Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Hacienda anula un contrato del ejército español por casi 19 millones

Jueves.14 de julio de 2016 124 visitas Sin comentarios
Por adjudicación irregular. #TITRE

Miguel González

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, ha declarado nulo un contrato del Ejército de Tierra por valor de 18,8 millones de euros. La Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico adjudicó sin licitación ni publicidad a la empresa estadounidense General Dynamics suministros y servicios de mantenimiento de los carros de combate Leopardo.

Para eludir la licitación pública, el contrato se presentó como una adenda a la orden de ejecución para la compra de 235 carros de combate Leopardo, fabricados en España por la empresa Santa Bárbara Sistemas, propiedad de la compañía estadounidense General Dynamics, que data de diciembre de 1998, hace ya 18 años.

El tribunal considera que “tal planteamiento no resulta aceptable”, pues la citada orden incluía un calendario de ejecución que llegaba como máximo hasta 2007, mientras que el nuevo contrato se firmó el pasado 18 de enero, y la asistencia técnica prevista entonces se limitaba a la inicial puesta en servicio de los carros de combate, no al mantenimiento durante toda su vida operativa.

El argumento utilizado para justificar la adjudicación directa de este contrato, advierte la resolución, “ampararía cualesquiera adjudicaciones que se realizasen directamente a esta empresa [General Dynamics], sin publicidad ni concurrencia, de nuevos bienes o servicios, sin matiz ni límite temporal alguno”, con la única condición de que estuviesen vinculados con el programa Leopardo, lo que “no es admisible”.

El Ejército alegó en defensa del contrato que su anulación supondría privarle de “suministros fundamentales para el funcionamiento de los carros de combate” y que “no habría forma de prestar los servicios de mantenimiento de estos sistemas de armas de gran complejidad, dejándolos inoperativos, hasta la formalización de un nuevo contrato”.

Pese a ello, el tribunal ha declarado nulo el contrato, advirtiendo de que “su adjudicación por el procedimiento negociado sin publicidad no está justificada”, ya que no se acreditó una necesidad imperiosa o imprevista, y de que la licitación debió haberse publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

La resolución deja abierta la posibilidad de que el Ejército mantenga el contrato si “se acreditan razones que afecten de modo esencial a los intereses de la defensa nacional”, pero advierte de que en ese caso tendrá que aplicar “sanciones alternativas”.

No parece ésta la vía elegida por Defensa. Un portavoz de dicho ministerio indicó que la resolución será recurrida y, si el recurso no prospera, se desglosará del contrato la parte de mantenimiento (un tercio del total), que es la que ha provocado su nulidad.

El País

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.