Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El «papa» palmariano «pierde la fe» y abandona El Palmar de Troya

Miércoles.27 de abril de 2016 150 visitas Sin comentarios
Se rumorea que unos amoríos tienen la culpa... #TITRE

Nueva crisis en la secta que existe en El Palmar de Troya. Según ha podido conocer Utrera Digital, el actual «papa» que regía los designios de la llamada Orden de los Carmelitas de la Santa Faz ha abandonado este colectivo y se ha marchado a la provincia de Granada.

Sin despedirse de sus fieles, y mediante una carta encontrada el pasado viernes, el autoproclamado «Gregorio XVIII» ha desaparecido del amplio recinto donde viven numerosos miembros de dicha orden. El argumento alegado por Ginés Jesús Hernández para dejar el cargo que ostentaba es que «ha perdido la fe». Sin embargo, en torno a esta noticia circulan comentarios que hablan de que el motivo real que ha llevado al «padre Sergio María» a dejar su puesto tiene que ver con el hecho de haberse enamorado de una mujer, con la que se habría marchado a la localidad granadina de Monachil.

Por el momento se desconoce en qué estado ha dejado este hombre las arcas de la llamada «iglesia palmariana», aunque sus propios miembros están analizando las cuentas para determinar la situación financiera en la que se ha quedado dicha orden.

En cualquier caso, la marcha del «papa Gregorio XVIII» ha provocado más alegría que tristeza en dicho colectivo, ya que este dirigente se había radicalizado. Esto había provocado malestar en el seno de la entidad, haciendo incluso que numerosas personas hayan abandonado la orden precisamente por su actitud.

Tras la marcha de Ginés Jesús Hernández, el cargo de «papa» ha pasado a ocuparlo ahora quien era su mano derecha, llamado Eliseo. Pocos datos se conocen de esta persona, aunque se sabe que es extranjero y que ha tomado como nombre «Pedro III». Se convierte de esta forma en el cuarto líder de este movimiento que surgió a finales de los años 60 del siglo XX, de la mano de Clemente Domínguez, que se autoproclamó «papa Gregorio XVII». Con su muerte, en el año 2005, tomó el mando Manuel Alonso, que se presentó bajo el nombre de «Pedro II». Fue en 2011, al fallecer su antecesor, cuando llegó al poder el que ahora acaba de abandonar este proyecto.

Entre las polémicas que han rodeado su mandato, destaca la colocación de una estatua de Francisco Franco, al que este colectivo considera santo, en el frontal de la fallada principal de la gran basílica que levantó este colectivo junto a El Palmar de Troya. Dicha figura, que fue retirada posteriormente de dicho lugar, ha sido reubicada en el interior del propio recinto que encierran unos altos muros de hormigón.

Con la llegada del «papa Pedro III» habrá que comprobar la deriva que toma este colectivo, del que se habla que está en un absoluto declive, aunque intente hacer entender a los ciudadanos que sigue con fuerza mediante la instalación de varias estatuas y el pintado completo del edificio.

Fuente: http://www.utreradigital.com/web/20...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.