Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Transparencia desvela que Defensa costea la asociación de militares franquistas

Lunes.30 de octubre de 2017 121 visitas Sin comentarios
Le ofrece gratis el alquiler y la energía que consume en su sede, situada en un edificio oficial del Ejército de Tierra en Madrid. #TITRE

carlos del castillo

El Ministerio de Defensa cobija gratuitamente a la Asociación de Militares Españoles (AME), conocida por su apología del franquismo, por ensalzar la figura del dictador y por posicionarse en contra del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Así consta en un documento obtenido a través del portal de transparencia al que ha tenido acceso este medio, en el que el propio Ministerio reconoce que la AME está en la lista de organizaciones a las que exime del pago del canon por trabajar en edificios oficiales, por la energía que consumen en ellos, o por otros servicios como el uso de los ordenadores y teléfonos.

Esta asociación militar franquista forma parte además de un órgano rector del departamento que dirige María Dolores de Cospedal, tal y como sacó a relucir en julio Público. Se trata del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas), en el que los representantes laborales de los soldados entablan una interlocución directa con la cúpula del Ministerio. En él se toman decisiones que afectan directamente al trabajo y las condiciones de vida de los militares.

La AME representa a los militares retirados en dicho órgano. Presidida por el coronel de Intendencia Leopoldo Muñoz, la ideología de sus miembros no es desconocida en el entorno castrense: la asociación edita la revista Militares, donde la defensa del "laureado y mundialmente prestigioso general Francisco Franco Bahamonde" [carta del propio Muñoz publicada en el último número, editado en julio] y del golpe de Estado del 18 de julio es constante. También lo son las mofas sobre el movimiento feminista, e incluso han publicado viñetas sexistas dirigidas a la propia ministra Cospedal.

Los militares consultados entonces por este medio indicaron que la AME lleva su ideología retrógrada hasta el propio Coperfas, donde carga contra el trabajo del resto de asociaciones (la única figura disponible para que los militares defiendan sus derechos colectivamente, ya que tienen prohibido sindicarse): "Ellos no creen en el asociacionismo, lo atacan porque es prácticamente la única barrera ante el ordeno y mando", explicó uno de ellos. "Han entrado a los órganos del Ministerio, pero sin renunciar a sus valores anticonstitucionales. ¿Cómo puede ser que una asociación que defiende esos valores participe en instituciones oficiales?", se preguntaba otra fuente presente en el Coperfas. Todos los militares consultados pidieron mantener el anonimato debido a la potestad de sus mandos para sancionarles por "hacer declaraciones contrarias a la disciplina" en prensa.

Defensa niega el contacto con la tropa a las asociaciones profesionales mientras privilegia a la AME, a la que cobija junto a fundaciones oficiales

Defensa premia esta actitud permitiendo a la AME hacer uso de las dependencias del Ejército de Tierra, algo vetado por ejemplo para las asociaciones profesionales que llevan a cabo funciones asimilables a un sindicato. Estas no pueden ejercer su labor en instalaciones que usen los Ejércitos, ya sean cuarteles para los soldados u oficinas militares, lo que se conoce como establecimientos de "la fuerza" o de "apoyo a la fuerza". En cambio, la asociación franquista ocupa el acuartelamiento San Nicolás en Madrid, edificio del Ejército de Tierra donde se encuentran otras instituciones que no forman parte de la estructura orgánica de Defensa pero a las que el Ministerio da un carácter oficial, como el Patronato de Huérfanos, la Real Hermandad de Veteranos o la de Caballeros Legionarios.

"A nosotros solo nos permiten estar en establecimientos del Ministerio, como una subdelegación. Tuvimos que rechazar la sede que nos ofrecieron en Madrid porque solo nos permitían usarla en horario de oficina, de nueve a dos. En esas horas nosotros y nuestros socios estamos trabajando, y ellos lo saben", explica un miembro de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME). "Con nosotros todo son pegas y a ellos Defensa les paga el teléfono, les pone ordenadores...", resume en conversación con este medio.

La "oficialidad" extraoficial de la AME

Solo otra asociación militar ha mantenido una publicación periódica del estilo de Militares. Fue la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), que editó una revista semestral entre 2012 y 2014. "Tuvimos que dejar de publicarla porque salía muy cara, no teníamos recursos para mantenerla", explica a este medio un portavoz. La AUME copó durante muchos años todo el espacio reivindicativo entre las asociaciones militares y fue, con mucho, la mayoritaria en socios. Aunque el asociacionismo va calando entre los militares y el espectro se ha diversificado, AUME sigue siendo de las mayoritarias, con unos 4.000 asociados.

Solo otra asociación trató de mantener una revista propia, pero tuvo que renunciar a ella al no disponer de fondos para sufragarla, pese a ser mayoritaria

El presidente de la AME, por su parte, rechazó informar a Público del número de socios de la asociación. Pese a ello, su revista ha sido distribuida gratuitamente en las unidades del Ejército durante años. Aunque oficialmente es independiente del Ministerio, el nombre tan genérico de la asociación y de su revista (Militares), sumado al hecho de que entren en contacto con la tropa ocupando instalaciones de los Ejércitos y lo hagan gratis, puede llevar a equivocación a los soldados que topen con ella. Algo que Cospedal y la cúpula militar amparan, puesto que a sus delegados se les recibe en los cuarteles "como si fueran jefes de unidad", explica un representante de otra asociación a Público.

El contexto en el que se mueve la AME no es nuevo. Hasta 2016, la asociación que representaba a los veteranos era la Real Hermandad de Veteranos, también conocida por la ideología ultra vertida en su revista. Eduardo González-Gallarza, jefe del Ejército del Aire en la época de Federico Trillo como ministro y expresidente de la Hermandad, llegó a saltar a las páginas de los medios de comunicación en varias ocasiones por sus editoriales radicales: "Me preocupa mucho este partido que ha surgido no sé cómo y al que incomprensiblemente se le tolera concurrir a estas elecciones cuando lo que habría que haber hecho es prohibírselo y no sé si incluso declararles fuera de la Ley", escribió en uno de los más sonados, en 2015 sobre Podemos.

Público

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.