Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Enrique Martínez Reguera presenta su último libro "De Tanta Rabia Tanto Cariño"

Miércoles.8 de marzo de 2006 13012 visitas - 3 comentario(s)
Correo Tortuga - Traficantes de Sueños #TITRE

Charla-debate y presentación del libro.
“De tanta rabia tanto cariño”
a cargo del autor Enrique Martinez Reguera

Jueves 9 de marzo.20:00h

Librería asociativa Traficantes de sueños
C/Embajadores 35 local 6
28012 Madrid
Tfno.91 5320928
E.Mail.: libreria@traficantes.net

El autor

Enrique Martinez Reguera, 40 años aplicados a revisar la pedagogía, 30 de intensa conviviencia con niños y jóvenes marginados, dice que los muchachos han sido su mejor profesor y nos explica como lograron tan valioso encuentro.

Autor de “La calle es de todos”, “Cachorros de nadie”, ”Tiempo de coraje”, “Pedagogía para mal educados” y “Cuando los políticos mecen la cuna” entre otros. Cofundador de la Escuela de Marginación de Madrid.

El Libro.

Imaginaos por un instante que a lo largo de vuestra vida hubierais sido padre o madre de medio centenar de chiquillos. Arriesgado ¿no?, es probable que algún crío se os hubiese muerto y otros se habrían ido de casa, algunos ya serían mayores y tendrían sus propios hijos.

Para mantener viva la llama de los afectos tendríais que organizaros, porque el año apenas dispone de sábados y domingos para tanta familia. Seguramente a muchos les iría bien pero otros os visitarían para contaros sus penas. Lo cierto es que nunca os sentiríais solos y vuestra casa seguiría repleta de emociones.Por difícil que os resulte imaginarlo, el autor de este libro, en sucesivas tandas crió en su casa medio centenar de chiquillos y adolescentes, cuyas familias les atendían con dificultad ya que la vida a veces impone condiciones muy duras. Fragmentos de sus obras.

La gente suele pensar que si la indigencia y la marginación nunca se acaban de resolver es por la naturaleza y dificultad del propio asunto. Nada más lejos de la realidad. El mundo de los marginados, sobre todo tratándose de niños y adolescentes, no es algo residual; es un mundo intenso, pletórico de vida de posibilidades, de penalidades ciertamente, pero también de inimaginables alegrías. Si está lleno de conflictos sin resolver es porque se halla a merced de múltiples intereses y también del desprecio, ignorancia o miedo, de quienes no nos consideramos marginados.

Por eso lo que menos necesitan los niños y adolescentes que crecen al margen, es del ingenuo voluntarismo de los bien intencionados, o de la pedantería de títulos académicos, en asuntos en los que la mejor academia lo ignora casi todo.

Los únicos especialistas en marginación son los propios marginados. Y ellos no precisan de tutela ni beneficiencia, ni de cultivados técnicos u obstinados pedagogos. Respiran de los que respiramos todos: del respeto que se les tenga, de la justicia que se les otorgue, de algún espacio en el que habitar y algunas posibilidades en las que sentirse útiles. Historia de la Escuela de Marginación.

La escuela de Educadores Especializados en Marginación nace en 1978, como respuesta a la necesidad apremiante de preparar personas para afrontar los problemas de los niños y niñas que viven en situación de marginación social.

Durante estos años, han pasado por sus aulas varios centenares de personas, bien por interés hacia estos temas, o bien por poseer ya una experiencia, vivencia o implicación profesional en el sector.

“Para mí la escuela es un taller de humanismo en libertad, es un vivero de tejido social, y es también y sobre todo, una figura en la mordaza ideológica que nos impone el sistema y un grito de solidaridad con los excluidos y los más desfavorecidos” Enrique Martínez Reguera.


Exposición. "El Cartel.Periódico mural de opinión"
Del 6 de marzo al 8 de abril.
De lunes a sábado de 10:30h a 14:00h y de 17:00h a 20:30h

Librería asociativa Traficantes de sueños.

El Cartel lo realizan los dibujantes Olaf, Mutis,Jacques le Biscuit y Eneko,lo editan regularmente de forma autofinanciada y lo pegan por las calles del centro de Madrid.

Para que conozcais mejor el trabajo de este grupo de estupendos dibujantes os enviamos un extracto del artículo "El cartel: Cuatro imágenes valen más que..." realizado por Carolina del Olmo publicado en la revista La Dinamo (www.ladinamo.org) y en la página web Rebelión (www.rebelion.org).Página web de El cartel : http://pagina.de/el_cartel

2 de agosto de 2003

El cartel: cuatro imágenes valen más que...

Carolina del Olmo
Ladinamo

Tal vez hayas tenido la suerte de encontrarte por las calles de Madrid con un cartel con muy poco texto y cuatro viñetas en su interior. Se trata de El cartel, una suerte de periódico mural impreso a una sola tinta que, aunque discreto y poco llamativo en comparación con la bazofia multicolor de la publicidad que inunda los muros de nuestras ciudades, brilla con la luz de la inteligencia. Son números monográficos en los que cada uno de los cuatro dibujantes que lo elaboran condensa en una imagen un mismo tema de actualidad. Olaf, uno de sus creadores, nos habla de El cartel y de otras vertientes de su variada actividad artística.

¿Cómo empezó a funcionar El cartel?

Hará unos cuatro años, Mutis, Eneko, César Fernández Arias y yo decidimos realizar un cartel por nuestros propios medios, sin censura de ningún tipo ni apoyo económico exterior. Abordamos temas que en el momento nos parecen importantes y en unas pocas semanas El cartel está listo para pegar. A partir del segundo número, César, que es pintor, se retiró presentándonos a Jaques le Biscuit para que le sustituyera. Llevamos ya 26 números y aunque lo hemos pegado sobre todo en Madrid, el dedicado a la marea negra también se pegó en Galicia y, en 2002, nos invitaron a pegarlos en Turín, durante la bienal de arte joven de esa ciudad.

Contigo vamos a hablar largo y tendido pero, antes, cuéntanos a qué se dedican tus compañeros.

Jaques le Biscuit es ilustrador, hace objetos, hace collages y, sobre todo, maqueta El cartel con su potente ordenador. Eneko es dibujante de opinión en periódicos, pintor y padre, lo que también le ocupa. Mutis también dibuja en periódicos, revistas y pronto será padre, lo que también le ocupará.

¿Queríais pegarlo en la calle desde un principio o fue, más bien, el resultado de una limitación, de no encontrar un sitio adecuado donde publicarlo?

Bueno, lo cierto es que últimamente El cartel, además de en los muros, puede verse en la revista Generación Siglo XXI, aunque sólo algunos números, otros no los quieren. Pero la idea original era, desde luego, la de pegarlo en la calle y conseguir que la gente lo viera, que llegue también a los que no están de acuerdo, a quienes no tienen nada que ver. Es, además, una forma de reivindicar la calle como espacio público que todos tenemos derecho a usar.

¿Qué tipo de temas tocáis?

Por desgracia nos ha tocado tres veces hablar de guerra y raramente de cosas positivas, como puede apreciarse por algunos de los temas tratados: la situación mundial tras el 11-S (Número cruzado), la desigualdad Norte-Sur (Número mal distribuido), el fútbol (Número de interés general), las Empresas de Trabajo Temporal (Número Empresa de Timo Temporal), la violencia de género (Número mal pegado), la situación de los medios de comunicación (Número comunicoacción), el precio de la vivienda (Número 13 rue del Percebe), los accidentes laborales (Número accidentado), las mareas negras (Número pringao)...

¿Consideras El cartel una forma de protesta más o menos individual o tiene un cierto afán pedagógico?

Pedagógico no, no es para educar a la gente, ni para inculcarles las ideas que ponemos en El cartel, sólo queremos plasmar nuestra opinión en la calle y que la gente que tiene una opinión contraria lo vea.

O sea que en cierta manera sí es pedagógico, pretendéis, al menos, mover a la reflexión...

Bueno, sí, pero en cualquier caso respetamos la opinión de los demás; estamos en un sitio público que es la calle y nosotros luchamos por nuestro derecho a opinar así que también tenemos que tener en consideración el derecho a opinar del lector. Ahora bien, sí nos gustaría que la gente se animara a expresarse en la calle de manera gráfica, con todo tipo de opiniones... generar respuestas es uno de nuestros objetivos.

¿El tema elegido en cada número supone alguna diferencia en el tiempo que tardan en arrancarlo?, es decir, ¿qué temas suscitan una censura más rápida?

Religión y sexo, fundamentalmente. Pero, por suerte, la mayoría de los "ataques" que sufrimos son bastante más agradables: amateurs que intentan llevarse a casa un cartel pringado de cola.

¿Crees que todo lo relacionado con la libertad de expresión está ahora peor que hace diez o quince años?

Sí, bueno, pero eso sólo te enteras si la utilizas. A mí me da la impresión de que hay mucha gente que cree que puede opinar de lo que quiera porque nunca se ha molestado en probar. Y en cuanto a la sensación de que hay menos posibilidades de decir las cosas, creo que también influye que hay menos gente con ganas de expresarse, lo cual también es preocupante. La censura ya no resulta tan necesaria porque la gente está embrutecida con sus programas de la tele, con el fútbol o cualquier otra cosa.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Enrique Martínez Reguera presenta su último libro "De Tanta Rabia Tanto Cariño"

    28 de octubre de 2006 19:57, por beatriz abelleira martinez

    bien por usted, hoy no trabajan la reinsercion, al reves fomentan la dejeneracion, son muchas las situaciones limites a las que se ponen a los menores en centros de reformas, ojala todo el mundo fuera como usted y los jueces muchos deberian de tomar conciencia de lo que estan pasando muchos chavales en los centros entre ellos mi hijo con solo 16 años, aunque algun juez esta enterado y aun asi hace oidos sordos y encima como es juez se permite el decir que es normal todo lo que pasan es mas que el cuando va a visitar a los centros le pide a los educadores que pongan a los chavales al limite, para ver el aguante que tienen y eso que nos lo diga el propio juez a nosotros como padres es muy fuerte.lo unico que esperamos esque esta pesadilla termine ya. gracias un saludo

    Responde este comentario

  • Hola a todas aquellas y a todos aquellos que creen en las niñas y en los niños, en los jóvenes, en los y las adolescentes..., en las personas. Leí a Enrique Martinez Reguera en la facultad; ahora dos o tres años después, vivo las palabras, y me nutro de las experiencias de este gran autor. la diferencia en mi radica en vivir la vida en primera persona, es decir, en poder acercarme a aquellos quienes necesitan ayuda, no para decirles qué es lo que la sociedad quiere que sean, no para decirles que aprendar a "ser normales", sino para acompañarlos a situarse como personas en la vida. Estudié pedagogia, pero ahora vivo como educadora, y siento una gran responsabilidad por querer a la juventud, por mimar a los niños y a las niñas, por pensar en aquellas cosas que hacen que los chicos y las chicas crezcan sanos. aunque pueda parecer una utopía, y para algunos una demagogía, es cierto: hay educadores y educadoras que vivimos nuestro trabajo y buscamos un cambio de mirada hacia la marginalidad y la exclusión social, porque el asistencialismo sólo, no vale. Muchas Gracias a Enrique por lo que me ofreces en esas palabras de tus libros... Un saludo.

    Responde este comentario