Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La sonrisa de l@s antisistema tras el 29-S

Miércoles.6 de octubre de 2010 830 visitas - 2 comentario(s)
Ateneu Llibertari l’Escletxa - Indymedia Barcelona #TITRE

Publicamos este artículo pese a su alegato nítido en pro de la violencia revolucionaria, y el duro vídeo descriptivo que lo acompaña. Es sabido que esta web, y el grupo humano que estamos detrás de ella no creemos ni abogamos por tales métodos como forma de cambiar las cosas, y antes bien nuestra propuesta es una lucha a muerte contra el Sistema Capitalista y sus instituciones, pero ejercida con las muy eficaces armas de la Noviolencia revolucionaria.

Sin embargo nos gusta mucho la crítica al Sistema de este escrito, y la descripción que hace de las personas que luchan contra él, así como de las contradicciones del propio Sistema tratando de deslegitimar a quien lo cuestiona. Nos gusta mucho la forma en que este escrito desmiente tantas mentiras, y en ese aspecto –que no en el otro- nos hacemos eco del mismo y lo compartimos con uds. para que puedan opinar, si lo desean. Nota de Tortuga.

Sigue la cruzada de los medios contra el activismo anticapitalista

Los auténticos violentos cobran del estado

El Ayuntamiento de Barcelona insta a la Fiscalía a que investigue las webs antisistema


¿Quienes somos? ¿Qué no queremos? ¿Cuándo surgimos? ¿Cuando nos iremos?

La sonrisa de los antisistema

Ahora lo entendemos, aquel veterano, con gafas y canas, que primero miró de reojo la hoguera y luego echó un cartón para azuzarla: era un antisistema.

Aquellos adolescentes que aparcaron las bicis y ayudaron a romper la cristaleras del museo Diocesiá (el de los embaucadores y abusadores) también eran antisistema.

De los lateros pakistaníes ya sospechábamos, como nadie estaba por ellos, también aprovecharon para prender fuegos.

Los que portaban la pancarta del piquete de las 12 horas: “Contra la dictadura del Capial, Huelga General” también lo eran.

Los que robaron vaqueros también, los que los tiraron en la hoguera, más de lo mismo.

Los que usaron las sillas de las pizzería para construir barricadas, también.

Todos antisistema.

La pancarta del banco ocupado “la banca nos explota, la patronal nos vende, los políticos nos asfixian y CCOO y UGT nos mienten” o algo así, también lo era. Como la octavilla de “La economía está en crisis...¡Qué reviente!” y las del 29 Salvaje, todas antisistema.

Y el periodista, que afirmó: “no hay nada nuevo, son revolucionarios que, como el viejo topo, salen a la luz tras debilitar los cimientos del poder”, ¿también era antisistema? ¿y el juez que permitió que la ocupación del Banco durara hasta el día de la huelga, no sería también antisistema?

¿No serás tú el único imbécil que no eres antisistema? El único que aún alaba el sistema capitalista.

Porque de lo que estamos hablando es de antisistema capitalista. Ese sistema que expulsa a unos, margina a otros y aísla y explota a la mayoría. Ese sistema del que una minúscula minoría de propietarios se beneficia. Un sistema que desde que surgió necesitó de una policía para defenderse, de unas leyes para perpetuarse y de unos periodistas para legitimizarlo.

¿Por qué nunca dicen de qué sistema somos antisistema?, ¿por qué no aclaran que es el del Capital?, de ese sistema en crisis que ya pocos se atreven a defender. ¿Por qué no lo dicen aunque se cante: “¡anti, anti, anticapitalistas!”. ¿Por qué no se acercan a preguntarnos qué mundo queremos? O mejor, qué de todo esto no queremos.

¿Por qué se limitan a poner antisistema?, ¿será como sinónimo de antisociales? Creemos que no, pues saben que si hay alguien a quien les gusta estar acompañado, mezclado y arrambado, es a nosotros. Sin importar edades ni preferencias amorosas.

Estamos contra el capitalismo, luchamos para abolir este sistema basado en el trabajo asalariado y la desigualdad social, y si usamos la violencia es porque es un sistema que desde su gestación la usó para imponerse y defenderse, la usó al privarnos de los medios de subsistencia y obligarnos a trabajar (para los propietarios de las cosas). Sabemos que si se nos volviera a ocurrir convertir el Ritz en un comedor popular y los latifundios de Aragón, en colectividades agrarias, el Estado nos respondería con armas de fuego. Por eso somos conscientes que en una insurrección tendremos que usar algo más que piedras para defendernos.

Ante todo detestamos la violencia cotidiana del capital, la que mata en sus guerras y hambrunas o la que administra muerte en sus lugares de trabajo y estudio.

Pero sigamos con el término de moda entre los mass media: antisistema.

Tras la batalla del Cine Ocupado, 1996, cifraron nuestra media de edad entre dieciocho y treinta años, tiempo después, en las batallas anticapitalistas por las cumbres de presidentes, seguíamos en esa juventud. Casi una década después, vuelven a decir que seguimos en esa franja de edad. ¿Qué se piensan que para nosotros no pasa el tiempo? ¿Qué nosotros claudicamos como la mayoría de sus amigos? ¿Qué nuestra rebeldía era un asunto de juventud? O piensan que nosotros somos los teóricos y los jóvenes los que tiran piedras. Pues no, nosotros también tiramos piedras y prendemos fuegos, y los jóvenes no paran de forjar teoría. Como aquellos encapuchados de Madrid que subieron a un andamio para desplegar una pancarta con la consigna: “sindicalistas traidores la huelga es de los trabajadores”, pura teoría, poesía casi, como aquel verso de “Quien siembra miseria, recoge rabia”.

Pero basta de tratar de aclararles las cosas a los funcionarios de Mentira y el Poder. Si hacemos este escrito no es para los periodistas, no es para explicarles porqué, el 29 Salvaje, nuestra rabia hacia sus poderosas mentiras se expresó rompiendo los cristales de sus unidades móviles. Nosotros os queríamos escribir a todos vosotros, también nosotros, a todas las compañeras, a todas las que rompimos la cotidianeidad capitalista en el centro de Barcelona, a todos los que, tarde o temprano, nos volveremos a encontrar, otra vez decididos, otra vez organizados, otra vez unidos, como una auténtica comunidad de lucha.

Un fuerte abrazo a todos los que, tras el 29 S. andamos con una sonrisa por las calles… ¡cchzz! cuando pases al lado de los mossos ponte serio, que nos andan buscando.

¡Compañeros presos a las calles, calles para la insurrección.

Carcelona, otoño caliente de 2010

Sonrisas antisistema:

http://www.escletxa.org/2010/10/05/...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • La sonrisa de l@s antisistema tras el 29-S

    6 de octubre de 2010 02:40

    yo estube el 29 s en bcn, desde las 8 de la mañana estube soportando la prepotencia de los mossos, la detención de gente que iba a mi lado por andar por la calle o por intentar defenderse de provocaciones, la cara de rabia de estos descerebrados cuando sacaban la porra y la descargaban sin mirar ni siquiera sobre quién...

    después de esto, quereis que no sonriamos al ver un coche de la urbana arder?
    violencia son 4 piedras y un poco de gasolina?

    no confundamos a la víctima con el verdugo...

    no me considero violento, pero tampoco soy un cristiano que les va a poner la otra mejilla.

    estos perros (con perdón para esos nobles animales) del poder sólo saben ejercer la violencia, es su trabajo y lo peor es que parece que la mayoría disfrutan con ella. A diario se pasean armados por delante nuestra, y creo que tienen bien merecido que al menos un día sientan ellxs miedo, que tengan que retroceder ante la gente cabreada.

    cómo decía alguien:
    "piedras no son argumentos, pero si el único lenguaje que entedeis"

    fdo: un "antisistema" sonriente

    Responde este comentario

    • La sonrisa de l@s antisistema tras el 29-S

      6 de octubre de 2010 15:24, por Maria

      Como anarquista voy a combatir un sistema que solo trae destrucción, sufrimiento. Creo en los valores del Comunismo Libertario.
      Creo que el término antisistema deberiamos utilizarlo para las victimas que son productos de la violencia del estado, aquellas personas que se quedan sin empleo, que viven en las mas absoluta pobreza, personas que este atroz sistema deja al margen de una vida digna, ellos son los verdaderos "antisistema"...
      YO COMBATO/Atacar u oponer resistencia a lo que se considera un mal o un daño/ EL SISTEMA.
      SALUD Y ANARQUIA

      Responder este mensaje