Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Movilizaciones de trabajadores en la bahía de Cádiz en defensa de la venta de armamento a Arabia Saudí

Sábado.8 de septiembre de 2018 296 visitas - 2 comentario(s)
Empleados de Navantia reciben el apoyo de políticos de izquierda y derecha. El gobierno recula en su gesto de impedir una venta de bombas a la dictadura árabe. #TITRE

Decíamos que el anuncio del gobierno de suspender un pedido de bombas del gobierno saudí con destino a la guerra de Yemen era un gesto meramente propagandístico. Sobre todo por la insignificancia de esa venta en relación al total de comercio bélico entre España y Arabia Saudí (el cual no se ha interrumpido en ningún caso).

Pero es que resulta que ni eso parece que vaya a realizarse. Ante los rumores de que Arabia deje de comprar otros pedidos de armamento se han encendido todas las alarmas. Especialmente en el entorno de la empresa bélica, altamente deficitaria año tras año, NAVANTIA. Cabe recordar que ese déficit sale del erario estatal; es decir de los impuestos. Lo que quiere decir que todos los contribuyentes pagamos para que se mantengan los empleos de estos fabricantes de armamento.

Las organizaciones de trabajadores de Navantia y políticos de todos los colores de la zona -incluyendo a Podemos y alrededores- se significan estos días, incluso con movilizaciones a pie de calle, para presionar al gobierno para que se deje de tonterías con el gobierno saudí y que no se pongan en peligro los pedidos en marcha de buques de guerra. A los niños de Yemen que los zurzan.

Esta es la sociedad en que vivimos hoy. Nota de Tortuga.


CONTRATO CON ARABIA

Navantia San Fernando se echa a la calle en defensa del contrato de las corbetas de Arabia Saudí

Los trabajadores del astillero isleño han cortado esta mañana la autovía CA-33 y quemado neumáticos en señal de protesta. La plantilla anuncia que «lucharán porque está en juego» su futuro. Dan la ruptura del contrato por «oficiosa»

M. L. / V. S.
Cádiz

Los trabajadores de Navantia San Fernando se movilizan ante la posible pérdida del contrato para la construcción de las cinco corbetas. Aún no hay una confirmación oficial pero la plantilla del astillero isleño teme por su futuro y trata de poner freno a una posible cancelación y exigen que se cumpla el compromiso con la Bahía de Cádiz.

Los trabajadores de los astilleros públicos han decidido actuar porque la negativa a vender armas a Arabia Saudí compromete el millonario contrato de 2000 millones de euros y cinco años de carga de trabajo con más de siete millones de horas. Se generarían anualmente cerca de 6.000 ocupados directos e indirectos. De ellos, más de 1.100 serían empleados directos, más de 1.800 empleados de la industria auxiliar de Navantia y más de 3.000 empleados indirectos generados por otros suministradores.

Los trabajadores de la factoría han cortado la autovía CA-33 en protesta ante la posible pérdida del contrato

Según ha señalado el presidente del comité de empresa, Jesús Peralta, la situación es «muy complicada» y da la ruptura del contrato por «oficiosa».

Ya en la jornada de ayer, el concejal del grupo municipal del Partido Popular, Juancho Ortiz instaba al alcalde de Cádiz para que «deje la ambigüedad y apueste por el empleo en Navantia». El mismo mensaje que José Loaiza, presidente del PP de San Fernando y portavoz del grupo en la Diputación de Cádiz, trasladaba a esta última institución.

El Comité de empresa se ha reunido esta mañana con los trabajadores y se ha celebrado una asamblea donde se ha acordado partir hacia la carretera CA-33 para proceder a su corte. La marcha ha comenzado poco antes de las 10.oo horas y los trabajadores han recorrido la carretera con una gran pancanta desplegado donde se podía leer: «Carga de trabajo ¡ya! Navantia San Fernando». Sobre las 11.00 horas los empleados de la factoría isleña han dado por concluido el corte de la carretera y han emprendido el regreso al astillero.

Peralta, como representante de los trabajadores ha explicado que, aunque les queda «un hilo de esperanza», tienen «un temor cierto» de que el contrato para que Navantia construya las cinco corbetas para Arabia Saudí va a ser cancelado, un temor que se basa en información que han recabado «de la propia Navantia, de la clase política, de la embajada saudí, en muchos puntos»

«La situación es crítica, nos acongoja la frustración y la rabia porque este contrato es el mayor contrato de la historia de exportación de Navantia, significa el sustento de muchas familias de la Bahía de Cádiz», ha añadido.

Tanto es así que los trabajadores de Navantia San Fernando aseguran que «no han dudado en echarse a la calle» por ellos «y también por los que no están aquí». Y aseguran que seguirán «luchando para asegurar el sustento en nuestras casas. Está en juego nuestro futuro», por lo que continuarán con las movilizaciones.

Por su parte, la empresa pública de construción naval ha declinado realizar declaraciones sobre el tema. Mientras que la Subdelegación del Gobierno en Cádiz ha señalado a este periódico que no tiene información al respecto

Cabe recordar que la confirmación de la firma del contrato, en negociaciones desde el año 2015, se produjo el pasado mes de julio por un importe de 1.800 millones de euros, suponiendo una carga de trabajo global de alrededor de siete millones de horas para los astilleros de Bahía de Cádiz, Ría de Ferrol y Cartagena y su industria auxiliar.

Fuente: https://www.lavozdigital.es/cadiz/p...


Andalucía se levanta en armas para defender la venta de corbetas a Arabia Saudí

Comercio desvelará su posición oficial este viernes en el Congreso tras fuertes roces internos. Una parte pide al presidente que desautorice el anuncio de la ministra de Defensa.

Isabel Morillo. Sevilla

El Gobierno andaluz montó en cólera días atrás cuando oyó que la ministra de Defensa, Margarita Robles, paraba la venta de 400 bombas de precisión a Arabia Saudí. Nadie les había informado previamente de esa decisión. También cundió el pánico en la plantilla de Navantia San Fernando, que, tras años muy negros en los astilleros gaditanos, recibió a principios de julio como una tabla de salvación la confirmación del contrato de cinco corbetas para la armada de Arabia Saudí.

El departamento de Margarita Robles confirmó punto por punto la información adelantada por la SER, el pasado lunes, sobre la paralización de la venta de 400 bombas de precisión para bombardear Yemen. Defensa anunció que devolvería los 9,2 millones de euros abonados por este material.

El ministerio de Robles mantiene ese anuncio, pero deja los detalles en manos de Industria. Se espera que este viernes se aclare la posición oficial del Gobierno de Sánchez respecto a la venta de armas y la relación con Arabia Saudí. La cita es en el Congreso, donde la secretaria de Estado de Comercio presentará el informe anual de 2017 sobre exportaciones del Ministerio de Defensa, informará sobre la revocación del contrato en el conflicto de Yemen y sobre si va a haber algún cambio de la política de exportación.

Hasta que el Gobierno no fije oficialmente su posición, hay dudas y un choque de trenes entre Defensa e Industria. Fuentes cercanas a la ministra Robles insistían en que la suspensión de la venta de bombas a Arabia Saudí es irrevocable, mientras que otras fuentes del Gobierno de Pedro Sánchez aseguraban que “lo de Defensa no se sostiene” y garantizaban que no habrá cambios en la venta de armas y material de guerra. Navantia llamaba a la calma en la antesala de esta comparecencia.

Para Podemos no hay ’casus belli’

Podemos, por su parte, no pone énfasis en que se pare la venta de armas a Arabia Saudí como una condición irrenunciable en sus negociaciones con el PSOE. En otra etapa sí hizo mucho ruido con este asunto. Desde el equipo de Pablo Iglesias aseguraban que este tema ni siquiera ha llegado a la mesa y no pusieron tampoco especial énfasis. Hay que recordar que el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, se plantó ante su partido y no se opuso a las negociaciones con Arabia Saudí, anteponiendo los intereses laborales de la bahía gaditana, una comarca azotada por el paro y víctima de sucesivas reconversiones industriales.

También el alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, se plantó frente a su partido y antepuso la carga de trabajo a las exigencias de Podemos. Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón enviaron una carta abierta a la compañía pública española Navantia para exigir que se frene la venta de esas cinco fragatas.

“Es un gran error por parte del Gobierno. Un error garrafal. Ya sabemos cómo es la cultura árabe y cómo ha sido de dura la negociación para lograr los contratos de las corbetas. Son de ‘o conmigo o contra mí”, advierte desde Cádiz el presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta. Desde que se conoció la suspensión de la venta de armas la plantilla, asegura, vive acongojada y cada día son muchos compañeros los que proponen salir a la calle y preguntan qué va a pasar exactamente.

Los trabajadores de Navantia San Fernando preparan ya movilizaciones pese a que la empresa les ha pedido "calma" y "prudencia"

El contrato firmado para la construcción de cinco corbetas en los astilleros gaditanos se formalizó el pasado 12 de julio y fue celebrado con júbilo por el Gobierno de Susana Díaz. Navantia ensalzó una operación que alcanza un importe de 1.800 millones de euros y que representa “la mayor de la historia” de los astilleros públicos españoles con un cliente extranjero. Fuentes oficiales de la empresa aseguraron a El Confidencial que Navantia "no ha constatado ninguna novedad" y que "los trabajos preparatorios de las cinco corbetas siguen ejecutándose con absoluta normalidad". Arabia Saudí no ha emitido ninguna señal ni mensaje tras el anuncio de Defensa días atrás.

El contrato se estaba negociando desde 2015 y supondrá unos 6.000 empleos al año hasta 2020. En octubre, según los responsables del comité de empresa, es cuando el contrato entra oficialmente en vigor tras su firma en julio. Ahora mismo ya hay trabajos de ingeniería en marcha. La construcción del primer barco comenzará a finales de diciembre o principios de enero, asegura el portavoz del comité de empresa.

La palabra de Susana Díaz

Eso sí, advierte Peralta, “el anuncio de Defensa no da al traste con este contrato”. El portavoz de los trabajadores lanza un aviso contundente: “En el momento en que veamos que hay algún peligro para nuestro empleo, saldremos a la calle”. Desde el comité de empresa admiten que han tenido contactos oficiosos con responsables de Navantia que les piden “calma” y “prudencia”. El presidente del comité de empresa también conversó con el vicepresidente del Gobierno andaluz, Manuel Jiménez Barrios. Los trabajadores aseguran que el vicepresidente andaluz les reclamó que no sembraran “alarma” y les garantizó que el Gobierno de Susana Díaz está haciendo todo lo posible para que no se pongan en peligro estos contratos con Arabia Saudí.

Un par de días antes de que Navantia anunciara la firma del gran contrato, Susana Díaz recibió en San Telmo a representantes de los trabajadores y se comprometió a interceder ante el Gobierno central para que se atendieran las demandas de los astilleros de Puerto Real y se garantizaran los contratos negociados por el anterior Ejecutivo del PP.

Los nombramientos desde Hacienda, con andaluces en puestos clave de SEPI y Navantia, mandaron un mensaje tranquilizador a la Junta que se quiebra

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) es Vicente Fernández Guerrero, que fue interventor delegado de la Junta de Andalucía, alto cargo en varios gobiernos andaluces y responsable de varias empresas públicas autonómicas. Fue un nombramiento directo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y en las filas del Gobierno andaluz se entendió como un guiño. La designación después de Susana Sarriá como presidenta de Navantia dio aún más garantías en las filas de Susana Díaz de que se blindaría la carga de trabajo para los astilleros de Cádiz. Sarriá también fue alto cargo en la Junta y conoce de primera mano la bBahía gaditana. Todo eran señales de que habría especial mimo con los contratos gaditanos, hasta que el Ministerio de Defensa hizo su anuncio.

“No es un revés solo para nosotros sino para cientos de empresas andaluzas y españolas que tienen intereses comerciales en Arabia Saudí. Son muchos puestos de trabajo los que están poniendo en juego por agradar a sus socios”, sostiene el portavoz de los trabajadores de Navantia, en alusión al PSOE de Pedro Sánchez y Podemos.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/espa...


Industria armamentística

El Ibex, la derecha y la izquierda política andaluza, inquietos ante el cambio de relaciones con Arabia Saudí

Pablo Elorduy

El conflicto de Yemen con la llamada liga árabe encabezada por Arabia Saudí ha protagonizado la comparecencia de la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. La paralización, por parte de Defensa, de la venta de 400 bombas láser anunciada a principios de semana ha permitido a la secretaria de Estado desarrollar un discurso sobre la política “responsable y muy sensible” respecto a los derechos humanos y el cumplimiento del derecho internacional en el organismo encargado de la discusión sobre comercio de armas, la llamada Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMDDU).

“Mi intención sería no centrar el debate en un país concreto”, ha solicitado Méndez. Pero ha sido imposible. Sobre la mesa estaban las últimas informaciones acerca de la construcción de las corbetas que Navantia tiene previsto iniciar. Buques de guerra que, como ha alertado la campaña Armas Bajo Control —y ha sido motivo de una pregunta hoy del diputado de Compromís, Enric Bataller—, podrían ser utilizados no solo para el bombardeo de las costas yemeníes sino también para el bloqueo naval del país del golfo de Adén.

Casi simultáneamente a la comparecencia de Méndez, la portavoz de Gobierno, Isabel Celáa, ha defendido las relaciones con Arabia Saudí, negando cualquier tipo de crisis diplomática. Celáa ha defendido que el encargo de Navantia se llevará a término y que, incluso, cabe la posibilidad de que se revierta la decisión de Defensa sobre la exportación de las 400 bombas a la Coalición Saudí.

El diputado del PP Jesús Postigo ha tocado la fibra del Gobierno con preguntas sobre las futuras relaciones diplomáticas con Arabia Saudí, cuyo gobierno está indignado, según varios medios de comunicación, con la denegación de la exportación de bombas. Este partido se ha hecho eco de la información publicada por El Confidencial que avanza la bronca interna entre el PSOE a cuenta de la fabricación de las corbetas. Según este medio, el Gobierno de Susana Díaz ha montado en cólera ante la posibilidad de que Arabia Saudí, vetada para toda relación económica por su defensa de cumplimiento de derechos humanos en el caso de Samar Badawi, tome medidas coercitivas contra España, como ya sucedió con el caso de Canadá.

“En ningún caso el Gobierno va a poner en peligro esta operación, el contrato sigue vigente, los primeros pagos se han realizado, el contrato sigue en marcha”, ha reiterado la secretaria de Estado, que conoce los riesgos de un posible fracaso de la operación, especialmente en la provincia de Cádiz, donde se concentra la mayor parte de los 6.000 empleos anunciados por la operación de la empresa Navantia. “Hasta donde yo sé el contrato está vigente”, ha declarado Méndez, que ha recordado que la autorización final todavía no ha pasado por la mesa de la comisión interministerial: “No vamos a ponerlo en riesgo pero la futura licencia va a ser estudiada con todo rigor”.

Podemos pasa de puntillas

La situación de desempleo crónico en la provincia de Cádiz —donde todos los municipios con más de 40.000 habitantes tienen un paro superior al 25%— ha generado en el pasado un conflicto en el seno de Unidos Podemos. En julio de este mismo año, el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, aseguró que “el contrato entre Navantia y Arabia Saudí es necesario porque en la ciudad significa trabajo”. Hoy mismo, pasadas las 15h, ‘Kichi’ ha publicado en su cuenta de Twitter una defensa de los puestos de trabajo de la bahía de Cádiz, sin referencia al contrato de Navantia ni a las corbetas, asegurando que los trabajadores “necesitan carga de trabajo estable, sostenida en el tiempo, respetuosa y no sometida a los caprichos de partidos que han despreciado nuestros Astilleros”

El alcalde de Puerto Real, Antonio Romero (Sí Se Puede), también ha defendido públicamente la priorización del empleo en los astilleros frente a un cambio en la política respecto a Arabia Saudí. En la sesión de hoy, la diputada de Podemos Carmen Valido no ha hecho alusión al contrato de las corbetas con Navantia.

Ignacio Robles, activista por los derechos humanos y bombero expedientado por no participar en las operaciones de carga de bombas para la Coalición Saudí, explica cuál es el coste del desarrollo de la industria militar experimentada por España en las últimas décadas. Desde finales de los 90, explica Robles, el Estado ha invertido 47.000 millones de euros en la industria armamentística, vía Programas Especiales de Armamento: “Son puestos de trabajo muy caros. La patronal de defensa declara 22.500 puestos de trabajo. Como inversión en puestos de trabajo es una auténtica ruina”, declara Robles.

Es un dinero que se ha gastado de forma que dependa totalmente de los astilleros de guerra, explica Robles, que denuncia que con Cádiz ha habido una política planificada por parte de los sucesivos Gobiernos que ha “secuestrado” a una región: “O los haces cómplices de la venta de armas a Estados terroristas o se quedan sin trabajo”. Para Robles, es imprescindible revertir esa política respecto a los astilleros gaditanos en busca de otras líneas de producción y fabricación.
Solución: cuando las corbetas se terminen

Ignacio Robles destaca la voluntad de mejora mostrada por el Gobierno, también una serie de medidas anunciadas que deben favorecer el principio del fin de la opacidad en torno a la venta de armas. En este sentido, Xiana Méndez ha anunciado que se creará una comisión conjunta de trabajo entre la Comisión de Defensa del Congreso y de la JIMDDU. Esto permitirá conocer más detalles sobre la “garantía de uso final” que Arabia Saudí esté dispuesta a firmar con el Gobierno español para asegurar que los cinco buques no sean utilizados en la guerra de Yemen o en otro futuro conflicto. En el actual, Yemen ha sido calificado como “la peor catástrofe humanitaria del momento presente” por la ONU.

La secretaria de Estado ha insistido en que el nuevo Gabinete quiere implementar mejoras en esas garantías de uso final, “mejoradas y súper reforzadas”. Un tipo de cláusulas que permiten desde conocer la situación de las armas exportadas hasta el bloqueo de los sistemas armamentísticos de un barco si sale del ámbito geográfico predeterminado, una cláusula que Estados Unidos ha impuesto en exportaciones a países “inestables”.

Desde la firma definitiva del contrato, que Navantia debe llevar a cabo en las próximas semanas, se abre el proceso de construcción de las corbetas. La primera debe estar lista 35 meses después de esa firma, las cuatro siguientes, a razón de una cada cuatro meses. Será en ese momento cuando la JIMDDU deba decidir sobre la autorización de las corbetas, en base a esas garantías que Comercio quiere “reforzar” y que serán conocidas, al menos en sus líneas generales, por los otros grupos del Congreso, presentes en la Comisión de Defensa.

Pero la carrera ya ha comenzado. Los medios anuncian movilizaciones por el empleo en Cádiz y Puerto Real, el Ibex 35 presiona a través de la prensa y de los partidos políticos conservadores para que se mantengan los “negocios como siempre” con Riad, y el PSOE se debate entre su ala derecha, el poder de Susana Díaz y el compromiso ratificado hoy por la secretaria de Estado en cuanto a que los derechos humanos deben prevalecer sobre los intereses comerciales en la venta de armas.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/indus...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Vaya con el gobierno "feminista".Seguro que al menos esas armas tendrán perspectiva de género y no matarán a mujeres, ni criaturas, ni ancianos,verdad gobierno "feminista"?
    Está muy de moda ir de muy feminista y luego apoyar barbaridades como ésta.Aquí un ejemplo de socialista superfeminista : Miguel Lorente, "experto" en violencia de género.Seguro que las armas i bombas de la OTAN,con quien colaboró este personaje,también tenían "perspectiva de género", verdad Miguel Lorente?

    http://www.lasinterferencias.com/20...

    Responde este comentario

  • La otra orilla

    Javier rodríguez

    A la Asamblea de Navantia

    09 Septiembre, 2018

    Compañeras y compañeros de Navantia: no podemos ceder al chantaje de un estado criminal que ha masacrado a más de 10.000 civiles en Yemen en tres años, abocado a la miseria a 19 millones de habitantes de este país y obligado a huir a dos millones de yemeníes. No podemos mirar a otro lado ante esta situación. No podemos venderles armas a estos criminales.

    Yo, realmente, no vendería armas a nadie. Una bomba sólo sirve para matar. Un fusil sólo sirve para matar. Una mina antipersonas sólo sirve para matar. Y así sucesivamente. No creo que debamos colaborar en asesinatos. Y antes que vender algo que no se va a usar, qué queréis que os diga, mejor que nos compren pizarras para colegios, material sanitario o maquinaria para hacer carreteras, que lo mismo son útiles en un país que ha quedado destrozado por la guerra.

    Compañeros y compañeras de Navantia. Caminaré de la mano con vosotros cada vez que exijáis que la empresa para que la que trabajáis cumpla con vuestros derechos: que no se reduzca ni un euro vuestro salario, que no os quiten ni un día de vacaciones, que no haya ni un despido improcedente, que no haya subterfugios en vuestros contratos que abran las puertas a la precariedad… Es más, caminaré de la mano con vosotros cada vez que se intente empeorar las condiciones de los trabajadores vía reforma laboral y caminaré de la mano con vosotros todas aquellas veces en que seamos capaces de unirnos para exigir más igualdad salarial, un mejor sistema de protección social o cualquier otro avance que redunde en vuestra calidad de vida y la de toda la clase obrera de este país.

    Pero la solidaridad con vuestra causa no puede pasar por encima de la solidaridad con los pueblos que sufren la guerra en cualquier parte del mundo. Ese no puede ser nunca el precio de vuestra estabilidad laboral y eso se lo debemos exigir, juntos, a vuestra patronal. Queremos trabajo, pero no queremos que nuestro trabajo se sustente en la industria militar. No queremos que con nuestro trabajo se mate a nadie.

    Señora ministra de Hacienda, señor ministro de Asuntos Exteriores, jefe de Estado… busquen carga de trabajo para Navantia en la industria civil. Remuevan todo lo que tengan que remover para que los cientos de trabajos que garantiza un Gobierno criminal como el de Arabia Saudí se cubran con contratos que respeten los Derechos Humanos. No podemos venderles armas a estos criminales. Y punto.

    https://www.huelvainformacion.es/op...

    Responde este comentario