Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

La agricultura supone entre un 82 y un 90% del consumo de agua en el estado

Martes.28 de junio de 2016 125 visitas Sin comentarios
La apuesta por el regadío que está secando el territorio español #TITRE

Ecologistas en Acción prevé que el aumento de superficie de la agricultura de regadío y el efecto del cambio climático lleve a un déficit de agua en los años próximos.

Diagonal

El pronóstico para la disponibilidad de agua en las cuencas hidrográficas españolas es preocupante, según Ecologistas en Acción. La confederación ha publicado hoy su informe Consecuencias del cambio climático sobre la disponibilidad de agua en España, tras la firma del Acuerdo de París aprovechando el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Con todas las precauciones que se deben tomar con unos datos basados en distintos escenarios de variación de temperatura, o con los propios datos de los planes hidrológicos oficiales, Ecologistas alerta de que en las próximas décadas la disponibilidad de agua en territorio español podría descender hasta en un 30%, mientras que el consumo del principal toral podría aumentar un 10% si se cumplen las previsiones oficiales sobre aumento de superficie destinada al regadío.

Ecologistas en Acción teme que la mitad del territorio peninsular pase a situación de déficit de agua en dos décadas

Con estas variables, Ecologistas prevé que más cuencas hidrográficas se vayan añadiendo a la del Segura, que ya desde 2000 consume más agua de la que recibe. “Júcar, Guadiana, Guadalquivir, Cuencas Internas de Cataluña, Guadalete-Barbate y Cuencas Mediterráneas, y parte de las del Tajo y Ebro, aproximadamente la mitad de la superficie peninsular” pueden pasar a situación de déficit estructural de agua en dos décadas. Según el informe, que compara la evolución de las temperaturas y de los recursos hídricos en los últimos 25 años, no hay que esperar al futuro para ver el impacto de las mayores temperaturas y mayor consumo en la disminución de la cantidad de agua que llega a los cauces de los ríos: ésta ya se ha reducido en un 20% en los últimos 25 años.

Para Ecologistas, además de la actuación a medio y largo plazo que supondría poner en marcha medidas efectivas contra el cambio climático -empezando por el consumo y extracción de hidrocarburos-, de forma paulatina se tendría que limitar la superficie de regadío entre los 3 y los 3,2 millones de hectáreas, frente a los más de 4 millones que existen actualmente, según la suma de los planes hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas para el periodo 2015-2021.

Estos mismo planes preveían un aumento de 687.686 hectáreas en la superficie de regadío, un 16,9% más que según la confederación ecologista supondrá un aumento en el 10% del consumo de agua, a pesar de las mejoras en eficiencia. Sólo este uso supone un 82% del consumo de agua en el Estado español. Y este porcentaje, según precisa Santiago Martín Barajas, portavoz del área de agua de Ecologistas en Acción, alcanza en realidad el 90% del consumo neto. “Hay que tener en cuenta también los retornos. Una ciudad, si ’bebe’ 100 metros cúbicos, luego echa 80 al río. El regadío, de los 100 que coge, devuelve al río 10”, explica.

De nuevo, sin necesidad de hacer previsiones los últimos años ya muestran una reducción de las aportaciones de agua a las cuencas: la media entre 1996 y 2006 fue de un 14,3% menos que en el periodo comprendido entre 1940 y 1995, según el ministerio de Medio Ambiente. El informe precisa que, si bien 10 años es poco tiempo para establecer una referencia, el periodo anterior incluyó las dos mayores sequías registradas en el Estado español durante el siglo XX: la de 1940-45 y 1990-95.

Del lado de las temperaturas, “de acuerdo con los compromisos reales que conocemos tras la firma del Acuerdo de París, podemos concluir que de no tomarse medidas adicionales (…) que se traduciría como mínimo en un aumento de temperatura superior a los 3ºC a nivel global”. Este aumento ya fue de medio grado entre 1973 y 2005, según la Agencia Meteorológica Española (AEMET). Estos datos -que empeoran: 2011, 2014 y 2015 han ido superando respectivamente anteriores récords de años más calurosos registrados- se traducirán en mayores índices de evaporación, lo que contribuirá a agravar el problema.

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/g...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.