Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Relaciones entre el autoritarismo y la educación en el Paraguay

Lunes.9 de julio de 2018 52 visitas Sin comentarios
Serpaj Paraguay. #TITRE

Ya están disponibles para descargar los Volúmenes II y III de la investigación Relaciones entre el autoritarismo y educación en el Paraguay, estos volúmenes abarcan los periodos entre 1930 – 1954, y 1954 – 1989, respectivamente. Está en elaboración el cuarto y último volumen que abarca el periodo 1989 – 2012.

El segundo volumen del proyecto abarca el periodo 1931-1954, es sumamente esclarecedor para comprender el giro ideológico en el sistema educativo paraguayo.

Inicia narrando el proceso mediante el cual el nacionalismo lopista se convierte en la ideología predominante y cómo la misma se va insertando en los diferentes grupos políticos tanto conservadores como progresistas. El modelo liberal entró en crisis por que no pudo dar mejores condiciones de vida a gran masa de la población trabajadora, ese fue el caldo de cultivo para el paso a esa visión más autoritaria de la organización de la sociedad y el predominio del estado.

El libro va explicando cómo la Escuela Activa de Ramón Indalecio Cardozo daba paso a una escuela más controlada por el estado, un estado que proclamaba públicamente el nacionalismo heroico y el autoritarismo como forma de gobierno, y que sumado al creciente prestigio militar por el triunfo en la Guerra del Chaco, llevó a que el ejército tuviera una mayor injerencia en la vida política y social del país.

Se explica cómo, a lo largo del periodo, el conservadurismo va influyendo en la educación. Por ejemplo, a través de la separación por sexos en los colegios, para lo cual se crea el Colegio Nacional de Niñas en sustitución de la Sección Femenina del Colegio Nacional de la Capital.

Conservadurismo y autoritarismo sumados al nacionalismo van a configurar la matriz de la sociedad paraguaya en general pero muy particularmente la del sistema educativo; los gobiernos tienen claro que a través de la educación pueden configurar el tipo de ciudadanía que precisan para sus proyectos políticos. El autor analiza con una adecuada ejemplificación cómo durante el período se busca que tanto docentes como estudiantes no tengan ninguna actividad política y la poca actividad gremial permitida es al solo efecto de realizar actividades «culturales o educativas», es decir, una supuesta «educación neutra» que será la facilitará el establecimiento del gobierno autoritario de Alfredo Stroessner, el más prolongado de la historia política paraguaya.

El estudio histórico riguroso sobre lo que implicó la larga dictadura de Alfredo Stroessner, aún es incipiente e insuficiente, se tratan de hechos aún recientes que tienen a muchos de sus protagonistas vivos y ocupando puestos importantes de poder y de prestigio en la política paraguaya. La mayoría de los análisis e investigaciones se concentran en los aspectos del sistema policial y militar de coerción, represión y control sobre la población civil, pero poco sabemos aún sobre los mecanismos de construcción de consenso que permitieron la permanencia de una de las dictaduras más largas del continente.

Como en los dos volúmenes anteriores, este inicia como todo análisis histórico riguroso debe iniciar, brindándonos algunas claves del contexto sociopolítico, podemos encontrar a través de los tres tomos, un hilo conductor que nos permite seguir la construcción de la trama del autoritarismo en nuestra sociedad. En la primera parte podemos entender el contexto que hizo posible el ascenso e instalación de Alfredo Stroessner en el poder, la comprensión de esta trama nos permite también trascender el imaginario sobre la personalidad del líder, su sagacidad e inteligencia como elemento único que permitió la consolidación del régimen, y darle peso al contexto internacional de inicio de la Guerra Fría y de consolidación de la hegemonía del predominio de los Estados Unidos en nuestro continente.

A partir del segundo capítulo se empieza a describir cuál fue el rol específico de la educación dentro de este nuevo orden, a través de dos Reformas educativas, las primeras realizadas con apoyo técnico y financiero de organismos internacionales como las UNESCO y el SCIDE. En las declaraciones de las autoridades educativas se hace explícita la intención de, a través de la educación, modelar un tipo de ciudadano dócil a los planes de transformación económica y política que desarrollaría el gobierno autoritario, en palabras de un técnico del MEC: una reforma que parta de una interpretación adecuada de “todo un fenómeno sociológico-educacional” y que pueda “prever las modalidades de un nuevo comportamiento de la sociedad paraguaya”.

Las principales acciones de las reformas de los años 1957 y 1973 se orientaron a formar a la población joven para las transformaciones económicas y productivas previstas para Paraguay dentro de la división internacional del trabajo capitalista durante la Guerra Fría. Estas tocaron aspectos como: oficialización de la enseñanza comercial; creación del Colegio Nacional de Niñas; formación docente – habilitación de nuevos colegios y escuelas normales; avances en la gratuidad de la educación básica y media; creación de nuevos colegios privados; reglamentos represivos de educación básica y secundaria.

La relectura de estas reformas desde la situación actual y los debates sobre los límites, avances y fracasos de la reforma educativa transicionista nos permiten comprender las implicancias de las reformas stronistas. Estas reformas previeron deliberadamente ampliar la brecha de acceso al sistema educativo de las clases medias y bajas a través de algunas inversiones de infraestructura descentralizada y capacitación técnica a los docentes con contenidos y métodos caracterizados por un énfasis en aspectos como la tecnificación, burocratización y administración de la enseñanza y el desplazamiento de los aspectos filosóficos y humanistas, considerados obsoletos.

La reforma fue eficiente en ampliar cuantitativamente el acceso a un sistema educativo caracterizado por la rigidez, el control, la obsecuencia a la autoridad, la delación y el castigo al pensamiento crítico de docentes, estudiantes y familias. Sus instrumentos fueron: El currículum, Los textos escolares y La formación docente, sobre los cuales el libro realiza un análisis que devela los discursos que justifican: los roles de género rígidos, el nacionalismo y el racismo; y la propaganda de las autoridades.

Este modelo educativo no se impuso sin resistencias, en el libro encontramos la narración de 3 hitos que no son los únicos pero sí son muy significativos de las expresiones de oposición al sistema educativo stronista: La huelga estudiantil de 1959, Las ligas agrarias campesinas que crearon sus propias escuelas de educación popular liberadora y La intervención del Colegio Cristo Rey.

El libro constituye un avance dentro de la gran tarea pendiente que tenemos como sociedad de debatir y comprender cuán vigente sigue la lógica stronista autoritaria en nuestra pedagogía nacional aún muy orientada al control y a la homogeneización del pensamiento y la cultura, y cuales son nuestros desafíos en el camino a construir una pedagogía emancipadora, crítica y respetuosa de la diversidad para una sociedad más justa y libre.

Fuente: http://www.serpajpy.org.py/porandu/...