Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Relato de una niña de 10 años: La militarización comienza en la escuela primaria en EE.UU

Jueves.7 de abril de 2005 102316 visitas - 3 comentario(s)
Rebelión - Recordado por Galia #TITRE

Alycia A. Barr
Rebelión

Lo que sigue es una declaración de mi hija de 10 años, sobre lo que ocurrió
en la escuela de enseñanza primaria Pine Grove el 21 de marzo de 2005, y mi
preocupación por el incidente. Traducido para Rebelión por Germán Leyens
“Cuatro soldados llegaron a nuestra escuela el lunes 21 de marzo, vestidos
de uniforme de camuflaje para hacer una presentación de diapositivas y
hablar con los alumnos de los 1er, 2º, 3º, y 4º años. No nos dieron ningún
papel para llevar a casa e informar a nuestros padres sobre lo que iba a
ocurrir, para informarlos. Nuestro director, Mr. Papada envió correos
electrónicos a los maestros sobre el asunto, la noche antes o la mañana en
que llegaron los soldados y nuestra maestra nos lo anunció esa misma mañana
en la clase. Le pregunté a la maestra, la Sra. Brown, si se me podía
permitir que no participara en el programa y respondió simplemente: “no”.

Los soldados comenzaron a gritar sus nombres. El apellido de uno era Smith,
el del sargento era Kosack o Kojak, el apellido del tercero era Brown.
Tiene
un hijo llamado Austin en mi clase, y una hija llamada Casey que es más
joven, los dos estaban presentes. Se me olvidó el nombre del cuarto
soldado.

Creo que todos ellos eran de Pine Grove porque uno de ellos dijo: “fue tan
lindo volver a ver Pine Grove”.

Uno de ellos, creo que fue Smith, dijo: “Cada vez que pensamos que ustedes
no prestan atención o hablan demasiado fuerte, les diré: “den una palmada,
den dos, o den tres, y ustedes lo harán”. Creo que lo hacían para
asegurarse
de que estuviéramos escuchando lo que iban diciendo.
Nos dijeron lo bien que los trataba la gente en Irak y cómo llevaban comida
y agua a los niños en sus tanques y camiones y cómo jugaban fútbol con
ellos
en el campo de juego. Nos hablaron de las MRE, comidas listas para comer,
que tenían, y dijeron que comían pollo en todas las comidas, pero que tenía
un gusto raro. Nos mostraron una presentación de diapositivas de humvees,
tanques, camellos, botes del ejército, y un camión verdaderamente tan
inmenso que un soldado que estaba de pie no era tan grande como el volante.

Dijeron que incluso si estallaba una bomba cerca ni ellos ni el inmenso
camión serían dañados porque estaban tan arriba y porque había tanto equipo
en su interior.

Antes de la presentación pidieron que se levantara todo el que tuviera a un
miembro de su familia en las fuerzas armadas. Yo lo hice, junto con algunos
más. Un chico estaba a una persona de por medio a mi lado y otro estaba
justo delante. Los soldados les dieron la mano a todos, pero pasaron sin
detenerse delante de mí. Me pregunto por qué habrá sido.
Nos dijeron que las fuerzas armadas eran bastante divertidas, pero a veces
duras. Luego nos dijeron que era decisión nuestra si queríamos alistarnos cuando creciéramos. Cuando nos mostraron las fotos de las armas que
utilizaban, muchos niños dijeron: “cool” y el niño a mi lado dijo “cool,
quiero una de esas”.

Era una imagen de un RPG (mi mamá dijo que eso
significa una granada impulsada por un cohete). Comencé a sentirme mal del
estómago, me vinieron lágrimas a los ojos, porque quería irme y vi a otro
niño que avanzó y pidió que lo excusaran porque también se sentía mal, pero
le dijeron que no se podía ir, así que yo tampoco pregunté.
Durante la mañana antes del programa, el director, Mr. Papada, le pidió a
mi
profesora de arte, la Sra. Schroeder, que hiciera un letrero diciendo:
“Bienvenidos a nuestra escuela”, con cintas amarillas.

Antes de que se
pasara a las preguntas, llamaron a la Sra. Schroeder para entregarle una
tarjeta azul gigantesca que decía: “Gracias por hacer nuestro letrero y por
pedir a los estudiantes que hicieran afiches”. Nos hizo sentir especiales.
Estuvimos ahí entre media hora y una hora y pudimos hacer preguntas al
final
Una de las preguntas fue: “¿Llevan siempre uniforme?” La respuesta fue:
“Sí
sobre todo porque nunca sabes lo que va a suceder”. Creo que se referían
a
posibles ataques.

Otra pregunta fue: “¿Tienen depósitos allá y se les permite ir?” Dijeron:
“Sólo para las necesidades elementales”. La próxima fue: “¿Cómo es andar en
tanques y camiones?” Todo lo que dijeron fue: “Raro”.

Dijeron, un par de veces, que las fuerzas armadas eran “cool” y que cuando
creciéramos podíamos alistarnos si queríamos. Eso me preocupó un poco. Al
final, los soldados nos hicieron un saludo y dijeron que nosotros teníamos
que saludarlos, y lo hicimos.

Tenía miedo de contarle todo esto a mi mamá porque pensé que la gente
descubriría que se lo había contado y se iba a enojar conmigo, y sacársela
conmigo en la escuela, por experiencias pasadas. Realmente no quería ir al
asunto porque no sabía lo que nos iban a mostrar sobre lo que ocurre en
Irak
y he visto otras imágenes de algunas cosas muy horribles que hemos hecho
allá a la gente. No estaba segura si estaba bien o no que los soldados
fueran a nuestra escuela, y por eso decidí contárselo a mi mamá. Hice un
cartel para que los soldados vuelvan a casa porque nos dijeron en la
escuela.

Mi cartel tenía una foto de un fusil con un círculo rojo y una línea que
lo
atravesaba y debajo escribí “No más disparos”. Mi mamá y yo conducimos por
Pine Grove, miramos en McDonalds (tenían algunos carteles colgados allí), y
busqué mi cartel... no lo mostraban en ninguno de los sitios que encontramos.
Creo que ahora sé por qué. Me siento mejor ahora que le he contado a
alguien
sobre todo esto, y eso es todo.”

Como madre, siento que a mi hija la sometieron a una táctica de
reclutamiento que llegó tan lejos por debajo del radar moral que no pudo
ser
detectada a tiempo para detenerla. Una cosa es que haya reclutadores en
nuestras universidad tratando que jóvenes de 16 años firmen un contrato
para
matar a otros seres humanos; algo completamente distinto es si enfocan a
niños de la escuela primaria que todavía creen en el conejo de Pascua,
dispuestos a tragarse lo de las armas “cool” que los militares te darán
para
acabar con la vida de otros. No puedo ser el único padre o madre en Pine
Grove que objeta a esta conducta obscena e inmoral por parte de nuestros
militares. Por favor ayúdenme a que esto sea conocido por otros que sienten
de la misma manera, en esta zona y en todo el país.
Por la paz y la humanidad.

Alycia A. Barr

  • Que vengan a hablar de la militaria no les debe preocupar a nadie. Yo no conozco a nadie que se haya metido a la marina a los ocho anos. Mi pregunta es asi: Cuando le hablaron a tus hijos e hijas sobre las familias que tienen dos mamas o dos papas y que eso esta bien, tambien le molesta? O cuando les hablan sobre el sexo o tocando el cuerpo en partes privada. Eso le debe preocupar mas.

  • yo tambien creo que no tiene nada de malo que les hablen de militarizasion a los niños pero si deverian de pedir permiso a los padres para hacerlo y si algun niño no quiere escuchar como el caso de la niña no obligarlos y tambien si la niña hizo un cartel con su opinion y sus ideas tambien no discriminarla por el hecho que no esta a favor de la guerra por que por eso en este pais existe la libre expresion pero por lo visto no profesan lo que predican con respecto a la respuesta anterior la persona que escribio ese mensaje le pido que por favor lea bien y analice bien su respuesta por que sibien esta hablando de una violacion al igual aqui se le violo sus derechos de libre expresion por favor tome vitaminas para el cerebro y felicidades a la madre de la niña por comunicarnos lo sucedido.

    • ES PESIMO QUE A NUESTRO NIÑOS LES ENSEÑEMOS A MATAR,A PORTAR ARMAS, A ANDAR DE UNIFOMES TIPO COOL, Y LO PEOR ES SOBRÉPASAR LOS LIMITES DEL DECORO Y LAS BUENAS COSTUMBRES, SI PARA UN PASEO DE CURSO SE LES PIDE AUTORIZACION A LOS PADRES, SI PARA HABLARLES DE SEXO LO MISMO MAYOR MOTIVO PARA MOSTRARLES EL EXTERMINIO DE LA RAZA HUMANA ALMENOS PODRIAS MESPERAR A QUE TUBIERAN ENTENDIMIENTO, QUE LA MADRE PROTESTE INICÉ ACCIONES JUDICIALES POR HABER ABASALLADOS LOS DERECHOS DE LOS NIÑO.-