Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Quieren la Inquisición en las escuelas

Sábado.26 de mayo de 2018 93 visitas - 1 comentario(s)
Albert Martí, Sin Permiso. #TITRE

En los últimos días PP y C’s rivalizan en una campaña contra el llamado adoctrinamiento en los centros escolares de Catalunya, con la generosa ayuda de los medios habituales. Y es que después del referéndum del 1-O han sonado todas las alarmas en el Estado del 78.

Después de la cuestión lingüística, se trata de un nuevo ataque a la escuela pública catalana, ahora centrado en los docentes: más de 500 han sido ya denunciados ante el Ministerio de Educación. Uno de los más emblemáticos es el Instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca. Nueve profesores fueron acusados por la Fiscalía por supuesta lesión en la dignidad de las personas y discriminación. De momento, cinco de ellos ya han sido exculpados, y los padres y madres se han movilizado en defensa de los profesores.

La medida estrella que el PP está avanzando es el formulario para denuncias anónimas, un sistema insólito para un país llamado democrático.

Mienten los que atribuyen el ascenso de la lucha nacional en Catalunya a 30 años de adoctrinamiento desde las escuelas: hace 5 años el independentismo aún era relativamente exótico en los institutos. Más bien ha sido la enorme movilización y la brutal represión del 1-O que han hecho imposible preservar las aulas al margen del conflicto.

De hecho, las redes sociales ofrecen un panorama contradictorio: recogen muchas denuncias de adoctrinamiento, pero también numerosos desmentidos. Y una página gráfica supuestamente dedicada a demostrar la situación de adoctrinamiento se limita a reproducir pancartas de Escola en Català (una respuesta a la campaña contra la inmersión lingüística) y pintadas y carteles variados en el exterior de las vallas de edificios escolares.

En realidad, la campaña contra el “adoctrinamiento” comenzó con la Ley Wert, que pretendía “españolizar” los temarios escolares. Hasta entonces, todas las comunidades autónomas habían programado el conocimiento del medio a partir del ámbito más próximo, y la incorporación a la Unión Europea había establecido otro marco de referencia más amplio. Se había introducido también el estudio de la historia de la propia comunidad en tanto ésta hubiera tenido en el pasado una marcada entidad sociopolítica, como es el caso de Catalunya, que además cuenta con una amplia historiografía.

De todos modos, la querella de los temarios no podía tener gran entidad, porque el problema está en otra parte: en la forja de los sentimientos de pertenencia y de las actitudes a desarrollar en consecuencia. Lo curioso es que esto sí es adoctrinamiento, una de las principales funciones que el Estado – cualquier estado - confía a su sistema escolar.

Aunque evidentemente no es del mismo tipo el de hoy que el que se imponía bajo la dictadura franquista. Bien lo sabemos los que en la escuela hemos cantado el Cara al Sol brazo en alto o hemos conmemorado el Día de la Hispanidad. Bajo la dictadura se pretendía generar una adhesión militante al régimen (y en todo caso silenciar cualquier reparo); en una democracia formal el objetivo explícito es meramente el conocimiento del marco político-institucional y el acatamiento del orden legal. Dicho esto, las tareas de los docentes en este terreno pueden ser muy distintas.

Según el PP, hay que hacer que el alumno tenga bien claro quiénes son “los nuestros” frente a los “otros”, a aceptar la ideología dominante y el orden social, económico y político-institucional

Para los/las docentes progresistas hay que combatir el adoctrinamiento implícito, enseñar a los alumnos a vivir pertenencias diversas (lugar de nacimiento, lengua, color de la piel, residencia, creencias religiosas, orientación sexual, etc.) de forma no excluyente y a convivir con la diversidad social. También a ver la sociedad en su complejidad, a percibir sus conflictos, a valorar la vida, la libertad, la autonomía, la cooperación...

Y aún más, hay que alimentar la capacidad crítica de los alumnos en la medida en que su maduración lo permita. Para ello hay que poner en cuestión las construcciones ideológicas en que se basa el orden establecido, sacando a la luz sus contradicciones y los intereses a los que sirven. Algunas de estas construcciones en el orden nacional son la Reconquista, la Obra Civilizadora de España en América, la España de los Reyes Católicos... pero también la Catalunya “dels Peres i els Jaumes” (reyes de Catalunya), la guerra dels Segadors... y sin duda la sagrada Transición.

En este trabajo, es inevitable que a menudo se trasluzca la opinión del profesor: ello no es problema mientras aparezca como tal frente a otras, no como “la verdad”; por ello es mejor manifestarla claramente, y abandonar la estéril y tramposa pretensión de neutralidad.

A esto las gentes del PP y C’s responden con su habitual denuncia contra el “adoctrinamiento” de la izquierda en ideologías antisistema, ideología de género o multiculturalidad... pero aparte de la supresión de la asignatura de Ciudadanía por la ley Wert no han avanzado más por el momento en este asunto, que no resulta para los docentes un trabajo fácil o brillante, no suele levantar entusiasmos, y a menudo los estudiantes lo consideran una manía del profesor.

Ahora bien, lo que no han tolerado es que el debate de la calle después del 1-O haya cruzado la puerta de las aulas. Los edificios escolares tuvieron un papel muy importante en el desarrollo del referéndum. Muchos de ellos ya eran normalmente colegios electorales, aunque esta vez el número de colegios era muy reducido. Ante las amenazas de impedir la apertura de los colegios la mañana del día 1, numerosas Asociaciones de Padres y Madres organizaron actividades desde la noche anterior hasta la mañana para mantener el centro abierto y garantizar la llegada de las urnas y la constitución de las mesas. Hasta este momento, el papel de los docentes no fue relevante. Pero después de las cargas policiales del día del referéndum, con destrozos en numerosos centros, ¡el profesorado no podía mantener la boca cerrada!

Quien conozca la realidad de las aulas sabe que difícilmente el/la docente pondrá sobre la mesa un tema que pueda enfrentar seriamente al alumnado, a menos que el tema ya esté ahí, y ese era el caso. El ánimo de los alumnos oscilaba entre la incredulidad, la indignación y la vergüenza. No podía obviarse la realidad, porque la función socializadora de la escuela incluye enseñar a reconocer los conflictos, analizarlos y gestionarlos de la mejor manera para todos, es decir, a través del diálogo y el debate democrático. Y ello es más importante que nunca cuando se trata de la realidad candente: ahí sí hace falta educar el sentido crítico.

Por supuesto, entre los docentes de Catalunya se reproduce la diversidad de posiciones que hay en la sociedad, y cada uno de ellos sabe que habrá de convivir con un alumnado también con opiniones diversas. Así lo importante es que todos, profesor incluido, puedan expresarse y escuchen las posiciones de los demás con respeto en un marco de diálogo y de búsqueda de salidas democráticas al conflicto. Así es como sucedió, con mayor o menor fortuna, en la gran mayoría de los casos.

Y si alguien se dejó llevar por la indignación, el incidente debe resolverse en el marco de la comunidad educativa, como indicó el Defensor del Pueblo.

Por eso, cuando la campaña se recrudece, alimentando la confrontación en el interior mismo de la comunidad educativa, hay que pensar que se ha emprendido una operación de envergadura contra la escuela pública, una operación que apunta a cercenar la libertad de expresión de los docentes de la escuela pública a la manera de los centros privados, donde la propiedad decide qué puede decirse y qué no. Ahí sí se les abre la oportunidad de asestar un golpe decisivo, de impedir que se desarrolle en el sistema educativo el libre debate y la crítica sobre la realidad.

Y no parece que esta operación se limite a Catalunya: el PP la ha extendido por lo menos a Valencia. La amenaza es a todos y a todos corresponde la defensa.

Albert Martí, maestro.

DECLARACIÓN UNITARIA

Plataforma formada inicialmente por los sindicatos CGT Ensenyament, Intersindical-CSC, UGT y Ustec·Stes (IAC), y las organizaciones ADIC Ensenyament, la Sectorial de Educación de la ANC y Docents per la República,

A raíz de los graves acontecimientos que están rodeando al colectivo docente catalán, queremos expresar nuestro apoyo a los compañeros y compañeras que son objeto de la represión mediática, judicial y policial; tanto en los casos de San Andrés de la Barca y la Seu d’Urgell, como en el resto.

Los límites que se han cruzado evidencian la situación de emergencia en que nos encontramos, que pone en riesgo el espacio de confianza que son, y deben seguir siendo, los centros educativos.

Vemos amenazada no sólo la libertad de cátedra, sino también la libertad de expresión. Por todo ello nos comprometemos a defender la educación en los valores democráticos, en la cultura de la paz y en el espíritu crítico; pilares básicos para que los futuros ciudadanos y ciudadanas, que ponemos en el centro de nuestra dedicación profesional, construyan una sociedad justa, democrática y participativa.

Mesa de emergencia docente

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/quieren-la-inquisicion-en-las-escuelas

  • Quieren la Inquisición en las escuelas

    27 de mayo 16:24, por SINCERAMENTE.

    Adoctrinamiento, pues bueno, veamos un poco.

    Hoy en día ya no queda EN ESTA HORRIBLE Y CORRUPTÍSIMA ESPAÑA, a lo que cabe también añadir Y CRIMINALÍSIMA, ningún ignorante de baba ni nadie que se crea ni una sola palabra de todos aquellos PUBLI-REPORTAJES DEL RÉGIMEN de las Victorias Pregos y demás churreros de documentaloides para PROPAGANDA DEL RÉGIMEN.

    ¿Qué solución pretenden imponer, pues, los "supuestos" criminales, usurpadores, etc.?; sí, habéis dicho bien: ADOCTRINAR EN LAS ESCUELAS DEL "MAESTRO CIRUELA" A LOS NIÑOS DESDE QUE LLEVAN CHUPETE TODAVÍA.

    Les van a meter en sus inocentes almas toda esa chatarra, basura, patrañas, falsedades, mentiras, etc., etc., etc. como un dogma de fe, como la verdad absoluta, etc., etc., etc.

    Puro crimen, claro está.