Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

"El opio del pueblo: Crítica al modelo de ocio y fiesta en nuestra sociedad"

Jueves.12 de febrero de 2015 3251 visitas - 9 comentario(s)
Libro editado por el Grup Antimilitarista Tortuga. #TITRE

- Título: El opio del pueblo. Crítica al modelo de ocio y fiesta en nuestra sociedad
- Autor: Pablo San José Alonso. Grup Antimilitarista Tortuga
- Páginas: 96
- Edita: Grup Antimilitarista Tortuga, Alacant, diciembre 2014
- Precio: 6 € (más gastos de envío si se requieren)
- Contacto para encargos: paraeta@grupotortuga.com




Índice

- Prólogo

- Hasta que el cuerpo aguante

- Viviendo para el fin de semana

- La eterna juventud ya no es un mito

- Una fiesta permanente

- Sentirse diferentes para ser todos iguales

- Menos batucadas y más dolçaina i tabalet

- Consume, joven, consume

- La narcosis colectiva

- Folleu, folleu, que el món s’acaba

- Enamorados de la insania

- La fiesta no es para viejos

- Concluyendo




Reseñas

- Del propio autor en revolución integral.org

- De Antoni Biosca i Bas

- De la revista Ekintza Zuzena

- De Adrián Vaíllo, Revista Avinentesa

- De RSAP, en Compostando en la web




Prólogo

A diferencia de lo que sucedía hace década y media, no quedan hoy muchos colectivos en el estado español dedicados, de forma más o menos específica, al tema antimilitarista. El final del servicio militar obligatorio y de las campañas de insumisión hizo que este movimiento social y su tarea pasaran a un segundo plano mediático. El Grup Antimilitarista Tortuga, del que el autor de este ensayo forma parte desde su creación, es uno de los supervivientes. La verdad es que en Tortuga nunca hemos perdido la ilusión y la fe en lo que hacemos. Pensamos que también hemos sido capaces de construir un ámbito en el que, además de activistas contra el militarismo, somos amigos. Pero, a pesar de tales cosas, cabe dudar de que el grupo hubiera llegado como tal a la actualidad si no hubiese sido capaz de reinventarse y de profundizar en su inquietud antimilitarista, vinculando esta lucha parcial con la más radical (en el sentido de ir a la raíz de las cosas) de transformar la sociedad en su conjunto.

A medida que algunas nos hemos ido haciendo mayores, y también nos hemos renovando generacionalemente como colectivo, poco a poco nos ha ido surgiendo una duda. ¿Qué sentido tiene lo que hacemos? ¿Estamos realmente cambiando algo? ¿Qué podemos hacer, en tanto pequeño, minúsculo, colectivo para contribuir de verdad a la profunda transformación social que anhelamos?

Esta inquietud, que nos pica desde casi siempre como mosca cojonera, ha ido influyendo poco a poco en el formato del grupo. Así, junto al trabajo activista, se ha ido desarrollando y ha ido haciéndose su hueco en nuestras reuniones, una importante dimensión analítica y reflexiva. En la actualidad, las asambleas de Tortuga combinan el necesario espacio de coordinación de tareas y de desarrollo de los vínculos humanos, con el de formación a muy diferentes niveles, y debate sobre la realidad que nos rodea y sobre la lucha política en general.

Este esfuerzo poco a poco ha ido cristalizando en la elaboración de un material formativo, creado desde el grupo para formarnos internamente primero y para compartirlo gratuitamente con la sociedad después. Guiones de charlas, talleres de asamblearismo y toma de decisiones por consenso, de regulación/resolución de conflictos, de acción directa noviolenta, sobre obediencia y desobediencia, de comunicación asertiva-noviolenta, de objeción fiscal al gasto militar etc (ver en http://www.grupotortuga.com/Recurso...).

También, en ese proceso, vamos reflexionando sobre los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor: la crisis, los desahucios, la izquierda, la convocatoria de huelgas generales, la evolución del control social... Tratamos de interpretar grupalmente todos esos hechos para descubrir cuales podrían ser nuestras respuestas, las actuaciones más eficaces a nuestro alcance. En general estas reflexiones las vamos llevando a cabo poco a poco, sin prisas, de la forma más compartida posible. Lo hacemos en tertulias de sobremesa y también en reuniones monográficas, apoyándonos en materiales y textos propios y ajenos. Por ello, se puede decir que el resultado de estos debates, que queda plasmado en los numerosos editoriales de nuestra página web (grupotortuga.com), o en documentos amplios que hemos divulgado sobre temas, por ejemplo, lo que sería la propuesta del socialismo autogestionario noviolento, el sistema penal-penitenciario actual o el estado de bienestar, reflejan una opinión colectiva del Grup Tortuga largamente trabajada y consensuada. Un reciente fruto práctico de estas reflexiones es la puesta en marcha de la cooperativa autogestionaria El Sacre, en Elx, en la que participan buena parte de los integrantes del grupo.

Por eso, cuando, por cuestiones anecdóticas que se mencionan páginas adelante, a un miembro de nuestro grupo se le ocurre escribir alguna cosa sobre el modelo de ocio y fiesta en nuestra sociedad, cabe entender que esa reflexión es en todo deudora del trabajo analítico y formativo que hemos realizado grupalmente con anterioridad. Los asuntos que se tratan a continuación son consecuentes con, son desarrollos y profudizaciones concretas de temas que han sido largamente abordados entre nosotros. Por tal razón el primer borrador del escrito es compartido, es puesto en común en la asamblea de Tortuga, a fin de que pueda ponerse en marcha un proceso de reflexión conjunta que desemboque, al igual que en otras ocasiones, en un nuevo documento. Éste, teniendo al primero como punto de partida, habría de separarse de él lo suficiente como para incorporar la visión de conjunto, plural, reflexionada, debatida y consensuada de todo el colectivo.

Pero, sorprendentemente, este texto es acogido por la gente de Tortuga con bastantes reticencias. Se juzga de entrada como demasiado personal y difícilmente consensuable. Casi todo el mundo, estando de acuerdo con el conjunto de lo expresado, con las ideas generales, encuentra alguna o algunas afirmaciones que no comparte, que relativizaría, que diría de otra manera... Algún punto de vista o dato a faltar. Hay a quien le disgusta el tono, que ve demasiado duro, prepotente, en ocasiones paternalista, moralista... Hay quien entiende que algunas expresiones son innecesariamente punzantes y ofensivas. Nos quedamos extrañados al constatar que, al contrario que las veces anteriores, en las cuales también había sus disensos, esta propuesta de reflexión y nuevo texto de Tortuga, nos crea, incluyendo a su autor, una suerte de incomodidad, de desazón, de emoción desagradable.

Y sin embargo, como se dice, estamos francamente de acuerdo con las ideas generales del texto. No solo eso; somos conscientes de que éste es un tema tabú del que no se suele hablar en la izquierda, en la que tanta falta de autocrítica hay. Mucho menos en el resto de la sociedad. Y que es importante que estas cosas sean dichas, porque, sean juicios y propuestas más o menos acertadas y afinadas, estén mejor o peor escritas, sí pueden dar lugar a enriquecedoras reflexiones y tomas de conciencia. Nos damos cuenta de que precisamente en Tortuga estamos pecando de esa falta de autocrítica que atribuímos a la izquierda. Porque otras ocasiones no nos ha sido emocionalmente complejo abordar temas como la prisión, el capitalismo, el estado, el antimilitarismo... que, quiérase o no, no dejan de ser eminentemente teóricos, por mucho que de las conclusiones de la reflexión puedan surgir tácticas y estrategias. En cambio, este otro tema enjuicia de forma directa las cosas que hacemos nosotros y nosotras mismas en nuestra vida personal, en nuestra cotidianeidad: nuestra manera de divertirnos, nuestras adicciones, nuestros patrones de consumo, nuestra sexualidad... Ese espacio íntimo, privado, a salvo de críticas del que nunca se habla en los círculos políticos. A modo de espejo, delata crudamente nuestras propias contradicciones.

El texto final, bastante modificado y ampliado con respecto al borrador inicial, va rubricado por su autor, como miembro del Grup Antimilitarista Tortuga, y con el aval del mismo. Ese fue el acuerdo. Y es un buen acuerdo ya que, si bien el ensayo está escrito en primera persona, con el estilo áspero y directo de Pablo y expresa buena parte de sus opiniones e intuiciones personales, como se decía, todo él se origina y enraíza en reflexiones anteriores del grupo. No solo eso. Ha sido corregido y modificado con largas aportaciones escritas al texto original (gracias Julia, gracias Paula) y las que otras personas han sumado de forma verbal. En la revisión definitiva se recogen por último las opiniones, críticas y sugerencias realizadas por todos en la asamblea monográfica que el grupo realizó en casa de Julio en L’Alcoraia para trabajar el texto de forma conjunta.

Esperamos que sea de aprovechamiento y se piden disculpas por adelantado si a alguien resulta injusto u ofensivo lo que se dice.

Grup Antimilitarista Tortuga.


Ver más publicaciones de Pablo San José en Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Bueno, en CORTIJO-BANAÑA la corrupción, el nepotismo, los corruptores (empresas del IBEX 35 o no, etc.), le mediocridad sin límites, los múltiples híper-abusos de poder, etc., etc., etc. son la "democracia", son el Sistema, son el Régimen.
    Cualquiera que tenga un dedo de frente y dos o tres neuronas funcionando lo ve clarísimamente.
    Para los criminales, prevaricadores, estafadores, torturadores, usurpadores, corruptores-corruptos patrios el hecho de "tener que obedecer" a TROIKAS, MÉRKELES, TRATADOS DE LIBRE COMERCIO (TTIP, etc.), BANCOS CENTRALES, COMISARIOS EUROPEOS y todo el largo etcétera, no es más que una burda (sí, muy burda) "coartada" con la cual creen que podrán seguir perpetrando lo que han venido perpetrando muchos años contra la gran mayoría del pueblo de CORTIJO-BANAÑA.
    ¡¡¡SALUD PARA EL PUEBLO!!!

    Responde este comentario

    • Hola,

      No entiendo la conexion de este comentario con el articulo.

      Enhorabuena tortugas/os y Pablo por este libro, que aun sin haberlo leido seguro que tiene enjundia y eso que tan bien decis y que tanta falta hace, abordar la forma de vivir, lo cotidiano, para enfrentarlo a las ideas que tenemos, por lo que somos capaces de hacer tantas cosas.

      Bienvenidos sean estos analisis. Salud

      repondre message

  • Hola amig@s. Me ha encantado el prólogo... el libro no lo conozco. Seguro que hay muchas cosas en él que me deleitarán y ayudarán a, como decís, tomar conciencia. Hay una cosa que no entiendo, y que si la entendiera, no me gusta. Es la foto de la portada. ¿No hubiera sido más justo poner una foto con los macrobotellones esos, por ejemplo, que hay en todas las ciudades de España y parte del extranjero? Voy a ver si consigo una y os la envío. Me gustaría encontrar una con el Jardín de la Fama, en Murcia, a las 22hs del día del Bando de la Huerta. Eso sí que es... Fuerte abrazo. Salud, Paz y Amor para tod@s ustedes. Desde la Yecla "tropikal". Abraham.

    Responde este comentario

  • ¿Es posible conseguir la versión electrónica del libro?

    Responde este comentario

    • "El opio del pueblo: Crítica al modelo de ocio y fiesta en nuestra sociedad"

      6 de febrero de 2015 14:43, por Jaime Yovanovic Prieto (Profesor J)

      Ciertamente que este tema dice mucho con la idea de la comunidad, pues normalmente se entiende por ello un agrupamiento de afinidad ideológica, lo que no tiene nada que ver, pues se trata de formas de vida comunitaria donde el contexto es otro y se aprenden otras cosas y desarrollan otros valores.

      Si vamos con los valores como bandera o adarga, estamos forzando situaciones e instalando reglas. El roce corporal modifica sensaciones y comportamientos, de tal moso que no es la producción conjunta, el coopperativismo ni demás actos colectivos los que van a modificar comportamientos y generar nuevas relaciones humanas, económicas, culturales, etc. Cada uno llegamos con un sistema instalado, por más que lo hayamos debatido entre afines, ya que la sensibilidad no responde a acuerdos.

      De esa manera la constancia en el compartir cotidianeidades y el gusto de estar juntos son la escuela del común y así estamos cambiando el mundo desde abajo, desde los corazones, por ello más que formar grupos de afinidad, la idea es lograr traspasar las barreras de nuestras lógicas para adentrarnos en el corazón y las sensibilidades de los vecinos, pero al mismo tiempo abirendo para recibir sus pequeñas cosas y sensibilidades también en un nuevo tejido que evada los parámetros ideológicos y los supere para el rescate de la re-humanización y re-naturalización del ser común, pero esa comunidad es también con la madre tierra.

      Un saludo y espero ver algún día ese libro que al tratar de aspectos cotidianos y personales, abre un a puerta hasta ahora bastante cerrada bpor la izquierda y los libertarios.

      Abrazos
      Jaime
      http://clajadep.lahaine.org

      repondre message

  • Hola, gracias a quienes habéis hecho comentarios elogiosos. Quien desee el libro ha de escribir a tortuga@nodo50.org Desde allí estamos tomando nota de los encargos para organizar los envíos. Seguramente cobraremos los libros pidiéndoos un ingreso en nuestra cuenta (sale más barato que el contrarreembolso).

    Sobre lo de la foto que dice Abraham, encargamos a una chica que colabora con Tortuga y que es fotógrafa que hiciera algunas fotos representativas de lo que es la noche de fiesta en Elx. Entre klas muchas que hizo entre todos nos quedamos con esta, que nos pareció gráfica y descriptiva de lo que se habla en el libro. Por supuesto una foto sobre botellón también hubiera sido descriptiva.

    A quien pide la edición on-line le comento que ha de tener paciencia. Primero trataremos de recuperar la inversión vendiendo ejemplares y en unos meses compartiremos el libro capítulo a capítulo en la web o colgando directamente el pdf. Ya veremos. Pero nadie se quedará sin leerlo por falta de pelas.

    El resto de opiniones, especialmente la de Jaime, me resultan muy interesantes. Es la idea del libro, pensar y conversar sobre este tipo de cosas.

    Salut.

    Responde este comentario

  • Die Religion ... Sie ist das Opium des Volkes

    Responde este comentario