Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La ciencia económica al servicio del poder

Domingo.25 de marzo de 2018 295 visitas Sin comentarios
José A. Tapia #TITRE

Todavía millones de seres humanos creen en los vampiros, en la santísima trinidad o en las cataplasmas de ajo o en las sangrías para curar esto o aquello, pero para la humanidad en conjunto esas ideas ya han pasado a la historia, junto con otras muchas como la superioridad del hombre blanco sobre las demás razas, o las de los varones sobre las mujeres. Sin embargo, toda una profesión sigue promoviendo absurdos tales como que los mercados armonizan las necesidades de productores y consumidores en la sociedad; que los salarios que se ganan corresponden a lo que contribuye cada uno a la producción social de cosas útiles; que el fin de nuestro sistema económico de mercado y lo que lo hace funcionar es la producción de los bienes y servicios que demanda la sociedad; y que todas esas cosas hacen que la economía sea como un organismo en el que todas las partes sirven al todo armónicamente, de tal forma que los individuos que la forman hallan la mejor satisfacción posible de sus necesidades y deseos, dada la innegable escasez de muchas cosas y la imposibilidad de satisfacer las fantasías de todos.

Estos son los mensajes clave de lo que se enseña en las facultades de ciencias económicas y en las escuelas de negocios y comercio. Mensajes que, por supuesto, son continuamente glosados, reelaborados, desarrollados y repetidos por los políticos y los “líderes de opinión” en los medios de comunicación controlados por quienes tienen el poder económico y disfrutan de la hegemonía social. Las ideas usuales defendidas por la profesión económica dan por supuesto que el capitalismo, es decir, el poder del capital o la burguesía, es el estado “natural” de la sociedad y la mejor forma de organizar la producción para promover “el bien común”. Los lazos de la profesión económica con las instituciones de poder de la burguesía -mediante la inserción de los economistas en los niveles medios y altos de las administraciones y los gobiernos, consejos de administración de empresas o bancos y fundaciones de investigación financiadas por las grandes fortunas- son (3) además múltiples y evidentes.

3-Por si hace falta aclararlo, se está hablando aquí de la profesión en general, lo que no impide que entre los economistas individuales haya unos cuantos que tienen ideas críticas sobre la profesión “a la que pertenecen”.


José A. Tapia en la introducción a la obra de Paul Mattick “Crisis económica y teorías de la crisis. Un ensayo sobre Marx y la ciencia económica”. Maia, Madrid 2014.