Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Los 20 gigantes del negocio militar que más dinero donan a los políticos estadounidenses

Domingo.4 de marzo de 2018 337 visitas Sin comentarios
El mayor gasto militar impulsado pro la Administración Trump provoca que los índices de las firmas de Defensa que cotizan en las distintas plazas bursátiles hayan aumentado un 27%, el doble del alza de estos activos en el S&P 500. #TITRE

DIEGO HERRANZ

Tres emporios empresariales han donado más dinero a los dos grandes partidos y los principales carteles electorales republicanos y demócratas para el ciclo electoral de 2018 que cualquier otro competidor, según un reciente análisis del Center for Responsive Politics. Se trata, por orden de desembolsos de Northrop Grumman, Lockheed Martin y Boeing que, no por casualidad son, curiosamente, los principales beneficiados del armamento láser con los que se equiparán a los cazas de combate en el futuro próximo, dado que sus gastos asociados se incluyen como partida estrella de los inmediatos presupuestos, donde la Administración Trump ha priorizado los planes de modernización del Ejército americano.

De hecho, su deseo declarado es rearmar a la mayor potencia mundial tras 15 años de misiones de guerra en el exterior y garantizar la incuestionable hegemonía nuclear de EEUU tras años de escalada militar rusa. Pero también de India, China e, incluso, Alemania y Corea del Sur, dos de sus tradicionales y más fieles aliados. Los cuatro lideran los repuntes presupuestarios de Defensa en este 2017 que ahora toca a su fin, según la firma de consultoría europea Kepler Cheuvreux. Aunque Arabia Saudí fuera el país con más gasto militar en relación a su PIB (el 8,8%, 57.000 millones de dólares) en 2016, seguido del Rusia (el 3,8% y 47.000 millones), EEUU (3,2% y 605.000 millones) y Corea del Sur (2.2% y 34.000 millones), tal y como afirma el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS, según sus siglas en inglés).

En este contexto, el estudio de este think tank sin ánimo de lucro, con sede en Washington y cuya misión declarada es la de hacer un seguimiento riguroso al uso que se le da al dinero en la política y en las elecciones en EEUU, señala a las 20 mayores firmas donantes de esta industria. Sus expertos dicen haber englobado en sus datos todas las contribuciones destinadas a los dos grandes partidos, grupos ajenos pero vinculados a sus formaciones, comités de acción política y receptores individuales superiores a 200 dólares.

20.- DynCorp International. Su aportación es de 71.560 dólares. Esta firma, con sede en Virginia, provee servicios de entrenamiento, inteligencia y mantenimiento a las Fuerzas Aéreas, incluido el desarrollo del programa del AH-64 Apache. El 52,1% de sus donaciones irán a parar a las filas demócratas. Anthony Brown (Cámara de Representantes) y Martin Heinrich (Senado) serán sus principales donantes individuales. Ambos, demócratas. Una de las empresas más beneficiadas por los gastos federales en la Guerra de Irak entre 2004 y 2008.

19.- Cobham Management Services. 78.500 dólares. Es una compañía británica que desarrolla una gran variedad de componentes tecnológicos. El 63% de sus donaciones han ido al GOP, el Grand Old Party. Los congresistas republicanos John Carter, Charlie Dent y Duncan Hunter y el demócrata Pete Visclosky serán sus principales beneficiarios, a título personal.

18.- Cubic Corp. 82.732 dólares. Firma californiana de tecnología e informática. Especializada en sistema de adiestramiento de pilotos de las Fuerzas Aéreas. Ocho de cada diez dólares han ido a parar a los republicanos. Como sus representantes de este estado en la Cámara, Hunter y Ken Calvert.

17.- Leonardo DRS. 106.475 dólares. De Virginia. Rival de Cubic. También dirige sus retribuciones de forma mayoritaria a los republicanos, el 64,6%. Hunter y Rodney Frelinghuysen, de la misma formación, serán sus apuestas políticas en 2018.

16.- Sierra Nevada Corp. 123.600 dólares. El 85% de sus donaciones, al Partido Republicano.

15.- General Electric. 183.000 dólares. Una de sus divisiones suministra material al Pentágono. Equilibrio entre partidos, aunque inclinará la balanza (51,4%) hacia los dirigentes demócratas. En los comicios de 2016, dio a Hillary Clinton 241.648 dólares y a Donald Trump, 30.291 dólares.

14.- SAIC. 255.303 dólares. Virginia. Desarrollo de redes de información y sistemas de control del ciberespacio. El 64,8% de sus fondos irán a los republicanos. Sus grandes destinatarios serán Mac Thornberry y Robert Aderholt, el presidente del Comité de Servicios Militares de la Cámara de Representantes.

13.- L3 Technologies. 271.884 dólares. Sistemas de comunicaciones y electrónicos. El 66,4% de sus aportaciones tendrán ribete republicano.

12.- Leidos Inc. 273.192 dólares. Tecnología y software para sistemas de planificación militar y servicios de inteligencia. El 63,6%, a republicanos.

11.- Honeywell International. 283.759 dólares. Innovación y desarrollo tecnológico. Para 2018, el 52,7% de sus contribuciones irán a representantes republicanos. En 2016, entregó 38.104 dólares a Hillary Clinton y 12.624 a Trump. También financiaron la campaña de los republicanos Ted Cruz y Ron Johnson y del contrincante de Clinton en las filas demócratas, Bernie Sanders.

10.- Huntington Ingalls Industries. 389.035 dólares. Virginia. El 57,9% irá a los republicanos.

9.- BAE Systems. 391.503 dólares. Habitual suministrador de la Armada. Compañía británica que diseña barcos de guerra y aviones de combate. El 60,8% de sus donaciones irán a dirigentes del Partido Republicano. En 2016, su principal receptor fue el senador John McCain.

8.- Orbital ATK. 401.874 dólares. Fabrica todo tipo de armas aéreas, de tierra y navales. Aunque, sobre todo, aporta uno de los más sofisticados sistemas de misiles antitanques. El 63,5% de sus donaciones irán a candidatos republicanos. En 2016, financió a Clinton, Trump, Ben Carson, John Kasich y Gary Johnson. Entre otros.

7.- United Technologies. 427.646 dólares. Connecticut. Sistemas de propulsión y motorización de aviones de combate. Equilibrio casi pleno. El 50,3% de su partida política se destinará a líderes republicanos.

6.- Harris Corp. 460.775 dólares. Florida. Prototipos de comunicaciones tácticas, simuladores de combate y electrónica militar. El 50,4%, hacia los republicanos. Jim Banks, Liz Cheney y Mario Balart-Díaz han sido grandes receptores de sus fondos recientes.

5.- Raytheon Co. 795.512 dólares. New Jersey. Sistemas de control, armas de precisión y defensa antimisiles. El 61,2% irá a los republicanos. Financió en 2016 la campaña de Clinton y las de los republicanos Trump, Cruz y McCain.

4.- General Dynamics. 821.144 dólares. Virginia. Aviones de combate, vehículos de transporte terrestre y equipamiento naval. El 59,8%, a republicanos. Donó a Clinton y Trump en 2016.

3.- Boing Co. 1.159.645 dólares. Chicago. Diseño de todo tipo de aviones privados y militares. Es el suministrador del F-18 al Ejército de EEUU. El 62,4%, a republicanos. Aportó en 2016 a Trump, Clinton, Sanders y Cruz.

2.- Lockheed Martin. 1.342.248 dólares. En 2016, este gigante de la industria militar con sede en Maryland recibió 43.400 millones de dólares en contratos federales, más que ningún otro de sus rivales. El 66,1% de sus aportaciones para el ciclo electoral de 2018 irá a manos republicanas. En 2016, donó a Clinton, Trump, Ben Carson, Jeb Bush, Jill Stein, Carly Fiorina, Gary Johnson, Mike Huckabee, John Kasich y Lawrence Lessig. Todo ellos, involucrados en las campañas por las primarias de los dos partidos estadounidenses.

1.- Nortrop Grumman. 1.439.162 dólares. Desarrolla todo tipo de aviones de combate. El 54,2% de sus asignaciones serán republicanas. En 2016, concedió dinero a Clinton, Trump, a Thornberry (republicano) y al demócrata Adam Smith.
EEUU, a la cabeza del gasto militar

Las tres primeras firmas donantes del sector militar al establishment americano movilizan casi tantos fondos que el resto del top-twenty. Pero no parece que sus regalos vayan a caer en sacos rotos. Porque la Administración Trump ha destinado al Pentágono para el próximo ejercicio fiscal 639.000 millones de dólares, un 10% más que la última partida del gabinete de Barack Obama, a la que, además, añadió otros 19.900 millones durante su ejecución presupuestaria. Entre sus objetivos admitidos está el de alcanzar, con esta financiación, una flota de 350 buques de guerra, el incremento del número de soldados en activo hasta los 540.000 y la renovación de cientos de cazas de combate. Y, por supuesto, las armas láser para sus caza-bombardeos y la extensión del perímetro de protección de sus escudos antimisiles, debido a la amenaza norcoreana.

Los índices de las firmas de Defensa que cotizan en las distintas plazas bursátiles han aumentado un 27%

En un ambiente de fervor por el gasto militar. El IISS ofrece un dato palpable de que la fiesta de la militarización hace tiempo que comenzó. Los diez mayores presupuestos de Defensa usaron, en 2016, algo más de 1,1 billones de dólares; cantidad similar al PIB español. Aspecto al que no han sido insensibles las bolsas. El Índice de Inteligencia de Mercados de Bloomberg precisa que los índices de las firmas de Defensa que cotizan en las distintas plazas bursátiles han aumentado un 27%, el doble del alza de estos activos en el S&P 500 americano, desde la elección de Donald Trump. Al calor de operaciones como el acuerdo con Riad para la venta de material bélico americano por valor de 110.000 millones de dólares, que el mandatario de EEUU suscribió con las autoridades saudíes en su primer viaje oficial al exterior, los buenos augurios del comercio de armas, que en 2015 movilizó más de 370.700 millones de dólares o el incremento del gasto que los europeos harán en la OTAN y que, en términos cuantitativos, supondrán otros 100.000 millones de dólares.

Las firmas estadounidenses dominan el top-100 de las ventas de armas, con 209.700 millones de dólares en 2015, de acuerdo con el Instituto Internacional para la Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), pese a su modesto descenso del 2,9% respecto al año precedente. Si bien el retroceso se debió a retrasos en la entrega de determinados acuerdos con el Ejército americano. Y Lockheed Martin se mantiene como líder indiscutible, afirma Aude Fleurant, director de este think-tank.

Público