Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La ocupación antimilitarista de la base de Bétera, contada por uno de los activistas

Lunes.19 de diciembre de 2011 778 visitas - 4 comentario(s)
El miembro de Tortuga Kiko Martínez Teruel nos relata la acción desde su visión personal. #TITRE

Nos reunimos en Bétera antimilitaristas y gente afín, para un año más, volver a tomar la base militar de esta valenciana ciudad. Ha sido un año en el que los militaristas han tratado de hacer de la base el cuartel general del mando de operaciones en Afganistán. Ello da, a mi entender, otra razón más a la Acción Directa Noviolenta y apoya la hipótesis de que las guerras empiezan, se hacen y ejecutan desde aquí.

Salimos cerca de cuarenta personas desde un punto del municipio, y aunque la música llegó un poco avanzada la marcha, se unió con gran alegría para darle un poco más de color al pasacalles. Con todo esto, fuimos dejando el pueblo poco a poco atrás y nos fuimos acercando a la base, siempre al son de la música.

Con todo, cerca de las 13:00 nos acercamos a una de las entradas de la base. Ya teníamos, pese a algún preparativo improvisado, las cosas claras de lo que teníamos
que hacer cada uno, y así lo hicimos. Unos cortes por aquí y por allá, y pese a la
resistencia de la policía militar intentando tapar con sus propios cuerpos los
agujeros por los que intentábamos acceder, al final nuestra flexibilidad hizo que 11
personas entráramos en la base. Armados con tiendas de campaña y unos disfraces,
nada más entrar montamos las tiendas, (suerte que ahora se montan en un segundo),
entramos en ellas, nos encerramos y ya dentro nos pusimos los correspondientes disfraces.

Hacía bastante calor dentro de las tiendas, pero queríamos permanecer encerrados
dentro de ellas. El único movimiento de la guardia civil, una vez se presentó, fue
pedir la documentación, por lo que pasados los minutos iniciales, decidimos abrir
las tiendas, y empezar a tomar aire.

Yo estaba con J. de la Plataforma contra la Militarización de Albacete. Con el que me une una
bonita amistad y, ya por suerte, una larga experiencia común en cantidad de acciones
directas noviolentas. En las otras tiendas, personas que habían venido de Barcelona y
València, también se disfrazaban y se ponían cómodas esperando nuestro siguiente
movimento. También fue encomiable la labor del grupo de fuera; grabando, apoyando y
gritando durante todo el tiempo que duró la acción, haciéndonos compañía y
pasándonos suministros.

¿Cuál sería el siguiente movimiento?, eso es lo bonito de este tipo de acciones. Una
vez superado el movimiento inicial y todos ya más relajados, nos juntamos e hicimos la
primera asamblea que seguramente se haya producido en un recinto militar. Un grupo
de personas exponiendo sus ideas, sus puntos de vista y sus objeciones a hacer una
cosa u otra. Hasta hubo un momento que un guardia civil se unió a nosotras, aunque
creemos que solo para ver que decíamos ya que no quiso decir nada ni colaboró una
vez tomada la decisión.

Realizamos un total de 2 asambleas, con sus respectivos descansos en los
que se habló de historia celta, catalana, hispánica. Tuvimos la suerte de contar con
personas muy preparadas culturalmente dentro, lo cual nos hizo además aprender un
poquito de historia, que nunca viene mal.

Finalmente, decidimos, por diversas razones, que van desde las fisiológicas hasta
las propias razones de una inspección de la base, levantar el campamento y tratar
de cruzar toda la base para hacer la pertinente inspección. Cosa a la que se
negaron los guardias civiles, que ya un poco cansados, decidieron traer una furgoneta
para montarnos en ella y hacer que evacuáramos el recinto.

Como un homenaje a
Thoreau, nos negamos, y tirados en el suelo, solo pudimos esperar a que uno a uno
nos fueran metiendo en el furgón para al final sacarnos de la base.

Una bonita foto al final, todos juntos en la puerta, para el recuerdo. Y una lección
y un aviso al mundo militar: que ni vallas más protegidas, ni más altas ni más
policía evitará que los que estamos en contra de la cantidad de dinero, de esfuerzo
y de personas que se destinan al negocio de matar, cedamos en nuestro propósito.

Un abrazo.


Ver crónica y fotos en Insumissia: http://antimilitaristas.org/spip.ph...


Más sobre Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.