Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Semana Santa: folclore al servicio de la propaganda militarista

Domingo.9 de marzo de 2008 1182 visitas - 1 comentario(s)


Obispos, legionarios y oficiales de diferentes bandas armadas se dan cita para “adornar” los pasos

Se crea en él o no como persona divina, lo que sí parece claro es que el personaje histórico que fue Jesús de Nazaret predicó a sus seguidores una fe que proponía valores como el amor, el perdón, la humildad, la renuncia al poder, a las riquezas, los oropeles y las distinciones sociales. Y por fin una fe que proponía la paz, la reconciliación y abominaba explícitamente del uso de la violencia.

Evidentemente algunos de sus seguidores no debieron tomar buena nota. Se deduce por ejemplo cuando los dirigentes de una Iglesia como la Católica, que se afirma a sí misma fundada por Jesús, disfrutan del reconocimiento social, manejan importantes sumas de dinero y propiedades inmobiliarias, acuden cada año a los diferentes desfiles militares y gustan de compadrear acríticamente con reyes, presidentes y generales.

Esa esquizofrenia alcanza uno de sus puntos culminantes en las procesiones de la Semana Santa, en teoría una celebración pública de la confesión católica. Con la bendición de los jerarcas mitrados, y sin ningún tipo de crítica interna ni cortapisa, miles de cofradías de nazarenos y “penitentes” organizan una desbordante exhibición de folclore, en algunos casos muy plástica y emotiva, en la cual la religión es sólo una especie de excusa para el festejo popular.

Sí tiene un trasfondo religioso. Pero éste, visto incluso desde la teología católica ortodoxa, está más cerca de la idolatría que del catolicismo. Enormes y pesados trozos de madera y escayola que representan a las figuras de la Pasión adornados con toda suerte de coronas, mantos y ropajes, colocados sobre esos barrocos tronos dorados con los que las cofradías compiten cada año a ver cual se ha gastado más dinero. Imágenes por las que muchos de sus devotos -que por otra parte son gente tan honrada o tan cabrona como el resto de los mortales- darían un brazo. Imágenes ante y bajo las cuales esos devotos, que en general tienen un interés más que limitado por las palabras y el contenido del mensaje del personaje histórico que representan, sudan, se despellejan y realizan toda suerte de excesos físicos.

No obstante no es este fenómeno el que queremos criticar. Allá cada cual con su religiosidad y con la congruencia de sus creencias. El problema es que en el río revuelto de ideologías, religiosidad y etnología que es la Semana Santa la entidad armada denominada “Ejército Español” aprovecha para retratarse, publicitarse y contactar con determinados sectores sociales.

Suele darse el esperpento de ver imágenes de Jesús de Nazaret crucificado escoltadas por militares armados. La persona que predicó la paz, el perdón y condenó el uso de la violencia, “adornada” con subfusiles, uniformes, y condecoraciones al “ardor” guerrero.

Ésta es una muestra más de la militarización de nuestra sociedad. El ejército necesita escenarios para disolver su ilegitimidad. Necesita “lavarse la cara”, vaya, y aprovecha cualquier resquicio que se le presente. Qué mejor oportunidad para lucir las pompas militares que la solemnidad de las procesiones, qué mejor momento para aparecer en el plano emotivo de la ciudadanía que éste. El ejército utiliza la Semana Santa para poder hacerse presente en la vía pública, y para conectar con esas capas de juventud poco formada y con un futuro laboral irresoluto a las que normalmente trata de captar para nutrir sus necesidades de reclutamiento.

El Obispo de Alicante saldrá en procesión en Elx junto a un general y 30 legionarios


Ver más editoriales de Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • El hombre hizo a Dios a su imagen y semejanza.

    Dios es la ignorancia.

    internete
    1234567

    PD: Dios, el omnipotente, el infinitamente justo, no trata igual a los que creen en el, y a los que no.

    Para unos reserva el cielo, y para los otros el infierno.

    Dios necesita muchisimo dinero humano, para operaciones de cirugia estetica reparadora...

    La semana santa es un buen momento de colaborar con el Papa Santo de Roma, enviado de Dios a este mundo.

    Con unas simples monedas puedes colaborar.

    Responde este comentario