Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Receta de "Bizcocho"

Domingo.13 de febrero de 2011 1669 visitas - 1 comentario(s)
Los domingos, más dulces con Tortuga #TITRE

Nueva receta del libro "Repostería Tradicional de Aspe. Una mirada hacia la cultura de lo dulce", de Fernando Davó Uríos, publicado por entregas dominicales en la web de Tortuga.

Ver índice de recetas


Ingredientes:

- ½ kg. de harina de trigo.
- ½ kg. de azúcar.
- 1 docena de huevos grandes (medianos añadir uno o dos más).

Utensilios:

- Lebrillo de barro.
- Subidor de claras.
- Molde metálico para bizcocho.
- Papel para bizcocho.
- Paleta blanda de repostería.

Elaboración:

1- Separar las claras de las yemas y echar las claras en el lebrillo con mucho cuidado de que no caiga nada de yema dentro.

2- Subir las claras manualmente usando el instrumento adecuado. El subidor de claras tradicional formado por alambre de acero en espiral tipo muelle con mango de madera, sigue siendo un instrumento perfecto. Además ejercita el brazo completo y no consume energía eléctrica.

Para terminar de subirlas y que endurezcan un poco, es recomendable continuar con el tradicional mortero de madera con brazo largo y cuatro aspas, que continúa siendo el complemento perfecto al anterior.

Subir las claras al modo tradicional lleva su tiempo y además cansa, así que no hay que desesperar, al final se consigue.

3- Cuando las claras estén a punto de nieve, añadir el azúcar sin dejar de remover.

4- Añadir las yemas y mezclar todo bien. La masa tomará un color amarillo claro.

5- Echar poco a poco la harina e ir removiendo con el mortero de aspas. La masa irá tomando más consistencia y espesando, adquiriendo una textura cremosa. Remover un par de minutos más y estará lista.

6- Recortar un trozo circular de papel para bizcocho que sobrepase el diámetro del molde en al menos quince o veinte centímetros.

7- En un molde metálico para bizcocho, de los redondos con ondulaciones a lo largo de toda su circunferencia, poner el papel recortado y apretar bien para que ajuste en su interior. Debe sobresalir por encima del molde al menos diez centímetros, formando una cresta circular. Doblar ligeramente la cresta de papel hacia fuera y ya está el molde listo para usar.

8- Verter la masa en el molde replegando con la ayuda de una pala blanda de repostería.

Para los restos de masa que no han podido ser replegados con la paleta y aun permanecen en el lebrillo, lo mejor es hacer uso del dedo y comerlo directamente. Es una masa dulce y cremosa de muy buen paladar. Si hay niños delante no podrán resistirse a probarlo.

9- Hornear a fuego medio durante treinta o cuarenta minutos.
Durante el proceso de horneado la masa subirá de tamaño y se tornará de color moreno. Una vez fuera, espolvorear de azúcar molida con harina hasta dejarlo prácticamente blanco. Hay quien gusta de formar algún dibujo usando un molde de cartón o papel.

Antes se espolvoreaba con almidón en lugar de harina, por ser más fino que ésta. Hoy en día no resulta fácil encontrar almidón.

Ya está listo para consumir. El bizcocho debe consumirse pronto porque enseguida se seca y pierde la delicada textura que tiene recién hecho. Tiene una textura muy fina, aunque de sabor más seco que la torta boba por ejemplo. Pasados unos días resulta muy sabroso mojando en leche con cacao, con café, chocolate..etc.



Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.