Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Penes, vulvas e ingeniería social

Sábado.4 de marzo de 2017 390 visitas - 2 comentario(s)
Y también la opinión de César Strawberry: "No estoy de acuerdo con que la policía inmovilice un autobús por un cartel" #TITRE

Jorge Vilches

La reacción airada e insultante de los medios y de ciertos cargos públicos a un mensaje políticamente incorrecto es una prueba de la dictadura del pensamiento único. El establishment ha saltado de sus poltronas públicas o subvencionadas porque alguien –me da igual quién- ha emitido un mensaje–me da igual qué- distinto a la verdad oficial.

La verdad y la moral son dictadas a través de la legislación y las instituciones internacionales; esas mismas que controla el establishment

Es triste, pero el consenso socialdemócrata ha creado una sociedad de ciudadanos-niño donde la responsabilidad se ha depositado en el Poder. La verdad y la moral son dictadas a través de la legislación y las instituciones internacionales; esas mismas que controla el establishment. El individuo de Occidente, sometido al terrible Estado Minotauro que se retroalimenta, es un pobre personajillo orwelliano.

El ciudadano-niño se siente liberado de tener que asumir la responsabilidad de construir su propio futuro, tutelado de la cuna a la tumba, resguardado de los riesgos de la vida, y sin tener que elaborar su propia moral. Ya lo hace el Poder por él.

Es el sueño del socialdemócrata que surge de la New Left: un Hombre Nuevo defensor de su amo, en aras de una Sociedad Nueva

Ese Poder nos ha hecho creer que la democracia es la combinación de derechos sociales con pensamiento único. Es el sueño del socialdemócrata que surge de la New Left: un Hombre Nuevo defensor de su amo, en aras de una Sociedad Nueva, igualitaria, homogénea y confortable gracias al paternalismo vigilante e imprescindible del Estado, y todo envuelto en la retórica de la democracia totalitaria.

El método es la lógica de los intolerantes, que obliga a eliminar al que piensa distinto o quiere iniciar un debate. No se trata solo de que los grupos que apoyan la verdad oficial son subvencionados y aupados a los medios de comunicación, convirtiéndose así en un resorte personal e interesado para el ascenso social y económico. Es que, además, los que opinan de forma diferente, reclamando libertad para decidir su presente y futuro, su moral y comportamiento, son acosados, insultados y expulsados de esa comunidad progresista y perfecta. La violencia no es solo física sino social y de comunicación. Esa es la nueva ola violenta que nos acecha.

El progresismo internacional ha impuesto una idea de comunidad basada en las identidades de grupo opuestas a las tradicionales

El progresismo internacional ha impuesto una idea de comunidad basada en las identidades de grupo opuestas a las tradicionales. Es el viejo planteamiento maoísta de conformar una Sociedad Nueva extirpando los “cuatro viejos”: pensamiento, educación, cultura y costumbres. Y lo llevan haciendo al modo gramsciano desde la década de 1970 mediante el control de la educación, las artes y las letras, con la legislación en la mano, a golpe de subvención a los colaboracionistas.

La escuela dejó de ser un lugar de instrucción intelectual y laboral para convertirse en el perfecto centro de adoctrinamiento. Lo hicieron los Estados nacionales, como el francés desde 1875, para inculcar, se quisiera o no, los principios republicanos. Lo repitieron las dictaduras en el siglo XX, que convirtieron los colegios en fábricas de patriotas nacionales o proletarios, en pioneritos, en pequeños vigilantes de la verdad oficial. Y a la “Formación del Espíritu Nacional” le sustituyó la “Educación para la Ciudadanía”, y luego “Valores éticos”, donde la solidaridad, el feminismo o el ecologismo tal y como dicta el establishment son principios obligatorios.

El político dicta “la normalidad” que el ciudadano-niño debe obedecer

El político dicta “la normalidad” que el ciudadano-niño debe obedecer. El Poder paternalista esconde la libertad en un cuarto oscuro donde al individuo le da miedo entrar. Se ha perdido la responsabilidad en la elección, y con ello la individualidad. Lo apuntaba Giuseppe Capograssi: el objetivo del Estado es conseguir que la persona desee ser como los demás, para lo cual solo tiene que seguir las normas dictadas por el establishment.

El castigo por salir del cauce es duro. En realidad, la izquierda alternativa, esa que está en Podemos y su entorno, no es más que la tropa de ese Poder transnacional que, como si fueran las SA, hace el trabajo sucio, callejero y mediático de romper cristales de la libertad. No son antisistema, son parte de él. Es la falsa oposición a la dictadura de la democracia social y el pensamiento único.

Si el ciudadano-niño no cumple, discrepa o quiere debatir los dictados morales del Estado paternalista, obtiene el merecido castigo. El ingeniero social debe corregir al individuo para conseguir la perfección, esa utopía uniforme a la que vamos encaminados. Las libertades languidecen bajo la verdad de los herederos de Rousseau, de aquellos jacobinos que querían imponer una nueva Era dándole la vuelta, como si de un gorro frigio se tratase, a todas las creencias. Incluso iniciaron un calendario alternativo, con meses cuyos nombres estaban tomados de la Naturaleza.

Era el tiempo de la conversión de la persona en ciudadano gracias al Poder -como hoy-, que es quien dicta la única verdad y la moral exclusiva, porque sin su control parental el hombre es un lobo para el hombre. Corregir y dictar, esa es la clave. Pero aquello que decían los súbditos de Robespierre es lo mismo que con el tiempo suscribirían fascistas y comunistas: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”. Claro que el Estado, confundido con el Gobierno, era y es para ellos el dictador de los comportamientos sociales y de su moral, como hoy para el establishment progresista.

Al autobús de “Hazte Oír” no se le ha contestado con una batería argumental, o debates en medios, como si fuera un país libre, sino con amenazas de denuncias judiciales, ofensas, retirada policial, e insultos. No me importa la certeza o la falsedad del mensaje, sino el bloqueo oficial y oficialista a la discrepancia, que muestra el recorte en las libertades, resultado de esa rendición consciente e inconsciente a la hegemonía cultural progresista.

Es posible que a la vista de esta ingeniera social puesta al descubierto, Karl Popper hubiera añadido un capítulo a su obra “La sociedad abierta y sus enemigos”.

Voz Populi



César Strawberry, sobre HazteOir: "No estoy de acuerdo con que la policía inmovilice un autobús por un cartel"

Las principales asociaciones judiciales reclaman mayor amplitud en el derecho a la libertad de expresión

Gonzalo Cortizo

El músico Cesar Strawberry acaba de posicionarse en contra de la decisión de la Fiscalía de pedir la inmovilización del autobús tránsfobo con el que HazteOir pretende recorrer varias localidades españolas. En declaraciones a eldiario.es, Strawberry asegura: "Todo lo que sea reprimir la libertad de expresión me parece un atentado contra los derechos fundamentales de las personas. Hay que aprender a leer y escuchar cosas con las que no estamos de acuerdo. No estoy de acuerdo con que la Policía inmovilice un autobús por un cartel".

El pasado mes de enero, el Tribunal Supremo condenó al cantante de Def Con Dos por seis tuits en los que ironizaba con la vuelta de ETA y el GRAPO. Pese a estar en las antípodas ideológicas de la organización ultracatólica HazteOir, Strawberry asegura: "Una sociedad plural necesita pluralidad de opiniones. En el caso del autobús, si quieres contrarrestar su opinión, lo mejor que puedes hacer es poner otro autobús".

En la misma línea se posiciona el portavoz de Jueces para la Democracia, Ignacio González: "Creo que no hay ninguna infracción penal. Igual que criticamos cuando un mensaje en Twitter es objeto de sanción penal, esto forma parte de la libertad de expresión y está en el territorio de las ideas".

González asegura que rechaza los argumentos de HazteOir pero que defiende su derecho a difundir sus ideas. Para el portavoz de esta asociación progresista de jueces, "HazteOir ha conseguido su objetivo: tener toda la atención mediática que estaba buscando".

La defensa más tibia para HazteOir llega desde la Asociación Profesional de la Magistratura. El portavoz de esta asociación conservadora, Celso Rodríguez, cree que "cada día la gente demanda mayor amplitud del derecho a la libertad de expresión", pero aclara que "ningún caso es igual".

Rodríguez no se moja: "No me atrevería a decir si el hecho de que este autobús se pasee por Madrid con ese mensaje tan escueto y claro es o no un delito. Tendría que pensarlo mucho".

Los juristas están instalados en la duda permanente sobre los nuevos delitos vinculados a la expresión de opiniones. Así quedó de manifiesto en el caso de Strawberry, que encontró una sentencia absolutoria en la Audiencia Nacional y una condena cuando su caso llegó al Supremo.

Con respecto al autobús de HazteOir, la Fiscalía argumenta que su presencia en las calles supone "la creación de un sentimiento de inseguridad y temor" entre los ciudadanos por razón de su identidad. En este caso hay, además, una novedad: la presencia de menores en la ecuación jurídica que habrán de despejar los tribunales.

Valencia iba a ser la siguiente parada del vehículo, según los planes de la organización ultracatólica. La alcaldía de la ciudad ya ha advertido que no es bien recibido. La portavoz del PP, Isabel Bonix, afirma lo contrario: ha exigido "respeto" y libertad".

El Diario

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Penes, vulvas e ingeniería social.

    4 de marzo 11:48, por SINCERAMENTE.

    Parece ser que el motivo principal por el que no se permite pasearse al autobús es por un motivo de orden público.

    Ya es casi de risa, aunque muestra lo penoso de la cultura española, que haya que prohibir que unos supuestos descerebrados inofensivos se puedan pasear blandiendo mensajes del tipo "La Tierra es plana", o bien "El Sol gira alrededor de La Tierra".

    En fin, no sé si eso que dicen en el autobús puede ser un delito de odio (¿es que realmente alguien lo sabe?) o un delito de discriminación; yo esto no lo puedo saber.

    Tampoco sé si legalmente habría que prohibir que ese autobús se paseara ostentando esos mensajes; yo, por mí, puede circular y pasear su basura como cualquier otro cacharro más que se dedica a propagar basura en sus carteles.

    Es obvio todo lo que dice este buen artículo acerca del pensamiento único, del estalinismo, fascismo, minoría de edad perpetua y forzada de los súbditos, del Estatalismo-fascismo-estalinismo-etc.

    Responde este comentario

    • Es algo propio de el mundo que viene y qué ya está instalado.Orwell se equivocó en la manera,pero no en el fondo.La represión es peor para convencer a los ciudadanos-niño que el linchamiento (supuesto) de la sociedad civil,quiera esto decir lo que quiera,porque de sociedad nada y mucho menos de civil.Aqui solo pueden hablar organizaciones con poder,como hazte oir,Crisalis(seguramente financiadas por el Estado ambas)o la que se les ocurra,pero los ciudadanos aplastados solo estamos para seguir el peloteo de unos y otros sin poder defendernos de tantas ideas locas.Tenermos que acabar con ese silencia,pero,¿cómo?ese es el problema,quien pone el cascabel al gato.

      repondre message