: https://afrofeminas.com/2018/03/14/...

Claire Heuchan es una afrofeminista escocesa y editora del blog Sister Outrider leído en todo el mundo y traducido a varios idiomas. Claire tiene el título en Estudios de Género en la Universidad de Stirling. LLeva 25 años desarrollando su trabajo en torno al cuerpo negro femenino y ha escrito varios

  • En España los únicos que practican el sexismo y el racismo son precisamente aquellos que supuestamente los combaten. Me refiero a las "organizaciones" subvencionadas que se arrogan la representación de "colectivos discriminados". ¿Cuando han elegido las mujeres, los homosexuales, los negros, etc, etc, a estos profesionales del victimismo a sueldo del estado como sus representantes? ¿Están de acuerdo con estas reivindicaciones delirantes y fascistas que acaban con la libertad de expresión, la igualdad ante la ley, la presunción de inocencia y la libertad de pensamiento? Y todavía tienen la desverguenza de decir que son de izquierdas cuando su agenda consiste en la destrucción de todos los derechos fundamentales y cuentan con el apoyo pleno de los políticos, los medios de comunicación, los cuerpos represivos y las multinacionales, que los forran de pasta y les permiten adoctrinar, censurar, reprimir y aterrorizar a toda la población con sus monsergas estúpidas y sus delirios.