Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Fallece en Elche el creador de los chicles Cheiw, los caramelos Pectol y los Palotes

Sábado.13 de enero de 2018 170 visitas Sin comentarios
La industria de golosinas fundada por José Torres Fenoll fue una de las más famosas de España durante décadas. #TITRE

maría pomares

El empresario José Torres Fenoll, uno de los fundadores, junto a su padre y sus hermanos Luis y Vicente, de la popular firma de golosinas Damel (Dama de Elche), ha fallecido esta madrugada a los 93 años de edad. Sus restos ya han sido trasladados al tanatorio de Carrús y el sepelio se oficiará mañana viernes, a las 12.30 horas, en la basílica de Santa María. La compañía fue la artífice de populares y míticas golosinas como los chicles Cheiw, los caramelos balsámicos Pectol, o los masticables Snipe y Palotes.

Los orígenes de la empresa se remontan al siglo XIX. Por ese entonces, la familia Torres regentaba una confitería en la calle Corredora. Fue en los años veinte del siglo pasado cuando la tercera generación, encabezada por Luis Torres Castaño, creó en el piso superior del establecimiento una pequeña industria de caramelos, con una máquina adquirida en Barcelona y el asesoramiento de artesanos confiteros catalanes.

Tras el paréntesis que supuso la guerra civil, Luis Torres Castaño comenzó de nuevo su andadura empresarial, a la que poco después se sumarían Luis, que se dedicó al obrador; José, encargado de la parte económica; y Vicente, que estudió Químicas.

Una vez afianzada la producción, hacia 1948, se constituyó la sociedad de responsabilidad limitada Luis Torres Castaño y Compañía, formada por Luis Torres Castaño, y por sus hijos Luis, José y Margarita. La sede de la empresa, además, se establecía en el número 3 de la calle José María Buck, y el objeto social era la fabricación de caramelos, turrones y dulces en general. Sería más tarde cuando las instalaciones se trasladarían a la zona de los depósitos del agua.

Los más nostálgicos recordarán estos anuncios:






Fue así como en 1950 se registró la marca Cheiw; en 1953, Pectol; en 1958, Snipe; y en 1961, Damel, marca por el que se conocería a la firma. Ya a principios de los años sesenta, los tres hermanos, Luis, José y Vicente, se convertirían en los propietarios y gerentes de la empresa, con un capital social que se fijó en 1,5 millones de las antiguas pesetas.

A partir de ahí, Damel se convertiría en una de las empresas más importantes de Elche, hasta el punto de que llegó a contar con una plantilla de 1.200 trabajadores. No obstante, la crisis de los años ochenta también tuvo su incidencia en la fábrica, hasta el punto que tuvo que suspender pagos. Sin embargo, finalmente, pudo remontar el vuelo con un plan deviabilidad y de ajuste, lo que hizo que unos años más tarde llegara a alcanzar unas ventas que superaron los 4.000 millones de las antiguas pesetas.

En cualquier caso, en la década de los años noventa la compañía se acabaría vendiendo primero a una empresa sueca, Procordia, que, posteriormente, cedió la gestión a una firma finlandesa que inicialmente se implantó como Leaf Iberia, para, posteriormente, con el paso al siglo XXI volvería a recuperar la marca Damel. En esos años precisamente tuvo lugar el traslado de las instalaciones a Crevillent.

Desde estas líneas, nos sumamos al dolor de la familia.

Diario Información