Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Securitas Direct instruyó a sus comerciales para difundir falsos robos y así vender más alarmas

Sábado.17 de junio de 2017 89 visitas Sin comentarios
Más miedo, más control social, más negocio. #TITRE

La táctica que explica el jefe de ventas a sus subordinados invita a elegir telefonillos al azar en las urbanizaciones alegando que llegan para instalar alarmas en el edificio "por lo del robo".

El instructor de los vendedores asegura que cuando el rumor de la inseguridad se ha extendido por el bloque sus inquilinos son más propensos a contratar servicios de alarma.

Varios ayuntamientos se han dirigido a la compañía para que deje de sembrar rumores falsos sobre oleadas de robos y la Policía Municipal de Getxo llegó a sacar un comunicado para desmentirlo.

José Precedo / Marcos Pinheiro

Cargos intermedios de Securitas Direct instruyeron a sus comerciales para inventarse robos en edificios y hacer cundir la sensación de desamparo en comunidades de vecinos y urbanizaciones. El sistema, muy rudimentario, lo detalló el gerente de Alcorcón protagonista de dos vídeos grabados por trabajadores descontentos con sus métodos, a los que ha tenido acceso eldiario.es.

J. P. es un jefe de equipo que, cuando se denunciaron internamente sus técnicas para infundir miedo a la clientela, fue suspendido con un mes de empleo y sueldo por la compañía. Hoy sigue en el mismo puesto en otra oficina de Madrid. Ese jefe de equipo pidió copiar el método de otro grupo de vendedores en Ciempozuelos para realizar sus batidas.

Todo está en un vídeo grabado hace tres años y que ahora ha visto la luz: "A mí hay una cosa que me flipó. Es que me flipó. Una batida en Ciempozuelos. Va el martes por la tarde el jefe de equipo, con otro, con un par de huevos, con el maletín. Y piiiiii [llamada al telefonillo], ’buenas, venimos a instalar por lo del robo, ah no, perdone que me he equivocado’. Piiii, ’buenas que venimos a instalar por lo del robo, ah no, que es otra call’. Y al día siguiente en la batida triunfan, de verdad, porque todo el mundo está diciendo, ’qué polla está pasando en la urbanización que están robando, joder, que vienen aquí los técnicos a instalar? ¿Qué coño está pasando?’. Son cosas que podemos hacer, preparar bien las batidas. ¿Hay huevos a ir ahí? Yo me ofrezco a ir el martes. ¿El domingo qué hacéis? ¿Ir al puto Ikea con la puta señora a gastarse los cuartos que acaba de cobrar? A tomar por culo, atarla a una silla y venir a currar que se va a gastar todo."

Las prácticas comerciales en Pozuelo y Alcorcón también tuvieron lugar en otras zonas, algunas muy alejadas de Madrid y que dependen de divisiones territoriales diferentes. Al menos tres ayuntamientos han presentado quejas formales ante Securitas Direct después de comprobar que sus equipos de ventas se dedicaban a alarmar a esas poblaciones con avisos de supuestas oleadas de robos que no existían.

La Policía Municipal de Getxo en Bizkaia tuvo que sacar el 29 de enero de 2016 un comunicado para desmentir las informaciones que personal de la compañía había ido propagando por la población en nombre del propio Gobierno municipal. "El Consistorio desmiente que haya difundido entre la ciudadanía tal nota, que supuestamente alerta sobre el incremento de robos en los domicilios durante el fin de semana, como, al parecer, asegura una persona que visita los hogares de las y los getxotarras en nombre de una conocida empresa de seguridad con la intención de vender sistemas de alarma. La Policía Local no tiene constancia de que se hayan producido robos durante el fin de semana en el municipio", subrayó la nota pública.

R., uno de los exempleados que ha relatado su experiencia en la empresa a eldiario.es, sostiene que las órdenes de fabular sobre robos con familias dentro del domicilio eran habituales y venían de arriba. "Te quedabas con el nombre de dos calles más abajo y contabas que habían robado allí y que por eso estabas allí para ofrecerle un servicio de seguridad. Ese mensaje te facilitaba las ventas en algún caso pero también hemos pasado miedo. Algunos clientes te reprochaban que fueses a asustarlo a su propia casa".

M., otro vendedor-instalador que pasó el último año en una delegación de Madrid, refrenda esa tesis y subraya que en algunas visitas "se viven graves situaciones de tensión".

Pese a ello las instrucciones a los recién llegados al centro de Alcorcón eran claras: alertar de robos que se producen con mujeres y niños en el interior de la vivienda, como se evidencia en este vídeo.

Las estrategias de venta de la compañía para generar la necesidad de una alarma también recurren a estadísticas propias que alertan de la delincuencia por zonas y que no guardan ninguna relación con la estadística oficial del Ministerio del Interior. Así lo ha comprobado eldiario.es en una serie de llamadas a los comerciales que se encargan de la venta telefónica.

En una de las charlas grabadas con el departamento comercial, una vendedora comunica a una cliente potencial en Madrid que la empresa está haciendo "seguimientos ante el aumento de intentos de intrusión" y que en su código postal "en las últimas dos semanas el incremento es de un 15%".

La cifra no coincide con ninguna estadística oficial, puesto que los registros del Ministerio del Interior, que computan 300 robos con fuerza al día en todo el país, se actualizan cada trimestre y no descienden al detalle por códigos postales.

La estrategia comercial de la compañía tampoco guarda relación con las preocupaciones de los españoles. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas apunta que la inseguridad sólo es uno de sus tres principales problemas para el 3,7% de los ciudadanos.

Además, en la página web de Securitas Direct funcionaba hasta el miércoles, cuando dejó de hacerlo después de que eldiario.es publicase la primera información sobre Securitas Direct, un buscador por códigos postales en el que uno podía ir consultando los robos de su zona desde 2012.

En letra muy pequeña la empresa aclaraba que esos datos parten de unas tablas que se realizan precisamente con los avisos que recibe la central cada vez que salta una alarma. En las llamadas de comprobación hechas por esta redacción ningún teleoperador aclaró ese detalle: que la estadística no ofrece datos sobre una muestra general sino sobre el propio mapa de alarmas que la compañía tiene instaladas. La información carece de todo rigor científico.

En una respuesta por escrito remitida anoche, la compañía explica: "Con el fin de ayudar a incrementar los niveles de seguridad entre la población, nuestro personal emplea información interna y documentos públicos de la Administración. El objetivo es explicar a nuestros clientes el nivel real de amenaza para mejorar su seguridad. No empleamos ni respaldamos el uso de ningún otro tipo de dato por parte de nuestros empleados, y estamos permanentemente vigilantes con el objetivo de cortar de raíz cualquier actitud contraria a nuestro código de conducta".

N., una trabajadora que tiene en su currículum ocho años en distintos departamentos de Securitas Direct, subraya que toda la política de ventas pivotaba sobre el miedo de sus clientes y detalla cómo entre sus funciones estaba "mandar recortes de prensa a los agentes comerciales con las zonas donde se producen delitos para intensificar allí las campañas de captación".

"No hacía ninguna falta", asegura M., un vendedor-instalador, quien recuerda que durante sus tres trimestres en la compañía "la orden del gerente donde no había robos era inventárselos, igual que las ocupaciones de pisos y todo para incrementar la facturación porque la presión para vender era brutal".

Corrobora la tesis de los robos inventados el testimonio de Pedro, un vecino de A Coruña, de la Plaza de Vigo, que recibió en casa de su suegra la visita de un comercial de Securitas las pasadas Navidades: "Apareció en la puerta un chaval joven, es un edificio donde vive gente de 70, 80 años. Se presenta como comercial de Securitas Direct y cuando le digo que no me interesa, me cuenta que en el edificio de al lado, el del Antiguo [un bar que hay en la zona] entraron a robar en no sé cuántos pisos. Me llamó la atención que esa sea la forma de entrar".

El edificio de El Antiguo, ubicado en el número 13 de la calle Emilia Pardo Bazán, tiene cuatro alturas y un piso en cada una. Sus inquilinos negaron a eldiario.es que en Navidades hubiese robos en el edificio. Tampoco los dueños del bar tienen ninguna noticia del supuesto aumento de delincuencia en el bloque.

Esta redacción recibió el miércoles decenas de testimonios similares tras publicar la primera información sobre Securitas Direct. La empresa, que ha eludido responder a la mayoría de preguntas planteadas por esta redacción, alega en su comunicado remitido el miércoles por la noche que se trata de prácticas puntuales que "rechaza frontalmente", y que han sido sancionados en el caso del protagonista de los vídeos con un mes de suspensión de empleo y sueldo y que las prácticas reveladas por eldiario.es "no responden a ninguna directriz de la compañía".

El Diario

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.