Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

¿Está el Negre Yoma enterrado en el Valle de los Caídos en lugar de Primo de Rivera?

Viernes.31 de agosto de 2018 482 visitas - 1 comentario(s)
Este peculiar personaje de Alicante murió en 1936 en días próximos al fusilamiento del fundador de la Falange y se podrían haber confundido los cadáveres en la fosa común. #TITRE

Raquel Andrés Durà

Muchos debates está suscitando la exhumación del dictador Francisco Franco en el Valle de los Caídos, que eclipsan otra actuación prevista de forma simultánea en el mausoleo. Los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, se reubicarán en un lugar no preeminente del recinto, porque el Ejecutivo de Pedro Sánchez lo considera una víctima de la Guerra Civil. Fue fusilado por las autoridades republicanas el 20 de noviembre de 1936 en Alicante, acusado de conspiración y rebelión militar.

Este traslado ha despertado un singular interés en Alicante, donde es muy popular una leyenda urbana sobre esta sepultura. Según la rumorología popular, en la tumba de Cuelgamuros no yace realmente el falangista, sino un peculiar personaje local: el ‘Negre Yoma’. ¿Qué hay de cierto?

Su nombre real era John Moore y era norteamericano, aunque quizás por su fonética, fue conocido como Juan Mallol, John Back, John Bull y otros motes como Seneque, ‘el Negro del Muelle’ o el ‘Negre Yoma’. Cocinero superviviente de un petrolero belga que se incendió frente al puerto de Alicante en 1915, la experiencia le traumatizó tanto que no quiso volver a enrolarse en una embarcación y vivió como un vagabundo, de la caridad ciudadana. Era conocido por su gran estatura, afición al alcohol y al juego y a acosar a las mujeres.

Recorte de prensa de la época sobre el Negre Yoma (AlicanteVivo.org)

Era habitual verle pasear por la Explanada, borracho y acosando a mujeres

Hoy todavía se puede escuchar la dicha “eres más vago que el Negre Yoma”, porque al parecer no aceptaba donativos que le obligaran a agacharse. Solía pasear desgarbado por la Explanada de Alicante y, aunque protagonizó varios altercados (peleas y acosos sexuales, según la prensa del momento), los cronistas subrayan que era bastante querido por los alicantinos.

Un día apareció muerto, solo, a las afueras, en el barrio de Vistahermosa. Algunos historiadores como Luis Miguel Pérez Adán, cronista oficial de Cartagena, sitúan el hallazgo en la madrugada del 20 de noviembre de 1936. En aquellas mismas horas, pero en otro lado de la ciudad –concretamente, en el actual albergue juvenil La Florida–, fusilaban a José Antonio Primo de Rivera. Y, por ello, se llegó a escribir que ambos acabaron en la misma fosa común. Un espacio que hoy, por cierto, luce una tumba recubierta con los colores de La Falange y es punto de encuentro y homenaje al fascismo en Alicante.

Tumba en el cementerio de Alicante sobre la que estaba la fosa común donde se echó el cuerpo de José Antonio Primo de Rivera (lafalange.org)

Al fin de la Guerra Civil, los dirigentes falangistas viajaron a Alicante para recuperar los restos de Primo de Rivera y llevarlos a Madrid a hombros para darle una “sepultura digna” (fue posible entre cinco mil personas). Según Pérez Adán, algunas crónicas del momento aseguran que los restos fueron “perfectamente identificados”, mientras que otras sostienen que se llevaron al cocinero borracho en vez de al abogado y político fusilado.

Fruto de la épica falangista, se cuenta que los primoriveristas sentenciaron que los huesos a trasladar debían ser aquellos de mayor envergadura. Fuese como fuese, los rumores afloraron y la leyenda ya estaba creada. Se dice también que al paso de la comitiva fascista, los vecinos murmuraban: “Ahí va el Negre Yoma”.

No estuvieron enterrados en la misma fosa común

Otros autores, como Raúl Álvarez Antón, datan como fecha de defunción del sintecho americano el 31 de octubre, casi un mes antes del asesinato del falangista. La asociación cultural Alicante Vivo zanja que es “una leyenda urbana”, a raíz de una investigación de Álvarez en 1992 en el Registro General de Enterramientos del Cementerio de Alicante.

Descubrió que John Moore no figuraba por ningún lado, y en cambio, sí encontró a un tal Juan Mallol, con iniciales que coinciden y cuya licencia de enterramiento saca de dudas: “La defunción de Juan Mallol natural de Norteamérica de 46 años de edad, que se halla domiciliado en Alicante, en el Hospital Civil, ocurrida ayer a las catorce horas a consecuencia de alcoholismo crónico, según certificación facultativa, se procederá a dar sepultura a su cadáver en este cementerio, transcurridas que sean las veinticuatro horas del fallecimiento. Alicante 1º de noviembre de 1936. El juez”. Álvarez averiguó, así, que Primo de Rivera y el Negre Yoma estuvieron enterrados en una fosa común, pero no en la misma.

El Negre Yoma espera su calle en Alicante

A día de hoy el Negre Yoma es un personaje que se sigue recordando con cierta regularidad en las Hogueras de Alicante y que da nombre a una peña del Hércules CF. De hecho, se dice incluso que es el protagonista laureado que aparece en el escudo de este club de fútbol… Aunque de nuevo, no son más que rumores.

El vagabundo norteamericano llegó a tener una calle efímera en pleno centro de Alicante en noviembre de 2016, a las puertas del Ayuntamiento, donde estaba el Capitán Meca, por el cambio del callejero en cumplimiento de la ley de Memoria Histórica y llevado a cabo por el malogrado tripartito de izquierdas.

Sin embargo, un recurso del PP y la consiguiente resolución judicial anuló las modificaciones y el Negre Yoma perdió su cartel. Hoy está a la espera de que le den una calle, que previsiblemente será en un espacio con menos relevancia. En cualquier caso, y sin pruebas forenses concluyentes, la leyenda del Negre Yoma perdura en Alicante y con las inhumaciones en el Valle de los Caídos suscita más chascarrillos que nunca.

La Vanguardia

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.