Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

"This War of Mine": Un videojuego sobre las consecuencias de la guerra

Martes.4 de noviembre de 2014 515 visitas - 4 comentario(s)
¿Podemos considerarlo como algo positivo? #TITRE

This War of Mine: Queda menos para la guerra

Javier Alemán

Mucho se ha hablado de los videojuegos como arma propagandística, como correa de transmisión de la guerra como heroicidad y épica. Mucho más habrá que hablar sobre el tema, incluyendo cosas tan vergonzosas como los títulos que pagan licencias a empresas armamentísticas para poder introducir sus armas en el juego, pero lo dejaremos para otro día. Por aquí, al menos a mí, nos interesa mucho más la otra corriente: la que lejos de glorificar la locura bélica quiere mostrarnos lo que de verdad acaba suponiendo.

En ese sentido hemos tenido acercamientos tan brillantes como Spec Ops: The Line, que aunque no difería en jugabilidad de los shooters bélicos, sí que le daba una vuelta de tuerca al planteamiento. Y desde hace tiempo, cuando Twinsen nos habló de This War of Mine, estábamos esperando saber algo más de él. ¡Un videojuego en el que vivimos los estragos de la guerra como civiles! Desde luego, la propuesta es atrevida y el medio va madurando. Por eso, ahora que ha salido el primer tráiler de gameplay, que era lo que más queríamos ver, la traducción de la idea a mecánicas jugables, nos gustaría devolverlo a vuestra memoria.

Pero antes del vídeo, un recordatorio. A esto aspiran, en palabras de sus creadores:

Mientras trabajábamos en el diseño de un nuevo juego nos encontramos con un artículo que describía cómo un hombre había sobrevivido en una ciudad sitiada. Aprendimos acerca de sus dificultades y el horror de esa experiencia. Decidimos trabajar alrededor de esta idea y hacer algo real, algo que impacte en la gente y le obligue a pensar por un segundo en este tipo de situaciones. Creemos que ya es hora de que los videojuegos, al igual que cualquier otra forma de arte, comience a hablar de cosas importantes.

Fijándonos en el vídeo parece que funcionará, al menos, sobre la base de un plataformas, al que luego se le podrán ir añadiendo más cosas, ¿no? En cierta medida, quizá la estética, recuerda a Deadlight, aunque el resto de la propuesta sea radicalmente distinta.

El 14 de noviembre aparecerá en Steam y saldremos de dudas. Como nota positiva hay que añadir que han firmado un acuerdo para colaborar con la ONG War Child, que se dedica a ayudar a niños en países en conflicto armado y a sensibilizar a la población británica sobre el problema de la guerra en otras partes del mundo, algo que desde Occidente solemos olvidar.

Fuente: http://niveloculto.com/war-mine-que...


This War of Mine: la miseria tras los bombardeos

Hoy sale a la venta el último Call of Duty, una serie de juegos de disparos en primera persona que lleva once años erigiéndose como autoridad comercial del género, como centro neurálgico del tiroteo donde confluyen profesionales campeones del mundo y lampistas padres de familia que solo tienen tiempo de jugar una hora a la semana. Es el epítome de la guerra como entretenimiento: los soldaditos de plomo ahora se mueven y hablan y las onomatopeyas se han sustituido por el sonido real de fusiles reales y explosiones reales. Hay una glorificación de la guerra como acto último de valentía, el sacrificio de unos héroes por salvar a su gente y sus libertades frente a la tiranía del enemigo, a menudo marrón o de ojos rasgados, que quiere pisotear nuestro modo de vida.

This War of Mine: la miseria tras los bombardeosEste enaltecimiento filofascista de la violencia como solución quizá sea reprobable, sobre todo cuando sirve como adoctrinamiento, pero desde luego no es nuevo: desde los poemas épicos de la Grecia clásica hasta el cine bélico de los cincuenta, pasando por las novelas de caballería o el cuadro más famoso de Delacroix, sirven de indicio para llegar a la conclusión de que la fascinación con la violencia ideológica es parte de la naturaleza humana y que, como tal, destruirla parece imposible.

Sí podemos, no obstante, combatirla: el antibelicismo es un concepto mucho más joven, con menos de ciento cincuenta años de historia, pero ha servido para subrayar la otra cara de las hazañas militares, retratar el horror de quienes se ven atrapados en medio de dos líneas de fuego, de quienes disparan sus rifles contra otros sin saber muy bien por qué deben hacerlo o de quienes la truculenta tecnología armamentística ha abandonado en una especie de limbo vital. Johnny cogió su fusil, Sin novedad en el frente, La tumba de las luciérnagas y otras muchas obras literarias y cinematográficas han condenado la guerra y sus consecuencias, y ahora los videojuegos están despertando a ese sueño de héroes con casco, gritos de libertad y banderas ondeando.

Hace poco hablábamos de Valiant Hearts, un lacrimógeno homenaje a quienes lucharon en la Primera Guerra Mundial que sin embargo no necesitaba enarbolar la violencia y el sometimiento del enemigo, sino que lamentaba las vidas que se perdieron en el conflicto. Dos años antes Spec Ops: The Line también se posicionaba políticamente, camuflándose al principio en la marea inabarcable de shooters bélicos para luego dar un paso al frente y colocarse al otro lado de esa línea que separa dos maneras de entender la guerra. Hoy tenemos otro nuevo representante del antibelicismo en los videojuegos, quizá todavía más explícito y desgarrador.

This War of Mine nos deja tirados en el aftermath. Cuando el héroe ya ha destruido media ciudad para acabar con los malos, cuando el CD con la Cabalgata de las Valquirias ya descansa en su funda, los soldados juegan a las cartas en la base reconfortados por la sensación de haber sobrevivido y en el campo de batalla solo hay cadáveres y ceniza humeante. De entre las runas se abren trampillas de sótanos, portezuelas de armarios que han aguantado la tormenta de balas, y aparecen los supervivientes de una guerra que les ha quitado todo. Aquí es donde 11 bit studio quiere soltarnos e invitarnos a aguantar con vida, en un pequeño postapocalipsis delimitado que no ha necesitado zombis, ni virus mortales, ni invasiones extraterrestres, ni cataclismos, ni ocasos nucleares para existir. Se define a sí mismo como un juego de guerra donde tú no eres un soldado: no niega la propuesta de Call of Duty o Battlefield, sino que la acepta y le da la vuelta, colocándonos en otra perspectiva de la situación. Ni discute si la guerra mola o es divertida, solo nos recuerda que después de los disparos el mundo no se ha parado: que después de la fiesta siempre hay un rastro de botellas rotas, quemaduras en el sofá y vómitos en el pasillo.

Su primer tráiler con gameplay nos deja entrever plataformas 2.5D, sigilo y algo de combate. Siguiendo la estela que dejó el magnífico Deadlight, parece que This War of Mine quiere aprovechar lo vistoso de esa estética —sumada, diría, a un plano más abierto que nos permite ver varias estancias de un edificio a la vez— para darle una capa narrativa más, un contexto más específico y comprometido y un toque de libertad para hacer elecciones de importante calado moral sin que ello genere consecuencias más allá de nuestra cabeza y nuestro corazón.

Durante el día los francotiradores nos hacen la vida imposible, así que debemos mantenernos en zonas interiores; por la noche, debemos aprovechar para salir a rapiñar los recursos que podamos encontrar para aguantar durante el día. «Proteger al grupo en el refugio o sacrificar a algunos para superar la adversidad; aquí no hay decisiones buenas o malas, solo supervivencia». No hay consecuencias porque ya estamos viviendo en ellas: las consecuencias de las decisiones que han tomado otros, los que tienen un arma automática en las manos, un mapa estratégico en la mesa o un puesto en el gobierno. Y luego está la desesperación, claro, el tema estrella de las obras postapocalíticas: la forma inequívoca en que la necesidad extrema convierte a algunos hombres en lobos hambrientos, desprovistos de toda humanidad. Quizá la esperanza es lo último que se pierde, pero la solidaridad y la piedad se las lleva el viento al primer soplido.

This War of Mine llega a Steam y a Games Republic, para PC, Mac y Linux, el próximo 14 de noviembre.

Fuente: http://www.anaitgames.com/articulos...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.