Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Receta de "Rollos de huevo"

Domingo.16 de octubre de 2011 6298 visitas - 1 comentario(s)
Los domingos, más dulces con Tortuga #TITRE

Nueva receta del libro "Repostería Tradicional de Aspe. Una mirada hacia la cultura de lo dulce", de Fernando Davó Uríos, publicado por entregas dominicales en la web de Tortuga.

Ver índice de recetas


Ingredientes:

- 3 huevos medianos.
- ½ kg. de harina de trigo.
- ¼ de kg. de azúcar.
- ½ limón rallado.
- 100 cl. de aceite de oliva (con aceite de girasol resultan menos pesados y también muy ricos).
- 3 gaseosas.
- 1 huevo para bañar.

Utensilios:

- Lebrillo de barro.
- Llanda metálica.

Elaboración:

1- Echar en el lebrillo el aceite, el azúcar, la ralladura de limón y los huevos y remover bien con ayuda de una cuchara de madera.

2- Añadir las tres gaseosas y seguir removiendo para mezclar bien.
El efecto de las gaseosas hará cambiar rápidamente la textura de la masa. Enseguida notaremos como aumenta ligeramente de tamaño y se torna más esponjosa.

3- Ir añadiendo la harina poco a poco y continuar removiendo.
A partir de ahora y mientras seguimos removiendo, la masa irá espesando cada vez más hasta adquirir una consistencia densa y pesada, aunque sin perder la esponjosidad. En cuestión de pocos minutos la masa estará lista.

4- Preparar la llanda untándola ligeramente con aceite.

5- Coger un poco de masa del tamaño de una pelota de ping pong aproximadamente y amasar entre las manos haciendo una bolita. Depositar en la llanda y con el dedo ligeramente mojado en aceite, introducirlo en medio de cada uno e ir haciendo circulitos hasta darle la forma típica.

6- Batimos en un plato el huevo que habíamos reservado, y con ayuda de una brocha pequeña, bañamos los rollos inmediatamente antes de meter al horno.

7- Meter al horno a temperatura más bien fuerte y en una media hora estarán listos. Para entonces habrán adquirido un color ligeramente dorado que los hará muy atractivos a la vista.

Como necesitan de temperatura más bien alta para hornear bien, lo tradicional es que en los hornos tradicionales de panadería, se horneen por la mañana junto con el pan; a diferencia de la mayoría de dulces de este tipo que suelen hacerse por la tarde, aprovechando el fuego flojo del horno.

Los rollos de huevo constituyen un dulce de lo más versátil en cuanto al momento ideal para ser consumido. Es perfecto como pequeño bocado al igual que cualquier otro dulce de este tipo, pero también para usar como merienda o almuerzo ligero. Sólo o acompañado de unas onzas de chocolate, resultará difícil comer solamente uno.

Aguantan mucho tiempo sin estropearse y, conforme va cambiando la textura con el paso de los días, resultan excelentes para mojar en la leche, café con leche, leche con cacao, etc. A mí personalmente también me gustan mucho para mojar en un vaso de zumo de cualquier fruta.

Los rollos de huevo son uno de los dulces de estas características más conocidos y más consumidos, y es una de las recetas más sencillas, rápidas y productivas, tanto por la cantidad en el resultado final como por la cantidad de ocasiones en que resulta apetecible su consumo.



Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.