Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Receta de "Rollicos de viento"

Domingo.2 de octubre de 2011 3236 visitas - 2 comentario(s)
Coincidiendo con el otoño, vuelven los domingos más dulces con Tortuga. #TITRE

Nueva receta del libro "Repostería Tradicional de Aspe. Una mirada hacia la cultura de lo dulce", de Fernando Davó Uríos, publicado por entregas dominicales en la web de Tortuga.

Ver índice de recetas


Ingredientes:

- 2 vasos de agua.
- 1 vaso de aceite de oliva.
- 125 gr. de harina de trigo.
- 3 huevos.

Utensilios:

- Llanda metálica.

Elaboración:

1- Poner una cazuela al fuego con el agua y el aceite. Cuando comience a hervir se baja el fuego al mínimo y se le va añadiendo la harina poco a poco y sin parar de remover con una cuchara de madera, evitando en todo momento que se formen grumos hasta formar una masa homogénea y blanda. Ésta tendrá un aspecto aceitoso pero no brillante.

2- En un recipiente pequeño, depositar la masa resultante y añadirle los huevos uno a uno amasando bien en todo momento, hasta que quede una masa blanda aunque más compacta, que seguirá conservando el aspecto aceitoso.

3- Preparar la llanda untada con un poco de aceite. Con una cuchara ir cogiendo pequeños pegotes y depositarlos en la llanda.
Introduciendo en el centro de cada uno un dedo ligeramente mojado en agua, ir haciendo circulitos hasta darle la forma de rollo pequeño.
La masa es bastante blanda y aceitosa, con lo que enseguida tenderá a ir cerrando el agujero que le acabamos de hacer. Esto es normal, y en caso necesario habrá que insistir un poco justo antes de hornear, para evitar que los agujeros se cierren.

4- Al horno a fuego medio y en una media hora aproximadamente estarán listos.

En el horno, el rollico hinchará un poco hacia arriba llenándose de aire. Después de hornear quedarán con una textura muy ligera y esponjosa, casi sin peso.

5- Cuando salgan del horno y enfríen un poco, rebozarlos totalmente en azúcar molida y ya están listos para comer.

Como el rollo tenderá a ir chupando el azúcar, si se guardan unos días se pueden volver a rebozar justo antes de comerlos.

El rollico de viento es un bocado ligero y suave como ningún otro. A pesar de la sencillez de sus ingredientes, en las pruebas de degustación fue de los más apreciados entre los comensales.



Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.