Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La pareja transexual agredida por un vecino en Torremolinos: «Llevamos un año soportando insultos»

Domingo.13 de mayo de 2018 133 visitas - 1 comentario(s)
Diario Sur #TITRE

Por Alberto Gómez / Diario Sur

Llevan callados más de un año «porque teníamos miedo», pero Alex y Tara han dado un paso al frente para denunciar las vejaciones a las que son sometidos por uno de sus vecinos. Una agresión cometida el pasado fin de semana ha supuesto la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de esta pareja de transexuales, que ha puesto el caso en manos del Cuerpo Nacional de Policía. El sábado, cuando Alex salió de casa y estaba esperando al ascensor para ir al trabajo, el vecino «abrió su puerta, empezó a insultarme y me pegó patadas y puñetazos». Alertada por los gritos, Tara salió a socorrerle «y también fue agredida», según consta en el escrito de denuncia.

La pareja asegura que este vecino les acosa desde hace meses únicamente por su orientación sexual y su identidad de género. Los partes de lesiones, a los que este periódico ha tenido acceso, revelan contusiones con hemorragia en labio, encías y cara, erosiones en la muñeca, inflamación en un dedo y contractura muscular en el trapecio derecho. A Alex, además, la agresión le ha provocado sangrado vaginal activo pese a que la menstruación se le había retirado como consecuencia del tratamiento hormonal que recibe desde 2015. Antes de este episodio, el vecino «nos insultaba constantemente, nos llamaba maricones, cerdos e hijos de puta y nos decía que nos iba a echar del bloque».

En una ocasión, al cruzarse con ellos en el edificio, «nos escupió». El acoso no acaba ahí: «Muchas mañanas se dedica a dar golpes contra nuestra pared mientras nos insulta». Como testigos de estos hechos figuran «varios vecinos y amigos que han venido de visita». Ahora, a la espera de que se celebre un juicio rápido, Alex y Tara confiesan sentir «pánico» ante la simple idea de salir de casa. «Yo salgo sólo para trabajar y a la vuelta siempre pido que me acompañe alguien hasta que entro a casa. Tara ni siquiera sale porque tiene miedo», explica Alex, que trabaja como reponedor en una tienda.

Reacciones


El atestado policial destaca que en el edificio hay cámaras que podrían haber grabado la agresión, algo que podría servir como prueba durante el juicio. Además de un delito de agresiones, los hechos podrían suponer un delito contra la libertad sexual, castigado por el Código Penal con pena de prisión de hasta cinco años. Natalia Ronco, del Observatorio Andaluz contra la LGBTIfobia, lamenta que «tristemente, somos testigos, una vez más, de cómo la homofobia y la transfobia siguen muy presentes» y recuerda que «esta pareja sólo hacía su vida como cualquiera de nosotros y fue agredida sin ningún motivo más allá del odio injustificado que sienten ciertas personas hacia el colectivo LGBTI».

El presidente de la asociación Colega en Torremolinos, Santiago Rubio, que en los últimos días ha estado atendiendo a las víctimas, señala que Alex y Tara «se encuentran en un estado de estrés y shock» y denuncia que «es terrible que sigamos tendiendo que vivir sucesos tan repudiables como estos». También el presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones LGBTI, Andalucía Diversidad, Antonio Ferre, afirma que «esta pareja se ha atrevido a denunciar, a poner sobre la mesa el grave problema al que nos enfrentamos, pero aún hay mucha infradenuncia, personas no se atreven a acudir a la Policía o hacerlo público porque piensan que no sirve para nada o porque tienen miedo».

Diferentes colectivos en defensa de la diversidad y la libertad sexuales animan a las víctimas a denunciar «porque no podemos dar el mensaje de que este tipo de acciones intolerables quedan impunes». La asociación Colega ha convocado una concentración mañana jueves en repulsa por la agresión. La iniciativa tendrá lugar en la plaza de La Nogalera a las 18 horas.

http://www.diariosur.es/costadelsol...

  • Esta moda norteamericana de interpretar todos los conflictos entre personas como "fobias", es decir, como odios irracionales (misoginia, xenofobia, racismo, turismofobia, homofobia..) y dividir a la sociedad en cientos de "colectivos" con privilegios legales que se dedican a denunciarse los unos a los otros es una fascistada. ¿Qué quieres que te diga? Detras de un 99.99% de los problemas entre personas no hay odios irracionales. Lo que hay es un conflicto de intereses. Tal y como está el percal, los que tienen miedo a denunciar no son precisamente las mujeres ni los homosexuales, ni los policías, que se benefician de la discriminación legal y la presunción de veracidad y tienen todas las facilidades del mundo y el beneplácito del estado para hacerlo. Hace años tuve la desgracia de compartir un piso con varios chavales homosexuales. Todos los días a todas horas fiestas, la música a tope, gritando, follando y pegando alaridos que se oian desde la calle... Lo mas probable es que estos dos individuos sean unos vecinos insoportables, que no paran de hacer ruido y que a este señor se le haya ido la pinza de la rabia y la impotencia. Un poco de victimismo al canto, y el asunto se transforma ipso facto en un delito de "odio" en que una de las partes es culpable solo por tener pene o por no ser homosexual. Pronto meterse con Rajoy será delito de odio contra los gallegos o de odio hacia los españoles que le han votado. Tiempo al tiempo.