Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Tsahal: Urbanismo de guerra

Domingo.31 de agosto de 2014 85 visitas Sin comentarios
Escrito por Iñaki Urdanibia #TITRE

Algunas singularidades de la máquina de matar israelita.

No cabe duda que el estado de Israel destina una cantidad de recursos económicos y humanos al terreno militar, en el que son ayudados de manera generosa y clara por los del tío Sam. Tal vez es en el sector que más gaste( el ocupar el cuarto puesto en el ranking mundial se paga…encima manteniendo siempre en activo y bien engrasada la maquinaria militar), aunque tampoco andará mal el presupuesto destinado a inventarse coartadas, mentiras y demás triquiñuelas que justifiquen su injustificable actuación.

Hace algún tiempo leí, y realmente me sorprendió, que el ejército sionista estudiaba textos de Deleuze, y otros pensadores de vanguardia. Viendo en dónde se decía, en una ácida crítica de Slavoj Zizek, sospeché que era un modo más de tirar basura sobre el filósofo criticado como si él fuera culpable del uso que de algunos de sus textos pudieran hacer unos desalmados, cuando es obvia la intencionalidad resistente del autor de << El Anti-Edipo >>. Sería como, poniendo un caso, se acusara que en las academias de contra-insurgencia se estudiasen los consejos guerrilleros del general Vo Nguyen Giap al propio utilizado, o la película de Pancorbo, << La batalla de Argel >>, o… ; pero, zaranguteos aparte, vamos a lo que vamos. Desde luego el ejército sionista está a la última, à la dernière page, en lo que hace a los textos que se recomiendan y se estudian en sus academias militares, me conformaré en nombrar las que consta en la lista de recomendaciones del Instituto de investigación sobre la teoría operacional : Christopher Alexander, Gregory Bateson, Gilles Deleuze et Félix Guattari, Clifford Geertz, Catherine Ingraham, Rob Krier, Jean-François Lyotard, Marshall McLuhan y Quentin Fiore, W.J.Mitchell, Lewis Mumford, Gordon Pask, Ilya Prigogine, John Rajchmann, Bernard Tschumi, Paul Virilio, Guy Debord. ¡ Qué nivel, Maribel ! Lo más granado de la arquitectura, sociología o filosofía rupturista puestos al servicio de matar, y cómo hacerlo con más eficacia. Las nociones binarias de orden / caos, interior / esterior / público privado, han sido tomadas de algunos de los pensadores mentados y también de Arendt, Bataille, etc. En cierto sentido, estas nuevas tácticas han servido como campo de batalla de las diferencias que se dan dentro del propio ejército , no por cuestiones meramente teóricas o tácticas sino también políticas y de escalafón; por otra parte no ha de pensarse que estas innovaciones defendidas por la que se considera el ala izquierda del sionismo, dentro del ejército, no suponen menos muertos, sino que precisamente ha allanado - con sus crifras de víctimas obtenidas- el camino a las posturas más sanguinarias y retrógradas.

Obviamente dichas lecturas no tienen el fin de hacer de los mandos militares lumbreritas y cabecitas bien amuebladas sino que la finalidad es meramente militar: cómo aplicar los nuevos << paradigmas >> del pensamiento- elaborados con otra intencionalidad bien distinta- al arte de matar adaptándose al modo de actuar del enemigo o tratarle de sorprenderle con la adopción de sorpresivas tácticas. La finalidad práctica que subrayo se pudo observar en los ataques a las poblaciones de Balata o Jenin. En vez de seguir la habitual línea para los avances se utilizó el enjambre, frente al modelo arbóreo se optó por el rizoma, la diseminación, la deriva, lo nomádico frente a lo sedentario, y…el avance dentro de las casas palestinas, pasando de unas a otras, agujereando los muros que las separaban. Por una parte, se entraba dentro de los domicilios palestinos, por otra se evitaba salir a la calle en donde podían ser alcanzados por las balas enemigas; sea como sea, los enfrentamientos se dieron dentro de los muros ya que los combatientes palestinos también optaron por dicha táctica…así las casas parecían por momentos laberintos que se movían en el plano de la horizontalidad, al igual que en la verticalidad de los diferentes pisos lo que asemejaba la escena a un milhojas.

El seguimiento de este << posmoderno >> sistema supuso victorias sin cuento, también bastantes bajas propias ( de las ajenas para qué hablar si precisamente se incitaba desde las instancias de mando y gubernamentales a matar cuantos más mejor…y se rendían, también se les mataba, así crecía esta aritmética asesina). Habrá que añadir dos métodos más: por una parte, el uso de los gigantescos buldózer D9 que arrasaban con casas y más casas ( hablamos de 400 inmuebles en el campo de Jenin en siete días o en la franja de Gaza en siete meses 6000 casas seriamente dañadas)- sistema ya utilizado Ariel Sharon, hábil estratega del << urbanismo por la destrucción >>; por otra parte, los sofisticados sistemas de detección que hacen que los soldados israelís pueden captar << marcas térmicas >> al otro lado de los muros con aparatos, semejantes a los que se utilizan para realizar ecografías, de muy largo espectro ( UWB), lo que acompañado de armas cuya munición atraviesa muros con una milimétricamente puntería…todo lo cual convierte el enfrentamiento desigual…Goliat frente a un imaginativo, pero mal armado, David. 

Después de la destrucción viene la construcción, con las ayudas y los planes de la ONU y organismos afines, y ahí también se impone la lógica del vencedor ya que si primero han deshecho los edificios, y han ampliado las calles para poder meter hasta allí sus carros de combate ( ellos dirán que es para que las ambulancias y otros servicios puedan pasar), los proyectos de reconstrucción tienen dos ejes: uno, desarabizar las ciudades y seguir el modelo de la ciudades occidentales. La vía que abrió en París Hausmann es seguida a pie juntillas en este caso: hacer ciudades aptas para la contra-insurgencia, que haya visibilidad total para el invasor y que las avenidas sean amplias para que los tanques puedan campar a sus anchas. El debate surgió acerca de estas cuestiones y al final se impusieron las que convenían a…quien más puede, capador.

En su perfeccionismo militar, no obstante, los israelitas han creado un par de ciudades , réplicas exactas de lo que son las ciudades de tal geografía con el fin de hacer maniobras in situ, como si estuviesen en poblaciones enemigas; tales ciudades han servido no solo al ejército sionista sino también a los yankis y los británicos antes de emprender su invasión de Iraq.
 
DOS CUESTIONES:1) servidor, nada aficionado a las << hazañas bélicas>> y que por no haber andado con armas no ha hecho ni la mili, sería incapaz de juzgar desde un óptica militar la campaña actual, que desde luego reviste la cara más siniestra de la búsqueda de una << solución final >>.

2) los datos de este artículo están tomados de los aportados por el arquitecto Eyal Weizman en su obra Hollow Land.

Fuente: http://www.kaosenlared.net/componen...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.