Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Estados neofascistas y gobierno ultraderechista

Viernes.8 de diciembre de 2017 51 visitas Sin comentarios
Correo Tortuga - César Manzanos. #TITRE

César Manzanos

Estados neofascistas

Durante las últimas décadas, y de un modo exponencial, los estados son maquinarias al servicio de las corporaciones financieras y empresariales transnacionales pilotadas por la industria militar, es decir, se han convertido en estados-guerra, en estados criminales. Para ello, la nueva doctrina imperial de la guerra permanente, plantea la necesidad de sacrificar los valores que supuestamente la justifican (democracia, derechos humanos, soberanía popular, elecciones libres, etcétera.). En el caso español es la culminación del proyecto totalitario de instauración del neo-franquismo disfrazado de monarquía parlamentaria.

Además, se ha venido construyendo la ficción del estado social y de derecho, cuyas políticas legislativas y económicas están al servicio de los sectores acomodados de la sociedad y de las élites de poder transnacionales. Sin embargo, tratan de hacernos creer que operan en provecho de la ciudadanía común. Una ciudadanía cada vez más indefensa puesto que, los agentes sociales y políticos que la representaban han ido perdiendo capacidad de influencia. Unos han sido secuestrados y convertidos en movimientos al servicio del estado, otros, aplastados por no someterse a ser parte de la estrategia de aniquilación de la resistencia civil en todos los frentes.

La semejanza entre los gobiernos de los estados fascistas y totalitarios que protagonizaron la Segunda Guerra Mundial, y los gobiernos actuales de esos mismos estados, la identificamos cuando conseguimos percibir que cada vez se parecen más a aquellos, en una versión neo-fascistas y autoritaria edulcorada, pero no por ello menos amarga.

Lo más grave es que como ocurría con las masas nacional-socialistas que apoyaban al fascismo, mientras esto ocurre, quienes son asesinadas impunemente, se transfiguran en un espectáculo a los ojos de las masas. Y para dejar claro el destino de quien defiende con coraje la dignidad, o denuncia la barbarie, enseñan a los espectadores la lección y, al aprenderla, éstos van enfermando de miedo, de crispación, de vehemencia. Se transmutan en náufragos de sí mismos, de forma que, cuando quieren darse cuenta, ya se comportan como muertos vivientes o como neo-fascistas encolerizados.

Gobierno ultraderechista

Europa dice estar inquieta por el auge de los partidos ultraderechistas en Francia, Italia, Austria, Alemania... y, sin embargo, aplaude con las orejas las políticas económicas y criminales del Gobierno del Reino de España netamente ultraderechistas y, en total consonancia, con las de los gobiernos más imperialistas del mundo, como son, Estado Unidos, Inglaterra, Rusia, Israel o Arabia Saudí, por citar algunos de los más representativos.

Los líderes de esos partidos neofascistas, tendrían que hacer un Master impartido por la plana mayor del Consejo de Ministros y de los miembros del Tribunal Constitucional para aprender cómo se disfraza al lobo de cordero, con que celeridad se hacen efectivos artículos constitucionales para suspender autogobiernos, o se encarcela por sedición a quienes tratan de dar la voz y el voto al pueblo, mientras permanecen caducados en el congelador de su Carta Magna otros artículos que consagran derechos fundamentales como el trabajo o la vivienda.

También, les podrán adoctrinar en el arte del camuflaje, en la confección de cortinas de humo para ocultar el "modus operandi" de una maquinaria estatal que utiliza el dinero de los impuestos, pagados por las personas trabajadoras y consumidoras, para el lucro de la industria armamentista, para beneficio del holding del cemento, para financiar los espolios y especulaciones de los banqueros que eligen a ministros y jueces.

Pero, sobre todo, podrán adoctrinarles en dos de las disciplinas científicas más refinadas de cualquier dictadura disfrazada de democracia como la española: la corruptología y la mafiología, es decir, en las técnicas para hacer desaparecer expedientes inculpatorios en sede judicial, o realizar milagros divinos como "suicidios" e "infartos" de quienes entre sus filas puedan destapar sus obscenos y sucios negocios (Dios siempre estuvo del lado de La Patria y del Rey). Si alguien teme que surja un partido ultraderechista en España, es porque no se entera de quienes nos gobiernan y, porque aún no se ha dado cuenta, después de tantos años, de que en España no solo existen presos políticos, sino que todas estamos presas en la cárcel de su sacrosanta patria.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.