Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Pedro Morenés, el ‘Hannibal Lecter’ de la venta de armas

Miércoles.24 de agosto de 2016 100 visitas - 1 comentario(s)
Luis Gonzalo Segura, en Público. #TITRE

Catorce muertos y diecinueve heridos graves en un nuevo ataque a un hospital de Médicos Sin Fronteras en Yemen. Otro más. De nuevo Arabia Saudí y su coalición bombardeando civiles, asesinando niños inocentes. La extremada gravedad del asunto, que contrasta con el infame silencio mediático más allá de los obligados titulares, se debe a que Arabia Saudí es el primer importador de armas del mundo y nuestro principal cliente (447,6 millones de euros en el primer semestre de 2015). Peor aún, en el primer semestre del año pasado les vendimos proyectiles de artillería, bombas o granadas por 24,2 millones y, aunque no se habla mucho de ello, les formamos militarmente desde hace muchos años. Solo nos falta disparar o bombardear para ser tan criminales como los sauditas y su coalición.

Sé que hay variación en las cifras de muertos en este conflicto (como en todos), que oscilan entre 1.000 y más de 6.000 civiles según las fuentes, o que tal vez nunca lleguemos a saber con exactitud el número de muertos o el bando responsable de los mismos, tanto en este como en otros enfrentamientos, pero ello no restringe nuestra responsabilidad. Entiendo, igualmente, que 20.000 familias se ganan la vida en la industria de las armas en nuestro país, pero ¿es ético?, ¿debemos seguir vendiendo armas?, ¿deberíamos seguir vendiendo armas a un país que está cometiendo crímenes de guerra y no respeta los Derechos Humanos?

No podemos seguir vendiendo armas

Para mí, la respuesta es obvia: NO. No podemos seguir vendiendo armas a países como Arabia Saudí y no puede ser que estas ventas no constituyan un auténtico escándalo mediático y social. Si lo analizamos con frialdad, aunque es razonable que fabriquemos armas o munición para nuestras propias Fuerzas Armadas o FCSE, no hay motivo alguno, salvo la codicia, para ser la séptima potencia del mundo en exportación de armas.

Para justificar la venta de armas se argumenta que será otro país quien se enriquezca si nosotros cerramos el negocio. Es cierto que lo que no vendamos nosotros lo venderán otros, pero no es menos cierto que ello no nos obliga a participar de la carnicería, igual que no participamos de otras barbaridades por muy lucrativas que sean. Así pues, el dividendo no puede ni debe ser el único argumento, no por encima de los Derechos Humanos.

No será fácil

Por ejemplo, el Señor de la Guerra, Pedro Morenés, el Hannibal Lecter de la venta de armas, un individuo que desayunaría y negociaría sin pestañear ante un dantesco paisaje anegado de cadáveres, no dará facilidades para que dejemos de vender muerte. Son régulos como él los que impiden que la maquinaria homicida se detenga. Habrá más dificultades porque una reconversión industrial requiere necesariamente de ayudas gubernamentales y de tiempo, pero el precio a pagar sería muy inferior a seguir siendo tan culpables como los sanguinarios dictadores a los que armamos y municionamos. Fabricar armas, atestar el mercado internacional de armas, significa fomentar los conflictos. Y los conflictos son el origen de la muerte, el odio y el terrorismo.

Entre dictadores chiflados y empresarios codiciosos, el mundo se desangra ante nosotros sin que parezca importarle a nadie. Sin embargo, debemos pensar que las consecuencias de estas acciones no se reparten de manera equitativa. Los buitres y los cómplices que merodean en el negocio llenan sus bolsillos con los conflictos armados, por el contrario, el resto de los ciudadanos sufren las consecuencias en forma de atentados terroristas, desplazados, muertos, heridos, mutilados, recortes sociales, etc. Es decir, los adinerados obtienen los beneficios de las guerras y el resto de los ciudadanos padecemos los perjuicios de las mismas. La guerra no sacude con fuerza a los verdaderos responsables (Zapatero, Bono, Alonso y Chacón multiplicaron por seis la venta de armas; Rajoy y el Señor de la Guerra, Pedro Morenés, la han duplicado), sino a los que delegamos en ellos.

¿Queremos ser cómplices de crímenes de guerra?

Taparnos con la manta no nos hará más inocentes, si acaso más temibles, porque en esta historia nosotros no somos las víctimas, sino los asesinos. Como sociedad debemos conseguir que ni una sola persona vuelva a perecer en el resto del mundo por munición, artefactos o armamento fabricado por nosotros. Si lo conseguimos, terminar o restringir el terrorismo será una tarea mucho más sencilla y vivir en un mundo mejor, mucho más posible.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Pedro Morenés, el ‘Hannibal Lecter’ de la venta de armas

    25 de agosto de 2016 00:22, por Diego

    ¿Cómo se explica que las organizaciones "progresistas", "defensoras de los derechos humanos" , de la "paz", no se manifiesten en la Puerta del Sol, ante el Ministerio, ante las embajadas de los países criminales aquí denunciados? ¿Hay intereses de distinto tipo, o sólo la más abyecta cobardía?

    Responde este comentario