Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

¿Rebelarse "vende"?

Miércoles.18 de mayo de 2005 18338 visitas - 27 comentario(s)
Tortuga Gafotas #TITRE

Los autores canadienses Heath y Potter denuncian el lucrativo negocio de la contracultura

’Rebelarse vende’ propugna "cambiar las normas en vez de insistir en abolirlas"

ANDRÉS PADILLA - Madrid
EL PAÍS - Cultura - 18-05-2005

Los libros que critican el consumismo se convierten en éxitos de ventas. Es el caso de No Logo. Las películas que se sublevan contra la sociedad del espectáculo como American beauty y El club de la lucha son pasto de las masas. La ropa alternativa se vende en los grandes almacenes. El capitalismo parece tener una capacidad inagotable para absorber cualquier crítica contracultural. Dos jóvenes profesores canadienses, Joseph Heath y Andrew Potter, defienden en Rebelarse vende (Taurus) la necesidad de preocuparse más por la justicia social y menos por la agitación cultural. Los productos contraculturales son objetos de consumo para una cierta élite de la sociedad que quiere distinguirse de la masa. Son personas que dicen querer cambiar el mundo, pero que desconfían de la mayoría social.
Eso no es todo. Según los filósofos canadienses Joseph Heath y Andrew Potter, "las ideas de la contracultura están resultando contraproducentes para la izquierda". Por ejemplo, "al rechazar de manera general todas las instituciones y reglas del sistema en su defensa de lo espontáneo, la contracultura ha arremetido contra las normas más elementales de la urbanidad, tachadas de victorianas y decimonónicas. Lo que ha ocurrido es que la gente es cada vez más maleducada, y eso ha favorecido a la derecha. La izquierda necesita una atmósfera de respeto, por ejemplo, para poder explicar sus propuestas, que son complejas".

Los defensores de la contracultura, según Potter y Heath, suelen tener "una motivación política noble, honrada y genuina. El problema es que el discurso contracultural te provee de un paquete teórico completo y bastante fácil de entender cuando eres un adolescente". Para los autores, es necesario huir de ciertas dinámicas autocomplacientes y nada eficaces. "Hay que cambiar las normas, no abolirlas. Transformar las instituciones servirá para modificar las conciencias", afirman.

¿No significa todo esto volver a apostar por los caminos clásicos de los partidos socialdemócratas? Potter y Heath consideran que gobernantes como Tony Blair en el Reino Unido o Paul Martin en Canadá no están desmontando el Estado de bienestar a pesar de las acusaciones, sino "acometiendo reformas estructurales necesarias para garantizar su existencia". Los autores opinan que ciertos movimientos sociales y ONG cumplen un papel fundamental en el activismo político mientras se alejen del "negocio de la contracultura".

Y, por cierto, ¿qué tal se vende rebelarse contra la contracultura? "El libro está funcionando bien. Ha habido gente que ha intentado descalificarnos diciendo que caemos en el mismo error que denunciamos, pero lo cierto es que nosotros nos limitamos a destacar que existe una teoría que no cumple su cometido. No tenemos previsto ponernos a vender zapatillas de deporte con la marca de nuestro libro".

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • > ¿Rebelarse "vende"?

    19 de mayo de 2005 14:44, por el penúltimo rural

    pues, gafotas...

    me lo compré ayer como medio para la autocrítica desde la crítica externa,
    espero que no sea tan "socialdemócrata" como dices (o acabará siendo pasto de la estantería antes de la página 10); ya te contaré.

    1 beso

    Responde este comentario

  • > ¿Rebelarse "vende"?

    29 de mayo de 2005 23:29, por joan

    Pues para estar en contra del consumismo vale 20 euros.Acabo de ver un reportaje sobre el libro en la televisión y pensaba comprármelo,pero 20 euros me parece excesivo.Por no decir un robo.

    Bueno,lo que dice el libro es algo que algunos de los que estamos dentro de los mundos "alternativos" (punk,tekno,heavy,hippie,etc) hace tiempo que nos habiamos dado cuenta.Se critica el consumismo de unas determinadas marcas pero luego se consumen otras diferentes.Encima al usar estas marcas propias uno va de "guay" porque son marcas alternativas,cuando no dejan de ser marcas igual.

    Además,es esta contracultura se forman ghettos elitistas.Queramos o no,nos juntamos lo mejor de la sociedad,los más inteligentes y se nos sube a la cabeza.Miramos a la gente normal por encima del hombro.Yo aseguro que el 80% de los que formamos estos mundillos no queremos que el mundo cambie,nos gusta sentirnos superiores.

    En fin,un saludo,a ver si alguien lo lee y nos dice cómo está.Porque 20 euros,la verdad,tengo otras preferencias.

    Responde este comentario

    • > ¿Rebelarse "vende"?

      8 de junio de 2005 01:45

      Esperaré a que lo traigan a la biblioteca, o a que me lo cuenten

      repondre message

    • > ¿Rebelarse "vende"?

      20 de marzo de 2007 20:16, por hipatia de alejandría

      Tienes razón, en el fondo no queremos que cambie el mundo. Los chicos de entre 18 y 25 que crecieron en la cultura del mainstram piensan que llevar un abrigo de los 70 comprado en una tienda de 2da es guay. Yo los llevo porque los conservo desde que tenía 20 años, los quiero, y tengo 42. ¿Soy menos alternativa que tú?¿O es que soy una carca nostálgica con 25 años en el fondo del corazón? No creo que la cultura alternativa pase por llevar unas Converse y haber ido a un concierto de Laurie Anderson o escuchar a Primal Scream o lo que se lleve, porque eso es de gente criada en el mainstram. El gran problema es que a nuestra generación alguien nos pensó el futuro antes de que pudiéramos imaginarlo, y cuando habeis llegado vosotros, pues ya venía envasado al vacío y refrigerado. Y la derecha y la izquierda son sólo caricaturas de una lucha armada que fue verdadera hace años, y que hoy es un recuerdo majo como Betty Boop o el creador de las zapatillas Converse.
      He vivido la experiencia de rebelarme contra todos y contra todo y acabé quedándome sola. Por eso hay que adscribirse a un grupo, para no perder nuestra naturaleza gregaria.
      Saludos
      Hipatia

      repondre message

      • > ¿Rebelarse "vende"?

        8 de abril de 2007 00:45, por flor

        amigos quien es el creador de las zapatillas converse , se que no tiene nada que ver con el tema pero por favor si saben algo mandenme la respuesta ami correo electronico selos ruego

        repondre message

        • > ¿Rebelarse "vende"?

          1ro de diciembre de 2011 20:27, por ANTIX

          Marquis Mills Converse creador de los multiconocidos zapatos deprotivos.
          el modelo chuck taylor(el mas conocido) tiene el nombre de una estrella del basquet ball norteamericano de principios de siglo.

          repondre message

      • > ¿Rebelarse "vende"?

        30 de junio de 2012 17:37, por In Zitu

        Pues con lo que has dicho (y cada palabra ha dado en el blanco medular) me dan unas ganas de follarte que no sabes sea quien seas, lamento mi prepotencia poco gregaria de ultramar, saludos desde el 2012 allá al 2007

        repondre message

    • > ¿Rebelarse "vende"?

      13 de marzo de 2012 16:38

      el libro cuesta lo que vale su trabajo, ahora si te gustan las cosas gratis y que no te paguen por tu trabajo, puedes bajarlo on line...
      fresco!!

      repondre message

  • > ¿Ser cínico vende?

    2 de noviembre de 2005 14:47

    Me he leido la mitad y me parece una tomadura de pelo. Es incompleto en cosas o intencionadamente manipulador y no sé que es peor.
    (ejemplo: lo que cita de las Panteras Negras sin citar "Cointelpro", el FBI asesinando directamente a los Panteras).

    El problema sí lo sabemos: ser rebelde porque el mundo te ha hecho asi sin activismo politico no vale para nada. Pero dejar de lado los planes reales y documentados llevados a cabo por lobbies, empresas y gobiernos, me parece muy muy muy parcial, ¿no?

    Ver en línea : http://serbal.pntic.mec.es/ cmunoz1...

    Responde este comentario

  • Del olvido al stock...

    20 de diciembre de 2005 00:10, por Hugo Cesar

    El rock nacio de los negros y desemboco en los blancos, lo mismo del hip hop. Un tatuaje era simbolo de agresividad, de maldad, hoy hasta la vieja mas fresa los trae en el culo. Teñirse el pelo era una accion de contraste cultural, hoy los yupies se despeinan y se pintorrojean todos los pelos. Decir guey era una palabra de los pobres, hoy toda la pinche gente de dinero la trae como parte de su lexico.... solo pasa que lo que se vende y se margina pero subsiste tarde o temprano se comercializa, por que el mercado es como la musica pop, es desechable y no retornable, solo se usa una ves como una jeringa o un condon... el mercado caduca cada minuto volviendo obsoleto aquello que figuro en un paradgima en algun momento... busca sobrevivir adquiriendo formas inusuales haciendo resaltar aquello que estuvo fuera de lugar y contexto... el mercado es un germen buscando la cura inmediata de su autodestruccion... revelarse vende? por suepuesto.. hitler vende mas que el papa benedicto... luego veremos la imagen de marx como logo de IBM

    Hugo Cesar

    Responde este comentario

    • Del olvido al stock...

      6 de enero de 2008 18:52, por Bulgarcito

      Está claro que:

      A) No has leído el libro.

      B) No has entendido nada.

      Me inclinaré por la A.

      Lo que defienden los autores es que el mercado no es ningún germen que nos vaya devorando. El mercado somos todos, y son nuestros impulsos los que lo van configurando y nuestros deseos de destacar los que nos llevan al consumismo. Nada de conspiraciones ni de mierdas. La respuesta más sencilla suele ser la cierta: la culpa es nuestra.

      Llevo unas 150 páginas, me está gustando bastante. Tiene algunas ideas que yo entreveía (pero bien formuladas) y algunas cosas que me han parecido originales, es un buen libro y después de todo, es el precio típico de las novedades.

      Un saludo.

      Ver en línea : Sofía y el Sexo

      repondre message

  • > ¿Rebelarse "vende"?

    23 de enero de 2006 20:31, por peix

    Hablar de la contracultura se ha convertido en algo "guay" y "cool". A todos nos gusta sentirnos diferentes y huir de la mayoría que, con demasiada asiduidad, la transformamos en mediocre. Cada cosa tiene su nombre y, pese que se sería muy maniqueo desprestigiar la contracultura en su totalidad, el elitismo es el elitismo.

    No se nos escapa que acompañando a los movimientos socioculturales siempre hay una aurea superficial y aglutinadora. En este caso, y muy a pesar de los modernos, las conductas de los alternativos no hacen más que mostrarnos que de hecho hay una pauta uniformizadora, una manera de ser transversal que nada la diferencia de los que se dejan "llevar" por el mundo consumista y "cutre" de los que compran en el PRYCA cada fin de semana.

    Escuchar "My bloody Valentine" o "Joy Division" es más un acto de mostrarse diferente que de ser revolucionario. La conciencia política y el compromiso por la justicia no se compra en tiendas de alimentos naturales ni visitando los lugares más fashion del barrio de moda de la metropolis de turno (Véase el Raval, Lavapiés, etc...). La lucha política y ideológica va más allá de los estándares de lo que configura la vida alternativa. Los pijos han evolucionado del jersey de Lacoste a las gafas de pasta y las colas de los cines de películas alternativas. Demasiada fachada.

    Pronunciar que la contracultura no hace más que alimentar el sistema, es en si mismo subversivo y transgresor. Este libro hará caer a más de uno del podio de los elegidos.

    Más acción y menos castas culturales.

    Responde este comentario

    • > ¿Rebelarse "vende"?

      9 de febrero de 2006 19:36, por robson

      Estoy muy de acuerdo en que la rebeldía, la innovación sin ton ni son, lo diferente y lo rompedor son hoy en día muchas veces políticamente inocuos. De hecho, los críticos de cine o literatura más peperos los utilizan como parámetros para criticar obras.

      He leído el libro hace muy poco y mi opinión general es muy buena porque es un contraste sobrio con la falta de orientación de la juventud, arropada a veces en lo alternativo, que no tiene un significado concreto. Sin embargo, hay algunos párrafos que no me han gustado y son los que se refieren a la cultura y al arte como un bien exclusivamente posicional que te hace sentir superior a aquel que no sabe apreciar lo mismo que tú. Me pregunto si disfutar del arte gastronómico, de una orquesta sinfónica o de un cantaor dejándose el alma en el escenario es disfrutar de sentirte mejor que los demás. Me parece que no. Me parece exagerado y propio de ideologías fascistas afirmar algo así.
      Me gustaría saber qué opina sobre esto otra gente que lo haya leído.

      repondre message

  • Mas conciencia y acción y menos división

    15 de junio de 2006 23:22, por pablus

    Estoy muy de acuerdo en que la rebeldía, de cualquier tipo, sin amor propio y verdadero conocimiento, como pensaba el Che, es asesina y prejuiciosa. Y de allí quizá el interés en traer a estudio la Contra-Cultura y el mercado como tema de debate.

    En las anteriores conversaciones sobre los temas folklore, rasta, intelectualismo, rock, blues de algodón, joropo, tango y reguetón, ya se había reflejado algo que manifestamos como un tímido prejuicio, sin embargo con el texto de Joseph Heath, propuesto para el círculo de estudio de los sábados, ahora pienso que existen vagos conocimientos sobre el tema y sería bueno analizarlo en su profunda complejidad.

    En mi opinión, es una trampa el generalizar con dogmas que responden a la lógica opresora, a todos aquellos movimientos que asumen una lucha de liberación. Todos los pensamientos liberadores siempre han sido desvirtuados por aquellos que se sienten dueños absolutos de la verdad, como la ecología chamánica propia amerindia, el pacifismo de Gandhi, la fé rasta, el ideal bolivariano, el marxismo, etc. El cristianismo, por ejemplo, no tiene la culpa de que iglesias hayan tomado su nombre para oprimir y asesinar, transformándose en herramientas del mal sistema, y sus consecuentes contradicciones y confusiones, empleado por cada momento histórico en la humanidad.

    El texto de Joseph Heath, en mi opinión es en principio simpático, porque es una diferenciación superficial de la falta de orientación en la adolescencia y luego en la vida del individuo mediatizado, arropada en lo comercial, que carece de fondo como un cascarón vacío (o el rito mal interpretado). En este sentido, lo alternativo es negocio, incluso para los profesores canadienses Joseph Heath y Andrew Potter, en su contexto capitalista que viven de cerca el esnobismo comercial del arte, y se comprueba en su libro “Rebelarse Vende” ya que es todo un Best-Seller y su precio en Europa es de 20 euros, (cercano a los cincuenta mil bolívares). Libro de gran venta que además es incompleto en cosas importantes o “intencionadamente manipulador” y es peor. Por ejemplo: lo que dice de las Panteras Negras en su libro sin citar "Cointelpro", (el FBI asesinando directamente a los Panteras Negras, ver http://www.icdc.com/ paulwolf/cointelpro/cointel.htm). ¿Era una moda para vender a los negros? ¿y para que luego Ali Primera les cantara una canción para vender? No lo creo.

    El problema sí lo sabemos: ser rebelde porque la tele o las revistas te han dicho que es chévere o “cool”, ¡Sin activismo político o cultural no vale para nada! Y eso está más que claro. Pero, dejar de lado los planes reales y documentados llevados a cabo por lobbies de transnacionales, otras grandes empresas y gobiernos, para silenciar o desprestigiar los movimientos culturales que independientemente de su formación teórica o radicalismo ideológico tratan de cambiar las relaciones sociales (expresión del sistema y de sus valores), me parece excesivamente parcial, y es como escupir para arriba. ¿No?

    Ahora no es nada nuevo eso de los que toman algo “exclusivo y diferente” para sobarse el ego y sentirse que no forman parte del pueblo, no obstante, no es exclusivo de algún movimiento en particular, sino del sistema de valores en que vivimos y de los mediatizados que lo aceptan. Por ejemplo, en que se diferencia un ¿esnobista político de un esnobista cultural o de un esnobista nihilista? ¡En nada¡ ¿Entonces el problema es de forma o de fondo? ¿Es revolucionario colocarse una franela roja, o una estampa del Ché? ¡No!, por supuesto que no. Pero entonces, a todos nuestros compañeros que se visten de rojo o participan de tal o cual tendencia en apoyo a nuestro presidente Chávez, ¿es para sentirse identificados con algo? Y los podríamos calificar que lo que hacen es horrible porque venden más tela roja, venden más gorras, venden más estampitas, y también tiene el canal más espectadores. (Extraña la discusión, ¿a quién favorece?) ¿Cual es el siguiente paso? Decir que el folclore es para vender un ideal de pertenencia, las canciones de Ali se han difundido mucho y por ello se debe catalogar que esa rebeldía vende. Quizá debamos superar algunas contradicciones propias de la ideología occidental para dar un mejor debate.

    En mi modo de ver las cosas, es un desgaste de energías cuestionar los movimientos culturales desde una óptica del sistema capitalista y desde puntos de vista con prejuicios estéticos, ¡es el sistema cultural el que tiene que cambiar!, si no ¿quién vive fuera de este sistema cultural, capitalista, mediatizado? ¿Acaso la CIA y otros organismo no han financiado con el fin de desvirtuar movimientos culturales y otras formas de acciones encubiertas como el asesinato de Lennon que calan en la sociedad de mass medias? ¿Qué te hace diferente? ¿Si la industria vende con el Che, debemos desvirtuar al Che? ¿Conoces quién era Lennon o Luther King? ¿Ali Primera sirve para crear esnobismo revolucionario?, como desea mostrar la revista National Geographic, en su número sobre la revolución bolivariana.

    Hay algunos criterios que no me han gustado y son los que se refieren a la cultura y al arte como un bien exclusivamente de rebeldía y estatus que te hace sentir superior a aquel que no sabe apreciar lo mismo que el otro. Me pregunto si disfrutar del arte musical, de la poesía, pintura, audiovisual o de un cultor en general del alma en el escenario mundo de la catarsis es asistir para ser distinto a los demás en este mundo de miserables, ¿leer Víctor Hugo o Cervantes sería ahora una moda?, (¿moda?). Me parece exagerado y propio de ideologías fascistas afirmar algo así. Léanlo y verán.

    Hablar de la contracultura se ha convertido en algo "chévere" “de pinga” y "cool", y no sólo en el ámbito de la creación artística, sino también política e intelectual. Huir de la mayoría que, con demasiada reiteración comercial, la transformamos en mediocre y gastada. Cada cosa tiene su nombre y, pese que sería muy chévere desprestigiar la contracultura en su totalidad, el juicio esnobista que hace la diferencia entre nosotros es el “elitismo” de élites (políticas, culturales, etc.). Cuando eso se acabe seremos libres.

    No se nos escape que: acompañando a los movimientos socioculturales siempre hay una áurea superficial y aglutinadora que tiene que ver con la “lógica” y “valores” de la sociedad en que vivimos de capitalistas consumidores y desinformados. OK, está bien cuestionemos lo “Alternativo” porque todos quieren fantasear con ser distintos al pueblo, ¿qué pasa con la alternativa bolivariana”?, según la tesis del canadiense Joseph Heath entraría la idea que sólo servirá para vender tela roja y estampitas del Che y los demás suplementos del ideario bolivariano y crear intelectuales de moda izquierdista, o en este caso ¿sí servirá para la justicia social que él dice falta?, ¿ahora y siempre nos preguntamos lo mismo?

    Cada movimiento aporta lo suyo ¿no? Algún piso se mueve ¿Quién cambia la propiedad de los medios de producción y la tierra y la igualdad en el desarrollo espiritual y material? ¿El cambio es cultural? ¡Sí! ¿Si el propio Jesús en 2006 años no ha podido cambiar los medios de producción, lo va a hacer una canción o un movimiento cultural de la noche a la mañana? Pienso que la pregunta está mal formulada. ¿La cultura cambiaría a la sociedad? o ¿La sociedad cambiaría a la Cultura? Escuchar Bob Marley, Morodo, Leo Brower, Alí Primera, Silvio Rodríguez, Lennon, Música Barroca o ser intelectual de izquierda o leer filosofía moderna ¿es más un acto de mostrarse diferente y rebelde o de ser revolucionario con gustos del mundo afín, o es una trampa como la torre de babel?

    La conciencia política y el compromiso por la justicia no se compra en tiendas de alimentos naturales ni visitando los lugares más fashion del barrio de moda de la ciudad de turno, ni leyendo “grandes ideas” sociales, ni haciendo campañas ecológicas ni ideológicas. La lucha política y de las ideas va más allá de los estándares de lo que configura la vida alternativa.

    ¡Va en la acción! Pero los movimientos de liberación, incluyendo el bolivariano, se tienen que proteger, aparte de la industria que todo quiere absorber desvirtuándolo para Vender, también de los nihilistas fanáticos que desean una torre homogénea e idealizada en sus mentes.

    Pronunciar que la contracultura no hace más que alimentar el sistema, es en sí mismo subversivo, “cool” y trasgresor, y ¿Joseph Heath y compañía están descubriendo el agua tibia? O está vendiendo más libros que nunca antes profesores canadienses.

    Más acción y menos divisiones culturales nos harán mejores hermanos y hermanas en ese ideal que todos tenemos de justicia social. Me pregunto seriamente qué piensan ustedes sobre la cultura y lo que implica un cambio cultural, si el pensamiento expuesto sobre el asunto está tan lleno de eufemismos que son los mismos que han utilizado para quitarnos el amor propio y así generar la opresión y las modas superficiales que desvirtúan a los movimientos. En este sentido parafraseo lo que pensaba un viejo maestro de ceremonia del Caribe: Cuando un movimiento se pone en marcha, si es verdadero, nunca se detiene; y cuando es puteado por la industria, éste se fortalece y los primeros en escuchar y cantar su música son los hijos de los que la putearon.

    Y resulta una paradoja del texto de Joseph Heath y compañía cuando dicen: “Además, la crítica contracultural suele ser insultante porque trata al conformista de idiota incapaz de percatarse de que el sistema lo manipula”. Eso también iría con él y todos los críticos, según su best-seller.

    Responde este comentario

    • Mas conciencia y acción y menos división

      20 de marzo de 2007 20:58, por hipatia de alejandría

      "Cuando un movimiento se pone en marcha, si es verdadero, nunca se detiene; y cuando es puteado por la industria, éste se fortalece y los primeros en escuchar y cantar su música son los hijos de los que la putearon".

      Bendito seas, guapo, tú que eres del Tercer Mundo (o sea, del abastecedor y no el parásito) donde todavía no habeis perdido el instinto gregario. Benditos sean tus ideales y tu enorme conciencia, tú que vienes del futuro del revés, con unos ideales que por pertenecer a una sociedad cuya habilidad para instrumentarse es superior a la nuestra, que ya lo recibimos todo manipulado, envasado, perfumado y refrigerado, estamos asimilados.
      Yo no he leído el libro pero los comentarios leídos aquí me remiten a una vieja incógnita antropológica: ¿será que la evolución es hija de la necesidad, y no de la comodidad?
      Eso por un lado. Por otro: soy artista. Hago arte porque me gusta. Hago arte porque sin él se me haría muy difícil respirar. Hago arte porque es todo lo que sé hacer. Hago arte porque tengo vocación para hacerlo. Cuando veo una pintura abstracta en una mancha del metro, pienso en el anónimo autor de la mancha y no en Basquiat. Cuando miro una pintura de Saura, me siento su hermana. Cuando veo el Guernica, recuerdo que hemos olvidado el pasado. ¿Y sabes por qué le hemos olvidado? Pues porque hemos adquirido -y sí, nunca mejor dicho- una infraestructura social basada en la confort y el narcicismo. Aquí la gente ha cambiado el afecto por el Prozac, el sexo limpio por una pantalla de ordenador, el amor por una sociedad anónima, el ser por el tener, la responsabilidad civil por la negligencia, y los cuatro pelotudos que bregamos por el lema de TS Elliot ("En un mundo de fugitivos, quien toma la dirección opuesta parecerá que huye"), seguiremos bregando por un mundo más justo aunque la mierda nos salpique. Qué se le va a hacer. Hemos llegado a un punto donde estar conciente puede ser una putada. Un riesgo absoluto de marginalidad y castración de las oportunidades.
      Por eso digo que bendito seas, chico del Caribe. La salvacion no llegará del número 1 sino del número 3, porque aquí el fuerte ha sido tomado y lo que es peor, es que nos gusta. A vosotros os dan el hambre y a nosotros el dulce... ¿qué crees tú que es más venenoso?

      Hipatia de Alejandría

      repondre message

    • Mas conciencia y acción y menos división

      21 de abril de 2009 14:32

      Despues de tanto tiempo quizás no lo leas.... solo he dedecirte que tus argumentaciones son brillantes. Bravo.
      Las preguntas retóricas que planteas me gustaría que las contestaras. Pero no va a ser jeje.

      Saludos.

      repondre message

  • menos teorias y mas accion

    18 de junio de 2007 20:56, por juan antonio

    Vine de una ciudad de provincias a estudiar a Madrid y lo primero que me llamo la atención (y me sigue llamando)es el mundo de las tribus urbanas, las clasificaciones,etc...y tras 5 años de experiencia urbanita-globalizada..tras conocer a gentes de todos los colores y culturas, he de decir q todo es tan complicado de clasificar que es imposible crear modelos estandarizables..pero una de las cosas q tengo clara, (por estudiar en una facultad "supercool-fashion-moderna" como Historia en la UCM) es que me he tenido que enfrentar a una panda de "progres-luchadores por un mundo mejor"..cuando lo realmente importante es el interior y las palabras, de que ¿sirve la ropa?..pues bien..la gente aqui te clasifica, te estandariza y te trata segun como vallas..todo muy superficial...tras cinco años de carrera e llegado a una conclusión, que me he dado cuenta ahora..resulta q el chico "mas alternativo" (y yo no pretendia serlo) era yo..por que en una facultad rodeado de jovenes vestidos de rompa made in lavapies y fuencarral..yo, con zapatos, pantalones y camisa..era el mas raro de la facultad..que ironias....el libro esta bien, a pesar que hay aspectos criticables..me parece importante su defensa de las ideologias mas que de lo superficial de la contracultura..es importante recuperar la esencia de la izquierda y leer mas y explicar mejor las ideas, mas que preocuparse por el fondo de armario o estar al tanto del grupo de musica de moda...en fin...otra cosa q saco en claro es que no quiero vivir en Madrid..a pesar de sus museos o actividades culturales he encontrado una sociedad muy superficial e inhumana..mejor una vida sencilla, rodeada de gente sencilla...que aunque vallan todos con camisa y pantalones ..me parece a mi que son mas autenticos que los urbanitas....lo cierto es que me gustaria ver a mas gente quitando zarzas o plantando arboles o limpiando los campos de matas que provocan incendios que llevando camisas del ché o carnet de greenpeace...pero bueno..tampoco quiero ser excisavemente critico..es normal que los urbanitas no tengan otra cosa que hacer que mirarse en el espejo o ir al centro comercial...es la unica realidad que han conocido y mamado por la tv...todos los contraculturales son igual de borregos, aunque ellos crean que van vestido de forma diferente..igual de borregos que los que iban a misa..si antes era Dios..ahora Dios se transforma en una marca que cambia todos los años de modelos...

    Responde este comentario

    • Mucha razón en tus palabras

      25 de noviembre de 2015 22:48, por Cairo

      Me parece que haces énfasis a que tu manera de vestir es mejor, por lo que vuelves dentro de las reglas en las que habla el libro.

      repondre message

  • ¿Rebelarse "vende"?

    4 de octubre de 2007 08:54

    Empecé este libro al azar por la mitad (por lo del manifiesto de unabomber), esperando no encontrar demasiado, pero la equiparación de las proclamas del cutreterrorista americano y las reivindicaciones de grupos antiglobalización y críticos antisistema ya me pareció un ejercicio de demagogia pseudointelectual (estos dos pájaros en realidad no llegan ni a eruditos)de tal calibre que no tuve más remedio que seguir leyendo.

    Mi curiosidad aumentó todavía más cuando en la contraportada leo que el libro va de crítica a la contracultura desde la izquierda. Así que me lo tragué entero. Ni rastro de izquierda, pero contracultura "pa reventar". Le dan un repaso a todos los movimientos contestatarios que en el mundo han sido desde los 60 del pasado siglo; y también a sus líderes, y a sus teóricos, y a las obras de estos...

    Todo lo que no sea asumir que el consumismo es sano, que el capitalismo es un ejercicio de libertad y creatividad y que las cosas funcionan razonablemente bien en un mundo que tiene la felicidad que reclaman sus habitantes es estúpida contracultura, pueril y contraproducente. Porque de vez en cuando lanzan el dardo de que la contracultura, donde ellos encasillan y equiparan tribus urbanas de todo pelaje como los punk con los ecologistas de greenpeace o los sintierra de brasil, ha sido una auténtica rémora para la izquierda, a la que ha sustituido y ha aniquilado.

    Si al menos dijeran en algún momento qué es la izquierda para ellos y qué habría que hacer para rescatarla de la contracultura. Pero eso, claro, no es lo importante. Lo único que cuenta es barrer cualquier actitud crítica contra el sistema y, para que no te asalten los remordimientos después de un atracón de compras en un mundo que agoniza, pensar que con ello reniegas de la contracultura y vuelves a ser auténticamente de izquierdas.

    ¡Basura!...

    Responde este comentario

    • ¿Rebelarse "vende"?

      4 de octubre de 2007 10:23

      Mejor vuélvelo a leer... creo que ha habido partes que no has entendido ;-)

      repondre message

      • ¿Rebelarse "vende"?

        27 de octubre de 2007 23:55

        Estais flipaos!!! PIENSA GLOBAL AKTUA LOKAL KAPULLOS

        repondre message

        • ¿Rebelarse "vende"? LA UNION HACE LA FUERZA...

          23 de agosto de 2008 17:52, por X

          ESTE LIBRO ES LO DE MENOS,
          CADA UNO TENDRA UNA OPION PERO TODOS SABEMOS QUE LA REALIDAD ES UNA. SE QUE TODOS HAN LEIDO MUCHO LIBROS Y PIENSAN QUE SI LO SABEN TODO, SU OPINION SERA MAS UTIL Y MAS JUSTA, PERO QUIZAS...NO SEA ASI, ESTAN TAN METIDOS EN EL PROBLEMA QUE ¿NO VEN LO QUE ESTA PASANDO?, DEN UN PASO ATRAS, SEAN VALIENTES, VEAN EL PROBLEMA DESDE UN PUNTO MAS PRIMITIVO, MAS HUMANO, DEJEMOS LA EVOLUCION DE LADO Y NO PENSEMOS, ACTUEMOS, ESTAMOS PERDIENDO EL CONTROL DE NUESTRA REALIDA, TODOS LO SABEMOS, LA PUBLICIDAD NOS ENGAÑA, LA TELEVISION NOS MANIPULA, LOS AMOS DEL DINERO Y DEL PODER NOS HACEN ESCLAVOS DE NUESTRO DESTINO PERO NO LO LLEGAMOS A IMAGINAR, PUES SI UNO NO ENTIENDE LA ELECCION, ¿COMO ELEGIRA CORRECAMENTE? LO UNICO QUE TENEMOS ES EL PODER DE REVELARNOS CONTRA LO ESTABLECIDO Y SI ESE PODER ES LO BASTANTE FUERTE, PUEDEN CAMBIAR MUCHAS COSAS....

          DEJENSE DE DEBATES Y ACTUEMOS DE UNA VEZ POR TODAS, JUNTEMOS NUESTRA VOLUNTAD E INTELIGENCIA Y HAGAMOS DE NUESTRA VIDA ALGO PRODUCTIVO Y HONROSO, SON LISTOS.... SE NOTA POR TODO LO QUE HE LEIDO, Y CREO QUE SON GENTE COMO ALGUNOS DE USTEDES LOS QUE DEBERIAN CAMBIAR LAS COSAS....

          ASOCIATE Y ACTUA

          ESTE ES MI CONTACTO
          CLUBDLUCHA@HOTMAIL.COM

          UN SALUDO

          repondre message

  • Algunas criticas al libro

    4 de marzo de 2009 05:56, por David Aurusa

    Falta de delimitación del objeto.

    El estudio de los autores tiene como objeto de investigación el fenómeno contracultural. La contracultura es utilizada constantemente como una categoría, algo que solo es aceptable si se respetan ciertas normas, generalmente sistematizadas en las clases de equivalencia. En resumen podría decirse que para poder utilizarlo así los militantes contraculturales deberían tener mas en común entre ellos que con los que no lo son y viceversa. Dado que los autores incluyen dentro del saco de las filas contraculturales a personajes como clientes de los naturopatas ; terroristas ; adolescentes seguidores de alguna moda o activistas políticos parece clara la imposibilidad de esta categorización y que falta un mayor grado de definición del objeto de estudio.

    Falta de definición de los conceptos.

    Uno de los mayores problemas de los autores su nula intención de definir los conceptos básicos de su teoría. Para empezar la tesis básica del libro sobre si el capitalismo necesita o no conformismo es difícilmente abordable sin partir de una definición explicita de conformismo. Los autores utilizan implícitamente el concepto refiriéndose a no conformarse con consumir lo mismo que la masa. Parece claro que esta definición se ajusta perfectamente a sus tesis, pero obvia una definición mas elaborada, de los sectores mas interesantes de la critica contracultural para los que el inconformismo se basa en no conformarse con la idea de que la forma de construir la propia imagen debe hacerse a través del consumo.

    Utilización perversa de la Sinécdoque

    La falta de delimitación del objeto del estudio y los conceptos que utilizan los autores categorizando realidades distintas bajo el mismo termino, les obliga a utilizar el recurso de la Sinécdoque, es decir tomar la parte por el todo. Este recurso se utiliza además de forma perversa en muchas ocasiones, generalmente cogiendo a los autores mas extremistas y extravagantes dentro de los ámbitos que analiza.
    Es particularmente reseñable como los autores reducen los análisis y [la falta de ] propuestas del amplio y complejo movimiento antiglobalización (cuya composición va de los movimientos sin tierra de Brasil a las cooperativas textiles del sudeste asiático, pasando por las organizaciones comunistas europeas o las guerrillas latinoamericanas. Incluyendo además dentro de el innumerables figuras intelectuales de primera talla mundial) ,al análisis que hace Naomy Klain en No Logo,
    Solo hace falta echarle un vistazo a cualquiera de las declaraciones del Foro Social Mundial para entender que las principales preocupaciones y prioridades del movimiento global son muy distintas a las de esta señora.

    Centralidad del marco anglo-sajon.

    Es cierto que la cuna del movimiento contracultural puede situarse en USA, pero es bien sabido que el devenir de este movimiento ha sido muy distinto en las distintas zonas del globo. Sin ir mas lejos y dentro de la cultura occidental su desarrollo anglosajon y el europeo o latinoamericano tienen poco que ver. Lo cierto es que el papel central para el movimiento que los autores dan a temas como la sicología de Freud , o el misticismo hindú chirrían mucho fuera del marco anglo sajon.

    Curiosamente una forma sencilla de comprobar las dificultades de extrapolación fuera de este marco es echando un ojo a las notas del traductor. En ellas observamos como varías de las obras que los autores toman como Biblias para cualquier militante contracultural que se precie ( y que a través de la sinécdoque utilizan para retratar la esencia del movimiento) ni siquiera están traducidas al castellano

    La contra-utopía como modelo.

    Los autores pasan mas de 300 paginas burlándose de lo utópico e irrealizable del modelo contracultural, y reivindicando el pragmatismo para mejorar el mundo. Ahora bien ¿ que modelo reivindican los autores? Hetah y potter nos dicen con orgullo que se puede ver su modelo en cualquier libro texto de introducción a la economía Se trata, como no, del modelo de competencia perfecta. Los autores nos describen como sería el mundo en esa maravillosa utopía liberal: Un mundo donde no existiría el beneficio empresarial, ya que el mercado no estaría dominado por mega empresas sino que sería formado exclusivamente por unos productores con tan pequeños que el empresario apenas ganaría lo que cualquiera de sus trabajadores. Estas micro empresas no necesitarían de la publicidad ya que todos los consumidores tendrían una información perfecta sobre todo lo que se produce.
    Este modelo es por definición utópico, ya que exige para que pueda darse condiciones literalmente imposibles, tales como la información perfecta de los consumidores o que todos los trabajadores estén exactamente igual de capacitados para desarrollar cualquier tipo de tarea.

    Falta de adecuación de fines y medios

    Los autores comprenden que el modelo de mercado actual se aleja del propuesto en su utopía y creen que hay que solucionar esos fallos, ya que consideran la economía de mercado como inevitable y el plantearse otros modelos como inútil.
    ¿cuales son los pasos que proponen para llegar a la utopía? Son literalmente cuatro: Eliminar la desgravación de la publicidad; Poner impuestos a las externalidades negativas (tales como los impuestos al trafico rodado); Un mayor control gubernamental eso si, sin que este tenga que llegar a corregir los fallos del mercado; y por ultimo poner uniforme escolar en los colegios
    Estas propuestas puede que sean positivas, pero parece algo ingenuo como programa para alcanzar la utopía del libre mercado en la que creen los autores.

    Responde este comentario

    • Algunas criticas al libro

      27 de marzo de 2009 05:11, por Bruñoslav

      Muchas gracias David, tu crítica es bastante completa. Es lo que buscaba.

      Por lo demás, se hace interesante leer algunos de los otros comentarios. Qué risa que quien vista camisa y pantalones sea el más rebelede! Eso sí que demuestra la decadencia.

      repondre message

    • Rebelarse vende

      8 de febrero de 2010 17:59, por T. Montoya

      Saludos.
      Yo leí el libro hace un par de años y me agradó. No lo tomo como otra bilbia más de la contracultura ni de la contra-contracultura. Simplemente e sun libro crítico que tiene sus deficiencias y sus aciertos. Particularmente no me agradó el asunto del uniforme en las escuelas que "neutralizaría" toda forma de diferenciación y elitismo sobre los alumnos, creo que ellos ven la estandarización de la moda en 4 cambios de ropa (y eso ya es mucho)y no tiene nada de malo, al contrario, habrían menos problemas.

      Creo que también no profundizan en el elitismo en cuanto al arte (y esto tiene que ver con los uniformes). Sólo dicen que un grupo selecto es quien sabe apreciarlo y quien se dedica a ello. En parte podría darles la razón, ya que en este mundo la sensibilidad artística no todos la tenemos por igual, gracias al sistema socio-económico que "estandariza" (como los uniformes) gustos y pensamientos; pero por otra parte pienso que todo Ser Humano es capaz de crear cosas que se consideren arte o que se incline hacia lo "bello", un ejemplo podría ser el arte textil; si el mundo se limita a traer uniformados a los escolares y reprimir el gusto por una camisa, un color o una forma de pantalón este parde canadienses se están contradiciendo o, peor, están tratando de entender que el arte es parte del problema y, creo yo, el arte es la expresión y sentir del ser humano para el exterior (el resultado de la capacidad del ser humano para abstraer y explorar su entorno)...el arte nos hace Ser Humanos y sentir esa libertad que muchas veces no la creemos tener en "un mundo globalizado".
      En fin, es un libro como muchos hay en las librerías que se puede leer y ponerlo en la balanza de nuestro juicio.

      repondre message

      • Rebelarse vende

        18 de diciembre de 2013 19:28, por Xavier

        El libro es francamente bueno, dice cosas polemicas y cosas politicamente incorrectas, pero lo que resulta extraño es que se autodenominen rebeldes aquellos que critican el libro y ademas hagan defensa de un pensamiento politicamente correcto...? Es ese precisamente el acierto de sus autores desvelar las paradojas (siendo amable) de la contracultura. El analisis de como la contracultura a destrozado la izquierda es sencillamente acertado, milite durante años en diversos grupos de la llamada izquierda alternativa y vi cada dia como los contraculturales destrozaban la izquierda desde dentro con sus porpuestas absurdas, innecesarias y carentes de sentido y la mayoria de veces sencillamente contradictorias, proponian un dia lo contrario de lo que habian promovido el dia anterior, sencillamente por moda o snobismo.

        repondre message