Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Tortuga ante la sentencia del 18/98

Miércoles.19 de diciembre de 2007 917 visitas Sin comentarios

Ya se ha conocido la sentencia de la Audiencia Nacional en el sumario 18/98.

La sentencia dice que la Fundación Joxemi Zumalabe es colaboradora de ETA y por ello sentencia a graves penas de cárcel a casi todos sus integrantes juzgados. En Tortuga conocemos a algunas de las personas que fundaron la Zumalabe, y a alguna de las personas acusadas. Tales personas creen en la noviolencia y, desde hace muchos años en algunos casos y de toda la vida en otros, no han dejado de mostrar su animadversión y repulsa a la estrategia de la lucha armada, y más en concreto a la lucha armada de ETA. Pensamos que esta sola razón debería bastar para entender que no es posible que esta Fundación sea colaboradora de ETA, tal como dice la sentencia.

Además hemos seguido de cerca el proceso y opinamos que las pruebas que el Tribunal esgrime para establecer dicha colaboración no son de fundamento. La Audiencia Nacional pretende que ETA creó e impulsó para sus propios intereses la estrategia de Desobediencia Civil que la Zumalabe promovía con propuestas como por ejemplo la del DNI vasco. Y para ello se basa en que se le encontró a un miembro de ETA un documento de debate de la Zumalabe sobre Desobediencia Civil. Según esta manera de razonar de la Audiencia Nacional, si se le hubiera encontrado a un miembro de ETA el programa electoral del PP no quedaría duda de que el PP es una organización colaboradora de ETA.

Pensamos que con este proceso se ha aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid para llevarse por delante a un sector de los movimientos sociales vascos. Con la excusa de desmontar el entramado de ETA se está tratando de encarcelar casi de por vida a personas que no tienen nada que ver con ese mundo, y que se han limitado a proponer una saludable, noviolenta y democrática herramienta de participación ciudadana en la vida pública como es la Desobediencia Civil. El 18/98 es el sumario que, además de otras cosas, ha intentado arrancar de raíz la posibilidad de intentar cambiar leyes injustas con la práctica de la Desobediencia Civil.

Con respecto al resto de los encausados y condenados/as en este proceso nos podemos mojar menos, ya que a la mayoría de la gente no la conocemos personalmente y nos faltan datos para valorar los supuestos hechos juzgados. Pero en todo caso sí hay que denunciar el sistemático incumplimiento de las garantías procesales que se ha producido en este juicio y la brutalidad de las penas impuestas. Al presidente de la Zumalabe le condenan por presidir una asociación que -según la Audiencia Nacional- pretendía extender la influencia del MLNV en el seno de otros movimientos sociales vascos para ampliar su base social. Nos parece completamente discutible que esto sea así, como hemos dicho más arriba, pero aún en el caso púramente hipotético de que fuera verdad ¿17 años de cárcel por tener un cargo en una fundación que sólo habló de movimientos sociales y Desobediencia Civil? En el código penal a los asesinos los condenan a 15 años y a los homicidas a 10. Aquí a alguien se le ha ido la cabeza.

Esta sentencia además de ser un auténtico despropósito jurídico, da mucho miedo. Con la Audiencia Nacional desmelenada y dando alas a la caza de brujas a discreción que con la excusa de acabar con ETA están desarrollando los sectores más reaccionarios, por no decir un término más grueso, de la sociedad (AVT verbigracia), cualquiera puede ser señalado mañana como cómplice de los terroristas. Efectivamente, si la cosa sigue así, como en los peores sueños de las dictaduras, acabaremos encarcelados todos y todas aquellos que tengamos la más mínima opinión crítica con como tienen que ser las cosas en la sociedad.

Más editoriales de Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.