Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Jello Biafra. Activismo punk

Jueves.11 de mayo de 2006 10099 visitas - 11 comentario(s)
LaDinamo #TITRE

LaDinamo

¿Cómo ha evolucionado la explosión punk norteamericana?
La palabra punk ha sido usurpada por las grandes empresas del
entretenimiento, para las que algo como Good Charlotte se puede llamar
punk. Es cierto que tienen pintas de punkis pero suenan como los Eagles
con guitarras altas. Nunca me ha gustado el punk pop; de hecho, en los
primeros días, a ese estilo ni siquiera se le llamaba punk, sino new
wave. A partir de 1978, las grandes discográficas dejaron claro que no
pensaban contratar a más bandas punk, creo que el último grupo que
firmó un contrato fueron The Dickies y fue porque su cantante trabajaba
en AM. No volvieron a contratar nada punk hasta que, muchos años
después, ficharon a Hüsker Dü. El criterio era sencillo: si es punk es
malo, si es new wave es bueno. La escena se partió en aquel momento
entre los que aceptaron lo que las compañías querían de ellos y los que
se pasaron al hardcore. Estos tocaban porque les gustaba y sabían que
no iban a ser estrellas del rock. Este también fue uno de los motivos
de que el punk se volviera tan rápido y agresivo en América mientras
que en Inglaterra era más lento y comercial porque las vías del éxito
estaban más abiertas. Los Pistols, Sham 69 e incluso UK Subs estuvieron
en las listas de éxitos del momento.

¿Qué relación tuvieron Dead Kennedys con la escena hardcore?
Fuimos
uno de los grupos duros y rápidos de aquel momento. El hardcore lo
inventó un grupo de adolescentes de Los Ángeles, The Middle Class, que,
para cuando las demás bandas se acercaron al hardcore, ya estaban
haciendo algo parecido a Gang of Four. Nosotros estábamos muy
influenciados por el sonido que venía del sur de California como Black
Flag o por Teen Idols y Minor Threat, de Washington, pero luego
evolucionamos hacia un estilo muy diferente de lo que estaban haciendo
todos esos grupos. En los primeros días del punk no había dos grupos
que sonaran igual y lo mismo ocurrió con el hardcore. El hardcore se
diferenció del punk, además de por su rapidez y contundencia, porque
sus seguidores eran entre cinco y ocho años más jóvenes.
Desafortunadamente, más juventud quería decir mucha más violencia.
Muchos de los punks más mayores dejaron este rollo debido a la
violencia y las estupideces de los adolescentes. Nosotros adoptamos el
sonido hardcore sin perder el toque Dead Kennedys y añadiéndolo a lo
que ya teníamos: el punk y la psicodelia.

¿Cómo se politizó el punk americano?
La parte política vino
de San Francisco y no tanto de Los Ángeles, que es un mundo
completamente diferente. San Francisco era una ciudad muy política. A
pesar de las afinidades entre los hippies y los punks del setenta y
siete, el enfoque político del punk no vino directamente de los
hippies. En aquel momento, los activistas de la guerra de Vietnam se
habían vuelto mucho más blandos, sólo estaban interesados en seguir a
gurús y en rollos mucho más apáticos. Según ellos, la guerra había
acabado y el trabajo ya estaba hecho. La aparición del punk provocó un
abismo generacional y muchos hippies lo rechazaron en vez de darse
cuenta de las similitudes con lo que ellos habían hecho antes. Sin
embargo, los agentes de los grupos de Vancouver como DOA y The
Subhumans eran ex hippies; ellos sí vieron que el espíritu del
activismo de los sesenta estaba vivo con el punk.

Suele decir que su concierto preferido es uno que tuvo lugar en Boston en 1979, ¿qué pasó allí?
Fue
en un famoso club underground de Boston, una de esas noches en las que
todo sale bien, tocamos muy bien, yo estuve particularmente flamígero,
etc. La audiencia no estaba en absoluto preparada para nosotros. Éramos
unos desconocidos abriendo para un grupo local -The Neighbourhood- que
sonaba vagamente como The Jam. Durante nuestra actuación una camarera
pasó por el escenario con un bandeja llena de cervezas, me miró con
horror al ver lo que iba a hacer con ellas; por supuesto, las lance por
los aires y voló cerveza por todas partes. La tía me persiguió por todo
el club con un montón de peña detrás. Cuando me pilló, se me lanzó
encima con tal cabreo que empezó a arañarme el pecho con todas sus
fuerzas. Conseguí librarme de ella y subir al escenario para terminar
“Holiday in Cambodia”. Hay un mito por ahí que dice que me dieron una
paliza de muerte en ese concierto. No es cierto. El público pasó el
resto de la actuación contra la pared del fondo del local. Creo que el
único grupo que acojonaba tanto a la gente eran los Stooges. Así que me
siento muy orgulloso de aquello.

Los Dead Kennedys tocaron en las puertas de las convenciones
demócratas y republicanas y lideraron el rock contra Reagan en
Washington. En solitario, usted ha aparecido en talk shows de corte
religioso y conservador. ¿Qué pretende con esta confrontación cara a
cara con la derecha?

Demostrarles que hay un montón de ciudadanos en su propio país que
odian a sus putos dioses y quieren cambiar todo aquello que ellos
representan. En talk shows como los de Ophrah Wimphrie o Phil Donahue,
la idea es mostrar a la gente que está viendo la televisión que hay
otros puntos de vista en el mundo además de los de Tipper Gore y Pat
Buchanan. Que todos esos músicos a los que acusan de ser adoradores del
diablo, quizá no estén tan locos y que en realidad se parecen mucho más
a sus muy normales hijos. Las dos veces que estuve en el programa de
Ophrah Wimphrie llevé traje y corbata porque no tenía ninguna intención
de parecer Sid Vicious o un miembro de Motley Crue. Hay que tener en
cuenta que basta que una señora decida no meter a su hijo en un
reformatorio a causa de la música que escucha para que yo esté haciendo
algo positivo en ese programa.

¿Qué fue el Parent’s Music Resource Center (PMRC)? ¿Cómo ha evolucionado la censura en Estados Unidos desde entonces?
El
PMRC fue fundado por unas cuantas brujas forradas y poderosas de
Washington. La voz cantante la llevaba Tipper Gore, conocida mujer del
falso izquierdista Al Gore, y la segunda de abordo era Susan Baker,
esposa del que fuera Secretario de Estado del rey George Bush I: James
Baker, una de las personas más poderosas y malvadas de todos estos
políticos espantosos del Medio Oeste. Incluso ahora, que parecería
normal que se hubiera retirado, James Baker está recolectando
“reparaciones de guerra” de los iraquíes para darle el dinero a la
familia real kuwaití. Lo curioso es que el gobierno estadounidense le
ha encomendado la tarea de renegociar a la baja la deuda de los
iraquíes porque no tienen dinero y, a la vez, trabaja contratado para
sacarles la pasta. También escribió el llamado “documento secreto de la
comisión de energía” para Dick Cheney en el que pronosticaba una crisis
energética en Estados Unidos y recomendaba la invasión de Irak en 2001,
antes del atentado de las Torres Gemelas. Pues bien, volviendo a tu
pregunta, estas dos brujas consiguieron que una comisión del Senado
dirigida por sus maridos (¡qué coincidencia!), les permitiera decir
cosas como que escuchar a Ozzy Osbourne provoca que los chavales se
suiciden o que escuchar a Prince es la causa de que los adolescentes se
masturben y los conduce a todo tipo de prácticas sexuales extrañas.
Dijeron unas locuras tremendas. Enseguida se vio que estaban trabajando
como la vanguardia de grupos extremistas religiosos como Jerry Falwell
y Pat Robertson. Lo peor es que les funcionó porque las grandes
empresas del disco estaban tan acojonadas que perdieron el culo para
firmar un acuerdo secreto con Al Gore que les permitiera sacar esos
discos con las famosas etiquetas de aviso a los padres. Tipper Gore
comenzó a hablar de mandar músicos a la cárcel porque su música le
parecía demasiado sexual, demasiado violenta o demasiado política. Ella
quería lograr que criticar a Reagan fuera como en vuestro país criticar
a Franco durante la dictadura, ese era el tipo de represión que le
interesaba. Yo tuve el dudoso honor de ser la primera persona en la
historia de Estados Unidos a la que llevaron a juicio por el contenido
de las letras de un álbum de música, Frankenchrist de los Dead
Kennedys. Fui absuelto pero a resultas de aquello ninguna de las
grandes cadenas de venta de discos quiso comercializar nada que llevase
mi nombre o el de Alternative Tentacles por miedo a que los amigos de
Tipper Gore y Susan Baker les cerraran el chiringuito. Ahora el PMRC no
necesita estar en activo porque hay nuevos cruzados antimúsica en el
Congreso que se ocupan de esta cuestión. Uno de ellos es el senador
Joseph Liebermann, un soplapollas de derechas al que Al Gore eligió
como vicepresidente para sus últimas elecciones. Yo diría que fue una
de las causas (junto a la zorra de su mujer) de que las perdiera. Todos
los años Liebermann y McCain, con la ayuda de Hillary Clinton (ni más
ni menos), intentan que se apruebe una enmienda para que el gobierno
clasifique todos los discos, libros, juegos y películas. Por suerte
nunca se acepta. Os podéis imaginar a qué tipo de gente elegiría Bush
para este trabajo de clasificación. Pretenden también que todo aquel
producto que no utilice los sistemas de clasificación del gobierno sea
declarado ilegal y que se sancione a los vendedores con una multa de
11.000 dólares por unidad y día de venta. Esto equivaldría a ilegalizar
toda la cultura underground, porque nunca tendrían tiempo de revisarla
y clasificarla toda y además ilegalizaría la importación directa de
productos extranjeros de este tipo. Lo curioso es que en este asunto el
presidente más de extrema derecha que ha tenido EE UU en los últimos
tiempos, George W. Bush, ha adelantado por la izquierda a Al Gore y
Hillary Clinton. En muchos asuntos los demócratas son la extrema
derecha de Estados Unidos y en muchos otros son demasiado gallinas y
demasiado corruptos para hacer algo de oposición.

Hace años se presentó a alcalde de San Francisco. ¿Le gusta que se tomen el programa que presentó como una broma?Fue
una gamberrada, pero no una broma. Se trataba de ridiculizar la campaña
del alcalde de entonces, otro demócrata de derechas. Algunas partes del
programa tenían perfecto sentido, sigo creyendo que a los policías los
debería elegir la gente del distrito donde van a trabajar. Así se puede
evitar que maten a tantos chavales negros. Legalizar la ocupación
también es una buena idea. Sin embargo, los medios comerciales
estadounidenses se fijaron más en otras propuestas, como la que
propugnaba una ley que obligara a los hombres de negocios y a los
banqueros a vestir trajes de payaso. Pero incluso esta propuesta tenía
un fondo serio; el alcalde de entonces quería “limpiar” el distrito
comercial de pobres mientras que, en ese mismo distrito, estaban las
sedes de algunas de las multinacionales más espantosas del mundo como
Chevron Oil o el Banco de América. Esta es la parte del barrio que
habría que limpiar. Utilicé el humor como arma y resultó que conseguí
el voto de protesta: quedé cuarto de entre diez participantes.

Usted ha compartido un disco hablado con figuras como Howard Zinn,
Noam Chomsky o Angela Davis. ¿Se siente parte de esta tradición
izquierdista estadounidense?

De una forma modesta. No me pongo en la misma categoría que Zinn o
Chomsky, esta gente es mucho más inteligente que yo. Mi función es
difundir sus puntos de vista entre una audiencia que no sabe quiénes
son estos tíos. Creo que hacer música con contenido político implica
llevar los puntos de vista políticos un poco más lejos, no sólo
protestar sino también proponer algunas soluciones. Mis últimos discos
hablados van en esta dirección.

También ha colaborado con Al Jourgensen (Ministry), DOA, NoMeansNo,
Mojo Nixon o The Melvins. ¿Hasta qué punto considera importante
compartir posiciones políticas con sus colaboradores?

Las colaboraciones suelen hacerse sobre criterios musicales, aunque
creo que con muchos de ellos comparto gran parte de las opiniones
políticas. No podría hacer un disco con un racista o con alguien que
apoyara la guerra, me daría demasiado asco. Desgraciadamente los
músicos más derechistas con los que me he encontrado en mi carrera son
los miembros de Dead Kennedys, unos tipos muy ambiciosos y que podrían
perfectamente ser republicanos. Cuando se reunificaron, el tío que me
sustituyó me llamó terrorista por no apoyar la guerra en Afganistán y,
luego, DH peligro (batería de Dead Kennedys) dedicó “Holiday in
Cambodia” a las tropas americanas. Todo esto me rompe el corazón; Dead
Kennedys luchamos contra la policía, contra los grandes promotores de
rock e incluso contra los elementos violentos de nuestro entorno.
Éramos un grupo de música abierta y conscientemente anticapitalista.
Bastó que yo me opusiera a que utilizasen “Holiday in Cambodia” en un
anuncio de Levis para que contratasen a un abogado de las estrellas de
Hollywood que llevara la acusación contra mí. Ganaron el juicio
mintiendo de todas las maneras posibles. No soporto ver algo tan
importante para mí como Dead Kennedys convertido en una pantomima punk
como The Exploited o Blink 182.

Durante las protestas de Seattle y Québec contra las grandes
instituciones globales desempeñó usted un papel muy activo. En Europa
estas manifestaciones masivas sorprendieron mucho. ¿A usted le
sorprendieron?

Me sorprendieron muchísimo. Por un momento pensé que estaba en Europa,
donde la gente hace algo más que en Estados Unidos cuando desde arriba
no paran de darles por el culo. Es una pena que este movimiento
antiglobalización se haya desviado hacia las protestas contra la guerra
fascista.

Usted ha estudiado historia de América Latina; ¿cómo ve el giro a la izquierda que está dando el continente?
Va
a ser muy interesante ver cómo evoluciona esta situación. Cada cierto
tiempo Bush dice que va a ir a la guerra contra Venezuela pero no creo
que lo haga. Lo que sí es cierto es que montó aquel golpe para poner a
un Pinochet en Venezuela y convertir el país en una marioneta de
Washington. Como sabéis, el hombre de negocios al que iban a poner de
dictador tuvo que salir corriendo dos días después. Bush es tan
estúpido que ni siquiera sabe hacer un verdadero golpe de estado. Es un
alivio; si Nixon y Kissinger estuvieran en el poder, Chávez estaría a
dos metros bajo tierra. Creo que habrá otro intento de golpe en
Venezuela y, desde luego, campañas de sabotaje y presiones económicas,
pero dudo que el ejército americano invada el país. No nos quedan
soldados, nos los hemos follado a todos en Irak. Luego está el caso de
Lula y Kirchner, que tienen unas presiones tremendas. Ahora, por lo que
yo sé, están intentado trabajar por la gente de su país sin que vengan
los banqueros norteamericanos y europeos a machacarles. Por lo demás,
lo que encuentro más interesante es la ocupación de fábricas de los
trabajadores argentinos. Las están sacando adelante sin los dueños ¡A
tomar por culo los dueños! Si no fuera porque los norteamericanos no
tienen ni la más remota idea de que este tipo de movimiento existe en
Argentina o de que hay un levantamiento campesino en Brasil y porque
muchos ni siquiera han oído hablar de Bolivia, quizá se podría hacer lo
mismo en Estados Unidos. El acceso de los norteamericanos a la
información es cada vez más restringido.

PUBLICIDAD (Google)

—>

Biafra en once datos
Texto: Redacción Música

• Nació en 1958 en Boulder, Colorado. Tanto su padre como su madre son trabajadores sociales.
• Escucha rock and roll por primera vez a los siete años, en un viaje familiar en coche, al sintonizar una emisora por error.
• Ingresa en la universidad en 1977. Escoge como asignaturas Teatro e Historia de Paraguay. Dura un cuatrimestre.
• En 1978 nacen los Dead Kennedys, donde vuelca el entusiasmo que le ha
inyectado ver en directo a The Saints, Wire, Avengers, Dils y Zeros.
Debutan en directo tras una semana de ensayos. Biafra escribe las
letras.
• En 1979 crea el sello independiente Alternative Tentacles, que sigue funcionando hoy día.
• En 1980 los Dead Kennedys se convierten en la primera banda
independiente de EE UU que gira por Europa. Ese año son cabezas de
cartel del festival Rock Contra Reagan.
• En 1986 hace su primer recital de spoken word en la universidad de California.
• Ese mismo año la policía entra en su casa, como parte de una
operación del PMRC, organización contra las “letras obscenas” en la
música popular. La directora de este extraño organismo es Tipper Gore,
esposa del político demócrata y luego vicepresidente Al Gore. Tras un
estresante proceso, retiran los cargos contra él. Ese año se separan
los Dead Kennedys.
• Su prolífica carrera en solitario le lleva a grabar varios discos de
spoken word y a editar álbumes con Lard, DOA, Nomeansno o The Melvins.

• Participa en las protestas contra la Organización Mundial del
comercio (OMC) en Seattle en 1999. Habla en un mitin junto a Michael
Moore y forma el No WTO Combo, junto a miembros de Soundgarden y
Nirvana.
• En verano de 2004 pierde el juicio contra el resto de Dead Kennedys
por el control del nombre y el catálogo del grupo. “Decidí no seguir la
apelación porque no confío en jueces nombrados por Bush, Reagan y
Schwarzenegger. Los Dead Kennedys actuales son unos mangantes que
incluso se han promocionado con fotos en las que aparecía yo”.



Tres discos para empezar
Texto: Redacción Música

Dead Kennedys
Give me convinience or give me death Alternative Tentacles, 1987
Para Biafra, el mejor álbum de Dead Kennedys es Plastic Surgery
Disasters (1982) porque es el que suena más personal; pero esta
recopilación de “hits” y rarezas es la mejor puerta de entrada a su
mundo, con misiles como “Too drunk to fuck”, “California Über Alles” o
“Holiday in Cambodia”.

Jello Biafra & Mojo Nixon
Praire Home Invasion Alternative Tentacles, 1994
Un
clásico que justifica la palabra “cowpunk”. Toda una lección de cómo
teñir el folclore EE UU de humor negro. Ejemplo: su rebautismo del
clásico “Will the circle be unbroken?” como “Will the fetus be
aborted?”. Apoyados por The Toadliquors, repasan un puñado de
estándares de la pradera, casi todo partituras tradicionales de dominio
público más algún himno contracultural como “Love me, I ’m a liberal”
(Phil Ochs).

Lard
Pure chewing satisfaction

Alternative Tentacles, 1997
Todo
una bomba de relojería unir el causticismo de Biafra con la fuerza de
Ministry. Se ha dicho, con toda la razón, que este disco es una
radiografía de todo lo que anda mal en EE UU, desde las relaciones
laborales (“Moth”) a las personales (“Faith, hope and treachery”).

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • > Jello Biafra. Activismo punk

    12 de mayo de 2006 12:54, por cuti

    Este tipo es un genio!!

    Responde este comentario

  • > Jello Biafra. Activismo punk

    22 de agosto de 2006 20:19, por KIKI CORONA

    JELLO BIAFRA Y GREG GRAFFIN (BAD RELIGION)SON LAS PERSONAS MAS INTELIGENTES Y REALISTAS EN ESTE PODRIDO PLANETA...EXCELENTE PUBLICACION.
    KIKI...MTY. MEXICO

    Responde este comentario

  • > Jello Biafra. Activismo punk

    25 de septiembre de 2006 22:18, por cacho maurino

    me alegra de sobremanera que músicos como Biafra esten tan interiorizados del movimiento de trabajadores de argentina en la ocupación de empresas que sus dueños por vivir de fiesta viajando por el mundo no la hacen funcionar.

    Responde este comentario

    • > Jello Biafra. Activismo punk

      22 de septiembre de 2007 19:50, por guaschibo

      Muchas gracias por este articulo en castellano .. no me sorprenden las palabras de biafra.. siempre acierta en lo que dice tanto en las letras de sus canciones como en articulos o entrevistas como esta.

      grande !!!

      saude.

      repondre message

  • Jello Biafra. Activismo punk

    18 de octubre de 2007 21:47, por tobe

    exelente,,,el rock no se vende,,, golpea y escupe en la cara,,, a la mierda los politicos y los estados, abajo las fronteras,,,,y fin al negocio de la guerra...

    Responde este comentario

  • Jello Biafra. Activismo punk

    28 de octubre de 2007 15:49, por poly

    Muy bueno el artículo. Tipos como Biafra, Graffin, en mi caso el Evaristo, son tipos que han influenciado en bastantes chabales
    a ver las cosas de otra forma y tomarlas para toda la vida. Por eso no me extraña su claridad.
    Desde Bs As

    Responde este comentario

  • Jello Biafra. Activismo punk

    21 de junio de 2008 07:12, por Rbxto

    Tipos como Biafra hacen falta, más allá de lo que allá hecho en la música, es un tipo informado, controversial frente a las posturas políticas llamadas falsamente democráticas.. en fin es un tipo que admiro y bueno es un ejemplo más allá del típico estereotipo del punk con cresta que no sabe usar el cerebro o anda con la moda para todas partes.

    Responde este comentario

  • Jello Biafra. Activismo punk

    5 de septiembre de 2011 19:04, por RUMORE

    JELLO BIAFRA, LO MAXIMO, NO SE VENDE, NO SE RINDE Y NUNCA TRAICIONA...ES UN EJEMPLO A SEGUIR!

    Responde este comentario

  • Jello Biafra. Activismo punk

    11 de diciembre de 2012 15:15, por Martin della Cava

    Excelente nota , vision del mundo acertada y un fuete compromiso social , a DEAD KENNEDY´S no los veo en vivo jamas , traidores .

    Responde este comentario