Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Más de 150 millones de personas serán refugiados ambientales en 2050

Jueves.14 de junio de 2007 1398 visitas - 1 comentario(s)
Foro internacional sobre la sequía, #TITRE

El cambio climático está agudizando en todo el mundo los fenómenos meteorológicos extremos y la variabilidad de las pautas meteorológicas, lo que incide además en un aumento de la frecuencia e intensidad de los desastres.

"Lamentablemente, las personas pobres, mayores y discapacitadas son las más castigadas por las inundaciones y ciclones cada vez más frecuentes, las implacables sequías y el ascenso del nivel del mar. En última instancia, son ellas quienes pagan caro esta situación, sacrificando viviendas, cultivos y vidas", según apunta Madeleen Helmer, Directora del Centro de Estudios sobre el Cambio Climático de La Haya, dependiente de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

La degradación ambiental se ha convertido, por estas razones previas, en la mayor causa de migraciones y se prevé que para el año 2050, el número de refugiados ambientales alcanzará los 150 millones de personas.

Por estos motivos, los retos humanitarios que plantea el cambio climático son unos de los objetivos prioritarios que tiene en estos momentos la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. En su llamamiento anual, la Institución Humanitaria ha solicitado 220 millones de euros para combatir los efectos del cambio climático.

Al mismo tiempo, subraya la necesidad de que se invierta más dinero en preparación para desastres y la reducción del riesgo de desastres debido a la creciente frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos adversos vinculados con el cambio climático.

La Federación Internacional sabe que abordar el cambio climático no sólo es una cuestión de preparar políticas y establecer mecanismos de financiación para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La responsabilidad colectiva de la comunidad internacional deben ir más allá de la reducción de emisiones; también se debe hacer más por proteger a las personas más vulnerables del mundo.

La conservación del agua

Sistemas de alerta temprana, viviendas resistentes a tifones, reforestación contra ondas de tormenta y deslizamientos de tierras, planes de evaluación; éstos son solo algunos ejemplos de cómo los Gobiernos y los organismos de ayuda pueden, en primer lugar, mejorar la preparación y la capacidad de resistencia de las comunidades.

"Es evidente que no podemos escapar al cambio climático, ni ignorarlo. Debemos adelantarnos a sus efectos, y debemos actuar ya", recalca Madeleen Helmer.

La intervención de Cruz Roja ante los efectos del cambio climático y, en concreto, ante la falta de agua potable en el mundo se plasmará y hará pública durante la celebración del Foro Internacional sobre la Sequía, que tendrá lugar en Sevilla entre los días 17 y 20 de junio. El propósito de este encuentro es el de aunar esfuerzos a todos los niveles para encontrar formas efectivas de lucha contra la sequía. Dicho foro acogerá además la presentación del Informe La Sequía en España. El Foro buscará además una concienciación directa de la opinión pública: la conservación del agua es responsabilidad de todos los ciudadanos por igual.

(Noticia aparecida en el diario "El Mundo")

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Creo que en esta sociedad de la información desinformada, de la empanada mental y de el análisis desde la parálisis, los datos se filtran en sucesión aritmética, insensibilizando a audiencias cada vez más desconcertadas, al borde de la saturación.
    Es probable que a nivel neurolingüistico, acabemos asimilando retazos, y datos inabarcables sean reducidos por interpretaciones que justifiquen nuestro marasmo.

    Tropecientos millones de nosequienes, pobres ahora, pobres después...pobrecitos.

    Pensamos que eso les pasa a otros que salen por la tele, a los parias y a los descastados, a los que "sobran" porque no han sabido prosperar o porque han tenido la poca fortuna de ser lo que son, unos desafortunados.
    Pensamos..Ay! los que no tienen seguridad asociada, ni jejército, ni estado que-bien-estoy, ni planes de pensiones....¿cómo se puede sobrevivir sin eso?..!!con razón sufren los probes!!

    Prospera una especie de Darwinismo falaz ,autocomplaciente, macabro, autocumplido.

    En este caso, el mundo privilegiado sigue asimilando que ese panorama catastrófico que se globaliza intensamente, tanto como sus manifestaciones, queda lejos de sus confortables vidas y de sus todopoderosos estilos de subyugación de la naturaleza.
    Pero creo que este devenir de consecuencias va a golpear con más dureza a aquellas civilizaciones que no sólo han sido causantes por acción, sino también por omisión. El gran pecado, la soberbia, una vez más...

    Será la población urbana, el mundo industrializado, la progresía-masa, la casta de hormigón, enchufe, grifo y electrotodoméstico, la que acuse con más dureza la deprivación en ciernes.

    Esos "pobres", serán una vez más la esperanza de un mundo que renace de sus cenizas. Ellos son testigos del sufrimento, de apocalipsis del día a día, de la humanidad en la soledad de la escasez.
    Ellos, que ya han cruzado desiertos, serán los que guíen nuestro camino en la penumbra de la escasez, los que compartan su pan ácimo con nuestra hambre, y su fluído vital arrancado cual tesoro milagroso a una tierra tan sedienta como sus acomodados eternos
    deprivados, recién estrenados a los dolores de parto de un ocaso que bien será un principio también.

    Más nos vale invertir una vida en humanidad, divina redención, que nunca ser altruísta ha sido tan egoísta.
    Y al tiempo, nunca ser egoísta ha sido tan estúpido, tan suicida, tan merecedor de no-ser, ni siquiera eso.

    Lejos queda el romanticismo en la ayuda
    al prójimo debilitado.
    Esa santidad va quedando atrás como privilegio de unos valientes,
    mientras sutilmente se va tornando en el imperativo a una cobarde humanidad.
    Nunca es tarde, si la dicha es buena, mas en la desdicha, buena sea la esperanza.

    Responde este comentario