Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Mujeres en el exitoso bloqueo al centro de armas nucleares de Aldermaston

Jueves.18 de febrero de 2010 499 visitas Sin comentarios
Indymedia Euskal Herria #TITRE

Según lo previsto y anunciado, el 15 de febrero se realizó el Gran Bloqueo en Aldermaston; en un establecimiento de armamento atómico del Reino Unido donde se fabrican y desarrollan armas nucleares desde hace más de 50 años.

La acción antimilitarista no violenta que se llevó adelante consistió en el bloqueo de las puertas de acceso de la fábrica, ante las cuales lxs activistas se encadenaron y entubaron, impidiendo el acceso a las instalaciones. Cientos de personas participaron en la acción, procedentes tanto del Reino Unido como de otros países. Del estado español tomaron parte antimilitaristas de Zaragoza, Las Palmas, Elche, Madrid o Valencia. También participaron miembros de AA-MOC de Bilbo. Con la acción se quiso hacer un llamamiento para el desarme de misiles británicos Trident y la abolición de armas nucleares, justo cuando apenas faltan unas semanas para la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear que en mayo tendrá lugar en Nueva York.

Con la liberación de las más de 24 personas que fueron detenidas en el transcurso de la acción no violenta para detener la construcción de instalaciones valoradas en miles de millones de libras para desarrollar e investigar nueva generación de cabezas nucleares, se dio por terminado el exitoso bloqueo de la Fábrica de Armas Nucleares de Aldermaston.

El bloqueo fue una iniciativa de Trident Ploughshares, una amplia campaña que surgió para desarmar el sistema de armamento nuclear británico Trident de una manera no violenta, abierta, pacífica y totalmente responsable.

Una acción apoyada por la Campaña por el Desarme Nuclear y el Campamento de Mujeres por la Paz de Aldermaston.

Crónica de las mujeres
Women’s Successful Blockade

Cuarenta mujeres bloqueamos hoy con éxito una de las puertas principales del Establecimiento de Armas Atómicas de Aldermaston. Los vehículos de lxs empleadxs y la policía no pudieron entrar o salir de la puerta desde las 7 am hasta las 10 horas. Nuestra protesta no violenta y pacífica ha sido parte del Gran Bloqueo de las siete puertas de la fábrica de armas nucleares que se ha hecho para protestar contra el plan del Gobierno para renovar y modernizar los submarinos, misiles y ojivas de los sistemas de armas nucleares Trident, que tienen un costo estimado de £97 billones.

El Comité de Planificación del Consejo de Berkshire Occidental aprobó la semana pasada una propuesta para la construcción en Aldermaston de una nueva generación de ojivas nucleares. Lo hizo sin tener en cuenta más de un millar de objeciones, una encuesta que muestra que la mayoría de la población local no lo quiere, y el hecho de que el Parlamento aún no ha votado sobre su desarrollo. Cuando falla el proceso democrático, la desobediencia civil es el único recurso.

El ’Gran Bloqueo’ fue convocado por Trident Ploughshares con el apoyo de la Campaña por el Desarme Nuclear y otras organizaciones. Muchas de las mujeres responsables de cerrar una de las puertas principales del lugar eran miembros del Campamento por la Paz de Aldermaston, Mujeres de Negro contra la Guerra, la Liga Internacional de Mujeres Pro Paz y Libertad, Mujeres contra la OTAN y la Red Feminista de Londres, entre otras. Vinieron de todo el Reino Unido y de varios países de la OTAN -la bomba británica es parte del arsenal de la OTAN. Dos ganadoras del premio Nobel se unieron a la acción. Jody Williams recibió el premio por su trabajo para la prohibición de las minas terrestres, mientras que Mairead Maguire fue premiada por su trabajo por la paz en Irlanda del Norte.

Mientras algunas mujeres, sentadas o de pie, portaban carteles y pancartas y cantaban canciones de paz; otras se entubaron, situadas en la carretera con las muñecas entrelazadas dentro de bloques de hormigón o tuberías de metal, para retrasar su retirada por la policía. Seis mujeres fueron detenidas. Ninguna ha sido acusada de delito. Dos fueron amonestadas. Cuatro, sin embargo, que son conocidas por la policía local por su participación en el Campamento de Mujeres por la Paz de Aldermaston, fueron puestas en libertad bajo fianza. El mensaje de las mujeres desde la puerta que hemos bloqueado es simple y claro. La renovación de armas de destrucción masiva por parte de Gran Bretaña es ilegal, inmoral, inútil y despilfarradora. Será tanto como el costo de servicios tales como vivienda, educación, salud y bienestar que son cruciales para la calidad de nuestra vida cotidiana.¡Y esto en un momento de crisis financiera, en que todos los partidos políticos amenazan con recortes! Las mujeres necesitan más, no menos, apoyo de fondos públicos para el trabajo de cuidado que tantas de nosotras habitualmente hacemos, remunerado y no remunerado. Necesitamos más, no menos, gasto para proteger el medio ambiente, el mundo natural que sostiene la vida.

En segundo lugar, las mujeres en todos los países, en tiempos de paz y de guerra, somos objeto de la violencia doméstica y sexual. Las armas nucleares son la manifestación extrema de la violencia endémica en nuestra cultura desde la escala personal hasta la internacional, que se extiende desde el dormitorio hasta el campo de batalla, que es infligido por los puños, botas, cuchillos, armas, aviones de combate y buques de guerra. Las armas nucleares son la última de este continuo de violencia obscena. Hoy en la Puerta de la Mujer en el Gran Bloqueo del Establecimiento de Armas Atómicas de Aldermaston, nos hemos unido para decir: ’No a la violencia masculina, no a la violencia militar, no a la violencia genocida. No a todo tipo de violencia’.

Fuente con enlaces: http://euskalherria.indymedia.org/es/2010/02/66956.shtml


Exitoso bloqueo al complejo de armas nucleares en Aldermaston (Reino Unido)

Eco en prensa estatal del bloqueo a la fábrica de armamento nuclear de Aldermaston

Editorial de Tortuga: Gran Bloqueo en Aldermaston

Difusión previa en medios de Alacant

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.