Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

En recuerdo de Kike Mur

Domingo.16 de septiembre de 2018 264 visitas Sin comentarios
Contrahistoria #TITRE

En la madrugada del 1 de septiembre de 1997 unos gritos despiertan a los internos de la cárcel de Torrero en Zaragoza. Quedaba apenas un mes para que el insumiso Kike Mur cumpliera su condena de dos años cuatro meses y un día. Aunque hacía tiempo le correspondía la condicional, la actitud de Kike a no colaborar con las autoridades de la prisión, como parte de las luchas llevadas por los internos insumisos del centro, había repercutido en su condena, especialmente restrictiva. Incluso, Kike era obligado en tercer grado a pasar por prisión a la hora de la comida y a dormir, cuando el resto de internos tan solo tenía que pernoctar en su celda.

Aquella madrugada Kike apareció inconsciente en su celda. Tuvieron que ser los propios presos los que iniciaran las primeras labores de auxilio. Los funcionarios se mostraron especialmente pasivos y el médico de la prisión no apareció en escena hasta una hora después. Cuando al fin llegó una UVI móvil para atenderlo los carceleros la detuvieron para tomar las huellas a Kike, lo que desató la furia de los demás presos. Kike ingresó ya cadáver a su llegada al hospital.

El informe oficial decretó la ingesta de arsénico como causa de la muerte, pero los demás presos siempre rechazaron la idea del suicidio. En el 98 la causa quedó archivada negando cualquier negligencia por parte de los carceleros. Las manifestaciones de protesta y solidaridad con la causa de Kike se repitieron durante meses por toda la península.

Ese mismo año, 1997, en febrero se suicidaba antes de volver a prisión tras disfrutar de un permiso el también insumiso Unai Salanueva. También, una joven, Virginia, muere arrollada por un vehículo durante una protesta de apoyo a los presos insumisos en la puerta de la cárcel de Topas. Ella permaneció más de 20 minutos tendida en el suelo antes de morir ante la indiferencia del personal de la cárcel. En los tres casos la indiferencia de los medios fue mayúscula.

Hoy, la antigua cárcel de Torrero hace justicia. Abandonada durante años, fue okupada en 2010 renombrándose en homenaje al joven insumiso, acogiendo a día de hoy en su edificio el Centro Social Okupado Kike Mur.

Fuente: https://www.facebook.com/1678700709...