Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Receta de "Torta boba"

Domingo.1ro de enero de 2012 3882 visitas Sin comentarios
Los domingos, más dulces con Tortuga #TITRE

Nueva receta del libro "Repostería Tradicional de Aspe. Una mirada hacia la cultura de lo dulce", de Fernando Davó Uríos, publicado por entregas dominicales en la web de Tortuga.

Ver índice de recetas



Ingredientes:

- 3 huevos.
- ¼ de kg. de azúcar.
- 1 vaso de leche (200 ml. aprox.).
- 80-100 cl. de aceite de girasol.
- ¼ de kg. De harina.
- ½ limón rallado.
- 3 sobres dobles de gaseosas.

Utensilios:

- Llanda metálica.
- Lebrillo de barro.

Elaboración:

1- Batir los huevos en el lebrillo y añadir el azúcar, la ralladura de limón y los sobres azules de gaseosa.

2- Mezclar bien todo con una cuchara de madera y añadir la leche.

3- Añadir el aceite y la harina y continuar mezclándolo todo.

4- En un vaso aparte, mezclar las tres gaseosas blancas con un dedo de agua. Ir añadiendo a la masa poco a poco mientras se remueve, y continuar removiendo durante unos minutos.

La masa comenzará a subir un poco adquiriendo una textura más esponjosa.

5- Verter sobre la llanda cubierta con papel para bizcocho.

6- Espolvorear por encima un poco de azúcar molida con canela.

7- Meter al horno a fuego medio. En 20 minutos aproximadamente estará hecha.

¡Atención! A la torta boba le gusta hornearse en paz y tranquilidad, no le gusta que la anden mareando en ese tiempo, así que, prohibido tocarla o moverla una vez en el horno. De hacerlo se estropeará y no saldrá buena.

La torta boba es una de las recetas más rápidas y sencillas de hacer, y el resultado es fabuloso para una receta tan sencilla. Quizás por eso es uno de los dulces de repostería más extendidos. Su nombre fuera de Aspe es el de “coca boba”, pero en Aspe se sigue manteniendo el nombre de “torta” de toda la vida.

La torta boba no es un dulce clásico de degustar, al igual que las toñas o el bizcocho por ejemplo, se debe engullir un buen trozo para saborearla bien. Es por ello que resulta muy apropiado para merendar, almorzar de manera ligera y acompañar cualquier variedad con leche de café, té o cacao. Mojando resulta deliciosa. A mí personalmente me gusta mucho mojarla en zumo frío de cualquier fruta, si bien reconozco que esta “especialidad” no suele ser muy compartida por la mayoría de la gente. Sin mojar y a bocados con unas onzas de chocolate puro, también resulta una merienda de muy buen paladar.

En verano, mojada en granizado de café o agua cebada (la típica aguasebá de Aspe), también resulta exquisita.




Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.