Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

¿Mano dura contra la prostitución?

Domingo.18 de julio de 2010 9260 visitas - 62 comentario(s)
Sobre una entrevista con Lara Padilla, portavoz de la Plataforma de Organizaciones para la Abolición de la Prostitución #TITRE

En su número de noviembre de 2009, el 262 para más señas, la revista "El viejo topo" dedicó una pequeña carpeta a la denuncia de la prostitución. Los textos allí reunidos tienen un enfoque abolicionista, enfoque que el que suscribe comparte a grandes rasgos - pero destilan una enorme confianza en la adopción de medidas represivas y autoritarias para ’resolver el problema’, confianza que inspira mi desconfianza. No cuento con suficientes conocimientos como para enjuiciar tajantemente las medidas que se proponen, quizás viciadas por un exceso de definiciones a priori y/o de compulsión por encontrar soluciones a corto plazo; pero sí que creo que tomarlas en cuenta puede ayudarnos para hacer más precisa la polémica sobre las conexiones entre feminismo y política estatal represiva, polémica que en los últimos tiempos aflora en esta página. Esperando ayudar a la reflexión sobre si esas conexiones son inevitables o son indeseables -o si son inevitables e indeseables, o si no son nada de ello-, transcribo uno de los textos de la carpeta (Crates).

Abolicionismo, Regulacionismo, Prohibicionismo / Entrevista a Lara Padilla, por Miguel Riera.

Abogada, portavoz en Cataluña de la Plataforma de Organizaciones para la Abolición de la Prostitución, Lara Padilla explica aquí cómo la reglamentación legal de la prostitución conduciría inexorablemente a un aumento de la trata de mujeres y a la consolidación de las mafias.

¿Cómo y por qué se crea la Plataforma?

—La Plataforma está compuesta por casi setenta organizaciones. Algunas trabajaban ya con mujeres prostituidas y otras lo hacíamos en temas de malos tratos, violaciones… Y todas coincidíamos en que lo que está sucediendo con la prostitución no se corresponde ni con lo que aparece en los medios de comunicación ni con lo que se está poniendo sobre la mesa respecto a la libertad de las mujeres que deciden ejercer la prostitución.

¿A qué te refieres exactamente?

—A que se presenta la prostitución como una actividad que puede llevarse a cabo como cualquier otra, cuando nuestra experiencia nos dice que afecta a mujeres que presentan una situación de vulnerabilidad y precariedad mucho mayor que las demás, cuando además vemos que sufren secuelas muy graves, porque a algunas de nosotras nos piden ayuda también por malos tratos, por violaciones... de modo que las personas que trabajamos en estas organizaciones empezamos a ver que lo que se nos está diciendo desde los mass media no se corresponde para nada con nuestra experiencia personal… Entonces empezamos a intercambiar opiniones entre diversas organizaciones de mujeres en Congresos de distinta índole en los que nos reunimos para tratar la violencia de género y tomamos conciencia de que existe la necesidad de replantear públicamente e ideológicamente la posición que hemos de adoptar como ciudadanos ante la prostitución, y también la de conocer fehacientemente cuál es la realidad de la prostitución hoy en día…

La Plataforma se declara Abolicionista, y rechaza el Regulacionismo y el Prohibicionismo. ¿En qué se diferencian esos tres conceptos?

—A diferencia del Prohibicionismo, el Abolicionismo considera que la mujer prostituida no puede ser objeto de persecución ni de sanción, sino que tiene que ser protegida y se deben articular mecanismos para darle la opción o la oportunidad de que pueda reinsertarse laboralmente, o de recibir un tratamiento psicológico y social para que pueda salir de esa situación de la cual es víctima. También se caracteriza por tener una línea de actuación contra el cliente a través de unas sanciones. Por ejemplo, en el caso de Suecia las sanciones son básicamente pecuniarias, con una multa, y en determinados casos se puede llegar a castigar penalmente con penas de hasta seis meses, lo cual no implica el ingreso en prisión pero obliga a reflexionar al cliente. El cliente es una pieza fundamental que normalmente queda opacada a lo largo del proceso de prostitución. Sólo tenemos claro que existen los proxenetas, aunque cada vez menos, porque ahora nos dicen que lo que hay es empresarios del sexo, o que los dueños de prostíbulos no son proxenetas, dignificando situaciones que no tienen nada de dignas, porque abrimos los periódicos y vemos que se hacen redadas y que en ellas encuentran mujeres en situación de trata, etc. A través de los mensajes de los mass media se disocia la realidad de la prostitución del proxenetismo y se invisibiliza al cliente, que al fin y al cabo es el causante de que exista prostitución y de que exista trata.

Porque en la situación actual, con los fenómenos de la globalización y la inmigración, no puede desvincularse la prostitución de la trata. Eso lo han afirmado ya organismos como Naciones Unidas o la Coalición contra el Tráfico de Mujeres, mujeres que son inmigrantes que provienen de países pobres y que se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema. Son capaces de jugarse la vida en una patera para venir e igualmente van a ser capaces de vender su cuerpo y de someterse a todas las secuelas que les produzca su actividad, porque lo que se juegan es la supervivencia… Estamos hablando de personas, de seres humanos que estarían dispuestos a firmar un contrato de esclavitud por cinco años si eso les posibilitara la entrada en Europa, y lo sabemos, porque ahora se están jugando la vida sin ninguna seguridad… De ahí a la compra-venta de órganos no va nada, es el mismo discurso. Habrá gente dispuesta a vender un órgano porque puede vivir con el resto. Si regulamos la prostitución o la venta de órganos estamos desvalorizando lo que es el ser humano. Confirmaremos legalmente la existencia de dos clases de ciudadanos, de dos clases de personas. Unas podrán ser mutiladas, sometidas, etc., para el beneficio, el placer o la salud de otra clase social…

Vemos con mucha frecuencia en la televisión a los proxenetas presentados como empresarios respetables, miembros de una asociación legal, portavoces, etc… ¿Qué opináis de ese intento de darles apariencia de respetabilidad desde los medios de comunicación? —Hay algo evidente. En los medios de comunicación escritos existe un claro interés en sostener que la prostitución puede ser una actividad respetable, siendo ya público y notorio que muchos de esos medios obtienen unos ingresos importantes procedentes de los anuncios de prostitución, y los anuncios son mayoritariamente sufragados por los clubes. Es decir, existe un claro interés económico. Y eso lo han hecho notar no sólo las organizaciones de la Plataforma, sino la propia ministra de Igualdad o la Comisión del Congreso que estudió el tema de la prostitución, sugiriendo que los medios de comunicación deberían replantearse su conducta. España es uno de los pocos países donde la prensa escrita tiene ese tipo de anuncios; en el resto de Europa los medios serios ni siquiera se lo plantean. Aparte de todas las contradicciones que supone estar denunciando la trata en la página 3 y encontrarte en la página 25 “Jovencita de 18 años, asiática, sumisa, dispuesta a todo…” Realmente ahí hay una contradicción que seguro que son capaces de ver los propios directores de estos periódicos, pero que no quieren abordar. La participación que tienen esos medios de comunicación en las televisiones también es evidente, pues suelen formar parte de los mismos grandes grupos. Y no sólo hay intereses por parte de los periódicos, si no que hay determinados sectores que se van a ver beneficiados con esa actividad.

¿A qué sectores te refieres?

—Establecer medidas para ayudar a esas mujeres a salir del pozo, o luchar contra las mafias, constituye un gasto para el Estado. Para las distintas administraciones supone gasto, pero si la actividad se regula, en lugar de gasto proporciona ingresos. Desde las licencias que van a dar los ayuntamientos para la apertura de esos locales, hasta la contribución que se pueda hacer en IRPF, seguridad social… El posicionamiento político que tenga un Estado ante la prostitución va a suponer ingresos o va a suponer gastos. La cuestión es si queremos que los Estados se lucren con la trata, como un proxeneta más que está sometiendo a todas estas mujeres, como hacen todas las redes que están sacando beneficio de su explotación sexual.

Eso nos lleva a otro tema: el de la policía. Es llamativo que habiendo una cantidad enorme de prostitutas en España, en su mayor parte procedente de la trata de mujeres, la policía no tenga una actuación más diligente. ¿A qué causa obedece, es que no hay recursos legales?

—El principal problema nace en la confusión que se generó en su momento a partir de la aprobación del Código Penal de 1995. El Código Penal de la democracia, con Belloch. Ahí se despenalizó el proxenetismo que no era coercitivo, aquel que no comportaba engaño o coacción sobre la mujer prostituida. Es decir, todo aquel que pudiera darse con el consentimiento de la mujer prostituida. España tiene suscrito el convenio de Naciones Unidas contra la trata de personas, calificada como una nueva forma de esclavitud, y en el que se dice que los Estados se comprometen a perseguir todo tipo de proxenetismo, incluido el que cuenta con el consentimiento de la persona prostituida. Sin embargo, el Código Penal del 95 despenaliza ese tipo de proxenetismo. Entonces la policía se encontró un poco atada de pies y manos, porque cuando se detiene a los dueños de los locales, al no obtener la declaración de las mujeres conforme han sido coaccionadas, los proxenetas quedan impunes. A partir de 1995, por tanto, se empezaron a instaurar las mafias en nuestro país, que antes en general sólo era un lugar de paso de las mujeres traficadas.

¿Y eso sigue siendo así?

—No exactamente. Fruto de toda la presión que hacía todo el movimiento feminista, se introduce la reforma, en marzo de 2003, del artículo 188 del Código Penal, mediante la cual se vuelve a añadir, para estar de acuerdo con el convenio de Naciones Unidas, que todo proxenetismo podrá ser perseguido, incluso aquel que cuente con el consentimiento de la mujer prostituida. Con lo cual no se está prohibiendo la prostitución, pero sí que cualquier persona se lucre de la prostitución ajena.

Sin embargo, no ha habido interés por parte de las autoridades en hacer cumplir esta modificación del Código Penal. No ha habido órdenes directas por parte de las correspondientes fiscalías, con lo cual los fiscales no han puesto especial interés en perseguir a los proxenetas… Con el Código Penal en la mano hoy no podría haber en nuestro país un local de prostitución abierto, pero no sólo los hay sino que incluso se está planeando abrir más, en franca contradicción con las leyes que tenemos aprobadas y los convenios internacionales que tenemos suscritos.

En la Plataforma vinculáis la prostitución con la violencia de género. ¿Podrías abundar en esa idea?

—Contrariamente a lo que se dice en algunos sectores, está absolutamente acreditado que la práctica de la prostitución comporta, en la mayoría de los casos, una serie de secuelas físicas y, siempre, secuelas psicológicas y emocionales. La Asociación Nacional de Psiquiatría en uno de sus Congresos concluía que las mujeres prostituidas presentaban trastorno por estrés postraumático en un 68%, mientras que los veteranos de Vietnam, que fueron con quienes se diagnosticó este tipo de trastorno, presentaban un 5%… las prostitutas están sometidas a una violencia implícita en su actividad muy, muy superior a la de los soldados en guerra.

Cuando hablamos de mujeres prostituidas, es muy cómodo pensar que hay un tipo de personas a las cuales esa actividad no les afecta lo mismo que a las demás… Porque todos hacemos cosas que no nos gustan, vale, sí, pero pongamos que por una cuestión económica circunstancial en nuestra vida nos toca ser limpiadoras en el peor lugar del mundo durante tres meses… El ejercicio de esa actividad podrá no ser agradable, pero desde luego no afectará a nuestras emociones, a nuestra vida de pareja, a nuestra sexualidad… será una cuestión que no dejará secuelas de por vida en todos nuestros mecanismos emocionales y psicológicos. Pero si nos planteamos, cualquiera de nosotros, tener que estar practicando durante tres meses la prostitución, con todo lo que conlleva… pensando bien lo que es la prostitución, que no es acostarse con quien uno quiere y que además te paguen, sino que comporta realmente tener que realizar cinco felaciones, tres sodomizaciones y dos coitos al día sometida a los ritmos, a la higiene y a todo lo que plantee el cliente prostituidor... Si realmente nos plantea mos en serio lo que es el ejercicio de la prostitución y si lo tuviéramos que hacer nosotros, todos tendríamos claro que conllevaría secuelas psicológicas y emocionales.

Pensar que hay un tipo de seres humanos en los cuales eso no causa mella alguna es carecer absolutamente de empatía respecto a nuestros y nuestras congéneres.

También rechazáis que la prostitución sea una forma de relación sexual, en los términos en que suele entenderse corrientemente... —Cuando nos están diciendo que se trata de una relación sexual mediante pago nos están engañando, porque cualquier tipo de relación sexual se produce en un ámbito de libertad, donde las dos partes van en búsqueda del placer, el placer propio y el del otro… En la prostitución no se trata de eso, porque una de las partes cede y cualquier búsqueda o apetencia ha de ser utilizada para el placer del otro. Ese es un papel al que se nos ha remitido a las mujeres a lo largo de la historia durante muchísimo tiempo, desde las políticas más patriarcales y los distintos frentes religiosos. Se ha llegado incluso a la negación absoluta de la posibilidad de que la mujer pueda tener y desarrollar su propia sexualidad para estar siempre sometida al placer del hombre. Ha sido así durante muchos años en el matrimonio, en el cual se le negaba que ella pudiera buscar su propio placer sexual, y se está haciendo nuevamente ahora a través del pago, utilizando a las mujeres más pobres, para poder sostener una sexualidad machista y patriarcal que comporta violencia, porque está generando las secuelas a las que ya he aludido. La prostitución no sólo plantea la violencia frente a esa mujer prostituida a la que se somete, sino frente a todas las mujeres.

Nosotras queremos y creemos en una sexualidad libre, igualitaria en la cual hombres y mujeres puedan pactar, experimentar en un contexto de libertad, sin que ninguno de los dos pueda someter al otro.

Supongo que como Plataforma tenéis relación con las organizaciones políticas. ¿Alguna ha asumido vuestros planteamientos?

—Si podemos salir adelante con un plan teamiento político será mediante un gran pacto de solidaridad entre mujeres y hombres dispuestos a apostar por una nueva sociedad, que es lo que más o menos pasó en Suecia. Allí las mujeres de los distintos partidos políticos se fueron uniendo y contemplando esta opción cada vez más como la única viable para llegar a una igualdad real entre hombres y mujeres. En Cataluña el único partido que ha asumido una posición abolicionista ha sido el PSUCViu, según los planteamientos que tiene aprobados por asamblea. En Cataluña realmente la situación está muy cruda, y es bastante duro ver cómo desde las izquierdas se están difundiendo unos posicionamientos francamente retrógrados, conservadores y que a mí me dejan espeluznada. Posicionamientos que en el fondo consisten en llevar el capitalismo salvaje a su máximo: todo es susceptible de ser comprado y vendido dentro de la ley de la oferta y la demanda, por encima de cualquier derecho humano fundamental. Fuera de Cataluña creo que tampoco se ha acogido el posicionamiento abolicionista como tal, pese a que hay distintas mujeres en todas las formaciones políticas que están por esa labor y que realmente ven que es una cuestión no sólo de género, sino de derechos humanos.

¿En qué posición está el ministerio de Igualdad?

—Todavía estamos lejos de conseguir que adopte un posicionamiento valiente. A nivel personal creo que sí que lo tienen claro, pero por ahora es muy difícil que se atrevan a plantear abiertamente una apuesta por el modelo abolicionista. Van a intentar introducir esos posicionamientos dentro de la lucha contra la trata, pero de una forma que acabará siendo equívoca, porque entonces la gente dice, bueno, hay que acabar con la trata, pero piensa que hay una prostitución libre que se debe regular. Todo el mundo tiene interés en regular, en vez actuar eficazmente contra la trata. Si no son más claras y más francas con el discurso real de lo que es la prostitución, de que la prostitución no se puede desvincular de la trata, no se avanzará.

Mujeres de izquierda que defienden inequívocamente los derechos de la mujer defienden también la regulación, sobre la base de que por encima de todo está la libertad de la mujer, y que hay que respetar su voluntad.

—Claro, pero como ya he dicho es la misma libertad que reclamaría un individuo para vender a otro un riñón. Si eso se permitiera, tendríamos una larguísima cola de personas llegadas de países del Tercer Mundo en los cuales la situación económica, social, etc., es precaria, y el acceso a sus derechos por parte de sus ciudadanos es prácticamente inviable. Serían poco más que carne de cañón. Frente a eso, que en sus países de origen no exista protección de sus derechos es grave, pero que nosotros, que somos países donde se supone que los derechos están garantizados, articulemos un sistema para complacer a algunos de nuestros ciudadanos utilizando el cuerpo de los que llegan tratando de sobrevivir, es terriblemente grave..

Por último, ¿qué te tenía que haber preguntado y no he hecho?

—Me gustaría señalar que el asunto de la prostitución no es un tema de hombres contra mujeres, sino un tema de mujeres contra una determinada ideología, machista y patriarcal, que se ceba ahora con las más débiles. Las mujeres hemos ido avanzando en la protección de nuestros derechos, tenemos leyes que defienden la igualdad, pero en Suecia, las suecas habían conseguido la igualdad, habían alcanzado prácticamente la paridad política, realmente podían acceder tanto al mercado laboral como a las tareas del hogar, etc., en igualdad de condiciones, pero muchos de los maridos, de los ciudadanos suecos que habían votado esas leyes de igualdad, querían seguir manteniendo privilegios y a través de un precio seguían sometiendo a mujeres de países pobres. Esta fue la decisión de las suecas: quisieron los derechos de los que ellas gozaban para todo el resto de mujeres. Creo que es lo que deberíamos plantearnos hoy en día, si nos creemos realmente que esos derechos de igualdad deben prevalecer o no. Si creemos que deben prevalecer deberíamos apostar porque todos los ciudadanos y las ciudadanas del mundo pudieran acceder a ellos.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    18 de julio de 2010 17:02

    Todo esto no hara más que la invisibilización de las prostitutas pero no que mejores sus condiciones, es un tema muy complicado para ideologizaciones feministas que no llevan más que a intentar políticas paternalistas.

    Responde este comentario

    • ¿Mano dura contra la prostitución?

      18 de julio de 2010 17:29

      ¿En calidad de qué opinas? ¿prostituta?, ¿proxeneta?, ¿usuario real o potencial?, o ¿persona que jamás recurriría al "servicio"?

      Es importante para entender tu opinión favorable a la mejora de las "condiciones" de la prostitución.

      Responder este mensaje

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    21 de julio de 2010 14:58

    Hay que luchar por erradicar la prostitución, esa debe ser la única lucha de las feministas.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    26 de julio de 2010 18:14, por Crates

    Al proponer la publicación de este artículo, también hablé de que las soluciones planteadas me inspiraban cierta cautela. Expondré esa cautela en este comentario, dado que la mayor parte de comentarios al artículo aparecidos en Tortuga son favorables al mismo.

    Como he dicho, la postura feminista respecto a la prostitución con la que más sintonizo es el abolicionismo. Igual que es buena la abolición de las situaciones que han conducido o conducen a que muchas mujeres se vean reducidas a la condición de animal doméstico por contrato matrimonial o de empleada de hogar, hay que abolir las situaciones que reducen a muchas mujeres a la condición de animal de recreo –prostitución-: todas esas situaciones las considero contrarías a la dignidad humana.

    Ahora bien, conviene precisar las situaciones a abolir. No acabo de entender por qué el debate público entre la mayor parte de las abolicionistas y la mayor parte de las partidarias de la regularización es tan agrio, cuando están de acuerdo en un aspecto fundamental, la abolición de la prostitución forzada y de la trata. En realidad, si los números que se citan son correctos, desaparecidos la trata y el proxenetismo quedaría muy poca oferta de prostitución para regular, y el escenario resultante sería muy parecido al buscado por el abolicionismo: defínanse los medios para el objetivo común, el resto vendrá por añadidura.

    (Quizás veo que quedaría poca prostitución que regular porque tengo un concepto muy amplio de prostitución forzada, que aplico a todas las personas que llegan a ello hoy en día en su condición de migrantes. En mi opinión, las condiciones que llevan a alguien a deslomarse bajo los plásticos de Almería o a satisfacer sexualmente a desaprensivos son de coacción, por mucho que estas personas hayan elegido tales actividades “voluntariamente”… como alternativa a morirse de hambre. La prostitución u otros trabajos que “nadie quiere” en la “sociedad de acogida” son, si no otra cosa, la única alternativa que nuestra sociedad ofrece a colectivos bien definidos, y no por casualidad; una sociedad más justa no colocaría a nadie en esa tesitura, y contemporizar con ello es alejarse de una sociedad más justa. En esto estoy de acuerdo con Lara Padilla. El hecho de ser escogido voluntariamente no dice nada a favor de un empleo. Sin acudir a los casos extremos de venta de órganos que menciona Lara Padilla: los empleados de una central nuclear no sólo afirman escoger su trabajo voluntariamente, sino que defienden muy exaltadamente su derecho a mantenerlo, y no creo que deba darse más peso a esa defensa que a los datos que revelan que es peligroso, para ellos y para su sociedad).

    Así pues, no veo donde anda esa prostitución a respetar como opción de la que hablan las partidarias de la regulación, más allá de hipótesis académicas o de novela picaresca que, es verdad, tienen ejemplos reales, pero no en la cantidad de ‘carne fresca’ demandada a diario por los prostituidores –esos ejemplos que gustan de citar algunos de la licenciada en derecho que es más libre como prostituta que en un bufete, etc., se refieren a personas que no están abocadas a ejercer bajo las condiciones y tarifas de un club de carretera-.

    Sin embargo, por otra parte, leo que la mayor parte de las defensoras del abolicionismo lo ligan a la lucha contra la prostitución por medio del Código Penal. Y, con eso, escogen un atajo que me parece bastante peligroso: porque igual que me cuesta creer en la prostitución libre, me cuesta creer en los agentes del Código Penal –policía y jueces- no ligados a las miserias de la sociedad corrupta y patriarcal que engendra la prostitución. No hay más que ver los resultados de la lucha policial – judicial contra el tráfico de drogas para ser escéptico respecto a los resultados de una lucha policial – judicial contra el tráfico de personas –más cuando se trata de ámbitos normalmente conectados-: es de temer que, como en el caso del tráfico de droga, se consolide la industria de la persecución, empeorando las condiciones de vida de los eslabones más débiles de la cadena sin solucionar las cuestiones de fondo.

    Incluso suponiendo que todos los policías y jueces fuesen unos seres incorpóreos de ética funcionarial intachable, y que no se producirían los chanchullos producidos, por ejemplo, en los tiempos de la Ley Seca U.S.A. o en la España actual al amparo de prohibiciones oficiales, no me parece un gran avance en la recuperación de la dignidad de nadie el pasar de mercancía custodiada por proxenetas a persona almacenada en una estadística de éxitos policiales y rehén de las instituciones caritativas del Estado. Por otro lado, y en el mundo en que vivimos, me parece tan poco digna la vocación de proxeneta como la de miembro de un instituto armado.

    Lara Padilla habla de complementar el enfoque penalista con la oferta de alternativas a las prostitutas, y alega que una de las razones por las que no se opta por abolir la prostitución es por no asumir los gastos que conllevarían las medidas necesarias para ofrecer alternativas. Me parece que aunque Lara Padilla es realista al hablar de la prostitución, lo es poco al hablar de las alternativas: es ya muy larga la historia de ONGs generosísimamente financiadas por el Estado a cambio de dedicarse al tráfico de la pobreza como para no pensar que una campaña de ‘redención de prostitución’ sería una notable ocasión para ampliar el negocio de esos tinglados. Una sociedad que hace negocio de las cárceles hace negocio de estar a la pesca de los que salen de las cárceles. Veríamos a partidarios de la abolición de la prostitución que la vincularían a tratamientos interminables y al amontonamiento de una tropa de trabajadores sociales, asesores jurídicos, etc, sobre la espalda de la prostituta en redención.

    El peligro de deslizarnos hacia una situación de ese tipo aumentaría si se va a la búsqueda de un pacto de todos los partidos para la abolición de la prostitución, cuando es evidente que partidos e instituciones reaccionarias están por la labor de apuntarse al lema de la abolición. Lograr un pacto de ese tipo respecto a la prostitución -que, inevitablemente, dejaría al margen la crítica de la sociedad que la hace posible- sería asar la manteca: se asaría la manteca si el resultado de la oferta de alternativas es la ampliación de la oferta de chachas o temporeras –con la consecuencia posterior de bajada de ‘sueldos’-.

    Así las cosas quizás el debate sobre los medios para la abolición debería abrirse más, y quizás debería admitirse que, como política de corto plazo, algunas de las cosas que dicen las regulacionistas no son tan disparatadas, al menos en lo tocante a clarificar el terreno que pisamos o a humanizar en lo posible ciertas situaciones – evitando que a los males que de por sí conlleva la situación de prostituida se añadan los de la presión policial y el ocultamiento social.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    29 de julio de 2010 22:42

    Del ’blog’ de Magda Bandera: Abuso policial contra prostitutas del Raval

    El pasado jueves, a las 16.50 h, nada más llegar a la calle Sant Ramon, en el barrio barcelonés del Raval, vi cómo dos policías que venían en una furgoneta de la Guardia Urbana se despedían de otros dos compañeros a los que dejaron en la esquina donde yo estaba, justo en el cruce con la calle Sant Pau. Había acudido allí porque quería ver el ambiente tras la gran redada de la madrugada del miércoles, cuando una operación conjunta de la Guardia Urbana, los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional logró liberar a una chica nigeriana de 15 años obligada a prostituirse.

    Me fijé en los agentes porque el copiloto, que estaba a poco más de un metro de mí, dijo en tono de guasa "Qué martirio, qué martirio" a modo de despedida. Entonces el vehículo empezó a circular muy lentamente entre las prostitutas que estaban bastante aletargadas por el calor y descansaban en los portales e incluso en la acera de esta estrecha calle, casi peatonal.

    Al llegar a mitad de la calle, justo al lado de una tienda de móviles, vi cómo salía un chorro de gas pulverizado de la ventanilla del copiloto. Por un instante, ingenua de mí, llegué a creer que se trataba de agua, porque lo dirigió a un grupo de chicas que estaban charlando entre ellas tranquilamente. A sus pies dormitaba un hombre subsahariano muy conocido en el lugar. El ambiente era de calma total hasta ese momento. El efecto del spray, similar a los llamados antivioladores, produjo efectos inmediatos: Ojos irritadísimos, muchas lágrimas, cierta dificultad para respirar y nervios. Los afectados se alejaron corriendo del lugar.

    Los policías que se hallaban junto a mí y lo observaban todo fríamente desde el cruce no hicieron nada. Ignoraron a las chicas y a los clientes de la tienda de móviles que se dirigieron a ellos (la furgoneta ya se había ido). También mis preguntas. Corrí hasta la tienda de móviles para ver qué tipo de gas era y cuando volví a la esquina, los guardias ya se habían marchado. Volví a verlos unos 20 minutos después, en la calle Robador, a pocos metros de allí.

    Enlazo el artículo que apareció ayer en el suplemento Público en sus versiones en castellano y catalán.

    Catalán:
    http://www.publico.es/catalunya/328...

    Castellano:
    http://www.publico.es/espana/328181...

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    21 de febrero de 2012 18:43

    Enlace: Una cruzada moral contra la prostitución (EE.UU.)

    Nota del que ’enlaza’: no comparto la connotación peyorativa con que se usa en el texto la palabra ’radical’ al hablar de ’feminismo radical’.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    22 de febrero de 2012 18:21

    Enlace: El debate sobre la prostitución

    Por ser ésta de la prostitución una cuestión central para el feminismo la imposibilidad de debatir de verdad, de manera que se pueda avanzar de alguna manera hacia consensos más amplios, me parecía muy preocupante. Esa es la razón primera que me impulsó a meterme en un estudio profundo acerca de esta institución. Pero cuanto más leía más difícil me resultaba abarcar la prostitución en toda su complejidad y, sobre todo, más difícil me resultaba decir nada que no estuviera ya dicho, porque la bibliografía es inabarcable también. Finalmente, por esas dos razones, decidí orientar mi estudio más que hacia la prostitución como tal, hacia el debate sobre la prostitución que se mantiene en el seno del feminismo; ver qué tipo de debate es y por qué se ha configurado como imposible.

    Así que este libro sobre la prostitución es más bien un libro sobre el debate que las feministas de este país mantienen (mantenemos) sobre la prostitución. Y siempre desde la convicción de que un verdadero debate sobre una cuestión tan central y tan compleja es imprescindible. Un análisis del debate nos llevará a las conclusiones ya mencionadas: tal como está es irresoluble y está cerrado en sí mismo. Llevamos treinta años discutiendo desde casi exactamente las mismas posiciones (aunque unas y otras afirman haberse movido). Pero a nuestro alrededor, en estos treinta años, todo ha cambiado. Ha cambiado muy profundamente la sociedad en la que la prostitución no deja de crecer, ha cambiado la percepción social acerca de la misma, han cambiado las protagonistas (víctimas/actoras), ha cambiado, y mucho, la percepción social acerca de la sexualidad en general; otras cosas permanecen inalterables, pero lo que no ha cambiado al mismo ritmo son los argumentos de las feministas que mantienen unas y otras posiciones. Por eso, además de estudiar el debate en sí, me interesaba tratar de abrirlo, buscar puntos de fuga.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    26 de marzo de 2012 18:04

    No hemos oído que una prostituta desee que se sancione a su cliente, lo que piden las mujeres a su cliente es que respete su trabajo, que se les pague bien y que utilicen el condón.

    Enlace: Prohibir la prostitución callejera invisibiliza el problema

    Responde este comentario

  • Enlace: Prostitución, derecho y salud pública: las paradojas de la benevolencia

    La Asamblea Nacional ha votado en diciembre pasado un resolución que reafirma oficialmente la posición abolicionista de Francia en materia de prostitución. Esta decisión abre el camino a una propuesta de ley en favor de la penalización de los clientes. Los abolicionistas y sus detractores se han enfrentado en numerosos temas que imbrican las nociones de violencia contra las mujeres, desigualdad de género y trata de seres humanos, pasando por el carácter profesional o no de estas prácticas.Han emergido, incluso, alianzas —tan sorprendentes como inesperadas— entre feministas de todas las tendencias y puritanos...

    ... desde hace más de diez años, Médicos del Mundo (MDM) desarrolla acciones entre las personas que se prostituyen, facilitándoles el acceso a sus derechos y a la atención sanitaria y siendo testigos de sus condiciones de vida.

    ... el delito de captación pasiva de clientes ha creado confusión sobre el carácter legal o ilegal de la prostitución. Las personas que se prostituyen son relegadas a lugares más aislados, y por tanto más peligrosos, menos aptos para negociar prácticas sexuales con protección, y están, de hecho, más expuestas a actos de violencia. Al hacerlas menos visibles, estas leyes las alejan de las estructuras de atención y prevención sanitarias, a la vez que alimentan el desprecio y la agresividad hacia ellas.
    Estas condiciones refuerzan el sentimiento de impunidad de los agresores y el acoso de las fuerzas del orden.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    18 de abril de 2012 18:50

    A propósito de la ordenanza municipal sobre la prostitución en Barcelona, bitácora: Prostitutas indignadas

    Responde este comentario

  • Nota de prensa de Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas, tras la reunión mantenida esta mañana con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

    El Colectivo Hetaira ha mantenido una reunión con la delegada del Gobierno, en tanto que representante del Gobierno central en Madrid. Preocupadas por la situación en la que están, en los últimos tiempos, las trabajadoras del sexo, el Colectivo Hetaira le ha planteado a Cristina Cifuentes lo siguiente:

    . ¿Qué valoración hace la Delegación de Gobierno de la implementación en nuestra Comunidad del Plan Integral contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación, aprobado en diciembre de 2008?

    . ¿Cuántas redadas policiales se han realizado a raíz de dicho plan? y ¿qué ha pasado con las víctimas?: ¿cuántas se han acogido a los derechos que dicho plan contempla? ¿cuántas órdenes de protección se han aplicado? ¿cuántos permisos de trabajo se han concedido? ¿cuántos permisos de residencia? ¿existe, en la actualidad, alguna petición de asilo pendiente de tramitación?

    . Así mismo le hemos hecho llegar a la delegada del Gobierno nuestra preocupación por las cifras generales que se están dando de prostitutas víctimas de trata. Unas cifras excesivas que no coinciden ni con los estudios que ha realizado Naciones Unidas en 2010, ni con las que nos consta a nuestro colectivo ni mucho menos con aquellas que han solicitado órdenes de protección.

    . Esta disparidad de cifras nos lleva a pensar que se está confundiendo permanente trata con prostitución voluntaria, aunque ésta se desarrolle, a veces, en condiciones abusivas desde el punto de vista de las condiciones laborales. Esta confusión, en absoluto inocente, lleva a la total indefensión tanto de las víctimas de trata como de las trabajadoras del sexo voluntarias. Confundir las situaciones de trata con la explotación laboral a la que frecuentemente se ven sometidas las trabajadoras del sexo que trabajan para terceros lleva a que no se identifique bien a las que son víctimas de trata y a que las trabajadoras del sexo que ejercen voluntariamente se vean invisibilizadas y sin derechos.

    . Por todo ello, el Colectivo Hetaira, le hemos planteado que queremos saber qué planes tiene el Gobierno en nuestra Comunidad en relación al trabajo sexual.

    Ante la falta de datos que actualmente tiene la Delegación de Gobierno en relación a las víctimas de trata se han comprometido a investigar qué ha pasado con aquellas mujeres “supuestas” víctimas de trata y trasladarnos los datos que puedan recabar sobre las preguntas que les hemos formulado. Así mismo, la Delegación de Gobierno ha manifestado su intención de mantener nuevas reuniones con los colectivos que trabajamos en temas relacionados con la prostitución.

    www.colectivohetaira.org

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    18 de mayo de 2012 21:58

    Bitácora: En clave de puta

    En clave de puta pretende entablar un diálogo en torno a la prostitución y sus principales problemáticas con los conceptos de redistribución y reconocimiento elaborados por Nancy Fraser.

    Reconocemos que la prostitución es un fenómeno complejo, que al interrelacionarse con otros factores como la inmigración, las condiciones en que se ejerce, el contexto socioeconómico, etcétera genera una gran diversidad de experiencias, por lo cual no es posible elaborar un análisis simplista que de como resultado conclusiones absolutas. Por el contrario, este espacio busca tomar en cuenta dicha diversidad así como elaborar un análisis libre de estereotipos y que ponga el acento en los relatos, experiencias y demandas de las propias mujeres.

    Partimos de la idea de que la prostitución es un espacio en el que comúnmente se reproducen y legitiman los roles tradicionales de género, así como las significaciones hegemónicas en torno al cuerpo y la sexualidad. Sin embargo un análisis más fino permite reconocer que mediante la resignificación y apropiación que hacen algunas mujeres de esta actividad puede ser también un espacio generador de empoderamiento, autonomía y resistencia.

    Vídeo La hipocresia del deseo

    Documental que muestra y denuncia la contradicción de una sociedad que por una parte promueve el consumo sexual, y por otra parte, victimiza, criminaliza e invisibiliza a las trabajadoras sexuales de la calle.

    Responde este comentario

  • ¿Reinserción laboral de prostitutas?

    9 de junio de 2012 09:15

    Enlace: Cursos de camareras de hotel para la reinserción laboral de prostitutas


    ... El titular es cursos de camarera de hotel ( no es formación reglada). Un total de 20 mujeres lo han terminado y se espera que el 75% encuentre trabajo, es decir se espera que con esta preparación 15 mujeres que estaban ejerciendo la prostitución puedan acceder a un trabajo "digno" y ya están insertadas socialmente... ¡ya no ejercen la prostitución! como sociedad ya tenemos la conciencia tranquila. Y esto "sólo" ha costado 49.000€ de los contribuyentes.

    ... Las personas que tenemos una edad vivimos un modelo laboral en el que para acceder a muchos trabajos no hacía falta "cursos de preparación", si no que entrabas como aprendiza y en pocos días ya sabías hacer muchas cosas y además ganando dinero desde el primer día con lo cuál estabas motivada/o para aprender. ¿de verdad os créeis que se justifican 100 horas de práctica para aprender a hacer una cama, limpiar el polvo y los lavabos...? y encima no es formación reglada. Si mis cálculos no me engañan esto ha salido por 249€ por mujer.

    Responde este comentario

  • COMUNICADO DE PRENSA. Madrid, 12 de junio de 2012. HETAIRA

    Ante la noticia de que los ministros de Interior y Justicia, Jorge Fernández Díaz y Alberto Ruiz Gallardón, están pensando prohibir la prostitución que capta su clientela en las carreteras, aplicando medidas administrativas y penales, Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores del sexo, quiere manifestar:

    1.Su total indignación ante una medida que atenta contra los derechos humanos de quienes ejercen por decisión propia, ya que la prostitución no es delito en nuestro país. Además, tal y como se ha demostrado en Cataluña, la prohibición no solventa los problemas que padecen trabajadoras y trabajadores del sexo sino que les discrimina y empeora notablemente las condiciones de trabajo. Al criminalizarles se les obliga a trabajar clandestinamente, con tratos rápidos y teniendo que desplazarse a lugares ocultos y, en consecuencia, más peligrosos.

    2.Prohibir la presencia de prostitutas y chaperos en las carreteras (a través de multas administrativas o medidas penales –que no han concretado los ministros-) responde a la doble moral dominante que utiliza la prostitución, pero que no quiere que sea visible (Folláis con nosotras, votáis contra nosotras, fue una de las consignas que se coreó en la última manifestación de trabajadoras y trabajadores del sexo que tuvo lugar en Madrid en el mes de noviembre de 2011). Las normativas municipales han puesto muy difícil el captar la clientela en los espacios públicos, pero parece que a la clase política no le basta con este castigo. Quiere más.

    3.Con medidas prohibicionistas (sean administrativas o penales) se obliga a que trabajadoras y trabajadores del sexo que trabajan autónomamente, tengan que dirigirse a locales cerrados bajo condiciones de trabajo abusivas. Pero tampoco les preocupa a políticos y políticas que no exista legislación laboral que pueda proteger sus derechos frente a quienes regentan los grandes clubes de alterne.

    4.Así mismo, resulta sospechoso que, mientras desde el Gobierno central se piensa en prohibir la prostitución en los espacios públicos, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, se reuniera, en febrero de este año, con ANELA (Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne) o esté pensando en montar un Eurovegas con lo que se facilitaría la apertura de grandes prostíbulos, donde las mafias podrían campar a sus anchas parapetadas en sociedades anónimas.

    5.Somos conscientes de los problemas de convivencia ciudadana y de seguridad vial que algunas formas de ejercicio de la prostitución ocasionan. Ante ello, volvemos a reiterar que la única solución para estos conflictos -que tenga en cuenta la defensa de los derechos de quienes ejercen- es la negociación de espacios públicos donde se pueda trabajar en mejores condiciones de seguridad, higiene y tranquilidad.

    6.Así mismo, volvemos a exigir el reconocimiento de la prostitución como un trabajo legítimo y la regulación de las relaciones laborales cuando median terceros, es decir, cuando ésta se ejerce en locales cerrados.
    Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores del sexo

    (www.colectivohetaira.org)

    Responde este comentario

  • Ante las declaraciones de Cristina Cifuentes, comunicado de prensa, Madrid, 19 de junio de 2012, Hetaira

    Ante la noticia de que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha defendido que es necesario regularizar el ejercicio de la prostitución, Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores del sexo, quiere manifestar:

    1. Rechazamos la argumentación de la delegada del Gobierno que sostiene que la inmensa mayoría de quienes ejercen la prostitución son víctimas de trata. No sabemos en qué cifras se basa Cifuentes, ya que ella misma nos dijo, en la reunión que mantuvimos con ella el pasado 16 de mayo, que no disponía de datos. Ni las cifras que constan a nuestro colectivo, ni las de los estudios realizados por Naciones Unidas en 2010, ni mucho menos las cifras de aquellas mujeres que han solicitado órdenes de protección coinciden con sus suposiciones.

    2. Esta disparidad de cifras nos lleva a pensar que se está confundiendo permanente trata con prostitución voluntaria, algo muy diferente aunque ésta se desarrolle, a veces, en condiciones abusivas desde el punto de vista de las condiciones laborales. Esta confusión, en absoluto inocente, lleva a la total indefensión tanto de las víctimas de trata como de las trabajadoras del sexo voluntarias. Confundir las situaciones de trata con la explotación laboral a la que frecuentemente se ven sometidos quienes trabajan para terceros (comparable a la explotación laboral que sufren otr@s trabajadores y trabajadoras) lleva a que no se identifique bien a quienes son víctimas de trata y que se invisibilice y se prive de derechos a quienes ejercen voluntariamente.

    3. La propuesta de la delegada del Gobierno de que “habría que tratar de regular el ejercicio de la prostitución en determinadas zonas” se acerca a la reivindicación de nuestro colectivo, que exige desde hace años la negociación del uso del espacio público para el trabajo sexual entre todos los sectores implicados (trabajadoras del sexo, vecindario, etc.). Debe haber zonas seguras, bien iluminadas y con infraestructura mínima para el ejercicio de la prostitución (papeleras, posibilidades de higiene, etc.).

    4. Rechazamos las ordenanzas municipales para “regular” la prostitución, ya que todas las que existen hoy, en diferentes ciudades del Estado español, no hacen otra cosa que prohibir el trabajo sexual de calle en la totalidad del territorio.

    5. La prostitución es una actividad económica reconocida por el Tribunal Europeo de Justicia en Luxemburgo (20 de noviembre de 2001). Pero para Cifuentes se trata de una actividad “degradante”. Lo que pretende es: “dar alternativas para no tener que ejercerla”, una medida que aplaudiríamos si éstas fueran reales y estuvieran encaminadas a aquellas personas que realmente quieren dejar la prostitución. Pero su posición no podemos dejar de calificarla de cínica cuando de sobra es conocido que se están recortando a gran escala y a nivel estatal todos los servicios sociales. En tiempos de crisis hay cada vez más personas que necesitan recurrir a esta actividad económica para cubrir sus gastos y sacar adelante a sus familias.

    6. Hay que normalizar el trabajo sexual, pero reconociendo la prostitución como un trabajo legítimo, negociando los espacios públicos y regulando las relaciones laborales cuando median terceros, es decir, cuando ésta se ejerce en locales cerrados.

    www.colectivohetaira.org

    Responde este comentario

  • Enlace: Málaga: primera condena a una prostituta por desobedecer la ordenanza de convivencia

    Una idea, bastante obvia, por otra parte, pero como no tenemos costumbre de oir, nos alegra el día: "El fiscal cree que multar a estas mujeres por una norma municipal podría impedir que denunciaran a las mafias que las someten".

    Responde este comentario

  • Esperanza Aguirre y la prostitución

    15 de septiembre de 2012 11:13

    El Colectivo Hetaira, ante la noticia aparecida el 30 de agosto en el diario digital Público, en la que se plantea que Esperanza Aguirre sostiene las mismas posiciones que Hetaira en relación a la prostitución, quiere manifestar su total desacuerdo con esta afirmación. Afirmación que se hace desde el absoluto desconocimiento de las diferentes posiciones y alternativas legales que hoy existen para el trabajo sexual.

    Esperanza Aguirre se ha manifestado, en ocasiones, favorable a la regulación de la prostitución como forma de controlar esta actividad. Casualmente, estas declaraciones de la presidenta han tenido lugar cuando ha querido favorecer la implantación en la Comunidad de Madrid de Eurovegas, un montaje empresarial de dudosa legalidad donde sospechosamente “exigen” libertad de ejercicio de la prostitución en el interior de este entramado. Desde Hetaira hemos denunciado en otras ocasiones que es un negocio que favorece el crecimiento de las mafias que se aprovechan de las trabajadoras del sexo.

    Por el contrario, desde el Colectivo Hetaira, no defendemos la regulación de la prostitución sin más. La regulación que se ha dado en otros países pretende determinar dónde y cómo puede ejercerse la prostitución, exigiendo controles sanitarios obligatorios para las trabajadoras del sexo, estigmatizándolas más si cabe e imponiendo a esta actividad impuestos especiales que hace que, a la larga, el Estado se convierta en un nuevo proxeneta.

    Para nosotras lo fundamental es el reconocimiento de derechos para las trabajadoras, algo que Esperanza Aguirre jamás ha contemplado ni ha pronunciado una sola palabra al respecto. Nuestra principal preocupación es que las trabajadoras del sexo sean consideradas CIUDADANAS, se les reconozcan como tal sus plenos derechos, también los laborales, y dispongan de instrumentos legales, al igual que el resto de trabajadores/as de otros sectores, que les permitan defenderse de los abusos de todo tipo a los que, frecuentemente, son sometidas.

    Por todo ello es importante diferenciar entre las posiciones de unos y otras en este debate, ya que conllevan medidas legales completamente diferentes.

    Responde este comentario

    • Esperanza Aguirre y la prostitución

      15 de septiembre de 2012 11:19

      La aparición de este comunicado en la página web del Colectivo Hetaira en Facebook ha dado lugar a un curioso debate:

      - Por un lado, desde Citerea Andromedea (página que suele dar cabida a textos despenalizadores U.S.A. de orientación neoliberal, alguno enlazado por mí en este hilo) se escribe: Esperanza Aguirre mantiene esas posiciones desde antes de la aparición de Eurovegas. Aunque es obvio que todo a los ojos de Aguirre son "oportunidades de negocio", creo que hay que reconocer que Dª Esperanza se desmarca abiertamente de quienes quieren penalizar a clientes y prostitutas, es decir, del 90% de nuestro espectro político. Lo fundamental es el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras, pero para eso lo primero es reconocerlas como tales, reconocer que no son víctimas alienadas, y eso lo hace Aguirre y casi nadie más entre nuestros políticos. Es triste pero cierto. Posiblemente es su presencia la que marca la diferencia entre Madrid y Barcelona.
      - Una usuaria replica, en mi opinión con toda la razón: Esperanza Aguirre aboga por la eliminación de derechos laborales y sindicales a trabajadoras y trabajadores en general ¿Como creer que va a estar por el reconocimiento de derechos laborales para las prostitutas?

      Responder este mensaje

  • ¿Puedo ser puta?

    20 de septiembre de 2012 18:03

    Nueva asociación, APROSEX, vinculada desde el Colectivo Hetaira. Enlace: ¿Puedo ser puta?

    Responde este comentario

    • ¿Puedo ser puta?

      22 de septiembre de 2012 07:22

      Se me quedó en el tintero comentar que lo que dice el texto sobre los preservativos apunta a un hecho cierto, pero como generalización me parece a día de hoy -y por desgracia- un tanto irreal.

      Responder este mensaje

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    29 de octubre de 2012 17:39
  • Prostitución subvencionada

    13 de febrero de 2013 18:12

    Campaña: Chris Fulton quiere un plan financiado por el Gobierno que pague por las personas con discapacidad; visitas a prostitutas, de forma similar a un proyecto en Holanda. Enlace (en inglés): http://www.worcesternews.co.uk/news...

    Responde este comentario

  • Censura a las bitácoras de servicios sexuales

    13 de febrero de 2013 18:18

    Censura de Blogspot a los blogs de escorts (profesionales del sexo de pago). Se permiten blogs de violencia y armas, pero no de sexo de pago: http://www.guiageisha.com/prostituc...

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la prostitución?

    16 de abril de 2013 18:20

    Enlace "Me prostituyo porque todos tenemos derecho a comer y no hay otra opción": http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/...

    ... Isabel es la más veterana de un grupo que no llega a las diez mujeres, y como tal quiere expresar su opinión sobre la Ordenanza Municipal de Convivencia de El Puerto, en vigor desde el pasado mayo, que prohibe el ejercicio de la actividad sexual en la vía pública. Algo que las perjudica de lleno a ellas, aunque de momento no ha habido ningún caso que haya derivado en multa. Éstas pueden alcanzar los 3.000 euros, también para los clientes. A las inclemencias de trabajar en la calle les suman ahora el temor a ser sancionadas.

    «No estoy de acuerdo con esa norma porque todo el mundo tiene derecho a comer aunque sea un trozo de pan. Yo no tengo otra opción, no hay trabajo, no hay nada. Hay chicas sudamericanas que están trabajando como criadas, internas en las casas, por 200 o 300 euros la que más. Con eso no se puede vivir, ni mandar dinero a casa». ...

    Responde este comentario

  • Un apartado especial sobre trata de seres humanos en la web oficial de
    Una información del colectivo Hetaira: "La Policía Nacional acaba de presentar un material de interés sobre trata de seres humanos, en su página web. De interés porque habilita un espacio para animar a que las víctimas (hombres, mujeres, mujeres trans) a denunciar su situación.

    Desearíamos que se protegiera mejor a las víctimas (denuncien o no) y que se explicara la diferencia entre prostitución ejercida de forma autónoma y prostitución forzada, para no frivolizar sobre la situación extrema en que viven quienes se encuentran forzadas.

    Bajo nuestro punto de vista es fundamental que quienes ejercen de forma autónoma y decidida lo hagan con derechos, fuera de la clandestinización (que no hace sino favorecer los abusos)".

    Por su interés para el debate se refleja en un comentario de Tortuga una información procedente de los órganos estatales de represión:

    http://www.policia.es/trata/index.html

    Responde este comentario

  • Enlace: http://www.pikaramagazine.com/2013/...

    Es al heteropatriarcado al que literalmente nos tenemos que follar: ante el que tenemos que parecer idiotas, y complacientes... El victimismo que brota de unos y otros bajo la palabra puta. Putas a las que todxs los quieren salvar... l trabajo sexual, el porno o la webcam deberían de ser posibilidades en el campo laboral, y no la única opción para podernos costear nuestros estudios, nuestros proyectos, y/o un entorno favorable para nuestras familias, cualesquiera que sean.

    Responde este comentario

  • ¿Mano dura contra la diversexualidad?

    3 de junio de 2013 18:39

    Opiniones del portal integrista católico "ForumLibertas" sobre la asistencia sexual: http://www.forumlibertas.com/fronte...

    Más en Tortuga. - "Sexoterapia": http://grupotortuga.com/Sexoterapia

    Responde este comentario

  • ... la estigmatización de la prostitución es responsable en parte del maltrato al que están expuestas. «El hecho de que las normativas de los ayuntamientos criminalicen lo que hacen las coloca en el imaginario colectivo como escoria, como algo que hay que barrer de las calles. Y eso envalentona a algunos», afirma. Enlace: http://www.larazon.es/detalle_norma...

    ... Llevan dos años luchando por trabajar en un lugar «digno, higiénico y seguro», pero todavía no lo han conseguido. Las prostitutas del polígono Guadalhorce siguen ejerciendo su profesión en el filo de la navaja, en un lodazal junto al río (para ser más exactos), sin luz, baños, papeleras, ni agua, condiciones mínimas de higiene que les había prometido el Ayuntamiento antes de la entrada en vigor la ordenanza de convivencia ciudadana a principios de 2011: http://www.diariosur.es/v/20130513/...

    Responde este comentario

  • Las prostitutas de Barcelona se organizan

    14 de junio de 2013 21:09

    Hartas de la persecución policial, las trabajadoras del sexo han comenzado a celebrar asambleas y ya tienen una hoja de ruta que quieren negociar con el Ayuntamiento.

    Todos los miércoles hacen caceroladas en el barrio del Raval para dejar de ser "invisibles" e intentar solucionar un conflicto que parece crónico.

    Estudian también la posibilidad de crear una cooperativa para autogestionar su trabajo.

    Enlace: http://www.eldiario.es/catalunya/pr...

    Responde este comentario

  • NOTA DE PRENSA. Hetaira: “La Ley de Seguridad Ciudadana perjudicará a prostitutas y víctimas de trata”. Madrid, 19 de noviembre de 2013

    El Colectivo Hetaira desea manifestar su rechazo al anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, presentado por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que, entre otras muchas cosas, sancionará a quienes ofrezcan o contraten servicios sexuales cerca de los colegios.

    Un anteproyecto que no ha sido anunciado previamente y que pretende ser llevado próximamente al Consejo de Ministros.
    Multar a las prostitutas es la peor iniciativa que podría tomar el Gobierno central en cuestiones de prostitución. Recordamos que en 2007 el Congreso de los Diputados se comprometió a realizar un estudio de situación sobre la prostitución, estudio que jamás se ha llegado a poner en marcha. Es decir, seguimos sin conocer a ciencia cierta qué cantidad de personas ejercen la prostitución ni en qué modalidad (calle, pisos, clubes, hoteles, etc…, quienes trabajan autónomamente, quienes lo hacen en relación a terceros…).

    Sin ir más lejos, el Instituto Nacional de Estadística (INE) solicitaba hace pocas semanas datos al Colectivo Hetaira para poder conocer el PIB de la actividad de la prostitución, según una exigencia europea al Gobierno español.

    No sabemos ni aproximadamente cuántas prostitutas ejercen en nuestro país, no sabemos cuántas de estas personas trabajan cerca de colegios, ni jamás se ha presentado esta situación (cercanía a los colegios) como un “grave problema social”, pero es igual, el Gobierno las multará. Y cuando no puedan pagar semejantes cantidades pero sigan trabajando en el mismo lugar probablemente pasará lo que ya está pasando en otras ciudades que la sanción administrativa se convertirá en delito de desobediencia a la autoridad.

    Entendemos, por los datos que hoy ofrecen sobre el nuevo proyecto de ley los medios de comunicación, que también serán multadas si se considerase que su presencia ocasiona “algún riesgo para la seguridad vial”, con lo que, soterradamente, estamos asistiendo a la prohibición de negociar un intercambio de servicios sexuales por dinero en la calle en cualquier circunstancia.

    Ante la difícil situación que atraviesan las prostitutas (a quienes la crisis está afectando al igual que al resto de la población), el Gobierno responde criminalizándolas (a pesar de que, recordémoslo, la prostitución no es un delito) y las situará en una situación de aún mayor vulnerabilidad.
    Hetaira denuncia que leyes como ésta castigan a las prostitutas que captan su clientela en la calle (y que suelen ser las más vulnerables pero también las más autónomas) y favorecen los intereses de los empresarios de los grandes clubes ya que las obligan a trabajar en esos lugares donde carecen de cualquier ley que proteja sus derechos, dado que no existe un reconocimiento de que la prostitución sea un trabajo.

    Hetaira denuncia que no existen programas sociales ni ofertas de empleo realistas para que quienes deseen abandonar el ejercicio de la prostitución puedan hacerlo con tranquilidad, con cierta cobertura social que no las arrastre sin remedio a una situación de extrema pobreza.

    Hetaira entiende que las trabajadoras del sexo en nuestro país lo que necesitan son derechos laborales que las protejan frente a los abusos que ya sufren. Estamos cansadas de oír hablar de “explotación sexual” sin que se sepa bien qué significa este concepto ni se ponga remedio a los abusos laborales que sufren las que trabajan en grandes clubes, dependiendo de terceros.

    En cuanto a las personas que sean víctimas de trata, si este proyecto de ley llega a entrar en vigor, difícilmente considerarán a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como “aliados” para denunciar su situación; sino todo lo contrario, para ellas serán solo aquellos que las multan por ejercer.

    Por todas estas razones en materia de prostitución (a las que sumamos nuestro rechazo a la prohibición de concentraciones y manifestación no autorizadas, así como las manifestaciones ante el Congreso de los Diputados, la participación en los escraches, etc), nos oponemos a la aprobación del anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana.

    Responde este comentario

  • De las redes sociales:

    "No a la persecución. ¡Negociación de espacios para trabajar, ya!

    Ayer, tras la 3ª asamblea de trabajadoras del sexo de Madrid, se decidió convocar a la sociedad madrileña a una manifestación contra la persecución de clientes y prostitutas, tendrá lugar el domingo día 16 de febrero. Ayúdanos a difundir. Reservate la fecha. Acompáñanos. Es muy importante para nosotras! Nos vemos en las calles!

    Reivindicamos:

    . un espacio para poder trabajar con seguridad, protegidas, sin persecuciones policiales (por la negociación de los espacios públicos)
    . que el trabajo sexual sea considerado un trabajo (con derechos laborales)
    . nos comprometemos a cuidar los espacios donde trabajamos, pero también denunciamos la deficiencia en la limpieza por parte del Ayuntamiento de zonas como el polígono de Villaverde.

    . contra las multas a clientes y prostitutas.
    . contra la ordenanza cívica de Madrid.
    . contra el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que pretende multarnos.
    . no a la persecución de las trabajadoras del sexo que captan su clientela en la calle. Nuestra persecución tan sólo beneficia a los empresarios de locales de alterne".

    Responde este comentario

  • Yo de mayor quiero ser antropólogo para comentar vídeos como éste: http://www.rtve.es/m/alacarta/video...

    Responde este comentario

  • El Congreso apoya penalizar a clientes y prostitutas que ejerzan en las carreteras: http://sociedad.elpais.com/sociedad...

    Responde este comentario

  • Un artículo que parece hecho con un corta y pega un poco distraido -y tiende a estar sesgado-, pero no deja de resumir el problema. Curiosa opinión la de un psiquiatra (la psiquiatría es una ciencia, amigos): "El argumento de que el hombre recurre a la prostitución por una mayor necesidad sexual que la mujer ha sido utilizado sistemáticamente por los defensores de la legalización [sic] pero es válido solo “para el siglo XIX” según el catedrático de psiquiatría Enrique Baca, que asegura que las mujeres españolas en la actualidad tienen una mayor necesidad sexual que los hombres".- Enlace: http://www.zoomnews.es/214017/actua...

    Responde este comentario