Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Muere en Bilbao un joven presuntamente alcanzado en la cabeza por una pelota de goma de la policía

Martes.10 de abril de 2012 980 visitas Sin comentarios
Sus familiares sostienen que la ertzaintza le disparó a bocajarro desde corta distancia. #TITRE

Pero no se preocupen, la ertzainza “ha abierto una investigación”. O sea, me acusan a mí de matarte a ti y “yo” abro una investigación. Además, en caso de que quedara probado el lanzamiento mortal de la pelota por parte de la policía, es de creer que la responsabilidad no se depuraría, como suele suceder en estos casos y el policía en cuestión recibiría del estado la impunidad acostumbrada a cambio de sus servicios. Ahora, si por el contrario es ud. el que devolviendo -por ejemplo- esas mismas pelotas de goma con la mano a la policía causa algún herido entre sus filas, ya se puede ir preparando para una larga estadía en prisión. Nota de Tortuga.


Fallece el joven herido tras los incidentes del Athletic-Schalke

Iñigo Cabacas Liceranzu sufrió un edema cerebral que la familia atribuye a la carga realizada por la Ertzainza, que está investigando lo sucedido Iñigo Cabacas Liceranzu, el joven de 28 años que resultó herido el jueves en unos incidentes ocurridos en Bilbao tras el partido de fútbol Athletic-Schalke 04, ha fallecido hoy en el hospital de Basurto, donde estaba ingresado, tras no poder superar el edema cerebral que le había llevado a estar en coma en las últimas horas.

El joven sufrió una "fractura craneal por estallido con importantes lesiones cerebrales" en unos incidentes ocurridos en la noche del pasado jueves en la calle María Día de Haro de Bilbao, al término del partido de la Liga Europa que enfrentó en San Mamés al Athletic y al Schalke 04.

Después de permanecer tres días en estado muy grave y en coma, conectado a ventilación mecánica, el paciente, "tras serle retirada la sedación, ha presentado datos sugestivos de muerte cerebral", ha informado hoy el hospital de Basurto.

"Tras serle realizada las exploraciones complementarias pertinentes, se confirma" la muerte cerebral, ha añadido este centro sanitario en un parte médico.

El departamento de Interior del Gobierno vasco asegura que la Ertzaintza ha abierto una investigación para determinar si el joven fue alcanzado por una pelota de goma disparada por un policía durante los disturbios del jueves o sufrió las lesiones por otra causa. La Policía autonómica continua su investigación, sin que se hayan producido novedades en las últimas horas. Si las hubiera antes de la comparecencia del consejero, se harían públicas, según las mismas fuentes.

Según la versión oficial hasta ahora, la Ertzaintza recibió "varias llamadas" alertando de la presencia en las inmediaciones de la herriko taberna de Indautxu de una persona "semiinconsciente y sangrando de la cabeza". Varias dotaciones policiales se dirigieron al lugar, donde un grupo numeroso les recibió "lanzándoles botellas y piedras, por lo que los agentes utilizaron material antidisturbios para dispersarlos". "No está claro -sostienen desde Interior- si las lesiones se deban a un pelotazo o si se trata del herido del que se informaba en las llamadas".

Cuando varias dotaciones de la Ertzaintza acudieron al lugar, "a la altura de la herriko taberna", según la misma fuente, un "grupo numeroso de personas" lanzó diversos objetos, como botellas y piedras, contra los vehículos policiales, por lo que los agentes utilizaron material antidisturbios para dispersar a quienes les atacaban. La Ertzaintza tuvo conocimiento posteriormente del traslado de un herido al hospital, pero, según Interior, "no está claro" si las lesiones se deben a un pelotazo disparado por un agente en esos disturbios o se trata de la persona herida de la que se informaba en las llamadas iniciales hechas a la Policía vasca.

Los familiares insisten en que fue un pelotazo de la Ertzaintza "a menos de 20 metros" la causa de las gravísimas heridas sufridas por Iñigo. Por eso siguen recabando testimonios en Internet que les ayuden a demostrar que su amigo no estaba involucrado en ningún altercado, sino que fue la víctima inocente de una «brutal actuación policial". Familiares del joven y los amigos que estaban con él cuando sucedieron los hechos creen que fue una pelota de goma disparada por la Ertzaintza la causante de las lesiones. "Mi hijo tiene un boquete en la cabeza", aseguró ayer la madre en dicho periódico.

El Correo

Tomado de Indymedia Barcelona


Iñigo Cabacas Liceranzu

Borroka Garaia

Iñigo Cabacas Liceranzu podías ser tu, o yo, ha muerto cualquiera de nosotros.

Hoy iba a escribir sobre Iñigo Cabacas Liceranzu. Lo iba a hacer desde la incredulidad. Sin saber como era posible que hubiera un joven al filo de la muerte y en Euskal Herria estaba siendo tratado aparentemente como si fuera una noticia de sucesos en segundo plano. Lo iba a relacionar por ser semana santa, porque la gente está de vacaciones o quizás por las distorsiones policiales y del gobierno vascongado que han intentado arrojar la duda. Pero no es posible. Tampoco entendía muy bien y no se si se debía a todo lo expuesto que no había leído ni visto apenas por ninguna parte una denuncia contundente de los terribles sucesos acaecidos en Bilbo. Y eso me parecía grave y no me lo podía creer.

Sin embargo hoy hablamos ya de un muerto. Iñigo Cabacas Liceranzu. Vecino de Bilbo, de 28 años que celebraba junto a miles de personas el pase a semifinales del Athletic de Bilbao en la calle Maria Diaz de Haro, lugar habitual de celebraciones rojiblancas en las cercanías de la Herriko Taberna, sede social de la izquierda abertzale. Según informaron amigos y familiares varias furgonetas de la tristemente conocida brigada movil de la ertzaintza irrumpieron en la zona cargando brutalmente contra los cientos de personas que se encontraban ahí sin que mediara ningún tipo de provocación. Iñigo recibió el impacto de una pelota de goma a bocajarro disparada a menos de 20 metros por los policías. Cayó al instante inconsciente y sangrando abundantemente, sus amigos rogaron a la policía que llamaran a una ambulancia y la respuesta policial fueron porrazos. Ahí se quedó tumbado en el suelo y sus amigos golpeados. Tras varios días en coma con «fractura craneal por estallido con importantes lesiones cerebrales» y mediante respiracion asistida hoy ha sido imposible ya mantenerlo con vida. Hace escasos días el joven gaisteiztarra de 19 años Xuban navarrete sufrió una agresión parecida que le hizo perder el conocimiento, hoy contaríamos ya con dos muertos, pero en esa ocasión hubo suerte.

Para los socios y simpatizantes del athletic, especialmente para los más jóvenes no son extrañas ni poco habituales las agresiones policiales. Ya desde la época cuando la policía nacional española se encargaba de crear inseguridad en los aledaños de San Mamés hasta que la ertzaintza se dedicó a tal menester, las agresiones, humillaciones y ataques han sido comunes. Los jóvenes han sido tratados como perros en incontables ocasiones. Objetivos fáciles para saciar la bestialidad policial, para dar rienda suelta a operaciones de castigo o de venganza. Obviamente políticas. Pues no es más que violencia política el hilo común de esta violencia y lo que ha llevado a Iñigo a la muerte. Los seguidores del athletic saben bien de lo que hablo. Saben de ikurriñas y banderas robadas, de porras en la cara, de insultos y provocaciones, de palizas sin mediar palabra, de cargas porque sí.

Y es que nos hemos acostumbrado a que la labor de la policía sea machacar al pueblo, no se espera otra cosa de ellos. Se ven con normalidad las cargas policiales, las bocachas a bocajarro, las porras, los estirones de pelo, los empujones, la amenaza. Es todo parte ya del paisaje, tan natural como la vida misma. Pero no lo es.

Han sido ya prácticamente medio centenar de personas las que han perdido un ojo a consecuencia de impactos de pelotas de goma. Muchos han estado a punto de morir como aquel joven de Iruñea al que le lanzaron un bote de humo a la cara quemandosela en el proceso, otras resultaron muertas como Rosa Zarra. La impunidad policial es lo que hace, que la sociedad vasca sea un títere en manos de las fuerzas represivas y puedan hacer lo que les de la gana. Nadie les va a pedir cuentas. Y cuando alguien se las pide todos sabemos que en Euskal Herria la física no funciona, los proyectiles policiales trazan una elipse hacia el cielo y desaparecen ahí. Pero estamos ya cansados. Muy cansados.

Desde muy jóvenes nos han educado a base de pelotazos y porrazos. A base de una violencia invisible para el sistema y la mayoría de los medios. Una violencia con la que nos hemos acostumbrado a convivir. Esa violencia hoy ha causado un muerto más, que se añade a la lista de los cientos de muertos a consecuencia de la represión. Lista sin justicia sin verdad sin reconocimiento sin reparación sin nada.

Esta nueva víctima no ha sido fortuita. Es lo que termina ocurriendo cuando se aplican estrategias de terror contra la población civil. Estrategias en activo de una violencia de estado despreciable pero no por ello menos gratuitas para sus autores e impulsores. Iñigo Cabacas Liceranzu podías ser tu, o yo, ha muerto cualquiera de nosotros. Y lo peor de todo es que mañana puede ocurrir igual. A no ser que lo evitemos. Y la juventud vasca no se va a ir de las calles. Está claro quien sobra, y los primeros no son solo los mercenarios policiales sino los políticos que los mandan.

Hoy han intentando robar otro cachito más de la juventud vasca. Pero Iñigo caminará siempre con ella. Y algun día esa juventud será libre.

La Haine


Un jóven muerto tras una actuación de la Policia Vasca con pelotas de goma

La Haine - Euskal Herria

ULTIMA HORA. EL JOVEN HERIDO TRAS LA ACTUACIÓN DE LA POLICIA AUTONOMA ESPAÑOLA HA FALLECIDO.

ULTIMA HORA, EL JOVEN HERIDO GRAVISIMAMENTE TRAS UNA ACTUACIÓN DE LA POLICIA AUTONOMA ESPAÑOLA HA FALLECIDO TESTIMONIO DE LOS AMIGOS DE LA VICTIMA DE LA ACTUACIÓN POLICIAL

«Dispararon los pelotazos a menos de veinte metros», aseguran los amigos del joven.

«Mi hijo tiene un boquete en la cabeza. ¡Qué más quiere que le diga! ¡Le han abierto un boquete!». Josefina, la madre de Iñigo Cabacas Liceranzu no encuentra consuelo. Y mucho menos una explicación al estado en que se encuentra su hijo, herido el jueves en los incidentes que tuvieron lugar en el centro de Bilbao, tras el partido que enfrentó al Athletic con el Schalke 04. Desde entonces, el joven, de 28 años, se debate entre la vida y la muerte. «El paciente ingresado presenta importante inestabilidad en las presiones intracraneales. Permanecerá sedado y conectado a ventilación mecánica los próximos días.

Pronóstico muy grave», dice el último parte del hospital de Basurto.

«Los médicos nos dicen que hay que esperar. No quiero ni pensar en que se muera», reflexiona en alto el padre. «Igual le tienen que inducir el coma para que el cerebro no se inflame más», cuenta Manuel. Algo más entero que su esposa, el hombre enmudece un segundo para volver a hablar, de su único hijo. «Como para cualquier padre, es un chaval modelo. Es sano, deportista, le encantan las olas (el surf), jamás ha estado metido en líos de política». Que quede bien claro. Dentro del dolor que le consume, Manuel Cabacas recalca este aspecto para negar cualquier intento de vincular a Iñigo con ambientes radicales y la ´kale borroka´, dado que los incidentes ocurrieron junto a la herriko taberna de María Díaz de Haro.

Manuel Cabacas regenta un bar en Licenciado Poza, la calle donde se festejan las victorias de ´los leones´. Porque sabe lo que ocurre en las jornadas de partidos calientes, decidió que lo mejor era no abrir el negocio. «Prefiero ganar menos a tener problemas», comenta a EL CORREO. Guiado por un sexto sentido, el hombre no cejó en ´sermonear´ a su hijo: «Le dije ´Iñigo, cuidado. Es un día difícil. Sé lo que pasa, hay gente que calienta el ambiente y luego se lía, así que en cuanto veas jaleo, para otro lado´». Después de los consejos, el hombre y su esposa se encaminaron a Laredo para disfrutar de la jornada festiva. La premonición acerca de que en un «encuentro de alto riesgo» puede pasar algo se hizo realidad en los primeros minutos del Viernes Santo cuando los amigos «de toda la vida» de Iñigo les llamaron para decirles que el joven estaba en Basurto.

Al otro lado del teléfono, Javi López les contó por encima lo que había ocurrido. Él fue con Iñigo al hospital y él clamó a la Ertzaintza para que llamara una ambulancia porque su amigo, tumbado en el suelo, con la consciencia perdida, chorreaba sangre por la cabeza. El bilbaíno Javi y los basauritarras, Iván Repes, José Antonio Aja y Koldobika Gutiérrez son de la cuadrilla del joven herido.

Tras el partido, los cinco habían quedado en María Díaz de Haro. «Es una buena zona de bares, pero para nosotros no tiene ninguna connotación política. Estábamos en la calle, junto a la herriko taberna. A eso de las once y media, vimos cómo dos tipos discutían y se peleaban, pero nada del otro mundo. No le dimos importancia. Un cuarto de hora después, llegaron varios furgones de la Ertzaintza, un despliegue importante. Varios de nosotros -relata Iván- les dijimos que no pasaba nada, pero nos retiraron y empezaron a disparar pelotazos. En ese momento, hubo gente que tiró botellas. No estaban en nuestro grupo, pero les pedimos que no lo hicieran para que no se liara más». Pero se lió. «La gente comenzó a dispersarse por donde podía. Con nosotros estaba una chica, estaba muy nerviosa, lloraba, e Iñigo trataba de calmarla. Cada uno corrimos por donde pudimos», añade Iván. Minutos después, Koldo vio a una persona en el suelo y pidió una ambulancia sin saber quién era el herido. José Antonio sí se apercibió de que se trataba de su amigo. «Le vi sangrando por la zona de la oreja. Fui a un ertzaina, le pedí una ambulancia y me puso hasta arriba de porrazos. Voy a poner una denuncia», anuncia el joven al tiempo que muestra la fotografía de sus piernas llenas de hematomas y el parte médico que acredita sus palabras.

Mientras una chica utilizaba una bufanda rojiblanca para empapar la herida de la cabeza, Javi sacó valor y se dirigió a otro agente: «¡Que venga una ambulancia!», gritó. [/]«Estaba insconsciente, le daban convulsiones, espamos», recuerda, todavía muy impresionado.


El joven, que desde el jueves presentaba un pronóstico muy grave, había permanecido sedado y conectado a ventilación mecánica. Hoy, tras serle retirada la sedación, ha presentado “datos sugestivos de muerte cerebral. Una vez realizada las exploraciones complementarias pertinentes se ha confirmado la misma”.

Según han denunciado familiares y allegados, Iñigo Cabacas recibió un pelotazo de goma tras cargar la Brigada Móvil de la Ertzaintza en una atestada Avenida María Díaz de Haro, donde numerosa gente celebraba la victoria del Athletic ante el Schalke. Fue ingresado en el hospital de Basurto, con pronóstico muy grave.

El parte médico difundido ayer por la mañana indicaba que el paciente persistía en su estado de coma y que el pronóstico seguía siendo muy grave.

Las versiones que circulaban en internet por parte de muchos testigos apuntaban a que la carga policial fue no solo indiscriminada sino fuera de lugar, provocando el pánico entre las numerosas personas allí presentes.

Informacón recopilada de Sare Antifaxista

Buscan testigos del pelotazo que dejó muy gravemente herido a un joven en Bilbo

Mensaje solicitando ayuda, tras los lamentables altercados de la noche pasada...

Desde aqui queremos animar a colaborar con la familia y amigos del joven herido. Si tienes datos, fuites testigo, tienes imagenes cacturadas con el movil, etc... No lo dudes y aportalas.

Bilbo * E.H

Hola buenas! Soy amigo del chaval que recibio un pelotazo en la cabeza por parte de la ertzaintza la pasada noche. Agradeceria enormemente que todas aquellas personas que viesen lo acontecido, contactase conmigo en la siguiente direccion de correo: aguantalivan@hotmail.com Necesitamos testigos porque no puede quedar impune semejante carga policial sin justificacion alguna.

Mila esker !!

Sare Info:

http://sareantifaxista.blogspot.com...

http://sareantifaxista.blogspot.com...


Interior y la Brunete mediatica intentan criminalizar a Iñigo Cabacas Liceranzu

Ante la falta de informacion, Interior a intentado escurrir el bulto, de la responsabilidad, por su desproporcionada actuacion. Como siempre, la Brunete mediatica, se ha puesto al servicio de la version oficial. Iñigo, joven de 28 años, mientras tanto se debate entre la vida y la muerte.

«El paciente ingresado presenta importante inestabilidad en las presiones intracraneales. Permanecerá sedado y conectado a ventilación mecánica los próximos días. Pronóstico muy grave», dice el último parte del hospital de Basurto.

Bilbo * E.H

Los amigos de Iñigo, están convencidos que la «fractura craneal por estallido con importantes lesiones cerebrales» que sufre el joven de Basauri, tiene una única causa: una pelota de goma lanzada por la Ertzaintza a menos de veinte metros.

«Nosotros estábamos en una zona de María Díaz de Haro, llegaron varios furgones de la Ertzaintza, un despliegue importante. Abarrotada de gente y donde no hay escapatoria porque solo hay una salida que es una especie de túnel. Varios de nosotros les dijimos que no pasaba nada, pero nos retiraron y empezaron a disparar pelotazos. La gente trató de huir por allí, pero claro se formó un embudo».

Para evitar la carga policial, se refugiaron en los bares y en los portales. Disparaban a veinte metros cuando allí no había pasado nada. Solo un pequeño altercado entre dos tipos que pasó inadvertido para la mayoría de la gente. ¿Cómo es posible que fuéramos a celebrar el triunfo del Athletic y ahora Iñigo esté debatiéndose entre la vida y la muerte?.

Sare Info:

http://sareantifaxista.blogspot.com...

http://sareantifaxista.blogspot.com...

http://sareantifaxista.blogspot.com...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.